Festival Documenta Madrid ¿Documentales o reportajes?

10 May

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Carteles Documenta Madrid

Documentales a concurso en la última edición de Documenta Madrid. Fuente: http://www.documentamadrid.com (Licencia CC).

La última edición del festival de cine documental Documenta Madrid echa el cierre. Durante 11 días consecutivos los aficionados a los documentales han podido disfrutar de una selección de casi un centenar de documentales y películas de ficción inspiradas en hechos reales.

Lo cierto es que el género del documental está en auge y las cifras no engañan: según la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), los documentales representaron el 45% de las películas producidas en España en 2014.

Aunque todavía se trata de un éxito frágil, más basado en datos estadísticos que en beneficios comerciales. Los documentales, nacionales e internacionales, históricos, políticos, sociales o biográficos, se siguen exhibiendo en circuitos cerrados: cinetecas, filmotecas, fundaciones privadas y algún que otro museo. Además de en la red de redes, previo pago, si hablamos de contenidos de estreno.

Ficción vs. información

Los problemas de distribución pueden constituir un obstáculo para la visibilidad del documental, un género a caballo entre los reportajes periodísticos y la ficción cinematográfica. En el medio televisivo, los mal llamados “documentales” son en realidad reportajes de muy distinta naturaleza, duración y temática que también están alcanzando elevadas cotas de aceptación entre el público de masas. La gratuidad y la facilidad de acceso a este tipo de narración de la actualidad explican en gran parte su éxito actual.

Los documentales comparten con los reportajes audiovisuales algunos elementos básicos como los hechos, las fuentes y los actores. Pero no mucho más. Y lo que sin duda diferencia a unos y a otros es el punto de vista del narrador. Mientras que este prácticamente desaparece en los reportajes periodísticos, en los documentales, su enfoque impregna toda la narración.

una-verdad-incomoda

“Una verdad incómoda”, la visión del ex vicepresidente de EE.UU., Al Gore, sobre los efectos del cambio climático, obtuvo el Óscar al mejor documental en el año 2007. Fuente: Internet.

El cine documental es cine al fin y al cabo, aunque se base en hechos reales y de actualidad. En los documentales se recurre a una gramática narrativa más próxima a la del cine de ficción, se emplean otros ritmos y se permiten licencias que no tendrían cabida en los géneros periodísticos audiovisuales.

Aunque en los últimos tiempos, la coordinación virtuosa de imágenes y sonidos en algunos reportajes televisivos roza, en ocasiones, la obra de ficción. Lo que dificulta aun más la distinción entre un reportaje periodístico y un documental. En Artist Encounters, un reportaje emitido por RTVE sobre los procesos modernos de creación musical, se detectan casi más recursos estilísticos y narrativos cinematográficos que propiamente informativos.

→Ver reportaje Artist Encounters. Emitido el 30-12-2013 en la cadena de televisión La 2 (RTVE). Duración: 51:58 minutos.

Y si nos adentramos aun más en el mundo de los documentales en televisión (históricos, divulgativos), la expresividad de las técnicas e instrumentos audiovisuales narrativos conducen, en ocasiones, a la construcción de relatos híbridos. Como ocurre en La guerra contra el dragón. Fuego y furia, una producción documental de National Geographic Channel, en la que el espectador tiene la impresión de estar presenciando una película de animación más propia de la gran pantalla.

Ver Documental La guerra contra el dragón. Fuego y furia. Producción de National Geographic Channel. Duración: 44:58 minutos.

Del mismo modo, algunos documentales adoptan una forma cuasi periodística de exponer una misma realidad. Entre otras razones, por la riqueza de las perspectivas narrativas, por la información contrastada y por la distancia y asepticidad en la exposición de los hechos.

En Symbolic Threats, un documental dirigido por los alemanes Mischa Leinkauf, Lutz Henke y Matthias Wermke, se expresan, a través de artículos de prensa, las distintas reacciones del público ante un mismo hecho de actualidad: la aparición de dos banderas blancas colocadas sobre las torres del Puente de Brooklyn en Nueva York en el verano de 2014. El documental, que se estrenó en la última edición de la Berlinale, ha formado parte de la programación del festival Documenta Madrid.

"Dos banderas blancas americanas" en el puente de Brooklyn

“Dos banderas blancas americanas” es la obra de arte que adornó el puente de Brooklyn (Nueva York) durante el pasado verano. Fuente: http://www.documentamadrid.com (Licencia CC).

Las excepciones comerciales a la regla

De cualquier modo, el éxito de taquilla del cine documental parece medirse aun por criterios propios de la industria del cine. Los documentales más rentables son los más publicitados y los que abordan temáticas más conocidas por el gran público: en los años noventa y dos mil triunfaron Buena vista social Club (1999), sobre una peculiar formación musical cubana, Bowling for Columbine (2003), el relato de una matanza ocurrida en un instituto de EE.UU., y Comandante (2003), un perfil del expresidente de Cuba, Fidel Castro. Todos ellos dirigidos por reconocidos cineastas de Hollywood como Wim Wenders, Michael Moore y Oliver Stone.

Leer reportaje completo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: