Exposición Retorno a la belleza. Arte italiano de entreguerras

18 May

Agenda cultural

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Descanso. Pompeo Borra.

“Descanso” (1933). Autor: Pompeo Borra. Cuadro de la exposición “Retorno a la belleza”.

La exposición de la Fundación Mapfre Retorno a la belleza es un compendio de obras de los artistas italianos empeñados en recuperar del arte la belleza y la armonía perdidas tras la llegada de las vanguardias, al término de la Primera Guerra Mundial.

El esteticismo de los pintores italianos del período de entreguerras se expresa en una serie de corrientes como el denominado “realismo mágico” y la pintura metafísica así como las creaciones del grupo Novecento. Se trata de dar una nueva vuelta de tuerca al clasicismo y a la tradición: retratos, paisajes, naturalezas muertas y bodegones, desnudos y alegorías reinterpretados a principios del siglo XX con el impulso que tenía Italia tras haber ganado la guerra.

La llegada del fascismo a Italia supuso intervenir en el desorden económico y social del país surgido tras la posguerra, aunque más tarde la situación política degenerase en una dictadura personalizada en la figura de Benito Mussolini. La propaganda del régimen se esforzaba por crear una imagen exterior de Italia fuerte y potente desde todos los puntos de vista: militar y económico pero también cultural, social y deportivo. Una Italia monumental fue construyéndose poco a poco entre estadios, grandes edificios y coliseos.

La grandeza italiana, comparable en cierta medida a la Francia de Napoleón, se plasmó en grandes obras de pintores como Giorgio di Chirico, Mario Sironi, Ubaldo Oppi, Felice Casorati o Cagnaccio di San Pietro.

Algunas de las producciones artísticas de los años treinta retornan al clasicismo más puro mientras otras no dejan de incorporar influencias de las vanguardias más recientes: la ensoñación del surrealismo, las figuras geométricas del cubismo o la presencia de máquinas, vehículos o trenes propia del futurismo italiano.

Plaza de Italia. Giorgio di Chirico

La Italia monumental se representa de forma presurrealista en esta obra de Giorgio di Chirico. “Plaza de Italia” (1924-1925) recibe al visitante de la exposición “Retorno a la belleza” en la Fundación Mapfre. Autora fotografía: Samia Benaissa Pedriza.

Si bien los temas expuestos en las pinturas pueden resultar banales, no lo es tanto su forma de expresión artística. Un retrato de la esposa del marchante de arte de Felice Casorati muestra algo más que la imagen de una señora burguesa. El uso de la perspectiva, la geometría y la densidad del color convierten al género en algo que supera la mera representación de una determinada clase social. De Casoreti también es el llamativo retrato del niño Renato Gualino, elaborado entre los años 1923 y 1924.

Retrato Teresa Madinelli.

Retrato de la señora Teresa Madinelli (1918-1919). Autor: Felice Casoreti.

 

Retrato de Renato Gualino

Retrato de Renato Gualino (1923-1924). Autor: Felice Casoreti.

De Cagnaccio di San Pietro es Primo Denaro, una obra de 1935 que no muestra el clásico desnudo femenino de bañistas sino el abandono físico de aquellas mujeres que se ven obligadas a vender su cuerpo por dinero. El dramatismo se expresa mediante el uso del color y el contraste entre la luz que parece emanar de la figura humana representada y la oscuridad del fondo.

“Primo denaro”

“Primo denaro” (1935). Autor: Cagnaccio di San Pietro.

El uso del color y de la iluminación es común tanto en di San Pietro como en Ubaldo Oppi, ambos exponentes del “realismo mágico”. Oppi pintó retratos pero también naturalezas muertas y en ambos casos jugaba con la luz y el color para crear perspectivas y destacar las figuras del primer plano. Una mujer de piel blanca podía brillar de la misma manera que una flor cortada y sumergida en un jarrón de agua opaca sobre un fondo oscuro.

Retrato de Laura. Oppi

Retrato de Laura (1924). Autor: Ubaldo Oppi.

Oppi también perteneció al grupo Novecento junto a Mario Sironi, quien destaca por su formalismo, el uso del claroscuro, la geometría y la representación de los paisajes urbanos de su tiempo. Posiblemente sea este grupo de pintores el que más cerca estuvo de representar pictóricamente las ideas difundidas por la propaganda nacionalista de Mussolini.

Periferia con camión. Mario Sironi.

Periferia con camión (1920). Autor: Mario Sironi.

El arquitecto. Mario Sironi.

El arquitecto (1922-1923). Autor: Mario Sironi.

La muestra se completa con obras de otros artistas no incluidos en estos movimientos como Pompeo Borra, Gisberto Ceracchini o Marino Marini.

+ info:

→Exposición de la Fundación Mapfre Retorno a la belleza. Obras maestras del arte italiano de entreguerras. Hasta el 4 de junio de 2017.  Paseo de Recoletos, 23. Madrid. Lunes de 14:00 a 20:00 (entrada gratuita), martes a sábado de 10:00 a 20:00. Domingos y festivos de 11:00 a 19:00.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: