Archivo | noviembre, 2016

En defensa de Gustave Caillebotte

30 Nov

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Piraguas en el río Yerres

“Piraguas en el río Yerres” (1877). Gustave Caillebotte. Copyright: Washington National Gallery of Art. Cuadro expuesto en la primera exposición retrospectiva de Caillebotte en España.

Mientras 2016 se va cerrando con conmemoraciones pictóricas varias y el transcurso del tiempo contribuye a poner a cada genio en su sitio, surge la oportunidad de reivindicar la figura de Gustave Caillebotte, pintor impresionista zaherido por sus contemporáneos y recuperado por las generaciones futuras de finales del siglo XX. Una exposición itinerante organizada por el Museo de los impresionismos de Giverny el Museo Thyssen-Bornemizsa ha sido el evento más mediático, pero no el único. Conferencias, reportajes y críticas especializadas sobre Caillebotte y su obra se han ido sucediendo para difundir y poner en valor la producción de un artista original, tanto por su técnica como por su condición social.

Caillebotte y la Nueva Pintura

Los acuchilladores de parqué

“Los acuchilladores de parqué” (1875). Gustave Caillebote. Copyright: París, Comité Caillebotte.

El cuadro Los acuchilladores de parqué, uno de los primeros ensayos de Caillebotte con la pintura, fue rechazado en el Salón Oficial de 1875 por referir una temática demasiado trivial y alejada de los cánones de la alta burguesía. Caillebotte, a pesar de pertenecer a una familia acaudalada y no tener la obligación de trabajar para sobrevivir, no era ajeno a entornos sociales más bajos que otros pintores, mucho menos favorecidos económicamente, evitaban retratar. Irónicamente, Los acuchilladores de parqué se ha convertido 140 años después en uno de los cuadros más emblemáticos de Gustave Caillebotte.

Precursor de la fotografía

Remero con sombrero de copa

“Remero con sombrero de copa” (1878). Gustave Caillebotte. Copyright: RMN-Grand Palais.

Al pintor y mecenas francés algunos críticos le reprochaban la precisión fotográfica de sus cuadros. El escritor naturalista Emile Zola dijo de sus pinturas en 1876 que eran “totalmente antiartísticas, demasiado transparentes y exactas” y que “la fotografía de la realidad cuando no se ve reforzada por el talento artístico resulta algo vergonzoso”. Zola, experto en describir con la pluma el realismo social de las clases obreras fue uno de los más destacados detractores de Caillebotte. Aunque más tarde fueran el uso de la perspectiva y el enfoque en picado de muchos de sus cuadros las características más apreciadas del pintor francés.

Luces y sombras

Ropa blanca secándose al viento

“Ropa blanca secándose al viento” (1888). Gustave Caillebotte. Imagen de dominio público.

Si hay algo por lo que destacan las obras de Gustave Caillebotte son los toques de luz estratégicamente logrados mediante pinceladas cargadas de blanco o amarillo y  los juegos de luces y sombras, poco frecuentes en el impresionismo. Era especialmente habilidoso a la hora de difuminar colores para crear cielos y fondos sobre los que destacaban el resto de las figuras o de los paisajes rupestres que pintaba a orillas del Sena.

La paleta de colores

El Boulevard, visto desde arriba

“El boulevard, visto desde arriba” (1880). Gustave Caillebotte. Copyright: París, Comité Caillebotte.

De Caillebotte se decía que abusaba de los tonos apagados, de los grises y de los azules: “todo es azul en él, asusta pensar lo que se puede gastar en azul cobalto, en azul ultramar y en añil”, ironizaba el pintor Louis Leroy en el periódico Le Charivari.  A pesar de las críticas, las pinturas plomizas del parisino Boulevard Haussman que Caillebotte elaboró fueron las más apreciadas por la crítica a partir de los años 1970. Más adelante Caillebotte introduciría el color y los contrastes entre vivos rojos y verdes en la última etapa de su producción artística, cuando se dedicó casi en exclusiva a representar las plantas que hacía crecer en su invernadero del Petit Gennevilliers.

Un mecenas generoso

Girasoles. Jardín de Petit Gennevilliers

“Girasoles. Jardín de Petit Gennevilliers” (1885). Gustave Caillebotte. Imagen de dominio público. La residencia del pintor fue totalmente destruida por los bombardeos aéreos que tuvieron lugar en 1944 durante la Segunda Guerra mundial.

Los enemigos de Caillebotte le reprochaban su escaso amor por el trabajo. Consideraban que el rico heredero empleaba demasiado tiempo en otras ocupaciones como la horticultura, el coleccionismo de sellos o la construcción de veleros de competición. La realidad fue que a Caillebotte, con una producción cercana a los 500 cuadros, el destino no le concedió más tiempo para trabajar pues murió a los 45 años de edad a causa de un derrame cerebral. El artista legó al Estado francés su colección personal de cuadros impresionistas de Renoir, Monet, Cézanne o Pisarro, artistas que Caillebotte había ayudado y financiado generosamente en vida y que constituye la base del actual Museo de L´Orangerie de París.

+ info:

Caillebotte. Autoretrato

Autorretrato de Gustave Caillebotte (1889). Imagen de dominio público.

Gustave Caillebotte (1848-1894) no tuvo la oportunidad de presenciar el nacimiento del nuevo siglo (XX). A pesar de ello fue un hombre avanzado por la introducción de técnicas e ideas novedosas en la corriente impresionista que no siempre fueron bien recibidas. Su evolución como artista plástico fue amplia en un tiempo corto, desde la representación de distintos ambientes sociales hasta el uso de la luz, el color y la perspectiva. Caillebotte dejó inacabada su última obra, unos paneles de margaritas para las puertas del comedor de su casa en Petit Gennevilliers (Francia). Más tarde Claude Monet, su gran amigo, retomaría su idea para crear sus composiciones de gran formato.

Caillebotte no comenzó a ser reconocido internacionalmente hasta el último cuarto del siglo XX en Estados Unidos. Francia, su país de origen, organizó la primera exposición retrospectiva del artista en 1994 pero hubo que esperar al nuevo milenio para que la figura de Caillebotte se reivindicara y apreciara también en el mercado del arte. La primera exposición retrospectiva de Gustave Caillebotte en España se ha celebrado en 2016 con una discreta muestra de 65 cuadros en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Exposición Caillebotte, pintor y jardinero

Entrada a la exposición “Caillebotte, pintor y jardinero” con una reproducción en gran tamaño de “Calle de París, tiempo lluvioso”, boceto (1877). Museo Thyssen-Bornemisza. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

→Visita virtual Caillebotte, pintor y jardinero (Museo Thyssen-Bornemisza)

Parecidos razonables.Felicity Jones vs. Paula Prendes

20 Nov

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Felicity Jones y Paula Prendes

Las actrices Felicity Jones (izda.) y Paula Prendes. Fuente: Internet.

Felicity Jones y Paula Prendes se parecen tanto que podrían ser intercambiables. Al menos físicamente, porque en el plano artístico existen diferencias notables entre ambas actrices. La fulgurante carrera de Felicity Jones parece imparable en los últimos tiempos mientras que la de Paula Prendes apenas acaba de comenzar. El físico aniñado que ambas comparten les ha abierto las puertas de su profesión, a la que Felicity Jones ha llegado por vocación y Paula Prendes por ocasión.

→Felicity Jones

Nombre completo: Felicity Rose Hadley Jones

Fecha de nacimiento: Felicity Jones nació el 17 de octubre de 1983 en Birmingham (Reino Unido). Tras el divorcio de sus padres, un periodista y una publicista del diario Wolverhampton Express and Star, la actriz pasó su infancia en Bournville junto a su único hermano. Su tío es el actor Michael Hadley.

Profesión: Felicity Jones es graduada en Literatura inglesa por la Universidad de Oxford aunque desde sus inicios se ha dedicado a la interpretación. Comenzó siendo actriz de radionovelas de la BBC para más tarde dar el paso a la pequeña pantalla. Ha participado en varias series británicas de éxito desde 1998 y en películas de cine desde 2008. Aunque formó parte del reparto de varias obras de teatro durante su etapa universitaria, por el momento solo ha actuado en una única producción reseñable, That Face, en el año 2007.

Trayectoria artística: Desde hace un tiempo relativamente corto la presencia de Felicity Jones se ha convertido en imprescindible en los últimos estrenos de Hollywood. Sobre todo desde que fuera nominada como mejor actriz  principal por la Academia de Cine por su papel de esposa de Stephen Hawking en la aclamada La teoría del todo. La actriz ha podido demostrar su versatilidad interpretando una amplia gama de personajes secundarios en películas de ciencia ficción (The amazing Spider Man 2), acción (Collide), comedias románticas (Hysteria) o de época (La mujer invisible).

Vida privada: A la menuda actriz Felicity Jones (mide solo 1.60 metros) le encanta cocinar, especialmente platos de origen italiano. Poco más se sabe de su vida privada excepto que fue pareja del escultor Ed Fornieles de 2006 a 2013.

Está de actualidad por: el estreno de los taquillazos Inferno, rodada junto a Tom Hanks, y Un monstruo viene a verme, esta última dirigida por el español Juan Antonio Bayona. Tiene pendiente de estreno Rogue One: A Stars Wars History, un spin-off de la saga Stars Wars, en el que  interpreta un papel principal.

 

→Paula Prendes:

Nombre completo: Paula Prendes Martínez

Fecha de nacimiento: 21 de enero de 1983. La actriz, nacida en Gijón (Asturias), tiene 33 años. Prendes creció en una familia de clase media-alta española formada por su padre, un directivo de Gas Gijón recientemente fallecido, su madre y otras dos hermanas. A los 18 años se trasladó de su Gijón natal a Salamanca para iniciar estudios universitarios.

Profesión: Paula Prendes es Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Salamanca. Comenzó su carrera profesional en los medios de comunicación trabajando como reportera y locutora de radio y televisión. En los últimos tiempos ha presentado programas de entretenimiento en diversas cadenas de televisión españolas aunque en la actualidad ha decidido enfocar su carrera profesional hacia el  mundo de la actuación.

Trayectoria artística: Paula Prendes lleva participando en series de televisión comerciales desde el año 2008. Hasta la fecha ha interpretado personajes secundarios o episódicos  en series como Aida, Los hombres de Paco, Águila Roja o Velvet. Apareció discretamente en la gran pantalla en dos comedias para público adolescente y en 2013 actuó en la obra de teatro Love Room. Ha protagonizado varias portadas de revistas masculinas.

Vida privada: a Paula Prendes le gusta la moda  y viajar, aunque una de las cosas que  más le preocupa es la paz en el mundo (lleva tatuada la palabra “paz” en la muñeca). En el plano sentimental, la actriz ha sido pareja del locutor de radio Javier Cárdenas y del actor Antonio Velázquez.

Está de actualidad por: el estreno de la segunda temporada de la serie de época Víctor Ros en la que colabora de nuevo como actriz de reparto. Prendes interpreta el papel de una bandolera del siglo XIX relacionada con el pasado del detective protagonista Víctor Ros.

Diferencias y semejanzas

Felicity Jones y Paula Prendes

La actriz británica Felicity Jones y la presentadora española Paula Prendes (dcha.). Fuente: Internet.

Paula Prendes y Felicity Jones guardan un asombroso parecido físico, además de compartir edad, profesión y una sólida formación universitaria. Ambas actrices pertenecen a una generación de artistas formadas en instituciones educativas de prestigio, aunque el camino hacia el éxito de cada una no esté siguiendo el mismo ritmo ni la misma dirección.

El medio televisivo sirvió de trampolín para ambas actrices en sus comienzos, sin embargo, estos no fueron del todo los mismos. Felicity Jones comenzó a actuar con 12 años en la televisión de su país y más tarde se dio a conocer con películas de cine independientes. Ahora ha dado salto a Hollywood convertida en la chica de moda.

Paula Prendes también parece estar despegando como actriz en el panorama artístico español y su presencia se multiplica en series de televisión de gran aceptación popular. Pero a pesar de su gran momento, Prendes todavía juega en la liga de los personajes secundarios y los papeles estelares en la gran pantalla parecen quedar aun lejos de su alcance. El teatro está resultando ser su gran asignatura pendiente, algo que también se le resiste a Felicity Jones, aunque ambas actrices tienen mucha carrera por delante.

Elecciones EE.UU. Donald Trump, presidente sorprendente

9 Nov

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Donald Trump, presidente electo de EE.UU.

Donald Trump en su primer discurso como presidente electo de los Estados Unidos. Fuente: Internet.

La victoria del polémico Donald Trump sobre la aspirante del partido demócrata Hillary Clinton representa para muchos un indicador de cambio profundo en la no tan antigua historia política de Estados Unidos. El candidato republicano no es el primer político sin experiencia que alcanza la presidencia del país más influyente del continente americano, pero posiblemente sí haya sido el más controvertido. La presidencia de un arrogante Donald Trump  a priori anuncia grandes transformaciones en EE.UU y en el resto del mundo, aunque surgen dudas sobre la virtualidad de un cambio más aparente que trascendente.

La victoria de Donald Trump

Donald Trump ha ganado las elecciones a la presidencia de Estados Unidos por un cuestionado margen de votos, una situación no del todo inusual en las grandes citas electorales del extenso país americano. El antecedente más reciente: las disputadas elecciones que dieron la victoria a Georges W. Bush en el año 2000. Una diferencia escasa de 500.000 votos a favor de Al Gore no impidió ser presidente a un candidato republicano tan cuestionado como Donald Trump por su incapacidad para hacer frente a los desafíos de una nueva presidencia en tiempos de cambio.

En estas elecciones Donald Trump tampoco se ha presentado como el abanderado del cambio político y social en EE.UU. Sus propuestas para “volver a hacer América grande” (construir muros contra la inmigración ilegal, deportar a 11 millones de trabajadores ilegales, recuperar Guantánamo, vigilar indiscriminadamente a la ciudadanía) no han sido innovadoras ni revolucionarias, ni siquiera populistas, sino más propias de partidos de extrema derecha. Trump, un independiente que entró como un viento huracanado en el partido republicano, ha empleado durante la campaña una estrategia de comunicación directa, con mensajes extremistas e incendiarios, cuya única finalidad era llamar la atención de un electorado pasivo y desencantado.

→Vídeo. Intervención de Donald Trump durante el último debate electoral con Hillary Clinton. El candidato republicano expresa su opinión en contra de la inmigración ilegal. Fuente: Canal oficial de Donald Trump en You Tube.

Hillary Clinton, ni cambio ni recambio

Tras los comicios, algunos se preguntan si Donald Trump ha ganado realmente las elecciones o si no ha sido Hillary Clinton quien las ha acabado perdiendo por exceso de confianza. Para muchos votantes demócratas decepcionados con Barack Obama, la exprimera dama norteamericana no ha representado el cambio deseado y prometido. Ni tampoco un recambio político, porque Clinton se ha mostrado diferente a Obama la hora de hacer política. A Hillary le han votado las mujeres, las clases medias blancas y las minorías étnicas, pero también las grandes corporaciones y las élites económico-financieras. Meses atrás, durante las primarias del partido demócrata, logró vencer al resto de candidatos “izquierdistas” posicionándose sin miedo hacia la derecha de su propia formación política. Una estrategia que posiblemente le haya hecho perder más votos de los deseados.

Hillary Clinton durante un mitin en Arizona

Hillary Clinton durante un mitin en Arizona en marzo de 2016. Autor: Gage Skidmore (Licencia CC).

El papel de los indecisos parece haber sido fundamental para inclinar la balanza del lado de Trump, más allá de los mensajes provocadores, de los escándalos surgidos durante la campaña electoral o de las maniobras de acoso y derribo del adversario. En contra del establishment, los estadounidenses han votado paradójicamente esta vez por la opción más nacionalista y proteccionista, dentro y fuera de su territorio. Mientras, el resto de potencias mundiales se preguntan si Donald Trump finalmente se atreverá a poner en práctica sus propuestas más discutidas, en qué tiempos y bajo qué formas.

Continuismo político

Los analistas políticos han vendido estas elecciones como un enfrentamiento polarizado entre dos candidatos opuestos en las formas aunque no tanto en el contenido. Ambos han defendido la estabilidad de un sistema económico liberal con algunas concesiones extra a las políticas sociales asumidas por el Estado, en el caso de Hillary Clinton. Aunque poco se ha difundido del contenido real de los respectivos programas electorales.

Al contrario de lo que ocurrió durante las presidenciales que dieron el triunfo a Barack Obama en 2008, la campaña no se ha desarrollado en los nuevos medios sino en un canal tan tradicional como efectivo: la televisión. Los medios audiovisuales han caricaturizado a los oponentes -un empresario racista y xenófobo y una exprimera dama engañada- y exprimido su popularidad para ganar audiencia a golpe de telerrealidad. Ya sea por conveniencia o por indiferencia, tanto Clinton como Trump se han dejado convertir en dos productos de consumo enfrentados en una sociedad marcada por los dictados de los medios de comunicación.

→Vídeo. Participación de la candidata demócrata Hillary Clinton en el programa de entretenimiento “The Tonight Show” presentado por Jimmy Fallon. Clinton mantiene una conversación telefónica con un ficticio Donald Trump. Fuente: You Tube.

Durante la larga campaña electoral -año y medio si incluimos los procesos internos de selección interna de candidatos por cada partido- los americanos han ido descartando todas la opciones más próximas al cambio social: Bernie Sanders fue derrotado por Hillary Clinton en las primarias del partido demócrata y los candidatos de otros partidos como el Green Party son opciones anecdóticas para los estadounidenses que siguen prefiriendo hacer uso del voto útil y erigir opciones mayoritarias en el Congreso -casi exclusivamente en manos de Republicanos o Demócratas-.

Bernie Sanders y Jill Stein

El aspirante y senador por Vermont Bernie Sanders era el preferido por el sector más “izquierdista” del partido demócrata. Fuente: Congreso de los EE.UU. (sanders.senate.gov). Imagen de dominio público. A la dcha., la activista Jill Stein, candidata presidencial del Green Party. Autor: Gage Skidmore (Licencia CC).

A pesar del descontento social por los bajos salarios en Estados Unidos y de la carestía de los seguros privados de salud, los estadounidenses no se muestran especialmente interesados en instaurar un sistema público de salud inclusivo y garantista, acostumbrados a tener que pagar por casi todo lo esencial (vivienda, educación o sanidad). Lo mismo ocurre con los altos índices de criminalidad que nadie quiere vincular a la tenencia descontrolada de armas, o la inmigración ilegal a la que se sigue culpando del aumento del desempleo.

La ausencia de una voluntad real por afrontar cambios políticos profundos por parte de Hillary Clinton y Donald Trump en las últimas elecciones presidenciales se explica por la inexistencia de un cambio social significativo. La sociedad estadounidense es aun una entidad en su mayoría conservadora y monolítica, y ello a pesar de la aparente polarización mediática construida por los medios durante la campaña electoral. Los resultados electorales que han dado la victoria a Donald Trump son buena prueba de ello.

+ info:

→El 20 de enero de 2017, Donald Trump se convertirá en el 45 presidente de EE.UU. Trump ha dado al traste con las aspiraciones de Hillary Clinton de convertirse en la primera mujer presidenta en la historia de su país. Desde que en 1872 la sufragista Victoria Woodhull presentase su candidatura (sin votos) solo 17 mujeres más lo han intentado en el pasado, sin éxito.

→El sistema electoral estadounidense no permite a los electores votar directamente por un candidato. Los votantes eligen un determinado número de compromisarios por Estado que a su vez votan por cada candidato. A pesar de que Hillary Clinton obtuvo 395.000 votos directos más que Donald Trump, este sumó un total de 306 compromisarios, superando la mayoría necesaria de 270 votos para proclamarse presidente de Estados Unidos.

Resultados de las elecciones presidenciales en EE.UU. por Estados (2016).

El matrimonio Clinton junto a Donald Trump.

El matrimonio Clinton junto a Donald Trump. Fuente: Internet.

Las relaciones entre Hillary Clinton y Donald Trump

Se da la circunstancia de que en 1968 Hillary Clinton fue presidenta de la asociación Young Republicans y becaria del partido republicano en el Congreso de EE.UU. Poco después su ideología dio un rumbo hacia ideas más progresistas.

En el pasado, el matrimonio Clinton recibió donaciones de Donald Trump para fines políticos a través de la Fundación Clinton. En 2012, el mediático empresario decía de Hillary Clinton que era una mujer “fantástica”. “Me gustan mucho ella y su marido”, llegó a afirmar Trump en la cadena Fox.

Documental “Así se hizo Trump”. Fuente: RTVE. Año: 2016. Contenido disponible hasta el 11-11-2016.

Documental “Hillary Clinton, una mujer a abatir” (A woman on the edge). Fuente: RTVE. Año: 2016. Contenido disponible hasta el 11-11-2016.