Archivo | diciembre, 2016

Clásicos del cine y la Tv. Qué bello es vivir

24 Dic

Felices fiestas desde Blogosphera

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Fotograma de Qué bello es vivir.

Fotograma del clásico “¡Qué bello es vivir!” Imagen de dominio público.

Las fiestas navideñas suelen llegar cargadas de tradiciones más o menos aceptadas por cada tipo de público, aunque si hay algo que marca la temporada es la programación especial que emiten las cadenas de televisión durante esas esperadas fechas del año. En la actualidad, Qué bello es vivir ha quedado posiblemente desbancada por títulos más actuales como Solo en Casa, Los fantasmas atacan al Jefe o cualquier otra película navideña de sobremesa, anónima y almibarada, emitida durante la siesta. Sin embargo, hubo un tiempo en que el clásico de Capra se emitió tanto por televisión que acabó convirtiéndose en una referencia universal para obras posteriores.

→Ficha técnica: Qué bello es vivir fue la primera y última ocasión en que Frank Capra produjo, dirigió y escribió al mismo tiempo una película. El guion, basado en una obra original, fue adaptado por el propio Capra y por Frances Goodrich, Albert Hackett y Jo Swerling, quienes no aparecen en los títulos de crédito de la película. La productora Liberty films fue la encargada de materializar una película rodada en 1946 con un presupuesto de algo más de 3 millones de dólares. La película “It´s a wonderful life”, traducida al español por Qué bello es vivir, fue también adaptada a la radio y locutada por sus protagonistas, James Stewart y Donna Reed, al año siguiente de su estreno en la gran pantalla.

→Argumento: La trama argumental de Qué bello es vivir se inspira en narraciones clásicas como Cuento de Navidad de Charles Dickens. En concreto, la historia se basa en el relato The Greatest Gift escrito por Philip Van Doren Stern en 1943. Narra la historia de un futuro alternativo en el que un atribulado George Bailey, personaje interpretado por James Steward, desearía no haber nacido. Durante 130 minutos los espectadores pasan revista a la bondadosa y sacrificada vida de Bailey, su desesperado intento de suicidio y su redención gracias a las bondades de la raza humana.

→¿Por qué fue un éxito en su época?: A pesar de que la película se rodó con grandes expectativas, lo cierto es que no fue un éxito en taquilla y no  recuperó la inversión inicial de 3,7 millones de dólares, que es lo que costó producirla. Los críticos calificaron Qué bello es vivir de empalagosa y ni siquiera se estrenó en Navidades, probablemente la época que hubiera resultado más idónea desde un punto de vista comercial y argumental. A pesar de ello el film estuvo nominado a cinco premios de la Academia entre ellos a mejor película, director y actor. Solo obtuvo un reconocimiento en las categorías técnicas.

→¿Cómo acusa el paso del tiempo?: Qué bello es vivir experimentó un renacer a partir de 1974, cuando la película se convirtió en una obra de dominio público por un olvido de la productora Republic Pictures al no renovar los derechos de autor. Desde entonces exhibir gratis y ver Qué bello es vivir en televisión la víspera de Nochebuena se convirtió en una tradición navideña más. La película comenzó a emitirse con regularidad  en las cadenas de televisión de todo el mundo y ha sido seguida por más espectadores a lo largo del tiempo que en el momento de su estreno en los años cuarenta. Sin embargo cuando la productora propietaria de los derechos de emisión logró recuperar el copyright en 1993 la película volvió al ostracismo mediático.

¿Qué fue de sus protagonistas?

El actor James Stewart

El actor James Stewart en una imagen promocional. Imagen de dominio público.

James Stewart: el ganador del Oscar en 1940 por Historias de Filadelfia interpretó el papel protagonista de George Bailey en Qué bello es vivir. Stewart, que había sido piloto de bombarderos durante la Segunda Guerra Mundial, fue actor fetiche de Frank Capra aunque trabajó con otros grandes directores de Hollywood, entre ellos, Billy Wilder, John Ford y Alfred Hitchcock. Entre sus éxitos más populares se encuentran clásicos como El hombre que mató a Liberty Balance, Vértigo o La Ventana indiscreta. Qué bello es vivir fue su película preferida y el actor se opuso vehementemente a que la película (en blanco y negro) se colorease más adelante. Murió en 1997 a los 89 años, enfermo de Alzheimer y  a causa de un infarto de miocardio, tras setenta largas décadas de trabajo en Hollywood.

 

La actriz Donna Reed

Imagen promocional de Donna Reed en 1958 para su show de Tv, The Donna Reed Show. Imagen de dominio público.

Donna Reed: la actriz participó en Qué bello es vivir en sustitución de Jean Arthur, la primera opción de Frank Capra para interpretar el papel femenino protagonista. Para Donna Reed este fue su primer papel protagonista en la gran pantalla. Fue una actriz popular gracias a su belleza y a los papeles de joven ingenua que le tocó interpretar en las décadas de 1950 y 1960. En 1953 obtuvo el Oscar a la mejor actriz de reparto por su papel de prostituta en la película De aquí a la eternidad. Se retiró en los años setenta, aunque la célebre serie de televisión de los ochenta Dallas, la recuperó temporalmente para el gran público. Falleció en 1986, a los 64 años, víctima de un cáncer de páncreas.

 

El actor Lionel Barrymore.

El actor estadounidense Lionel Barrymore. Imagen de dominio público.

Lionel Barrymore: el tío abuelo de la actriz Drew Barrymore encarnó el papel del villano Henry Potter en Qué bello es vivir. A partir de entonces rodó solo seis películas más antes de su fallecimiento en 1954 a los 76 años, por un ataque al corazón. Barrymore, hermano de los también actores Ethel y John Barrymore, ya había ganado un Oscar al mejor actor por su papel de abogado alcohólico en Alma Libre, una película de 1931. Cuando rodó Qué bello es vivir Barrymore era ya un actor consagrado con múltiples intervenciones en filmes de Hollywood desde la década de 1910.

 

 

El actor Thomas Mitchell.

El actor Thomas Mitchell. Imagen de dominio público.

Thomas Mitchell: Frank Capra impulsó su carrera con un papel en la película Lost Horizon en 1937. Desde entonces Mitchell trabajó en una serie de películas de éxito con los actores más reputados de su tiempo. En 1939 consiguió el Oscar al mejor actor de reparto (por Stagecoach, 1939) y en 1946 volvió a estar a las órdenes de Capra interpretando el papel secundario del tío Billy en Qué bello es vivir. Durante las décadas de 1950 y 1960 se hizo popular en televisión y en teatro interpretó el papel del célebre detective Colombo. Falleció en 1962, a los 70 años, víctima del cáncer.

 

Henry Travers en el film “The Bells of Saint Mary´s” (1945). Imagen de dominio público.

Henry Travers en el film “The Bells of Saint Mary´s” (1945). Imagen de dominio público.

Henry Travers: el británico Henry Travers encarnó al ángel Clarence en Qué bello es vivir. Fue una de las últimas interpretaciones de su carrera ya que el actor se retiró el mismo año en que se estrenó la película.  El papel del ángel Clarence fue el más conocido en la trayectoria de Travers, actor de cine y de teatro que había participado en treinta producciones desde su debut en la gran pantalla con El hombre invisible en 1933. Fue nominado al Oscar como mejor actor secundario por La señora Miniver en 1942.  Travers falleció en 1965 a los 91 años.

+ info:

→Curiosidades del rodaje:

Rodaje de "Qué bello es vivir"

Frank Capra y James Stewart durante el rodaje de “Qué bello es vivir”. Fuente: Internet.

El papel de George Bailey había sido inicialmente escrito para Cary Grant por otro estudio de Hollywood, pero al pasar el proyecto a manos de Capra, este lo reescribió para Stewart. En 1946, James Stewart acababa de volver de combatir como soldado en la Segunda Guerra Mundial y se sentía desentrenado. Stewart no quiso participar en Qué bello es vivir por temor a no estar a la altura, pero el actor Lionel Barrymore acabó convenciéndole para que aceptase el papel.

Donna Reed fue la última opción para interpretar a Mary, la esposa de George Bailey. Ginger Rogers rechazó el papel y las actrices Jean Arthur y Laraine Day estaban por entonces comprometidas con otras producciones.

La película fue rodada durante una ola de calor en California y el equipo de producción inventó un nuevo y silencioso sistema para crear nieve artificial que permitía registrar los diálogos sin ruido exterior. Se empleó una mezcla de solución jabonosa y espuma antiincendios expulsada a alta presión. El invento obtuvo un Oscar a los mejores logros técnicos.

 

Cartel español de "Qué bello es vivir"

Cartel español de “Qué bello es vivir”. Fuente: Internet.

El set de rodaje tardó dos meses en construirse en las inmediaciones de un rancho en propiedad de la distribuidora de la película, la RKO, en California. Incluía todo un barrio residencial con zonas industriales incluidas.

En una escena en la que el tío de George Bailey sale borracho de su casa se oye un estruendo de fondo seguido de un “¡Estoy bien!”. La culpa fue de un miembro del equipo de rodaje que tropezó cuando los actores principales estaban rodando una escena. Capra decidió mantenerla tal cual y adaptarla para que pareciese parte de la trama.

 

Anuncios

Microrrelato. El monje afortunado

11 Dic

Inspirado en un hecho real

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Meditando

Meditando. Fuente: Internet.

Sachio, el “nacido afortunado” subía con languidez los peldaños de acceso al templo. Durante el paseo había recogido un puñado de semillas y algunos frutos secos que había encontrado en el bosque, al pie de la montaña sagrada. Sus afilados tendones llamaban la atención en unas piernas endurecidas por el ejercicio físico y las largas caminatas.

Conocía bien la escalera en cuesta que conducía al santuario. Durante el trayecto solía pensar en los padres y hermanos que había dejado atrás cuando decidió ingresar en la Escuela de meditación. No había logrado desprenderse aun de sus recuerdos y en ocasiones echaba de menos a su familia. Sabía que esa actitud inquietaba a su maestro pero no era capaz de alejar de su mente aquellos pensamientos.

Estaba a punto de completar el período iniciático de 1.000 días sin apenas comer otra cosa que semillas de arce y pino negro. Al principio le había costado acostumbrarse y su cuerpo rechazaba la alimentación que recibía, pero con el tiempo había conseguido vencer las exigencias de la materia.

Sachio traspasó la puerta de acceso al templo. La pagoda de tres niveles apareció ante él. Por mucho que la contemplara nunca dejaría de maravillarse ante su presencia. Allí esperaba descansar eternamente como Buda, si lograba superar con éxito su entrenamiento.

El monje atravesó el recinto, recorriendo el espacio a los lados de las columnas de madera que soportaban el peso del templo. Sintió como le inundaba una sensación de respeto y paz interior. Siguió andando en línea recta y llegó hasta el Gran Salón dorado. Unos pasos más y estaría de vuelta en la sala de estudio monacal.

Sachio se preparaba para ser un sokushinbutsu, lo que implicaba someter su cuerpo y su mente a duras pruebas de resistencia. Ya había perdido gran parte de su grasa corporal y creía estar dispuesto a ingerir pronto las infusiones a base de raíces de urushi que completarían el proceso. Las pequeñas dosis del veneno que se diluiría gradualmente en su cuerpo facilitaría posteriormente la conservación de sus restos.

Culto budista

Culto budista. Imagen de dominio público.

Sachio era consciente de que se enfrentaba a una transformación lenta que podría no acabar como esperaba. Los próximos 1.000 días de su vida iban a transcurrir entre meditación, aislamiento y dolorosa expulsión de fluidos corporales. Cuando quedara prácticamente disecado le conducirían a un habitáculo en el que permanecería en soledad. Unos tubos de bambú le permitirían respirar hasta que llegase el momento. Cuando dejase de agitar la campanilla los demás sabrían que había traspasado el umbral.

El monje se sentó a ras de suelo en el pequeño salón y retomó el estudio de sus escritos. Al finalizar, se dirigió a su habitación. Quería comenzar a practicar los cánticos que debería entonar en la fase final del proceso. Adoptó la postura del loto e inició una larga letanía. El mayor temor de Sachio era no llegar a conseguir la budeidad. Otros monjes lo habían intentado pero solo unos pocos lo conseguían. Sabía que tras su muerte, habría que esperar otros 1.000 días para comprobar que su cuerpo permaneciese incorrupto. En caso contrario no se convertiría en Buda aunque sería recompensado con un funeral con honores. Pero Sachio no deseaba eso.

***************

Estatua de Buda

Estatua de Buda. Imagen de dominio público.

Mil años después de que Sachio se sometiese a un proceso de automomificación, el profesor Bécquer, un arqueólogo alemán, encontró entre los restos de un templo japonés del siglo XII una estatua de Buda conservada en su integridad. Un examen con rayos X reveló que en su interior figuraba un esqueleto momificado de un monje budista. El Buda había culminado su viaje.

+ info:

Monje budista momificado

Estatua de Buda examinada con escáner por investigadores holandeses en 2016. Fuente: Internet.

En 2016 un equipo de investigadores del museo de Drents en los Países Bajos encontró la momia del monje budista Liu Quan, miembro de la Escuela China de Meditación. Los exámenes practicados a los restos humanos determinaron que los órganos internos del monje habían sido sustraídos y sustituidos por escrituras en chino. Los científicos avanzaron la hipótesis de que el monje se había sometido a un procedimiento de automomificación que finalizaba con la introducción del cadáver, sentado en la posición del loto, en una estatua de Buda que era venerada en los templos.