El guardián invisible. Crítica de cine

19 Mar

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Fotograma de la película “El guardián invisible”.

Fotograma de la película “El guardián invisible”. Fuente: Internet.

En 1991 un thriller protagonizado por Jodie Foster y Anthony Hopkins reventó las taquillas cinematográficas de medio mundo. El silencio de los corderos, obtuvo el Óscar a mejor película, director, guion adaptado, actriz y actor principal y colocó al género en una posición privilegiada, más allá de las manidas películas de terror o de las puramente policíacas. El guardián invisible, una adaptación de la novela homónima de Dolores Redondo, sigue el rumbo marcado por aquella película ya histórica de los años noventa. El argumento -la resolución de unos asesinatos en serie de mujeres- es el mismo, la psicología de los personajes es similar, se han calcado algunas escenas y se han sugerido otras.

El argumento

El guardián invisible adapta a la gran pantalla la primera novela de la exitosa trilogía del Baztán, de la escritora Dolores Redondo. El argumento se centra en la persecución de un asesino en serie de mujeres adolescentes en el valle del Baztán (Navarra). El Silencio de los corderos también es una adaptación de una novela homónima de Thomas Harris en la que un perturbado psicópata secuestra, despelleja y asesina a mujeres jóvenes.

→ver tráiler de El Guardián invisible. Fuente: You Tube.

Los personajes

Amaia Salazar es la joven inspectora encargada de resolver el caso. Al igual que Clarice Starling en El Silencio de los Corderos, arrastra un trauma de la infancia y mantiene una difícil relación con sus superiores. Su manera de analizar la psicología del asesino recuerda demasiado a la del personaje interpretado por Jodie Foster, así como su forma de desenvolverse en un mundo eminentemente masculino. Del personaje solo chirría la relación prefabricada con el FBI (su pasado en la agencia de investigación estadounidense, las innecesarias conversaciones en inglés con su mentor americano) que resulta poco creíble para el público español.

escena El Guardián invisible

Reunión de trabajo entre la inspectora de homicidios Amaia Salazar y sus superiores.

La ambientación

Dolores Redondo ha reconocido que en el valle del Baztán no llueve tanto. Y es que el exceso de humedad que soportan los personajes a lo largo de toda la película es considerable. “Esta película tenía que ser como Seven, como El cuervo y como Obaba: un pueblo pequeño, la lluvia constante, la oscuridad y la sensación de estar atrapada”, afirma la escritora (Mujer Hoy. 25-02-2017). La luz filtrada, los cielos grises y la niebla se repiten en cada plano, sin mencionar la lluvia que corre a mares y que cubre a vivos y muertos por igual en este inquietante thriller.

De El silencio de los Corderos la ambientación recupera los paisajes rurales y los cielos de tormenta que evocan la turbia niñez de Clarice Starling.

Amaia Salazar y su ayudante Jonan

Amaia Salazar junto a su ayudante Jonan durante la resolución de los casos de asesinato.

Las escenas

La forma en que son descubiertas las víctimas que aparecen en El guardián invisible es casi un calco de la escenografía de El Silencio de los Corderos. En la película dirigida por Jonathan Demme, las jóvenes aparecen desnudas en el bosque con una larva de mariposa en la boca. En El Guardián invisible, aparecen en el mismo lugar pero con un dulce artesanal colocado en el pubis.

Una víctima es descubierta en el valle del Baztán

Una víctima es descubierta en el valle del Baztán.

Una de las escenas finales -la búsqueda del asesino por Amaia Salazar en el sótano de un caserón aislado y el rescate de su última víctima- recuerda inevitablemente a la patética escena final en la que Jodie Foster persigue a ciegas y en total oscuridad al verdugo de su historia.

Al igual que Hannibal Lecter, en El guardián invisible existe otro personaje clave con problemas mentales e instintos caníbales. La escena sugerida en la película nos retrotrae a los célebres  festines del doctor Lecter en el film de los noventa.

escena El Guardián invisible

En “El Guardián invisible” hay más de un personaje seriamente perturbado.

A pesar de las semejanzas, El guardián invisible no es una mera copia de otra película del pasado de éxito comercial. El film tiene una entidad propia –la mitología vasca, los matriarcados del norte de España- con elementos bien incorporados a la narración de una historia que engancha al espectador desde el primer minuto de metraje. El ritmo es trepidante -aunque quizá resulte algo lento hacia el final-, las interpretaciones principales son notables y la ambientación es la adecuada en general.

Calificación: 4/5 estrellas

+ info:

cartel El Guardián invisible

Cartel promocional de El Guardián invisible. Fuente: Internet.

El Guardián invisible es una película estrenada en España el 3 de marzo de 2017. La producción está dirigida por Fernando González Molina y protagonizada por Marta Etura, Elvira Mínguez, Carlos Librado “Nene” y Francesc Orella.

Se rodó durante nueve semanas en Madrid, Lesaka y Elizondo (Navarra), esta última, localización real donde transcurre la novela de Dolores Redondo. Marta Etura (Amaia Salazar) asegura que durante el rodaje llegó a pasar entre 12 y 14 horas al día empapada por la lluvia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: