Archivo | mayo, 2015

Original o copia. Måns Zelmerlöw vs. David Guetta

25 May

Autora: Samia Benaissa Pedriza

David Guetta y Måns Zelmerlöw.

El Dj galo David Guetta (izda.) y el cantante sueco Måns Zelmerlöw. (Autores: Kaiketsu y Ailura. Fuente: Wikipedia -Licencia CC-).

El flamante ganador del festival de Eurovisión, el sueco Måns Zelmerlöw, se enfrenta musicalmente  en estos días al Dj francés más mediático, David Guetta. Las acusaciones de plagio de la canción “Heroes”, ganadora indiscutible de la última edición del certamen musical europeo, han venido oyéndose prácticamente desde que el tema se dio a conocer en las plataformas digitales. Para muchos, “Heroes”, un tema sobre el acoso escolar que el propio Zelmerlöw sufrió durante  su infancia, se parece en exceso a “Lovers on the sun”, un tema de Guetta lanzado el pasado año.

→Clip “Heroes”, interpretado por Måns Zelmerlöw, el representante de Suecia en la 60 edición del festival de Eurovision 2015. Fuente: You Tube. Duración: 03:18 minutos:

→Clip “Lovers on the sun” producido por el Dj David Guetta (feat. Sam Martin). Fuente: You Tube. Duración:  03:44 minutos:


Valoración:

Para ser sinceros, “Heroes” suena en las estrofas introductorias a “Lovers on the sun”. Aunque la cercanía entre ambos temas parece más bien el resultado de una inspiración común que de una copia maliciosa. Porque  ¿de qué fuente musical bebe “Lovers on the sun”? Obviamente, del western y de la música tradicional norteamericana, escuchada hasta la saciedad en multitud de canciones populares y bandas sonoras de películas del oeste.

Más allá de ese punto en común, no se aprecian más semejanzas reales entre “Heroes” y “Lovers on the sun”, un tema fácilmente reconocible como propio de la factoría Guetta.

David Guetta posee  un instinto comercial extraordinario que le ha ayudado a cosechar grandes éxitos en la música electrónica, aunque en esta ocasión “Heroes” suena bastante más potente y sofisticado que “Lovers on the sun”. Guetta reconoce que no siempre da en el clavo y en este enfrentamiento entre canciones, parece que la “copia” sueca supera claramente al “original” francés, algo más flojo.

“Heroes” es un temazo creado para reventar las pistas de baile, como demostró en la reciente edición del festival de Eurovisión. Público y jurado profesional se pusieron de acuerdo para votar ganador a Zelmerlöw, exconcursante de realities musicales en su país, al igual que muchos de los participantes de la 60 edición del festival de Eurovisión.

→Clip Mix de “Heroes” y “Lovers on the sun”. Fuente: You Tube. Duración: 03:01minutos:

+ info:

Suecia ha tenido que hacer frente a dos acusaciones de plagio en esta edición conmemorativa del festival de Eurovisión. La primera con respecto a la canción que presentaba a concurso y la segunda en relación con su puesta en escena, una imitación de una performance de A Dandypunk en su videoclip  The Alchemy of light”. La delegación sueca admitió públicamente que se habían inspirado en el trabajo de Dandypunk y para evitar una demanda por plagio, retocaron mínimamente la animación digital que acompaña a Zelmerlöw en el escenario.

La originalidad no parece ser la nota dominante en el festival de Eurovisión. En cuanto a puesta en escena se refiere, los representantes estonios de este año, Elina Born y Stig Rästa, copiaron la interpretación minimalista que el dúo holandés  The Common Linnets ofreció en la anterior edición del festival y que les alzó hasta el segundo puesto.

Musicalmente hablando, Suecia no es el único país que en esta edición de Eurovisión se ha inspirado en temas de artistas reconocidos mundialmente. El estribillo del tema Rythm inside propuesto por el belga Loïc Nottet también recuerda subliminalmente al fraseo de Freddy Mercury en el célebre himno de Queen, We will rock you.

Clásicos del cine y la Tv. Casablanca

24 May

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Escena de “Casablanca” con el reparto estelar.

Escena de “Casablanca” con el reparto estelar: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid y Claude Reins. Fuente: http://www.joblo.com (Licencia CC).

La última edición del festival de Cannes ha querido homenajear  a la actriz sueca Ingrid Bergman con motivo del centenario de su nacimiento. Durante doce días, un cartel a gran escala de la actriz ha presidido los acontecimientos del festival con más historia del continente europeo desde que se inaugurara en 1946. Desde Blogosphera recordamos a la actriz revisitando la película con la que obtuvo una mayor proyección artística y gracias a la cual ocupa un lugar de honor en los anales del séptimo arte: Casablanca.

→Ficha técnica: 102 minutos bastaron para que el director Michael Curtiz pasara a la posteridad con una película de la Warner Brothers del año 1942, ambientada en la Segunda Guerra Mundial y rodada en su época real. Con un presupuesto de tan solo 1 039 000 millones de dólares de la época, Casablanca obtuvo el Oscar a la mejor película, al mejor director y al mejor guion adaptado por Howard Koch y Casey Robinson.

→Argumento: El argumento de Casablanca está inspirado en la obra de teatro de Murray Burnett y Joan Alison, Todos vienen al café de Rick. Humphrey Bogart en el papel de Rick e Ingrid Bergman en el de Ilsa, viven un amor imposible en Casablanca, ciudad gobernada por las autoridades francesas y ocupada por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. La trama se centra en la decisión de Rick de renunciar al amor de Ilsa o ayudarla a escapar de Casablanca junto a su marido, un valorado líder de la resistencia.

Escena de Casablanca en el café de Rick.

Escena de Casablanca en el café de Rick. (Imagen de dominio público).

Escena de Casablanca entre Rick y el señor Ferrari.

Escena de Casablanca. Rick conversa con el señor Ferrari (el actor Sydney Greenstreet), dueño de un club de la competencia (Imagen de dominio público).

→¿Por qué fue un éxito en su época?: El éxito de Casablanca fue una sorpresa inicial para sus productores, quienes no esperaban demasiado de ella. El film era uno más de los tantos que se producían en la industria  del cine de Estados Unidos en los años cuarenta. Lo habitual era que las películas contasen con estrellas carismáticas que atrajesen  a las masas mediante historias dramáticas con las que el público pudiera identificarse fácilmente. La mayoría eran producciones sin demasiadas pretensiones.

Sin embargo, Casablanca destacó por la calidad de las interpretaciones de sus actores principales, la excelente dirección y el buen trabajo realizado por los guionistas que dieron lugar a célebres diálogos que a día de hoy aun recordamos, más de siete décadas después (“Siempre nos quedará Paris”, “Esta va por ti, muñeca”, “Louis, pienso que este es el comienzo de una bella amistad”).

→¿Cómo acusa el paso del tiempo?: Casablanca es una de las películas más vistas por los espectadores de cine y televisión de todos los tiempos. La película ha alcanzado la categoría de clásico del cine por méritos propios y sigue de plena actualidad en el año 2015 en el marco de las celebraciones por el 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial.

La película nació ya con fines propagandísticos en 1942. Su preestreno se celebró en noviembre de ese año para hacerlo coincidir con la ocupación del norte de África y  de la ciudad de Casablanca por las fuerzas aliadas. Sin embargo, a las tropas estadounidenses desplazadas a Europa no les dejaron ver la película porque su gobierno consideró que esta podría generar sentimientos en contra del gobierno francés colaboracionista de Vichy.

La admiración del público y el respeto de los cineastas por Casablanca es tal que nadie se ha atrevido a día de hoy a rodar una nueva versión o una secuela de la película. En los años ochenta se coloreó la cinta, pero la iniciativa no tuvo demasiada aceptación entre el público, que sigue prefiriendo verla en blanco y negro.

→Ver escena de Casablanca: despedida entre Rick Blaine e Ilsa Lund en el aeropuerto de Casablanca. Fuente: You Tube. Duración: 02:29 minutos:

 

¿Qué fue de sus protagonistas?

El elenco de Casablanca.

De izda. a dcha. y de arriba abajo: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Claude Reins, Paul Henreid y Dooley Wilson ( Imágenes de dominio público).

→Humphrey Bogart: el actor interpretaba a Rick Blaine, un enigmático empresario de clubs norteamericano afincado en Casablanca. El filme supuso la consolidación de Bogart  como estrella de Hollywood y el  inicio de una carrera como galán de cine, ya que hasta entonces solo había dado vida a gánsteres sin carisma y ni siquiera apellido.

En 1951 obtuvo el Oscar al mejor actor por La Reina de África.  En la década de los cincuenta siguió rodando películas de éxito comercial con actrices de la era dorada de Hollywood como Audrey Hepburn,  Ava Gardner o Lauren Bacall, su cuarta esposa y madre de sus dos hijos. Bogart falleció en 1957 a consecuencia de un cáncer de esófago. Tenía 57 años.

→Ingrid Bergman: para la actriz sueca Casablanca representó su salto a la fama. Su debut en Hollywood en el año 1939 había pasado sin pena ni gloria, pero la química con su compañero de reparto en Casablanca y el inesperado éxito de la película hizo que ambos se convirtieran  en personajes populares.

Ilsa Lund solo fue uno de los múltiples personajes que la actriz interpretó a lo largo de su prolífica carrera. Bergman obtuvo tres premios de la Academia y cinco Globos de Oro.

Fue una de las actrices fetiche de Alfred Hitchcock y de su relación con el director Roberto Rossellini quedaron seis películas independientes, tres hijos y un escándalo. La actriz, casada y madre de una hija, quedó embarazada del director italiano durante el rodaje de una de sus películas.  Bergman abandonó a su esposo para casarse con Rossellini, de quien se divorciaría en 1957. La actriz fue declarada persona non grata en Estados Unidos.

Bergman falleció en 1982 el día de su 67 cumpleaños a causa de un cáncer de mama.

→Paul Henreid: el actor de origen austríaco interpretaba al marido de Ingrid Bergam, Victor Laszlo, un miembro destacado de la resistencia checa. Inicialmente Henreid rechazó participar en la película y no mantuvo buenas relaciones con los protagonistas durante el rodaje. Henreid consideraba a Bogart un actor mediocre.

Paul Henreid participó en un buen número de películas de Hollywood en las siguientes dos décadas junto a actores y actrices de la talla de Bette Davis, Katharine Hepburn, Frank Sinatra o Gina Lollobrigida. En los años sesenta se pasó a la dirección de películas y series de televisión.

Falleció en 1992 a consecuencia de una neumonía a los 84 años.

→Claude Rains: el secundario Claude Rains era el capitán Louis Renault, un militar francés que jugaba a dos bandas con franceses y alemanes. Rains era en realidad un actor inglés que curiosamente había alcanzado el grado de capitán durante su participación como soldado en la Primera Guerra Mundial.

Rains ha pasado a la posteridad por la última escena de Casablanca, en la que su personaje se redime al salvar a Humphrey Bogart de una detención segura. Volvió a trabajar con Ingrid Bergman en Encadenados, un film de Alfred Hitchcock en el que también participaba Cary Grant y en el que curiosamente interpretaba a un nazi.  Su colaboración más habitual en el cine fue con la actriz Bette Davis, y su reconocimiento fue tal que se convirtió en el primer actor que cobró un millón de dólares por película. Estuvo nominado cuatro veces a los premios Oscar pero no logró hacerse con la estatuilla en ninguna ocasión.

Falleció en Estados Unidos en 1967 tras sufrir una hemorragia abdominal a los 77 años.

→Arthur Dooley Wilson: el actor interpretaba al celebérrimo pianista Sam, un personaje secundario que ha pasado a la posteridad por dar las réplicas más conocidas de la historia del cine a Ingrid Bergman y Humphey Bogart. Wilson no sabía tocar el piano (era batería), por lo que en la película solo finge tocarlo. Tampoco cantaba en directo As time goes by. Lo que se escucha en la película es una grabación previa de su propia voz.

Dooley Wilson fue un actor de teatro y musicales que tras Casablanca rodó 13 películas más y una serie de televisión. Durante los años cuarenta trabajó en cine y teatro con grandes actores como Bob Hope y Orson Welles. Falleció en 1953 a la edad de 67 años poco después de retirarse profesionlamente.

Ver clip de As time goes by, interpretada por Dooley Wilson en Casablanca. Fuente: You Tube. Duración: 03:04 minutos:


+ info:

Anécdotas del rodaje:

Rodaje de Casablanca

Rodaje de Casablanca. Fuente: skryencoenfil.wikispaces.com (Licencia CC.)

El rodaje de Casablanca duró algo más de dos meses (entre mayo y agosto de 1942). Toda la película se rodó en interiores, excepto una escena en el aeropuerto de Van Nuys (California). Se reciclaron decorados de otra película (The Desert  Song) y se prefabricaron otros para ambientar las escenas de París y del café de Rick. La escena final se rodó con niebla para disimular que el avión que aparece era de cartón.

 

Cartel de Casablanca

Cartel de Casablanca (1942).

Casablanca reunió a un casting  de lo más internacional. De hecho, solo cuatro actores del reparto eran de nacionalidad estadounidense (Bogart, Dooley Wilson, Dan Seymour (el portero Abdul)  y Joy Page, hija del presidente de la Warner Bros., que interpretaba el papel de una refugiada búlgara).

El cartel original de la película era en blanco y negro e incluía al reparto principal de actores. Se diseñaron otros carteles  en color con los rostros de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman distribuidos fuera de EE.UU. En España la película no se estrenó hasta el año 1946. La censura suprimió las alusiones al pasado de Rick como excombatiente de la República española.

Escena de Casablanca (Paris).

A Ilsa Lund y Rick Blaine siempre les quedará París. (Imagen de dominio público).

Ingrid Bergman era cinco centímetros más alta que Humphrey Bogart, por lo que a este último tuvieron que izarle sobre ladrillos y sentarle encima de cojines para aparentar ser más alto en las escenas en las que aparecían juntos. Ingrid Bergman aparecía en casi todos los planos mostrando su perfil izquierdo, su preferido. A la actriz también se le aplicaron filtros de luz para resaltar sus ojos.

 

En el “Café de Rick”.

El pianista Sam en acción en el “Café de Rick”. Fuente: Internet.

El famoso tema As time goes by de Herman Hupfeld que se escucha durante el metraje  estuvo a punto de ser eliminado por Max Steiner, el director musical de la película y responsable de la banda sonora de Lo que el viento se llevó. La canción se mantuvo ante la imposibilidad de volver a grabar las escenas en las que aparecía Ingrid Bergman, que ya se había cortado el pelo para su próxima película, Por quién doblan las campanas.

Tócala otra vez, Sam”, en realidad no es una cita exacta de la película. Ingrid Bergman le pide al pianista Sam que  toque  As time goes by una vez: “Tócala una vez, Sam, en recuerdo de los viejos tiempos”. Pero Sam se muestra evasivo y el personaje de Ilsa Lund insiste: “Tócala, Sam. Toca As time goes by”.

Final de “Casablanca” en el aeropuerto.

Final de “Casablanca” en el aeropuerto. (Dominio público).

 

La frase final de la película (“Louis, pienso que este es el comienzo de una bella amistad”) se les ocurrió a los guionistas después de finalizado el rodaje por lo que Bogart tuvo que doblarla un mes después de acabar la película.

 

 

Opinión. El valor mágico del dinero

17 May

Conectados

Semana del 11 al 17 de mayo de 2015

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Harriet Tubman. Moneda de dos euros

Homenaje a Harriet Tubman. Dcha., modelo de moneda de dos euros (edición conmemorativa 1985-2015). Fuentes: Internet y Roger Carr (Licencia CC).

En el siglo XIX el tevau o “dinero pluma” se empleaba  en las Islas Salomón para representar la cuantía de bienes de especial valor para las sociedades de Oceanía. Era dinero formado por tiras de fibras vegetales y plumas rojas de mielero cardenal, un pájaro tropical típico de los Mares del Sur. Su proceso de elaboración era extremadamente laborioso y por ello se vinculaba con el pago de objetos de gran valor o portadores de un  significado especial e incluso mágico.

A partir de 1940 se generalizaron en la región los intercambios con moneda australiana, pero el tevau no dejó de utilizarse realmente hasta 1970. Una señal de que el dinero también forma parte de los signos culturales que definen a una nación histórica.

Esta semana, los estadounidenses, integrantes de una sociedad multicultural y bicentenaria, han votado por primera vez en su historia la inclusión de la imagen de una mujer en los billetes de veinte dólares. Y no se trata de una fémina cualquiera, porque Harriet Tubman, ganadora en una votación popular, fue una antigua esclava de raza negra que combatió por la liberación de muchos compañeros y que tras la Guerra Civil, luchó por la aprobación del voto para las mujeres.

Tubman viene a sustituir al presidente Andrew Jackson, quien paradójicamente, era radicalmente contrario a la circulación del dinero en papel. Y probablemente los estadounidenses hayan querido reconocer, con su voto popular,  lo que significó el esfuerzo y coraje de Tubman en una época histórica particularmente convulsa. Hasta puede que, como ocurriese con el tevau hasta hace relativamente poco, los bienes y servicios pagados con esos billetes de veinte dólares adquieran a partir de ahora un valor añadido para muchos norteamericanos.

Al mismo tiempo en Europa, la Comisión Europea, anunciaba el lanzamiento de una nueva moneda de dos euros, en una edición conmemorativa de los treinta años de la bandera europea. La de las doce estrellas. La de los doce Estados miembros de 1985 y que figurará en uno de los cinco modelos de moneda que los ciudadanos europeos podrán votar hasta finales de mes.

Otra vez el dinero como símbolo socio-cultural. Sólo que en esta ocasión, la iniciativa en vez de crear lazos, más bien pone en evidencia las actuales diferencias entre los países que forman la Unión Europea. En primer lugar porque la Comisión Europea, esa tercera parte de la tan temida troika, solo permite el voto de los 19 países que forman parte del euro y que además sean capaces de contestar correctamente a una serie de preguntas sobre política económica europea, entre otros requisitos. En definitiva, que el voto popular ha acabado siendo tan restringido como lo era el club de los doce hace exactamente treinta años.

Hace tres décadas, la adopción de la bandera europea como emblema comunitario significó un momento histórico que ahora las instituciones europeas  se esfuerzan por recordar a través de otro símbolo propio, esta vez de índole monetaria. Aunque, dadas las actuales circunstancias políticas y económicas de Europa puede que recurrir a la moneda “común” no resulte precisamente evocador para el conjunto de la ciudadanía europea.

El tevau era orgánico y liviano pero para sus usuarios, su valor de cambio representaba bastante más que su peso en oro. Por el contrario, las perdurables monedas de dos euros pesan bastante más que una pluma de ave exótica engarzada. Aunque su valor añadido, espiritual o sentimental es escaso para quienes lo intercambian a diario. De hecho, tras la crisis, algunas comunidades en Europa han decidido incluso volver al trueque. ¿Recuperaremos alguna vez el valor mágico del dinero?

Festival Documenta Madrid ¿Documentales o reportajes?

10 May

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Carteles Documenta Madrid

Documentales a concurso en la última edición de Documenta Madrid. Fuente: http://www.documentamadrid.com (Licencia CC).

La última edición del festival de cine documental Documenta Madrid echa el cierre. Durante 11 días consecutivos los aficionados a los documentales han podido disfrutar de una selección de casi un centenar de documentales y películas de ficción inspiradas en hechos reales.

Lo cierto es que el género del documental está en auge y las cifras no engañan: según la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), los documentales representaron el 45% de las películas producidas en España en 2014.

Aunque todavía se trata de un éxito frágil, más basado en datos estadísticos que en beneficios comerciales. Los documentales, nacionales e internacionales, históricos, políticos, sociales o biográficos, se siguen exhibiendo en circuitos cerrados: cinetecas, filmotecas, fundaciones privadas y algún que otro museo. Además de en la red de redes, previo pago, si hablamos de contenidos de estreno.

Ficción vs. información

Los problemas de distribución pueden constituir un obstáculo para la visibilidad del documental, un género a caballo entre los reportajes periodísticos y la ficción cinematográfica. En el medio televisivo, los mal llamados “documentales” son en realidad reportajes de muy distinta naturaleza, duración y temática que también están alcanzando elevadas cotas de aceptación entre el público de masas. La gratuidad y la facilidad de acceso a este tipo de narración de la actualidad explican en gran parte su éxito actual.

Los documentales comparten con los reportajes audiovisuales algunos elementos básicos como los hechos, las fuentes y los actores. Pero no mucho más. Y lo que sin duda diferencia a unos y a otros es el punto de vista del narrador. Mientras que este prácticamente desaparece en los reportajes periodísticos, en los documentales, su enfoque impregna toda la narración.

una-verdad-incomoda

“Una verdad incómoda”, la visión del ex vicepresidente de EE.UU., Al Gore, sobre los efectos del cambio climático, obtuvo el Óscar al mejor documental en el año 2007. Fuente: Internet.

El cine documental es cine al fin y al cabo, aunque se base en hechos reales y de actualidad. En los documentales se recurre a una gramática narrativa más próxima a la del cine de ficción, se emplean otros ritmos y se permiten licencias que no tendrían cabida en los géneros periodísticos audiovisuales.

Aunque en los últimos tiempos, la coordinación virtuosa de imágenes y sonidos en algunos reportajes televisivos roza, en ocasiones, la obra de ficción. Lo que dificulta aun más la distinción entre un reportaje periodístico y un documental. En Artist Encounters, un reportaje emitido por RTVE sobre los procesos modernos de creación musical, se detectan casi más recursos estilísticos y narrativos cinematográficos que propiamente informativos.

→Ver reportaje Artist Encounters. Emitido el 30-12-2013 en la cadena de televisión La 2 (RTVE). Duración: 51:58 minutos.

Y si nos adentramos aun más en el mundo de los documentales en televisión (históricos, divulgativos), la expresividad de las técnicas e instrumentos audiovisuales narrativos conducen, en ocasiones, a la construcción de relatos híbridos. Como ocurre en La guerra contra el dragón. Fuego y furia, una producción documental de National Geographic Channel, en la que el espectador tiene la impresión de estar presenciando una película de animación más propia de la gran pantalla.

Ver Documental La guerra contra el dragón. Fuego y furia. Producción de National Geographic Channel. Duración: 44:58 minutos.

Del mismo modo, algunos documentales adoptan una forma cuasi periodística de exponer una misma realidad. Entre otras razones, por la riqueza de las perspectivas narrativas, por la información contrastada y por la distancia y asepticidad en la exposición de los hechos.

En Symbolic Threats, un documental dirigido por los alemanes Mischa Leinkauf, Lutz Henke y Matthias Wermke, se expresan, a través de artículos de prensa, las distintas reacciones del público ante un mismo hecho de actualidad: la aparición de dos banderas blancas colocadas sobre las torres del Puente de Brooklyn en Nueva York en el verano de 2014. El documental, que se estrenó en la última edición de la Berlinale, ha formado parte de la programación del festival Documenta Madrid.

"Dos banderas blancas americanas" en el puente de Brooklyn

“Dos banderas blancas americanas” es la obra de arte que adornó el puente de Brooklyn (Nueva York) durante el pasado verano. Fuente: http://www.documentamadrid.com (Licencia CC).

Las excepciones comerciales a la regla

De cualquier modo, el éxito de taquilla del cine documental parece medirse aun por criterios propios de la industria del cine. Los documentales más rentables son los más publicitados y los que abordan temáticas más conocidas por el gran público: en los años noventa y dos mil triunfaron Buena vista social Club (1999), sobre una peculiar formación musical cubana, Bowling for Columbine (2003), el relato de una matanza ocurrida en un instituto de EE.UU., y Comandante (2003), un perfil del expresidente de Cuba, Fidel Castro. Todos ellos dirigidos por reconocidos cineastas de Hollywood como Wim Wenders, Michael Moore y Oliver Stone.

Leer reportaje completo