Julio Verne y el poder de la imaginación

15 Feb

Agenda cultural. Últimos días

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Julio Verne en la Fundación Telefónica

El escritor Julio Verne en 1892 (dominio público). Dcha., “Vivir en una bala”, audiovisual inspirado en las novelas de Verne (WotStudio, 2015). Fuente: Espacio Fundación Telefónica (prensa).

La exposición de la Fundación Telefónica Julio Verne, los límites de la imaginación ambienta  los mundos de ficción que el escritor francés imaginó en sus obras más conocidas. El tiempo, el espacio y hasta el centro de la Tierra enmarcaron tramas en las que la acción y la aventura se desarrollaban en escenarios virtualmente inexistentes pero subjetivamente intuidos por el autor.

La calificación de visionario que se le suele atribuir a Julio Verne es parcialmente cierta porque, si bien la mayoría de las invenciones tecnológicas incluidas en sus novelas se han convertido en realidad con el paso del tiempo, lo cierto es que el escritor francés se inspiraba en la realidad científica de su tiempo con el máximo rigor.

El siglo XIX no solo fue el tiempo de la revolución industrial, también en aquella época se sentaron las bases de la ciencia moderna y de la tecnología tal y como la conocemos. Julio Verne consultaba las principales revistas científicas publicadas a mediados del siglo XIX y seguía con especial interés las expediciones geográficas que se emprendían con fines científicos durante la expansión del colonialismo.

Expedición fallida en el Polo Norte

Expedición fallida en globo al Polo Norte emprendida por el sueco S.A. Andrée en 1897. Los tres integrantes de la expedición fallecieron al caer su globo y caminar tres meses sobre el hielo del Ártico. Sus cuerpos fueron encontrados en 1930. (Dominio público).

Lo que sorprende del proceso de creación de Julio Verne es su enorme capacidad para imaginar historias, contextos y épocas futuras sin casi moverse de su gabinete de estudio. Verne es uno de esos privilegiados autores capaces de inspirar la creación artística de escritores, dramaturgos y cineastas de todos los tiempos con el único poder de su imaginación.

Aunque en Julio Verne también influyeron otros autores de su época: el escritor Alejandro Dumas padre a quien  Verne frecuentó y quien le ayudó a publicar sus primeras obras de teatro o Edgar Alan Poe, de quien tomó prestados sus conocimientos de criptografía.

Películas inspiradas en Julio Verne

El film “Viaje a la luna” del cineasta Georges Meliès (1902) se inspiró en la novela de Verne “De la Tierra a la Luna”. (Dominio público). Dcha., fotograma de la película “Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa” (Warner Bros, 2012). Fuente: Internet.

De la suma de una documentación minuciosa y una imaginación prodigiosa nacieron los Viajes Extraordinarios, una serie de 60 novelas que relataban viajes repletos de aventuras protagonizados por personajes bondadosos y carismáticos en contextos extraordinarios. Cinco semanas en globo inauguró la serie en 1863 y a esta le siguieron, entre otras, Viaje al centro de la Tierra, Veinte mil leguas de viaje submarino y La vuelta al mundo en ochenta días.

A través de los Viajes Extraordinarios, la fantasía de Verne exploró los cinco continentes por tierra, mar y aire. Aunque en la vida real el escritor solo emprendía viajes cortos por Europa a bordo de sus barcos (Saint Michel, Saint Michel II y Saint Michel III), a menudo acompañado por su hermano Paul. Verne solía magnificar las pequeñas impresiones que sus sentidos recibían a lo largo de aquellas travesías por Vigo, Lisboa, Cádiz, Argel o Gibraltar.

Mundo submarino

El mundo submarino de “Veinte mil leguas de viaje submarino” se recrea con fidelidad en la exposición “Julio Verne. Los límites de la imaginación”. Fuente: Espacio Fundación Telefónica (prensa).

A partir de viajes por escenarios pintorescos de las costas del norte de Europa era capaz de recrear sorprendentes aventuras de ciencia ficción que transcurrían en regiones lejanas y desconocidas por el escritor. Ambientadas en Sudamérica solo publicó dos novelas: La Jangada y El soberbio Orinoco. En La Jangada, también titulada Ochocientas leguas de viaje sobre el Amazonas (1881), recorrió la geografía del Amazonas  e introdujo como invento de su época, la escafandra. En el resto de obras encuadró otros inventos recientes como los trasatlánticos, los submarinos, los motores eléctricos o el ascensor.

En otros casos imaginó invenciones que surgirían más adelante con el avance de la ciencia (naves espaciales, helicópteros, Internet). Hasta la actualidad, de todas sus propuestas, sólo el viaje al centro de la tierra no se ha podido llevar a cabo en su integridad por el ser humano.

Portada de La Jangada

Portada interior de “La Jangada”, novela publicada por entregas en el “Magasin d’Education et de Récréation” de enero a diciembre de 1881. Fuente: Samia Benaissa Pedriza (edición de Le Livre de Poche, 1979).

 

Ilustraciones de Léon Benett en La Jangada

Ilustraciones de Léon Benett incluidas en la primera edición de “La Jangada”. Fuente: Samia Benaissa Pedriza (edición de Le Livre de Poche, 1979).

Las obras de Julio Verne continúan siendo accesibles y de gran interés para el lector del siglo XXI. Sus historias nos siguen atrapando con su ritmo, su intriga y su claridad expositiva, aunque en la actualidad se eche de menos hojear aquellas ediciones ilustradas de sus obras que cayeron en desuso a finales del siglo XX.

+ info:

→Exposición Julio Verne. Los límites de la imaginación. Espacio Fundación Teléfonica. 4ª planta. C/ Fuencarral, 3. Madrid. Horario: martes a domingo de 10:00 a 20:00. Hasta el 28 de febrero de 2016.

Las obras de Jules Gabriel Verne (1828-1905) han inspirado alrededor de 95 películas. Se han adaptado 33 novelas para la gran pantalla, la televisión y el cine de animación.

Su primera novela, Paris en el siglo XX (1863), imaginaba un futuro de humanos obsesionados con el dinero y la interconexión a través de redes de comunicación (Internet). Verne describió un paisaje urbano con rascacielos acristalados, trenes de alta velocidad y automóviles que funcionaban con gas. El manuscrito de la novela, inédita hasta 1989, fue descubierto por su bisnieto en el interior de una caja fuerte y publicado por primera vez en el año 1994.

Primera edición de Veinte Mil leguas de viaje submarino (1969)

Primera edición de “Veinte mil leguas de viaje submarino” (1869). (Dominio público).

La primera edición mundial de Veinte mil leguas de viaje submarino no fue francesa sino española y se expone ahora en la Fundación Telefónica por tiempo limitado. Esta primera edición se publicó en 1869, dos años antes de la versión francesa completa que comenzó a publicarse por entregas en la Revista de Educación y Recreación en Francia. Fue traducida al español por Vicente Guimerá e impresa por Tomás Rey y Cía. Editores. La edición española es uno de los doce ejemplares disponibles en el mundo y su valor ronda los 20.000 dólares.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: