Archivo | marzo, 2018

El origen de los grandes nombres del rock (I)

25 Mar

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Disco vinilo.

Disco vinilo. Fuente: Internet

Títulos de canciones más o menos conocidas, álbumes de artistas célebres, libros y poemas clásicos, comentarios en apariencia irrelevantes y hasta algún personaje real han servido de inspiración para bautizar a las que con el tiempo se convertirían en las grandes bandas de rock del siglo XX. El pasado y el presente, el azar y la cultura popular de los últimos tiempos se retroalimentan en un viaje ecléctico y sorprendente por los orígenes de la música moderna.

The Rolling Stones

The Rolling Stones y Muddy Waters

The Rolling Stones en 1962. A la dcha. portada del disco “The best of Muddy Waters” (1958). Fuente: Internet.

En 1962, Mick Jagger, Keith Richards y Brian Jones vivían juntos en un apartamento londinense. Tenían un grupo de rock pero no se les había ocurrido aun ponerle un nombre. Cuando se vieron en la tesitura de tener que anunciar su primer bolo serio a  la revista  musical Jazz News no supieron qué decir. El interlocutor esperaba al teléfono una respuesta y como suele ocurrir en las películas, dieron el primer nombre que se les pasó por la cabeza. En el suelo de la habitación, entre trastos varios, estaba tirada la cubierta del disco “The best of Muddy Waters” y el primer single era “Rollin´ Stone”. Le añadieron un plural mayestático y la banda empezó a rodar. Literalmente. El resto ya es historia.

The Doors

La banda de rock The Doors y el ensayo The Doors of perception

The Doors en el backstage de una actuación en 1966. A la dcha. primera edición de “Las puertas de la percepción” de Aldous Huxley (1954). Fuente: Internet.

En el verano de 1965 Ray Manzarek y Jim Morrison, estudiantes recién licenciados de la UCLA, pasaban el rato en la playa de Venice (California), reflexionando sobre su futuro. Morrison quería irse a Nueva York a hacer cine y Manzarek no tenía muy claro qué hacer con su vida. El que más tarde sería conocido como “Rey Lagarto” comenzó a recitar unos poemas que había escrito recientemente. Y a Manzarek, que había estudiado música clásica y tenía un grupo de poca monta con sus hermanos llamado Rick and The Ravens, se le encendió la luz. Le propuso a Morrison formar un grupo al que llamarían “The Doors”, como el ensayo de Aldous Huxley, The Doors of perception, una narración subjetiva sobre los efectos de las drogas (a su vez inspirado en un poema de William Blake de 1790 del libro The marriage of heaven and hell). Poco después las puertas del éxito se les abrieron solas.

The Beatles

The Beatles y Buddy Holly and the Crickets

Los integrantes de The Beatles en 1960 (Pete Best, George Harrison, John Lennon, Paul McCartney y Stuart Sutcliffe). A la dcha. Buddy Holly and the Crickets. Fuente: Internet.

Curiosamente fue Stuart Sutcliffe, el primer bajista del grupo el que le puso nombre a la banda más famosa de Liverpool. Durante una noche de insomnio se le ocurrió un juego de palabras con los términos “beetle” (escarabajo en inglés) y “beat” (ritmo). La idea se inspiraba en The crickets, la banda que acompañaba a Buddy Holly y que era la favorita de Sutcliffe, cuyo nombre aludía tanto al conocido juego inglés como al insecto que representa (un grillo). A John Lennon le pareció bien y una noche del año 1960, durante un paseo por la ciudad, les propusieron al resto del grupo llamarse “The Beatles”. A Paul McCartney y a George Harrison les sonó raro aunque lo aceptaron. No era la primera vez que la banda cambiaba de nombre: antes habían sido “The Quarrymen”, “Johnny and the Moondogs” y “The Silver Beatles”. La idea de Sutcliffe resultó ser todo un acierto y rápidamente dio lugar al nacimiento de otro célebre término: la “beatlemanía”.

Lynrd Skynrd

Lynrd Skynrd y Leonard Skinner

Con el tiempo, los integrantes de Lynrd Skynrd (izda.) hicieron las paces con su entrenador, Leonard Skinner (dcha.) del que tomaron prestado el nombre. Fuente: Internet.

El verano de 1964 vio nacer a la banda de rock sureño estadounidense conocida mundialmente por Lynrd Skynrd. Los nombres “My backyard”, “The Noble Five” y “One Percent” precedieron al definitivo “Lynrd Skynrd”, denominación adoptada en 1970 cuando la banda decidió “homenajear” a su profesor de gimnasia de la escuela secundaria, Leonard Skinner. El susodicho consiguió que expulsaran del centro a varios integrantes del grupo por llevar las patillas y el pelo demasiado largo.  Fue el vocalista Ronnie Van Zant quien durante un concierto anunció desde el escenario que desde ese momento pasarían a llamarse como su “querido” entrenador de baloncesto. En un principio la grafía adoptada fue “Lynard Skynard” aunque finalmente se suprimieron todas las vocales y se sustituyeron por -y- (en honor a The Byrds) para evitar demandas. Los de Jacksonville tuvieron que dar indicaciones fonéticas en su primer álbum de estudio sobre como pronunciar el nombre.

Aerosmith

Aerosmith. Harry Wilson. Arrowsmith

La banda de Boston, Aerosmith. A la dcha. el álbum “Aerial Ballet” (1968) de Harry Wilson inspirado en un número aéreo-circense que ejecutaban sus abuelos y la novela “Arrowsmith”, del premio Pulitzer Sinclair Lewis, escrita en 1925. Fuente: Internet.

Aerosmith surgió en 1970 de dos bandas que lideraban Steven Tyler y Joe Perry. La nueva formación no tenía todavía un nombre y fue el recientemente incorporado batería Joey Kramer quien tuvo la genial idea tras escuchar el álbum “Aerial Ballet” de Harry Wilson. Kramer mezcló las referencias aéreas con las de un libro de la escuela secundaria que todos odiaban: “Arrowsmith”.  Kramer cuenta que solía escribir la  palabra “Aerosmith” en todos sus cuadernos de clase. Antes la banda había considerado otros nombres menos originales como “The Bananas”, “Stit Jane” o “Spike Jones”. En su tour de despedida, la banda ha decidido seguir jugando con su nombre para rendirse un tributo final: “Aerovederci” es el título de la última gira mundial de los hard rockeros de Boston.

Led Zeppelin

La banda británica Led Zeppelin

El grupo británico Led Zeppelin en 1973. A la dcha. la portada del disco homónimo Led Zeppelin (1969), copiada según John Entwistle de una idea suya. El bajista de The Who también afirma que el nombre de Led Zeppelin fue una idea original propia. Fuente: Internet.

Cuando The Yardbirds se disolvieron a finales de los sesenta, su guitarrista Jimmy Page decidió formar un grupo propio. The New Yardbirds  nació de la unión de Page con Robert Plant, John Paul Jones y John Bonham  pero ante los problemas legales que el apelativo podría causar, la banda empezó a buscar una manera alternativa de darse a conocer. En 1968 Keith Moon, batería de The Who, que colaboraba en una grabación de un tema de Jeff Beck junto a Page, John Paul Jones y John Entwistle, opinó que la nueva formación iba a fracasar y caer como un “globo de plomo” (“lead balloon”, en inglés) a lo que Entwistle añadió: un “zepelín de plomo” (“lead zeppelin”). The New Yardbirds se inspiraron de aquella broma tonta para resurgir fugazmente como “Lead Zeppelin”, hasta que el mánager del grupo, Peter Grant lo cambió por Led Zeppelin para evitar malsonancias en la pronunciación del nombre en EE.UU.

No obstante, John Entwistle, bajista de The Who afirma que fue a él a quien se le ocurrió el nombre de Led Zeppelin para un grupo que pensaba constituir al margen de su formación principal. Según Entwistle se lo comentó al futuro jefe de producción de la banda de Page, quien unos meses más tarde no solo le copió el nombre del grupo sino también la portada del disco que pensaba sacar al mercado.

The Who

La banda de rock británica The Who

The Who en el inicio de su carrera en los años sesenta. Dcha., cartel promocional de los dos singles que la banda sacó al mercado en julio de 1964 como The High Numbers. Fuente: Internet.

Durante dos años The Who no fueron The Who sino The Detours, la banda a la que Roger Daltrey pertenecía antes de conocer a John Entwistle en 1962. Tras las incorporaciones del guitarrista Pete Townshend y del batería Keith Moon, cambiaron su nombre por The Who en 1964. Al principio el nombre no les convencía demasiado, incluso llegaron a cambiarlo durante unos meses en el verano de ese mismo año por sugerencia de su mánager Peter Meaden. Sacaron dos singles bajo el nombre de The High Numbers pero tras la escasa acogida despidieron a Meaden y recuperaron su nombre artístico. The Who era la pregunta que se hacía el público cuando la banda era presentada en directo (¿Los “quien”?), cuando los cuatro integrantes de la formación británica eran aun unos completos desconocidos.

Anuncios

Oscars 2018. Tres anuncios en las afueras

6 Mar

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Fotograma de Tres anuncios en las afueras

Fotograma de Tres anuncios en las afueras. Fuente: Internet.

Tres anuncios en las afueras, candidata a mejor película en la 90ª edición de los Premios de la Academia de Hollywood, es una película incómoda y amarga, que al acabar la proyección deja mal sabor de boca. Comienza y acaba como una historia de perdedores que podría estar ambientada en cualquier época entre los años ochenta y la actualidad –casas viejas, muebles antiguos, vehículos que han vivido mejores tiempos- y que parte de un hecho no resuelto: la violación y asesinato de una joven en Ebbing, una perdida zona suburbial de Missouri.

Pero que nadie se engañe, porque Tres anuncios en las afueras no es un thriller al uso. De hecho, la sucesión de acontecimientos que hacen avanzar la trama de este film independiente protagonizado por Frances McDormand y Woody Harrelson poco tienen que ver con la estructura del género noir.

→Tráiler de Tres anuncios en las afueras (2018). Fuente: You Tube.

“Todavía no hay arrestos, me pregunto por qué. ¿Es que Dios no existe, el mundo está vacío y no importa lo que hagamos?”, se pregunta el personaje de Frances McDormand, ante la ausencia de avances en la investigación por el asesinato de su hija. Pero la impotencia, la rabia y la ausencia de resignación son sentimientos que comparte más de un personaje. La desesperación y la frustración se expresan bajo distintas formas y grados, pero parecen ser el denominador común que mueve la acción en este film.

Mildred Hayes, la “madre coraje” de Tres anuncios en las afueras conversa con el sheriff Bill Willoughby

Mildred Hayes, la “madre coraje” de Tres anuncios en las afueras conversa con el sheriff Bill Willoughby (Woody Harrelson). Fuente: Internet.

La ambientación rural, los diálogos ásperos y las expresiones gestuales contribuyen a perfilar unos personajes rocosos, impermeables y decididos a emprender acciones y reacciones que no siempre resultan justificables ni ortodoxas. Pero al final, y como si de una cadena invisible de favores se tratase, son los justos los que generan los cambios que se intuyen en Mildred Hayes (Frances McDormand) y la sorprendente metamorfosis del oficial Jason Dixie (un inspirado Sam Rockwell, justo merecedor del Oscar a mejor actor de reparto).

Jason Dixie (izq.) es un oficial de policía racista y conflictivo en Ebbing

Jason Dixie (izq.) es un oficial de policía racista y conflictivo en Ebbing. Fuente: Internet.

Entre el excelente reparto de actores que participa en esta producción independiente que ha arrasado en taquilla, destaca la veterana Frances McDormand, ganadora de un Oscar por Fargo (1996), que una vez más borda un papel incómodo y complejo que le ha valido su segunda estatuilla dorada. Sin olvidar a otro secundario poco corriente, Peter Dinklage, en un papel diametralmente opuesto a su interpretación en Juego de Tronos.

Escena entre Frances McDormand y Peter Dinklage

Escena entre Frances McDormand y Peter Dinklage. Fuente: Internet.

Pocos fallos se detectan en la última película de Martin McDonagh. Quizá una transición más fluida entre la primera y la segunda parte del metraje y un final mejor resuelto hubieran dado más cuerpo al relato, pero en ese caso estaríamos hablando de otros personajes, otro argumento y, en definitiva, otra historia.

Valoración: 4/5 estrellas.

+ info:

Cartel de “Tres anuncios en las afueras”.

Cartel de “Tres anuncios en las afueras”. Fuente: Internet.

Tres anuncios en las afueras se estrenó en España el 12 de enero de 2018. Es una cinta dirigida, escrita y producida por Martin McDonagh y producida por Graham Broadbent y Pete Czernin.

La cinta estuvo nominada al Oscar a mejor película, mejor actriz protagonista (Frances McDormand), mejores actores de reparto (Woody Harrelson y Sam Rockwell), mejor guion original, montaje y banda sonora original. Resultaron ganadores Frances McDormand y Sam Rockwell.

La banda sonora, producida por Carter Burwell, incluye una selección de 18 temas indie y folk, además de temas instrumentales especialmente compuestos para la película.