Exposición Sorolla y Estados Unidos

4 Ene

Últimos días. Hasta el 11 de enero.

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Retrato de Thomas Fortune Ryan (Joaquín Sorolla, 1913).

Retrato de Thomas Fortune Ryan (Joaquín Sorolla, 1913).Imagen de dominio público.

La Fundación Mapfre da una vuelta de tuerca  a la obra de Joaquín Sorolla con una selección de 150 obras ambientadas en la experiencia americana del pintor valenciano. El grueso de la exposición se centra en la producción de Sorolla presentada y comercializada en Estados Unidos entre los años 1909 y 1911. Entre el conjunto de obras exhibidas destaca la serie de retratos de miembros de la alta sociedad americana de principios de siglo XX, entre ellos los mecenas Archer Milton Huntington y Thomas Fortune Ryan.

El contexto en el que se inserta la exposición es de indudable opulencia burguesa. Aunque Joaquín Sorolla se había dado a conocer en Estados Unidos por sus escenas de realismo social expuestas en Berlín, París o Londres, lo que más demandaba la sociedad acomodada del otro lado del Atlántico eran retratos de familia, de potentados industriales o exuberante naturaleza en flor.

“¡Otra Margarita!” (Joaquín Sorolla, 1892).

“¡Otra Margarita!” (Joaquín Sorolla, 1892). Imagen de dominio público. El cuadro representa a una mujer detenida por infanticidio y custodiada por la Guardia Civil.

“Triste herencia” (Joaquín Sorolla, 1900).

“Triste herencia” (Joaquín Sorolla, 1900). Imagen de dominio público. Escena de realismo social: unos niños con polio se bañan en la playa.

“¿Qué cuando pinto? Siempre. Estoy pintando ahora, mientras lo miro y hablo con usted.” (Joaquín Sorolla, 1909)

Sorolla pintaba casi compulsivamente desde que comenzó a pintar en su juventud. Por ello no es de extrañar el ingente volumen de cuadros pintados por encargo de sus clientes norteamericanos en tan solo dos años.  Sorolla fue descubierto por Archer Milton Huntington, un magnate de la industria del ferrocarril y los astilleros, enamorado de la cultura española. Huntington inauguró en 1908 la Hispanic Society of America en Nueva York y un año después organizó la primera exposición retrospectiva de Sorolla en Estados Unidos. El éxito cosechado permitió a Sorolla prorrogar su estancia en el país para terminar las obras encargadas por otros miembros destacados de la alta sociedad americana.

“Cristóbal Colón saliendo del puerto de Palos” (Joaquín Sorolla, 1910).

“Cristóbal Colón saliendo del puerto de Palos” (Joaquín Sorolla, 1910). Imagen de dominio público. Pintura encargada a Sorolla por Archer Milton Huntington.

Joaquín Sorolla utilizó los retratos realizados a su propia esposa e hijos en España como reclamo comercial en Estados Unidos. Clotilde en traje negro (1906), un retrato de la esposa del pintor, fue adquirido por Huntington para la Hispanic Society, quien también le encargó una serie de trabajos sobre las distintas regiones de España así como la decoración de la biblioteca de la entidad.

Clotilde García del Castillo, esposa de Joaquín Sorolla, fue el modelo de “Clotilde en traje negro” (Joaquín Sorolla, 1906).

Clotilde García del Castillo, esposa de Joaquín Sorolla, fue el modelo de “Clotilde en traje negro” (Joaquín Sorolla, 1906). Imagen de dominio público.

La relación de Sorolla con los mecenas del arte estadounidenses no fue solo profesional. Con Thomas Fortune Ryan mantuvo una relación de amistad. Ryan, empresario de la industria tabacalera, de seguros y transportes, tenía amigos comunes con Sorolla como el escultor Auguste Rodín. Ryan siguió a Sorolla hasta París, donde el español pintó su retrato, incluido en la exposición.

Sorolla también pintó el retrato de un colega, el artista Louis Comfort Tiffany, representado en el jardín de su mansión de Long Island por el que pagó 8.000 dólares de la época. Sorolla y Tiffany se habían conocido en 1909 cuando el norteamericano reconoció el talento del español en una exposición en la Hispanic Society of America. No solo le compró cuatro cuadros sino que además decidió que Sorolla fuese su retratista.

Retrato de Louis Comfort Tiffany (Joaquín Sorolla, 1911).

Retrato de Louis Comfort Tiffany (Joaquín Sorolla, 1911). Imagen de dominio público.

“He tenido que dar serias calabazas a muchos señores de Búfalo y de Nueva York, pues todos piden retratos y ahora empiezo a notar que el retrato puede ser arte.” (Joaquín Sorolla).

Retrato de la reina Victoria Eugenia de Battenberg (Joaquín Sorolla, 1911).

Retrato de la reina Victoria Eugenia de Battenberg (Joaquín Sorolla, 1911). Imagen de dominio público.

Sorolla ejerció de embajador extraoficial de la cultura española en el Nuevo Mundo. Los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia habían ejercido de patrocinadores del arte español con sendos retratos suyos pintados por Sorolla y expuestos en el extranjero. El porte aristocrático de la Reina Victoria Eugenia fascinó a las damas de la alta sociedad norteamericana, que pidieron a Sorolla que pintase sus retratos. Del mismo modo impresionaron  a los adinerados empresarios americanos los retratos de intelectuales españoles de la época como Vicente Blasco Ibáñez, Aureliano de Beruete o Raimundo de Madrazo, todos ellos adquiridos por la Hispanic Society of America. Pero no solo pintó Sorolla retratos de burgueses. También la clase política se interesó por su pintura y el presidente de Estados Unidos,  William Howard  Taft,  terminó encargándole su retrato.

Retratos del presidente de EE.UU., William Howard Taft (1909) y de Mary Lilian Duke (1911). Joaquín Sorolla.

Retratos del presidente de EE.UU., William Howard Taft (1909) y de Mary Lilian Duke (1911). Joaquín Sorolla. Imágenes de dominio público.

“Me sería imposible pintar despacio al aire libre aunque quisiera. Hay que pintar deprisa porque, cuánto se pierde fugaz que no vuelve a encontrarse.” (Joaquín Sorolla).

Los viajes del pintor español entre 1909 y 1911 a Estados Unidos dieron lugar a una importante producción artística que no solo incluyó cuadros sino también improvisados dibujos y gouaches que recogían escenas de la vida cotidiana del pintor durante su estancia en distintas ciudades norteamericanas. La exposición en la Fundación Mapfre incluye una muestra de los dibujos que Sorolla realizó de forma rápida e impulsiva en el dorso de los menús del hotel Savoy en la Gran Manzana y otra adicional de escenas de calle vistas desde el hotel The Blackstone en Chicago.

Joaquín Sorolla en  1908.

Joaquín Sorolla en 1908. Autora: Gertrude Käsebier. Imagen de dominio público.

 

A su regreso a España, Sorolla, que estaba en la cumbre de su carrera, siguió vinculado a la burguesía española. Continuó pintando en el jardín de su palacete de Madrid -en la actualidad reconvertido en el Museo Sorolla- hasta el año 1920, cuando sufrió una apoplejía mientras preparaba un retrato, La Señora de Pérez de Ayala. Falleció tres años más tarde en Cercedilla, rodeado por toda su familia.

 

 

+ info:

Exposición Sorolla y Estados Unidos. Fundación Mapfre. Paseo de Recoletos 23. Madrid. Hasta el 11 de enero de 2015. Horario: lunes, de 14:00 a 20:00. Martes a sábado: de 10:00 a 20:00. Domingo y festivos: de 11:00 a 19:00. Entrada libre.

Visita virtual a la exposición Sorolla y Estados Unidos en la Fundación Mapfre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: