Philip Seymour Hoffman, la incalculable pérdida de un actor brillante

3 Feb

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Philip Seymour Hoffman.

Philip Seymour Hoffman durante un estreno cinematográfico. Fuente: http://www.noticiasmundofox.com (Licencia CC).

El fallecimiento del actor estadounidense Philip Seymour Hoffman ha dejado conmocionado a medio star system hollywoodiense y entristecidos a la mayoría de sus seguidores de todo el mundo. Hoffman era un auténtico camaleón escénico, un excelente actor secundario  y protagonista tanto en el cine, como en teatro o televisión. Era uno de esos actores que, cuando aparecía en pantalla, sabías que ocultaba algo, te inquietaba, intimidaba sin pudor al espectador con una mirada astuta y esa sonrisa burlona marca de la casa.

Curiosamente no son las obras más reconocidas de Hoffman las que más se graban en la memoria necesariamente -su papel del reverendo  Brendan Flynn en La Duda,  la encarnación de Truman Capote reconocida con un Oscar en Capote o la del fundador de la Cienciología en The Master-, sino una conjunción de pequeños papeles en películas que ni se recuerdan haber visto a lo largo de los últimos veinte años, el período más fructífero de la carrera de Hoffman.

Philip Seymour Hoffman en 2011

Philip Seymour Hoffman durante la presentación de “Los idus de marzo” en Paris en 2011. Autor: George Biard (Licencia CC).

Repasando la trayectoria del actor nos damos cuenta de que él siempre estaba ahí. Desde el inicio de los tiempos como público adulto recordamos su presencia. En El gran Lebowski,  El talento de Mr. Ripley o Casi famosos, en Magnolia, Dragón Rojo, Cold mountain, Money Ball, Radio Encubierta o Misión Imposible III, el actor siempre destacaba. No había película de Hollywood que aspirara a algo que no contase con la presencia de un monumental e imprescindible Hoffman. Lo de monumental, entiéndase también en sentido literal, porque Hoffman era realmente un hombre grande. Su aspecto físico se transformó muchas veces en función de las necesidades del rodaje, pero siempre reconocías al brillante Philip Seymour Hoffman debajo de la piel de hombres excéntricos, raros, sospechosos o sencillamente malos, casi siempre mayores que su edad real -46 años- debido  a ese aspecto físico tan característico de imponente oso forestal, tan agradecido para clavar los papeles mas estelares.

Hoffman ha fallecido en el mejor momento de su carrera profesional, tenía pendientes de estreno varias películas y solo le faltaban por rodar siete días de uno de los mayores blockbusters del cine adolescente, las dos últimas secuelas de Los juegos del hambre. Sorprende conocer la presunta causa de su muerte  -una sobredosis de heroína- , sobre todo teniendo en cuenta que el actor llevaba 23 años alejado de sus adicciones de juventud. Crisis de los cuarenta, ruptura sentimental reciente, o simple aburrimiento de una vida profesional en la que ya lo había demostrado y conseguido todo.

Se ha ido Philip Seymour Hoffman, una persona dulce y gentil según sus allegados, uno de los mejores actores de su generación –si no el mejor- en opinión de sus compañeros de profesión y un excelente intérprete cuyo indiscutible talento es y seguirá siendo admirado por espectadores de todas las épocas. Su familia pide ahora intimidad mientras le echa de menos, Broadway le homenajeará dentro de dos días con el apagado de las luces de sus teatros, y sus seguidores le extrañaremos eternamente, aunque para consolarnos siempre nos quedará su imborrable recuerdo en cinemascope.

+ info:

Philip Seymour Hoffman obtuvo el codiciado Oscar al mejor actor en el año 2006 por su interpretación del histriónico escritor Truman Capote en el film Capote.

El 02 de febrero de 2014 The Wall Street Journal dio en primicia la noticia del fallecimiento del actor. Un amigo guionista con el que el Hoffman había quedado ese día se alarmó al no acudir este a la cita. Su cuerpo sin vida fue encontrado en su apartamento de Manhattan (Nueva York) con signos evidentes de haber sufrido una sobredosis de droga.

En mayo de 2013 el actor reconoció haber pasado por un programa de desintoxicación de diez días de duración tras más de veinte años alejado de las drogas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: