Opinión. Crimen en directo

27 Ago

Autora: Samia Benaissa Pedriza

 Crimen en directo en Virginia

Momento en que Bryce Williams encañona a la periodista Alison Parker, mientras esta entrevista a una mujer que también resultó herida en el tiroteo. La imagen fue grabada por el propio asesino. Fuente: Internet.

Todo es irreal fuera del instante” decía Yasmina Reza en su novela Una desolación. Es lo que debió pensar Vester Lee Flanagan, alias Bryce Williams, mientras grababa el asesinato de sus excompañeros de la cadena de televisión local WBDJ7 de Virginia (Estados Unidos) en pleno desempeño de sus funciones. Como si el impacto mediático de los hechos corriese el riesgo de ser minimizado si estos no lograban ser emitidos por todas los canales de difusión posible y en riguroso tiempo real.

Lo chocante al conocer la noticia es que el propio asesino se tomó la molestia de grabar el crimen mientras lo perpetraba, para inmediatamente después subirlo a las redes sociales. Una genuina crónica de sucesos emitida en estricto directo y, para más morbo, personificada por sus propios protagonistas.

Aunque el asesinato de la periodista Alison Parker y del cámara Adam Ward también se rodó desde otro ángulo: el de la cámara del propio Ward que retransmitía los hechos ante los atónitos ojos de sus compañeros en el plató y de la audiencia.

Una carta de 23 páginas enviada a la cadena ABC por Williams dos horas después de la comisión de los asesinatos completó el ciclo de la noticia. Un recorrido explícito que muestra cómo circula la información periodística en los tiempos que corren.

En primera instancia, y a ser posible, son los protagonistas de la noticia los que graban por si mismos los hechos noticiosos y los suben sin perder tiempo a Internet. Las televisiones los recogen poco tiempo después y finalmente los medios digitales los estiran hasta que ya no dan más de sí (hasta un máximo de tres días, que después pierden interés).

De este drama sorprende que el autor del doble crimen, un exreportero afroamericano de la cadena WBDJ7 despedido hacía dos años, lograse trabajar con normalidad para distintos medios de comunicación locales en una región que apenas supera los 11.000 habitantes. Sobre todo contando con un conocido historial laboral conflictivo y una personalidad de carácter violento, según cuentan los que tuvieron la ocasión de trabajar con Williams en el pasado.

Williams, que se suicidó poco después de los hechos pegándose otro de los tiros que acabaron con la vida en directo de sus excompañeros, justificó su acción en una presunta conspiración de origen racial y homófoba hacia su persona. Parece que la última matanza de afroamericanos en Charleston a manos de un joven desequilibrado de raza blanca colmó su paciencia. No le importó cometer los mismos actos contra otras personas ni hacerlo, de nuevo, a tiros. Pero lo del control de armas en Estados Unidos es ya una vieja historia aunque en esta ocasión haya sido mediatizada por la retransmisión de un crimen en directo.

+ info:

→Artículo relacionado: Lo que esconde una bandera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: