Archivo | mayo, 2016

Las 48 horas que Bruce Springsteen pasó en Madrid

22 May

Una imagen o mil palabras

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Springsteen en Madrid

Bruce Springsteen en directo junto a la E Street Band en el estadio Santiago Bernabéu (Madrid). Fuente: Internet.

Ver a Bruce Springsteen en Madrid no es insólito. Verle acompañar a su hija Jessica cuando compite como amazona en concursos internacionales tampoco es extraño. Pero que ambos coincidan en la misma ciudad horas antes de un concierto multitudinario y se dejen ver junto a las herederas Marta Ortega y Athina Onassis sí tiene miga. Y mucha, porque, literalmente, se trata de la imagen del billón de dólares.

Viernes 20 de mayo: 12:00 horas

Springsteen en el Club de Campo

Bruce Springsteen junto a su esposa Patti Scialfa en el Club de Campo de Madrid el viernes 20 de mayo. A la dcha., la pareja junto a Marta Ortega -de pie en el centro de la imagen- y Athina Onassis -a su lado-. Fuente: Internet.

Marta Ortega es la tercera hija de Amancio Ortega, fundador del grupo Inditex y el segundo hombre más rico del mundo según la revista Forbes. Athina Onassis es la nieta del armador griego Aristóteles Onassis y única heredera de su inmensa fortuna. Ambas competían junto a Jessica Springsteen en el 106 Concurso de Saltos Internacional de equitación celebrado en Madrid del 20 al 22 de mayo de 2016. Y entre todos reunían un patrimonio astronómico.

Springsteen saludó a los medios muy abrigado en comparación con Patti Scialfa, que lució mucho más veraniega, en consonancia con las altas temperaturas que se dieron a su llegada a Madrid. Y es que el cantante asegura que se cuida mucho cuando está de gira para no forzar la voz.

Viernes 20 de mayo: 17:00 horas

Prueba de sonido en el Bernabéu

“The Boss” en la prueba de sonido previa a su concierto en el estadio Santiago Bernabéu. Fuente: Twitter de Bruce Springsteen.

Bruce Sprinsgteen llegaba el viernes a España procedente de Lisboa donde había tocado en el festival Rock in Rio. Si por la mañana tuvo tiempo para disfrutar de su familia en el elitista Club de Campo de Madrid, la tarde la pasó probando el sonido del estadio Santiago Bernabéu. Una imagen de los ensayos publicada por el propio cantante en su cuenta de Twitter permitió a los fans contemplar esa deseada colección de guitarras que la E Street Band emplea cada vez que se sube al minimalista escenario de la gira de The River.

La banda que lleva acompañando a Springsteen desde comienzos de los setenta acudió a Madrid con una formación renovada tras la incorporación de Jake Clemons (sobrino del fallecido saxofonista Clarence Clemons). En la gira europea y americana aparecen en escena junto a Sprinsgteen los míticos Steve van Zandt, Patti Scialfa, Max Weinberg, Garry Tallent, Roy Bittan y Nils Lofgren, además del teclista Charles Giordano y la guitarrista y violinista Soozie Tyrell. El idilio de la E Street Band con “el Boss” parece real en este nuevo tour, aunque cabe recordar que no fue siempre así y que Springsteen decidió prescindir de sus compañeros de fatigas durante casi toda la década de los noventa.

Sábado 21 de mayo 21: 00 horas

El concierto de Madrid

Un momento del concierto que Bruce Springsteen ofreció en Madrid en el primer tramo de la gira europea de “The River”. Fuente: Internet.

El concierto que Springsteen dio en Madrid fue tradicional en la escenografía y la iluminación y tortuoso en lo referente al sonido (no en vano el cantante decidió acortar en treinta minutos la duración del concierto). Como era de esperar, el doble disco de 1980, The River, no sonó en su integridad. Ni siquiera la mitad de los temas. Porque a  diferencia de los shows celebrados en Estados Unidos, en la capital de España sonaron principalmente trallazos aptos para levantar estadios, que era lo que había ido a escuchar la mayoría de los asistentes a un concierto rodeado de polémica por la reventa masiva de entradas.

En la presentación de The River Tour, Springsteen ya aseguró que tenía suficiente material en su extensa carrera artística como para poder salir de gira sin el apoyo de un nuevo disco. Y eso es precisamente lo que ofreció a su público en Madrid, una sucesión de hits de los ochenta y algún que otro tema posterior (Human Touch, de 1992, Waitin´on a sunny day y The Rising, de 2002 o Wrecking Ball, de 2012).

“The Boss tiene terminada una autobiografía, “Born to run” que se publicará en septiembre y un disco nuevo en solitario aun sin fecha de presentación oficial, por lo que es probable que no tengamos que esperar otros cuatro años para volver a ver a Springsteen en Madrid. Que ya sabemos que le gusta mucho España.

+ info:

→La gira The River Tour conmemora los 35 años transcurridos desde la publicación en 1980 del doble álbum de estudio The River, el segundo de mayor éxito obtenido por Bruce Spingsteen en su carrera musical.

La gira europea de The River que dio comienzo el 14 de mayo de 2016 en Barcelona llevará al Boss y a su banda a Italia, Francia, Irlanda, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Dinamarca, Suecia, Noruega y Bélgica durante todo el verano.

→Los shows de Springsteen suelen ser bastante previsibles. En el tramo europeo de la gira los conciertos se inician con “Badlands”, seguido por otro par de hits que caldean el ambiente. A continuación comienza una selección reducida de temas de The River (no más de una decena).

El resto de la treintena de canciones que forman el show son puros hits ochenteros que se despachan para completar las algo más de tres horas y media que duran los conciertos. No falta el momento de bailoteo de Bruce con alguna mujer del público de las primeras filas ni la subida al escenario de algún niño emocionado al que Bruce jalea con toda la energía arrolladora de sus 66 añazos.

El final de fiesta ocurre con las luces encendidas y cantando clásicos de otros artistas como Twist and Shout o La Bamba y un último bis del “Boss” en solitario, intimista o acústico, según esté de inspirado.

→Curiosidades del concierto de Madrid:

Lleno total en el Bernabéu.

Lleno total en el concierto de Bruce Springsteen en el Santiago Bernabéu. Fuente: Twitter de Bruce Springsteen.

Muchos fans del cantante de New Jersey no lograron conseguir entradas para el concierto de Madrid tras esperar más de tres horas en una cola virtual por la masiva compra de entradas efectuada por los reventas. Algo desgraciadamente habitual en los conciertos de Springsteen, aunque en esta ocasión el fraude cobró tal magnitud que varias empresas de reventa fueron denunciadas ante la justicia española por las asociaciones de consumidores y usuarios.

El camerino de Springsteen tuvo que ser decorado en negro con paredes y muebles de ese color. Se pidió que la mantelería sobre la que descansaba una amplia selección de bebidas (Pepsi, Seven-up, jugos de frutas, té, agua mineral, zumo de limón con miel) y tentempiés (caviar beluga, queso y chocolates) fuera de lino.

También previa petición se reservó un espacio especial dentro del estadio para recibir a los amigos Vip tras finalizar el show. Algún político español que quizá fuera con la idea de darse un baño de masas (Pedro Sánchez), no figuró entre los elegidos.

El piano que aparece en el escenario y que toca Roy Bittan fue afinado tres veces antes de comenzar el concierto: a las 15:00, a las 18:00 y a las 21:00 horas.

Deliberadamente, los conciertos de la gira europea dan comienzo entre 15 y 30 minutos más tarde de la hora oficial impresa en las entradas. El “Boss” da tiempo así a los rezagados a entrar en los recintos, rodeados de extremas medidas de seguridad -en el concierto de Madrid se cortaron las calles adyacentes al estadio Santiago Bernabéu varios días antes-. El concierto comenzó a las 21.12 minutos y duró “solo” tres horas y quince minutos (una marca escasa en comparación con los conciertos de Barcelona y San Sebastián).

Anuncios

Exposición “Lo nunca visto”

14 May

Agenda cultural

Lo nunca visto. De la pintura informalista al fotolibro de postguerra (1945-1965)

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Informalismo (Fundación March)

“Siles”. Emile Schumacher (1959). A la dcha., “Cabeza de rehén” de Jean Fautrier (1945). Fuente: Internet.

¿Qué son veinte años en la historia de la humanidad? En el periodo comprendido entre 1945 y 1965 Europa se levantaba de los restos de la Segunda Guerra mundial mientras en Estados Unidos nacía la lucha por los derechos civiles y el resto del mundo se independizaba de las potencias colonizadoras.  La exposición Lo nunca visto de la Fundación March presenta la expresión artística de una época representada por acontecimientos de distinto género que no siempre influyeron por igual en los artistas del momento.

El informalismo

La muestra escogida para la exposición destaca el trabajo de un grupo de artistas vinculados al informalismo, una corriente singular y de difícil definición, tanto en la pintura de posguerra como en la fotografía. La corriente surge a finales de los años cuarenta en Europa como una reacción ante los horrores de la guerra:

“Estamos otra vez como el hombre primitivo: desnudos en el mundo. Los dogmas de la belleza griega, el encanto de la perspectiva, la historiografía, las fiestas galantes… Todas esas cosas ya no son pertinentes, como tampoco lo es la decoración. ¿Qué íbamos a decorar? Nuestra casa, nuestros palacios y nuestros templos han sido destruidos: al menos en nuestro pensamiento nos parecen horribles”. Frank Page (1947)

Otoño (Vilem Reichmann)

“Otoño”. Fotografía de Vilem Reichmann (1961). Fuente: Internet.

Si en algo coinciden los artistas que formaron parte del informalismo es en el recurso a la abstracción en todas las variantes imaginables, desde la pintura matérica hasta el art brut. El uso en las obras de distintos tipos de materiales de baja extracción como paños de tela, sacos de arpillera, arena o paja (habituales durante la contienda bélica) fue lo que significó a esta corriente artística imbuida en la abstracción, aunque solo en parte, porque en Estados Unidos estaba surgiendo ya el expresionismo abstracto de la mano de otros artistas como Jackson Pollock.

"Umbría vera" (Alberto Burri)

“Umbria vera”. Alberto Burri (1952). Fabricada con acrílico, acetato de polivinilo, óleo, sacos de arpillera, telas, hilo y papel. Fuente: Internet.

El informalismo en España

A medio camino entre lo que se hacía en Europa y en el norte de América, se encuentran los españoles Antoni Tàpies y Antonio Saura, quienes también sufrieron las secuelas de un enfrentamiento bélico doméstico,  el de la guerra civil española (1936-1939). En algunas obras como “Multitud” de Antonio Saura se aprecian reminiscencias de Pablo Picasso y su célebre Guernica, obra antibelicista por excelencia. Formas redondeadas, trazos fuertes y composición abigarrada que también el americano Jackson Pollock, obsesionado con Picasso, intentó copiar con relativo éxito en su “Mural” de 1943.

Color terroso (Antoni Tàpies)

“Color terroso sobre fondo amarillo”. Antoni Tàpies (1954). Fuente: Internet.

 

Multitud (Antonio Saura)

“Multitud”. Antonio Saura (1959). Fuente: Internet.

La influencia del existencialismo

El existencialismo como corriente filosófica y literaria había germinado en el continente europeo entre los escombros de la Segunda Guerra Mundial. En el ámbito de la pintura y la fotografía de posguerra, la crisis existencial por la que atravesaban muchos artistas se plasmó con fuerza en el informalismo. Ausencia de formas, trazos ejecutados al azar, collages casuales, símbolos y experimentación con las imágenes más cotidianas son algunas de sus expresiones más representativas. El emborronamiento, los goteados y los densos empastes de las pinturas  expresan en ocasiones un claro descontento vital y en otras una energía más propia de los supervivientes.

Bomb (Gregory Corso) y Butaquita en un frontón (Paco Gómez)

Representación gráfica del poema “Bomb” declamado por Gregory Corso el 27 de febrero de 1959 e incluido en la exposición “Lo nunca visto” (Duración: 09:34 minutos). La imagen recuerda a los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Fuente: Samia Benaissa Pedriza. A la dcha., “Butaquita en un frontón”. Fotografía experimental de Paco Gómez (1957). Fuente: Internet.

La libertad, la nada o el absurdo, conceptos claramente existencialistas, están presentes en algunas de las obras de Pierre Alechinsky o Jean Degottex. También el antibelicismo o la insignificancia del ser humano aparecen reflejados en muchas de las producciones artísticas de la década de 1950.

Vacío de cosas exteriores (jean Degottex)

“Vacío de cosas exteriores”. Jean Degottex (1959). Fuente: Internet.

 

Causas y consecuencias (Pierre Alechinsky)

“Causas y consecuencias” de Pierre Alechinsky (1959). Fuente: Internet.

La llegada del pop

La llegada de los años sesenta implicó un cambio de orientación en el informalismo. Europa asistía a una nueva etapa de relaciones internacionales marcadas por la Guerra Fría, el consumismo y la alegría de vivir importados del modo de vida americano. En 1965 el pop estaba a punto de eclosionar y a mediados de los sesenta, salpicó de influencias al informalismo que generó producciones híbridas y una fusión de géneros, entre la pintura y  la fotografía.

Últimos años del informalismo

“Plancha” de Raymond Hains (1961) elaborada con fragmentos de carteles sobre planchas de chapa galvanizada. A la dcha., “Nürnberg” de Wolf Vostell (1968), una impresión fotográfica sobre lienzo emborronada con emulsión fotográfica. Fuente: Internet.

El informalismo puede ser calificado como una corriente artística pero también como un estado de ánimo que supera los límites de una determinada época histórica. Y es que los artistas informalistas se quedaron anclados en un momento concreto del tiempo y del espacio marcado por la violencia bélica y sus consecuencias sociales. En el siglo XXI ha surgido un nuevo informalismo, minoritario y desvinculado de los horrores de la Segunda Guerra Mundial pero aun basado en la representación informe de impresiones subjetivas generadas por la insatisfacción de los tiempos modernos.

+ info:

Exposición Lo nunca visto. Fundación March. Hasta el 5 de junio de 2016. Lunes a sábado y festivos, de 11:00 a 20:00. Domingos de 10:00 a 14:00 horas. C/ Castelló, 77. Madrid. Entrada libre.

Exposición "Lo nunca visto"

Exposición “Lo nunca visto”. Fundación March. Fuente: Samia Benaissa Pedriza.

La exposición incluye más de 160 obras procedentes de instituciones y colecciones públicas y privadas como el Centre Pompidou de París, la Fondation Gandur pour l´Art de Ginebra, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o el Museo Thyssen-Bornemisza. Además de fotografía y pintura, la muestra recoge una selección de los fotolibros de posguerra más importantes como “Kriegsfisel, el ABC de la guerra” de Bertol Brecht y Ruth Berlau que recoge imágenes de la destrucción de  las ciudades alemanas, entre ellas Frankfurt y Düsseldorf.

Reportaje 360⁰ Fukushima, vidas contaminadas

3 May

Revista de prensa

Fukushima. Vidas contaminadas, reportaje  publicado en el suplemento El País Semanal y en la edición digital  del diario El País el 01 de mayo de 2016. El autor del reportaje es el periodista Daniel Verdú.

Autora: Samia Benaissa Pedriza

 

El diario El País publica un reportaje en 360⁰ con motivo de los cinco años transcurridos desde la catástrofe de Fukushima. Un equipo de seis reporteros desplazados a Japón ha rodado las imágenes más impactantes y los testimonios más desoladores sobre las consecuencias del tsunami que ocasionó la explosión de la central nuclear de Fukushima-Dai-ichi el 11 de  marzo de 2011.

En el reportaje se incluyen dos infografías tridimensionales que muestran cómo se produjeron los daños en la central nuclear de Fukushima en el momento de ser inundada por el tsunami así como un mapa de las centrales nucleares del país que aun están en funcionamiento.

El reportaje, que ha sido producido en colaboración con Greenpeace, permite visitar el interior del Rainbow Warrior, el buque insignia de la ONG ecologista.

→Vídeo del making off del reportaje en 360⁰

→Versión digital del reportaje Fukushima, vidas contaminadas

+ info:

El 11 de marzo de 2011 un terremoto de magnitud 9 en la escala de Richter sacudió el noreste de Japón causando un fenomenal tsunami que acabó con la vida de 20.000 personas. El tsunami provocó el cese de la actividad de refrigeración de la central nuclear de Fukushima- Dai-ichi así como varias explosiones contaminantes que obligaron a evacuar a 200.000 japoneses de la zona.

Cinco años después de la tragedia, 70.000 personas no han podido volver aun a sus hogares porque los niveles de contaminación nuclear siguen estando 10 veces por encima de lo permitido por las autoridades sanitarias.

Algunos vecinos de las localidades más afectadas (Itate, Minamisoma, Tomioka) decidieron permanecer en sus casas a pesar de los riesgos para su salud. Algunos llegaron a vivir durante dos años sin gas, luz ni electricidad.

La conmemoración de la catástrofe de Fukushima coincide con el recuerdo del mayor desastre nuclear que se conoce, el acaecido en  Chernóbil (Ucrania) el 26 de abril de 1986. El accidente se produjo en la central de Vladímir Ilich Lenin mientras unos técnicos autorizados realizaban pruebas experimentales en uno de sus cuatro reactores. En el siniestro murieron 31 trabajadores y más de 600.000 personas resultaron afectadas por la radiación.