Exposición. Renoir: intimidad

19 Ene

Agenda cultural

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Pierre-Auguste Renoir en 1910

Retrato fotográfico del pintor impresionista Pierre-Auguste Renoir hacia 1910. El artista posa en la intimidad de su taller. Fuente: Biblioteca Nacional de Francia. Imagen de dominio público.

Pierre-Auguste Renoir no siempre fue un pintor reconocido, ni siquiera cuando ya se había abierto camino en la profusa escena artística francesa de finales del siglo XIX. La exposición Renoir: intimidad reúne una muestra de obras que tienen en común la expresión de lo privado: retratos de la alta sociedad, paisajes subjetivos, escenas familiares y desnudos de bañistas. Pero Renoir, que destacaba por su originalidad a la hora de abordar temas poco comunes en el impresionismo (la figura humana, el desnudo femenino), no siempre fue comprendido por público y crítica. Como muestra tres retratos de encargo que el pintor ejecutó entre 1870 y 1890 que no siempre dejaron satisfechos a sus propietarios:

L’Algérienne (1870)

L´Algérienne. Renoir 1870

L´Algérienne. Retrato de Pierre-Auguste Renoir (1870). El cuadro pertenece al Fine Arts Museum de San Francisco. Imagen de dominio público.

El retrato que Renoir pintó de Rebecca Clémentine Valensi Stora fue repudiado tanto por la modelo como por su autor. La Sra. Stora, una mujer judía residente en Argelia durante la época posterior a la colonización francesa del país, llegó a decir de él que era “horrible”. En 1893 su propietaria lo vendió al retratista Paul Helleu por unos escasos 300 francos, a pesar de que las obras de Renoir ya alcanzaban una alta cotización. Finalmente Helleu se lo vendió a Claude Monet quien lo exhibió en la exposición de Orientalistas franceses de 1906.

El cuadro fue pintado en un estilo alejado del impresionismo, con rasgos clásicos que el propio Renoir rechazaría más tarde. La obra pertenece al movimiento orientalista que otros pintores como Ingres o Delacroix habían explorado a principios del siglo XIX. Los ropajes que la modelo llevaba puestos eran los típicos del país africano y el retrato se pintó en París, a donde los Sres. Sora se habían trasladado a finales de la década de 1860 por el rechazo a la comunidad judía residente en Argelia. La intensidad de los colores que Renoir y otros impresionistas plasmaron en sus cuadros es fruto de la inspiración que el país norteafricano ejerció en ellos.

Retrato de la Sra. Paulin (1885-1890)

Retrato de la Sra. Paulin. Renoir 1885-1890

Retrato de la Sra. Paulin (1885-1890) pintado por Pierre-Auguste Renoir. La obra pertenece a The Israel Museum de Jerusalén. Imagen de dominio público.

Veinte años separan a “L´Algérienne” de este retrato de la Sra. Paulin, la esposa burguesa de un amigo  de Renoir. Se trata de un retrato que bien pudo realizar Renoir sin un encargo previo, a diferencia de otros muchos que pintó sobre las clases sociales acomodadas del París de finales del siglo XIX. En ambos retratos permanecen constantes las pinceladas gruesas, los colores intensos y el contraste con la piel pálida de las figuras representadas. Pero el retrato de la Sra. Paulin expresa ya una contención y unos trazos rápidos mucho más propios del impresionismo.

Retratos de Charles y Georges Durand-Ruel (1882)

Retrato de los hermanos Durand-Ruel

Charles y Georges Durand-Ruel (1882) retratados por Pierre-Auguste Renoir. Imagen de dominio público.

En 1882, Renoir todavía pintaba cuadros impresionistas a su manera, un estilo influido por modos clásicos de reflejar la realidad. En 1881 Renoir hizo un viaje a Italia y quedó impresionado por las obras de Rafael. Sin embargo, el retrato de Charles y Georges Durand-Ruel fue el último que el pintor francés dedicó a esa forma tan peculiar de interpretar el impresionismo. El cuadro fue un encargo del marchante de arte Paul Durand-Ruel, quien le pidió a Renoir que pintara varios retratos de su familia.

La obra muestra a los dos hijos adolescentes de Durand-Ruel, de dieciséis y diecisiete años, sentados en el jardín de la casa de verano de la familia en Dieppe. Al patriarca, que conocía al pintor y le compraba cuadros, no le gustó sin embargo que Renoir pintase un retrato de sus vástagos al aire libre. Lo habitual entre las clases adineradas era componer retratos en interiores que mostrasen a sus protagonistas en escenarios propios de su estatus social. En el cuadro se puede apreciar el contraste entre los rostros bien dibujados de los retratados y sus trajes, menos precisos en su trazado, así como el difuso fondo floral.

+ info:

Exposición Renoir: intimidad. Museo Thyssen-Bornemisza. Paseo del Prado, 8. Madrid. Hasta el 22 de enero de 2017. Lunes a domingo de 10:00 a 19:00.

Retrato de Paul Durand-Ruel, Renoir 1910

Retrato de Paul Durand-Ruel pintado por Renoir en 1910. Imagen de dominio público.

→En 2015 se creó en Estados Unidos la plataforma “Renoir apesta como pintor”, en contra del estilo de expresión pictórica del artista francés. Fue precisamente en Estados Unidos y gracias al apoyo y difusión de su obra por el marchante de arte Paul Durand-Ruel donde las obras de Renoir comenzaron a resultar reconocidas. Los tres hijos de Durand-Ruel, Joseph, Charles y Georges fueron los encargaron de promocionar las obras de los autores impresionistas en su galería de Nueva York.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: