El peligro de los microplásticos

16 Ene

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Microplásticos.

Microplásticos. Fuente: Internet.

Microplástico” fue la palabra del año 2018 elegida por la Fundación Fundéu BBVA (Fundación del Español Urgente). Y el voto coincide con el aumento de las iniciativas gubernamentales para combatir la proliferación de esta diminuta materia presente en un gran número de productos de uso diario que está contaminando el medio ambiente a nivel global.

El término se refiere a las micropartículas de plástico (polietileno, polipropileno o poliestireno) de menos de 5 mm de diámetro presentes en muchos productos de limpieza e higiene personal. Debido a su reducido tamaño, no pueden ser filtradas por las depuradoras de agua antes de depositarse en el mar, por lo que son ingeridas por la fauna marina. El tamaño de los microplásticos es objeto de discusión, aunque existe un consenso internacional respecto a la medida de 5 mm alcanzado por la mayoría de agencias medioambientales (ONU Medioambiente, Agencia Europea de Medioambiente, Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.).

Los microplásticos primarios son aquellos fabricados directamente por la industria cosmética para elaborar productos de higiene, mientras que los microplásticos secundarios se generan por la descomposición molecular de los plásticos de mayor tamaño (bolsas, botellas, envases) vertidos al mar en una proporción estimada de ocho toneladas al año.

Basura plástica depositada en el mar.

Basura plástica depositada en el mar. Fuente: Internet.

“No Blue, no Green” (Sylvia Earle)

La acumulación en los océanos de productos elaborados a partir de derivados del petróleo, como los plásticos y microplásticos comenzó a finales de los años setenta. Y tan solo una década después, en 1988, ya se detectó una zona del Pacífico norte con una notable acumulación de microplásticos. La denominada “Isla de Basura” fue la primera de las tres franjas oceánicas contaminadas que han sido identificadas hasta el año 2011.

La “Isla de Basura”

La “Isla de Basura”, localizada en el océano Pacífico, entre Hawái y las costas de California. Su extensión es de 3.4 millones de kilómetros cuadrados. Fuente: Facebook/Internet.

La isla de basura (Pacífico norte)

En la isla se acumulan 100 millones de toneladas de desechos. En su parte central se registra una mayor concentración de microplásticos. Fuente: Internet.

Los primeros estudios científicos sobre microplásticos se emprendieron a principio de los años 2000. La destacada bióloga marina Sylvia Earle advertía ya en 2009 de la necesidad de preservar la salud de los océanos para proteger el medio ambiente: “no Blue, no Green” fue su célebre máxima. Ahora asegura que “el plástico no es malo en sí, sino lo que hacemos con él”.

“Collage” plásticos

“Collage” fotográfico elaborado a partir de 3.000 tapones de botellas de Coca-Cola recogidos en playas de todo el mundo y extraídos de los vientres de aves marinas. Autora: Mandy Baker. Fuente: Samia Benaissa Pedriza.

Existen suficientes estudios sobre la contaminación por microplásticos en el medio marino, pero no así sobre sus efectos en el aire y el medio terrestre. Un estudio de la Universidad de Heriot-Watt (Escocia) revela que en la comida que ingerimos cada día podrían contenerse más de 100 micropartículas de plástico, frente a las 3,35 detectadas en los mejillones, directamente procedentes del mar. Las nanopartículas, procedentes del polvo en suspensión de los hogares, se depositarían en los alimentos que ingerimos cada día.

Por otro lado, una investigación en Alemania ha concluido que la presencia de microplásticos en los suelos y sedimentos podría ser aún más contaminante que la de los océanos ya que su concentración es de 4 a 23 veces superior, según la zona analizada. Las micropartículas de plástico que han incorporado sustancias tóxicas como el cloro pueden ser absorbidas por los suelos o filtrarse en aguas subterráneas.

Microplásticos en los suelos.

Microplásticos contaminantes en los suelos. Fuente: El diario.es (Licencia CC).

¿Un peligro para el ser humano?

En la actualidad, las investigaciones se centran en analizar la presencia de microplásticos en la cadena alimentaria (Greenpeace, Universidad de Melbourne), aunque aún no existen resultados concluyentes sobre sus efectos en la salud humana. Sin embargo, dada la capacidad de los microplásticos para absorber sustancias tóxicas, podrían ser potencialmente peligrosos para las especies animales y los seres humanos. Según un informe de Ecologistas en Acción, los microplásticos con mayor impacto serían aquellos con un tamaño comprendido entre 1 y 5 mm, ya que los inferiores a 1 mm pueden ser excretados fácilmente por las especies que los ingieren.

→ Seguir leyendo reportaje “El peligro de los microplásticos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: