Actualidad

Elecciones presidenciales francesas

Emmanuel Macron o más vale lo bueno por conocer

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Emmanuel Macron, nuevo presidente de la República Francesa.

Emmanuel Macron, nuevo presidente de la República Francesa. Fuente: http://www.20minutos.es (Licencia CC).

El triunfo en la segunda vuelta de las elecciones de Emmanuel Macron, un político neófito y autodenominado como socioliberal que será el nuevo presidente de la República francesa, expresa un cambio de rumbo hacia nuevas formas de hacer política. Más que de programas y de políticas públicas bien definidas se trata de desarrollar un conjunto de estrategias de márquetin inspiradas en las viejas ideologías pero aplicadas al complejo y plural contexto socioeconómico actual.

No es de extrañar por tanto que la incertidumbre haya sido la tónica general durante todo el tiempo de campaña. “En las próximas elecciones, no tengo claro qué haré. Lo único que puedo decir es que soy de izquierdas, por lo que resulta imposible que vote a Hollande, que ha llevado a cabo una política de derechas”. Estas declaraciones del escritor Pierre Lemaitre representan la opinión de muchos franceses llamados a votar en las elecciones presidenciales de 2017.

El castigo al gobierno socialista de François Hollande y a las consignas liberales que se acataban y recibían desde Bruselas se ha manifestado en las urnas, con la decadencia del partido socialista francés  pero también con el desmoronamiento del bipartidismo. Una tendencia que se viene produciendo en Europa desde hace algunos años y que está contribuyendo a configurar el nuevo mapa político del siglo XXI.

No a la política tradicional

En las últimas elecciones presidenciales los franceses no han querido perpetuar en el poder ni a un socialismo de derechas ni facilitar el retorno de la derecha tradicional. En la primera vuelta, el Partido Socialista y el de Los Republicanos solo consiguieron reunir de forma conjunta un escaso 26% del total de los votos, lo que constituye una de las mayores debacles electorales de los partidos de electores tradicionales en la historia política de la Unión Europea. Que el Frente Nacional llegase segundo en la primera vuelta de las elecciones dice mucho de la situación política, económica y social que vive la Francia de 2017: un país acorralado por el terrorismo islámico y menos influyente a nivel internacional, con una significativa pérdida de poder de la clase media y el constante empobrecimiento de los más desfavorecidos.

La incapacidad de los políticos tradicionales para solucionar los problemas de los ciudadanos ha permitido que partidos hasta ahora minoritarios (el Frente Nacional) o recién creados (En Marche, France insoumise) hayan salido victoriosos en el primer ensayo de las presidenciales de 2017.

Resultados elecciones francesas (primera vuelta)

Gráfico nº 1. Resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas de 2017. Fuente: elaboración propia según datos del diario Le Monde.

La elección en dos vueltas

Llevar a cabo la elección del presidente de la república en dos vueltas permite alargar la campaña electoral, corregir errores y hasta cambiar de discurso si esto último resultase conveniente. Es el caso de Nicolas Dupont-Aignan, el nuevo socio de Marine Le Pen, que durante la segunda vuelta decidió dar un cambio de rumbo radical y presentarse como su futuro primer ministro después de haber marcado diferencias con el Frente Nacional y haber dicho que su programa “no es serio”. Todo con tal de arañar los votos necesarios para ocupar una plaza en el Elíseo.

Durante la segunda vuelta Emmanuel Macron  no cambió de discurso a pesar de que él mismo es todo un experimento. Según el que fuera antiguo ministro de Economía del socialista François Hollande, su proyecto “progresista” es incluyente y bajo el mismo paraguas cubre “desde la socialdemocracia hasta el gaullismo social”, un conjunto de distintas familias políticas en ocasiones difíciles de reconciliar (Le Figaro 29.04.2017). Tras dimitir de su cargo, en abril de 2016 fundó el movimiento En Marcha! afirmando entonces que ya no era socialista.

Macron, presidente de un partido que con tan solo un año de vida se ha aupado a la presidencia de Francia, asegura haber comprendido durante la campaña y tras los resultados de la primera vuelta que su deber era reconciliar a los franceses y gobernar para todos, incluidos los votantes antisistema, los antiglobalización y los euroescépticos.

El joven exmilitante socialista surgió como una unión de izquierdas y de derechas moderadas que con su discurso centrista y esperanzador ha conseguido convencer a una mayoría suficiente de franceses. Suficiente y no mayoritaria porque Macron solo ha conseguido llegar con sus proclamas al 15% de los desempleados. El grueso de este colectivo se inclinó hacia Marine Le Pen, quien obtuvo con mayor facilidad la confianza de los votantes de mediana edad, sin estudios universitarios y con menor poder adquisitivo. En definitiva, el caldo de cultivo del populismo.

A pesar de que la situación económica del país no es tan delicada como la de otros países europeos, mucho más afectados por la crisis económica, los franceses perciben que su situación política y económica está estancada. La tasa de ocupación de trabajadores se mantiene en los mismos niveles desde 2012, fecha de las últimas elecciones presidenciales, cuando se está registrando una tendencia al alza en la mayoría de países del entorno europeo. Lo mismo ocurre con el PIB, que creció un 1,2% en 2016, una décima menos que en 2015. Y la tasa de desempleo no ha bajado del 10% en los últimos tres años.

Tasa de ocupación en Francia

Gráfico nº 2. Tasa de ocupación en Francia (2012-2015) entre los trabajadores de 20 a 64 años. Fuente: elaboración propia según datos de Eurostat (noviembre de 2016).

 

Crecimiento PIB en Francia

Gráfico nº 3. Crecimiento del PIB en Francia (2012-2016). Fuente: elaboración propia según datos de http://www.datosmacro.com.

Lo cierto es que no se sabe si Macron ha ganado las elecciones por sus propuestas o como opción única para frenar el avance del Frente Nacional. Zinédine Zidane, figura popular y entrenador francés del Real Madrid instó a votar expresamente en contra del  partido de Marine Le Pen: “hay que evitar al máximo al Frente Popular; los extremos nunca son buenos”. Sin embargo entre la clase política, no todos los partidos del frente republicano han pedido el voto a favor de Macron. La Francia insumisa de Jean-Luc Mélenchon, otro exmilitante socialista, pidió directamente la abstención. La izquierda y la derecha tradicionales sí requirieron el voto a favor del candidato de En Marcha, pero solo como forma de evitar un mal mayor.

La campaña política

En esta campaña el factor común ha sido la mezcla de ideologías y el giro antisistema incluidos en los respectivos programas políticos. Marine Le Pen, máxima representante de la extrema derecha hizo público un programa económico calificado por Nicolas Dupont-Aignan como “demasiado socialista”. El mismo político gaullista que ha utilizado como slogan “ni sistema ni extremos” y que acabó pactando sorpresivamente con Le Pen un futurible acuerdo de gobierno durante la segunda vuelta de las elecciones. Y no olvidemos que Mélenchon (extrema izquierda) y Le Pen coincidieron en proponer la vuelta al proteccionismo económico como forma de luchar contra la mano de obra barata extranjera.

Marine Le Pen

Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional. Autora: Blandine Le Cain (Licencia CC).

 

Nicolas Dupont-Aignan y Jean-Luc Mélenchon

Nicolas Dupont-Aignan (izda.) y Jean-Luc Mélenchon. Autores: Marie-Lan Nguyen y MathieuMD (Licencia CC).

Lo que también ha unido a los partidos en esta campaña electoral ha sido su grado de radicalidad, proporcionalmente relacionado con el nivel de descontento social de los electores. Esta circunstancia ha permitido que representantes de partidos políticos opuestos hayan pedido el voto en la segunda vuelta a los votantes de sus rivales. Véase si no el caso de  Marine Le Pen solicitando la confianza de los votantes de extrema izquierda de Jean-Luc Mélenchon, un electorado joven y urbano pero también proletario y empobrecido por los efectos de la desindustrialización  y el paro.

Algunos candidatos han tirado más hacia la izquierda (Mélenchon) y otros hacia la derecha (Le Pen y Dupont-Aignan) mientras otros con mejor fortuna han buscado el centro (Macron), pero lo que ha quedado claro en estas elecciones es que la vieja oposición izquierda-derecha se ha quedado completamente obsoleta. Los franceses han reaccionado con contundencia ante la incapacidad de los últimos gobiernos para hacer frente a los desafíos de la globalización y de la crisis económica y han apostado por el cambio, por incierto que este pudiera parecer. El viejo dicho “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” ha dejado de resultar útil para los franceses.

La victoria de Emmanuel Macron

Los sondeos publicados durante la segunda vuelta de las elecciones daban por segura la victoria de Emmanuel Macron, aunque el margen de diferencia con la candidata del Frente Nacional fuera estrechándose conforme se acercaba la fecha de las votaciones. El temor de los que apoyaron a Macron era que una alta tasa de abstención  -finalmente algo superior al 24%, la más alta conocida en Francia- junto a un alto porcentaje de votos en blanco (12%) acabase por dar como ganadora a Marine Le Pen. Y es que para algunos franceses votar solo por Macron o por Le Pen podría resultar demasiado antinatural. Se trataría fundamentalmente de la izquierda y la derecha radicales a quienes Macron y Le Pen les pueden parecer mucho o muy poco.

Desde el exterior Macron recibió el apoyo de la canciller alemana Angela Merkel: “No tengo la mínima duda de que Emmanuel Macron, si es elegido, que es lo que yo deseo, será un presidente fuerte”, aseguró ante la prensa alemana tras los resultados de la primera vuelta. Todo porque Macron se cuidó de asegurar la continuidad de un programa económico de corte liberal y la permanencia de Francia en la UE frente al “Frexit” de Marine Le Pen y la salida del euro.

Resultados segunda vuelta elecciones francesas

Gráfico nº 4. Resultados de las elecciones presidenciales francesas de 2017 (segunda vuelta). Fuente: elaboración propia según datos de Kantar Sofres.

Tras la victoria de Emmanuel Macron habrá que ver cómo piensa llevar a la práctica el nuevo presidente de Francia todo lo prometido durante la campaña. Ante él se vislumbra un panorama incierto que se definirá tras los resultados de las elecciones legislativas del próximo mes de junio y que configurarán nuevas mayorías en la Asamblea Nacional con las que podrá empezar a trabajar con mayor conocimiento de causa.

+ info:

→Reportaje sobre Emmanuel Macron: Le roman d´une ambition (La historia de una ambición). Emitido por la cadena de televisión France 2 el 26-02-2015 (idioma: francés).


Conectados

Semana del 20 al 26 de marzo de 2017

Contención frente a la barbarie

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Sting Barcelona 2017. Atentado Londres

El cantante británico Sting en el estreno de su última gira europea en Barcelona. Debajo imagen del atentado terrorista cometido en el puente de Westminster (Londres). Fuente: Internet y http://www.atlantico.net (Licencia CC).

En los años ochenta en el Reino Unido había una “dama de hierro” al frente del gobierno. Treinta años después otra mujer “fuerte” (Donald Trump dixit) ocupa el puesto. Aunque las circunstancias han cambiado dramáticamente: en los últimos días Theresa May ha anunciado el pistoletazo oficial de salida del Reino Unido de la UE, se ha enfrentado a las presiones de los independentistas escoceses y ha sufrido un atentado yihadista cometido a las puertas del Parlamento mientras el Big Ben marcaba la hora.

Horas antes de que se cometiera el ataque terrorista –y de que en Bélgica se conmemorara el primer aniversario de otro atentado infame del EI- el cantante británico Sting estrenaba en directo su nuevo disco reivindicativo. De la peor manera imaginable, Sting acabó poniendo la banda sonora a un día que parecía haber amanecido como otro típico día inglés, plomizo e intrascendente, pero que nadie intuía bárbaro y mortífero.

La sobremesa previa a la hora del té pudo haber sido el momento propicio para rodar otra película de James Bond con espectaculares escenas de acción en el puente de Westminster y uno de los temas de Sting sonando de fondo. Pero todo fue demasiado real. Cinco muertos, decenas de heridos, un asaltante abatido a tiros, la Cámara de los Comunes sitiada y la primera ministra May saliendo a la fuga del Parlamento.

El mundo suma otro atentado al orden público, planeado para echar por tierra los principios democráticos, la libertad de existir en un mundo multicultural, en el epicentro de la Europa políglota y multirracial.

Algunos británicos y muchos europeos posiblemente se pregunten qué pasará con la lucha antiterrorista cuando el Reino Unido salga definitivamente de la UE. Para algunos estar fuera del club europeo podría significar retomar el control de unas fronteras que nunca dejaron de serles propias. Otros, quizá experimenten un mayor sentimiento de inseguridad, cuando el país tenga que enfrentarse a la lucha contra el terror en solitario, sin el apoyo defensivo de una organización como la UE.

En el pasado, la lucha contra el terrorismo era doméstica (el IRA en Inglaterra, ETA en España) pero se llevaba a cabo en común, con la cooperación de los socios europeos. Ahora que las amenazas son externas los esfuerzos del Reino Unido tendrán que hacerse a solas. A pesar de la solidaridad y de la buena voluntad entre vecinos, habrá información relevante que dejará de compartirse, así como estrategias que dejarán de coordinarse y efectivos que no estarán ya disponibles en momentos de crisis. En definitiva, no será lo mismo tras el Brexit. Para bien o  para mal.

Sobre el Brexit Sting ya se pronunció desde su retiro en Nueva York: “son como pavos votando a favor de un banquete anticipado de Acción de Gracias”. Y ahora que está en Europa el “Englishman in New York” protesta musicalmente contra la inseguridad del mundo en que vivimos: las crisis humanitarias, los efectos del cambio climático y la ausencia de soluciones pacíficas a los problemas de nuestro tiempo. Aunque seguramente no esperaba encontrarse de repente con el enemigo en casa. Ni siquiera la música puede contener la barbarie.

+ info

→El 22 de marzo de 2017 Adrian Russell, un británico de origen musulmán de 52 años de edad, empotró un vehículo alquilado contra la valla del Parlamento británico causando la muerte de tres personas y heridas a dos decenas de transeúntes. A continuación el terrorista apuñaló mortalmente a un agente de la policía antes de que este le abatiese a tiros deteniendo así su ataque. El atentado fue reivindicado por el Estado Islámico.

→Vídeo del single I can´t stop thinking about you, del disco de Sting ´57th & 9th´ (A&M Records 2016). Fuente: You Tube.


Opinión

Edward Snowden, un puñado de rumores

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Edward Snowden

Xilografía de Edward Snowden. Autor: Felipe Crespo (Licencia CC).

La vida de Edward Snowden desde que decidiera sacar a la luz las miserias del espionaje estadounidense, solo puede calificarse de incierta. Precariedad e inseguridad son los términos que definen su modo de vida desde que en 2013 huyese a Hong Kong con una ristra de información confidencial sobre el modo en que la NSA (la Agencia Nacional de Seguridad) espía a los ciudadanos del mundo. Incluidos los gobernantes de potencias aliadas de EE.UU. que obviamente no se lo tomaron demasiado bien.

Hasta ahora el exanalista informático respiraba tranquilo en Rusia donde se le ha concedido una prórroga del permiso de residencia del que gozaba hasta el año 2020. Pero tras pasar cuatro años en el gélido país de Vladimir Putin, Snowden teme ahora por su suerte tras la llegada de Donald Trump a la presidencia de EE.UU.

Los abogados de Snowden intentaron que Barack Obama le concediese el indulto antes de finalizar su mandato. Algo altamente improbable teniendo en cuenta que Snowden asegura que reveló lo que sabía porque se sintió decepcionado por la pasividad de Obama. Al ahora expresidente le quedó claro que Snowden no era el soldado Manning, otro delator condenado a 35 años de privación de libertad, que sí se enfrentó a un proceso judicial y sí mostró arrepentimiento.

¿Qué pasa con Edward Snowden? Cien mil firmas apoyaron la petición de indulto de Manning ante la Casa Blanca pero solo quinientas respaldaron la de Snowden. El exempleado de la NSA recibe apoyo institucional de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch pero hasta la fecha no ha logrado que ningún país se muestre dispuesto a ofrecerle asilo político en su territorio.

La defensa legal internacional de Snowden no ha planteado todavía una petición formal de asilo en ningún país. El tanteo de sus abogados ante distintos Estados de Europa y América Latina no parece estar dando frutos. El representante legal de Snowden en Alemania, Wolfgang Kaleck, ha realizado el último intento ante el Parlamento Europeo sin demasiado éxito. Según Kaleck, a Snowden le interesaría solicitar el asilo en España, Islandia y Alemania. Por ese orden. Pero tanto Ecuador, que en su día rechazó acoger a Snowden, como el conjunto de países del entorno europeo tienen vigentes legislaciones que solo permiten tomar en cuenta las peticiones de individuos que ya se encuentren en su territorio. Y Snowden, que se sepa, sigue residiendo en Rusia.

De nuevo surgen rumores. La cadena de televisión NBC afirma ahora que se están produciendo negociaciones entre Rusia y EE.UU. para la entrega de Snowden, quien se enfrentaría a treinta años de prisión por la presunta comisión de tres delitos contra la seguridad nacional. El gobierno de Moscú y Anatoli Kucherena, el abogado de Snowden en Rusia lo niegan. El propio Snowden aprovecha para demostrar vía Twitter que no es un traidor ni un espía del gobierno ruso. Y por si quedara alguna duda no duda en criticar las políticas del ejecutivo de Vladimir Putin cuando entiende que estas violan los derechos humanos.

“No quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo. Es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir”, le dijo Edward Snowden al periodista de The Guardian que le entrevistó junto a Laura Poitras para su aclamado documental “Citizenfour”. Ahora el exempleado de la CIA y de la NSA vive de las conferencias que da a 10.000 dólares por comparecencia. Mañana, quien sabe.

+info:

→En 2013 Edward Snowden, un empleado subcontratado por la NSA, reveló a la prensa internacional detalles de dos programas secretos de espionaje desarrollados de forma ilegal por la agencia estadounidense. Tras huir en un primer momento a Hong Kong (China) logró llegar a Moscú donde recibió asilo temporal por un año. En 2014 Rusia le concedió un permiso de residencia de tres años.

→Ver Documental Citizenfour de Laura Poitras. “Citizenfour” es el apodo que Edward Snowden empleaba para comunicarse con la realizadora durante su exilio en Hong Kong. La producción obtuvo el Oscar al mejor documental de larga duración en 2015.

Oliver Stone llevó a la gran pantalla la historia del exanalista de la NSA en Snowden (2016). Para el cineasta, Edward Snowden es “como un boy scout”, un joven idealista y un patriota.


Elecciones EE.UU.

Donald Trump, presidente sorprendente

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Donald Trump, presidente electo de EE.UU.

Donald Trump en su primer discurso como presidente electo de los Estados Unidos. Fuente: Internet.

La victoria del polémico Donald Trump sobre la aspirante del partido demócrata Hillary Clinton representa para muchos un indicador de cambio profundo en la no tan antigua historia política de Estados Unidos. El candidato republicano no es el primer político sin experiencia que alcanza la presidencia del país más influyente del continente americano, pero posiblemente sí haya sido el más controvertido. La presidencia de un arrogante Donald Trump  a priori anuncia grandes transformaciones en EE.UU y en el resto del mundo, aunque surgen dudas sobre la virtualidad de un cambio más aparente que trascendente.

La victoria de Donald Trump

Donald Trump ha ganado las elecciones a la presidencia de Estados Unidos por un cuestionado margen de votos, una situación no del todo inusual en las grandes citas electorales del extenso país americano. El antecedente más reciente: las disputadas elecciones que dieron la victoria a Georges W. Bush en el año 2000. Una diferencia escasa de 500.000 votos a favor de Al Gore no impidió ser presidente a un candidato republicano tan cuestionado como Donald Trump por su incapacidad para hacer frente a los desafíos de una nueva presidencia en tiempos de cambio.

En estas elecciones Donald Trump tampoco se ha presentado como el abanderado del cambio político y social en EE.UU. Sus propuestas para “volver a hacer América grande” (construir muros contra la inmigración ilegal, deportar a 11 millones de trabajadores ilegales, recuperar Guantánamo, vigilar indiscriminadamente a la ciudadanía) no han sido innovadoras ni revolucionarias, ni siquiera populistas, sino más propias de partidos de extrema derecha. Trump, un independiente que entró como un viento huracanado en el partido republicano, ha empleado durante la campaña una estrategia de comunicación directa, con mensajes extremistas e incendiarios, cuya única finalidad era llamar la atención de un electorado pasivo y desencantado.

→Vídeo. Intervención de Donald Trump durante el último debate electoral con Hillary Clinton. El candidato republicano expresa su opinión en contra de la inmigración ilegal. Fuente: Canal oficial de Donald Trump en You Tube.

Hillary Clinton, ni cambio ni recambio

Tras los comicios, algunos se preguntan si Donald Trump ha ganado realmente las elecciones o si no ha sido Hillary Clinton quien las ha acabado perdiendo por exceso de confianza. Para muchos votantes demócratas decepcionados con Barack Obama, la exprimera dama norteamericana no ha representado el cambio deseado y prometido. Ni tampoco un recambio político, porque Clinton se ha mostrado diferente a Obama la hora de hacer política. A Hillary le han votado las mujeres, las clases medias blancas y las minorías étnicas, pero también las grandes corporaciones y las élites económico-financieras. Meses atrás, durante las primarias del partido demócrata, logró vencer al resto de candidatos “izquierdistas” posicionándose sin miedo hacia la derecha de su propia formación política. Una estrategia que posiblemente le haya hecho perder más votos de los deseados.

Hillary Clinton durante un mitin en Arizona

Hillary Clinton durante un mitin en Arizona en marzo de 2016. Autor: Gage Skidmore (Licencia CC).

El papel de los indecisos parece haber sido fundamental para inclinar la balanza del lado de Trump, más allá de los mensajes provocadores, de los escándalos surgidos durante la campaña electoral o de las maniobras de acoso y derribo del adversario. En contra del establishment, los estadounidenses han votado paradójicamente esta vez por la opción más nacionalista y proteccionista, dentro y fuera de su territorio. Mientras, el resto de potencias mundiales se preguntan si Donald Trump finalmente se atreverá a poner en práctica sus propuestas más discutidas, en qué tiempos y bajo qué formas.

Continuismo político

Los analistas políticos han vendido estas elecciones como un enfrentamiento polarizado entre dos candidatos opuestos en las formas aunque no tanto en el contenido. Ambos han defendido la estabilidad de un sistema económico liberal con algunas concesiones extra a las políticas sociales asumidas por el Estado, en el caso de Hillary Clinton. Aunque poco se ha difundido del contenido real de los respectivos programas electorales.

Al contrario de lo que ocurrió durante las presidenciales que dieron el triunfo a Barack Obama en 2008, la campaña no se ha desarrollado en los nuevos medios sino en un canal tan tradicional como efectivo: la televisión. Los medios audiovisuales han caricaturizado a los oponentes -un empresario racista y xenófobo y una exprimera dama engañada- y exprimido su popularidad para ganar audiencia a golpe de telerrealidad. Ya sea por conveniencia o por indiferencia, tanto Clinton como Trump se han dejado convertir en dos productos de consumo enfrentados en una sociedad marcada por los dictados de los medios de comunicación.

→Vídeo. Participación de la candidata demócrata Hillary Clinton en el programa de entretenimiento “The Tonight Show” presentado por Jimmy Fallon. Clinton mantiene una conversación telefónica con un ficticio Donald Trump. Fuente: You Tube.

Durante la larga campaña electoral -año y medio si incluimos los procesos internos de selección interna de candidatos por cada partido- los americanos han ido descartando todas la opciones más próximas al cambio social: Bernie Sanders fue derrotado por Hillary Clinton en las primarias del partido demócrata y los candidatos de otros partidos como el Green Party son opciones anecdóticas para los estadounidenses que siguen prefiriendo hacer uso del voto útil y erigir opciones mayoritarias en el Congreso -casi exclusivamente en manos de Republicanos o Demócratas-.

Bernie Sanders y Jill Stein

El aspirante y senador por Vermont Bernie Sanders era el preferido por el sector más “izquierdista” del partido demócrata. Fuente: Congreso de los EE.UU. (sanders.senate.gov). Imagen de dominio público. A la dcha., la activista Jill Stein, candidata presidencial del Green Party. Autor: Gage Skidmore (Licencia CC).

A pesar del descontento social por los bajos salarios en Estados Unidos y de la carestía de los seguros privados de salud, los estadounidenses no se muestran especialmente interesados en instaurar un sistema público de salud inclusivo y garantista, acostumbrados a tener que pagar por casi todo lo esencial (vivienda, educación o sanidad). Lo mismo ocurre con los altos índices de criminalidad que nadie quiere vincular a la tenencia descontrolada de armas, o la inmigración ilegal a la que se sigue culpando del aumento del desempleo.

La ausencia de una voluntad real por afrontar cambios políticos profundos por parte de Hillary Clinton y Donald Trump en las últimas elecciones presidenciales se explica por la inexistencia de un cambio social significativo. La sociedad estadounidense es aun una entidad en su mayoría conservadora y monolítica, y ello a pesar de la aparente polarización mediática construida por los medios durante la campaña electoral. Los resultados electorales que han dado la victoria a Donald Trump son buena prueba de ello.

+ info:

→El 20 de enero de 2017, Donald Trump se convertirá en el 45 presidente de EE.UU. Trump ha dado al traste con las aspiraciones de Hillary Clinton de convertirse en la primera mujer presidenta en la historia de su país. Desde que en 1872 la sufragista Victoria Woodhull presentase su candidatura (sin votos) solo 17 mujeres más lo han intentado en el pasado, sin éxito.

→El sistema electoral estadounidense no permite a los electores votar directamente por un candidato. Los votantes eligen un determinado número de compromisarios por Estado que a su vez votan por cada candidato. A pesar de que Hillary Clinton obtuvo 395.000 votos directos más que Donald Trump, este sumó un total de 306 compromisarios, superando la mayoría necesaria de 270 votos para proclamarse presidente de Estados Unidos.

Resultados de las elecciones presidenciales en EE.UU. por Estados (2016).

El matrimonio Clinton junto a Donald Trump.

El matrimonio Clinton junto a Donald Trump. Fuente: Internet.

Las relaciones entre Hillary Clinton y Donald Trump

Se da la circunstancia de que en 1968 Hillary Clinton fue presidenta de la asociación Young Republicans y becaria del partido republicano en el Congreso de EE.UU. Poco después su ideología dio un rumbo hacia ideas más progresistas.

En el pasado, el matrimonio Clinton recibió donaciones de Donald Trump para fines políticos a través de la Fundación Clinton. En 2012, el mediático empresario decía de Hillary Clinton que era una mujer “fantástica”. “Me gustan mucho ella y su marido”, llegó a afirmar Trump en la cadena Fox.

Documental “Así se hizo Trump”. Fuente: RTVE. Año: 2016. Contenido disponible hasta el 11-11-2016.

Documental “Hillary Clinton, una mujer a abatir” (A woman on the edge). Fuente: RTVE. Año: 2016. Contenido disponible hasta el 11-11-2016.


Opinión

Radicalización express en un mundo 2.0

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Atentado en Niza.

Arriba, momento en que el camión conducido por Mohamed Lahouaioj Bouhel es detenido por la policía en el paseo marítimo de Niza. Abajo, el célebre hotel Negresco en el Paseo de los Ingleses. Fuente: Notimex Tv y Anna M. Stevenon (Licencia CC).

Thomas Weber, autor del último libro sobre Hitler, “Cómo Hitler se convirtió en nazi”, afirma que la radicalización se da en contextos históricos diferentes, que ocurre de “forma gradual pero relativamente rápida” y que resulta casi imposible de invertir.

Mohamed Lahouaioj Bouhel, autor del atentado terrorista perpetrado hace dos días en Niza y reivindicado por el Estado islámico, era un lobo solitario de 31 años, poco o nada religioso y no tenía vínculos conocidos con el extremismo islámico. Contaba con un perfil tan aparentemente anodino e inofensivo que a las autoridades francesas les ha costado confirmar la existencia de un vínculo terrorista con el atropello mortal e intencionado de 84 personas en plena Costa azul.

En el libro de Weber se cuenta que el punto de inflexión en la radicalización de Adolf Hitler, un soldado común y corriente y sin demasiadas luces, fue la visión de una Alemania caída y humillada tras la Primera Guerra Mundial en el Tratado de Versalles (1919). Pero hasta 1923, cuando Hitler dio su fracasado golpe de Estado pasaron cuatro años. Un tiempo relativamente corto en el que se desarrolló el germen de lo que más tarde sería el nacional-socialismo.

El desencadenante de la radicalización express de Bouhel aun se desconoce. “La radicalización ha sido muy rápida”, declaraba Bernard Cazeuneuve, ministro del Interior de Francia. Tan rauda que nadie la vio venir, lo que abre una inquietante grieta en el entramado de la lucha contra el terrorismo internacional y en la seguridad nacional, que ha quedado en entredicho.

El contexto histórico en el que se ha llevado a cabo la apresurada radicalización de Mohamed Lahouaioj Bouhel es aquel en el que un simple cuchillo de cocina o un camión de gran tonelaje son capaces de sembrar el pánico en cualquier punto de la civilización occidental ante la impotencia de unos gobernantes incapaces de proteger la vida de sus ciudadanos una y otra vez.

Adolf Hitler recurrió a la propaganda como arma arrojadiza en un mundo no globalizado todavía. Al principio sin demasiado éxito, después aupado por las élites de una sociedad profundamente racista. Casi un siglo después, el terror sigue empleando los mismos recursos e instrumentos: la violencia indiscriminada y la guerra psicológica ejercida esta vez sobre una sociedad tecnológica y mediatizada que facilita peligrosamente y de forma inmediata la difusión de todo tipo de mensajes, incluidos los sectaristas.

Cuarenta y ocho horas después de la tragedia, la sociedad internacional sigue conmocionada, pero los turistas ya han vuelto a desfilar por el icónico Paseo de los Ingleses. Aunque nunca más volveremos a evocar del mismo modo el famoso paseo marítimo de Niza, ni sus glamurosos hoteles y restaurantes. Hasta el elegante Negresco se ha convertido estos días en un improvisado hospital de campaña. Escenas más propias de un conflicto bélico que lamentablemente tiene visos de perdurar en el tiempo.


Día Internacional del libro

Especial Conectados. 400 aniversario

Miguel de Cervantes y William Shakespeare, juntos pero no revueltos

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Miguel de Cervantes y William Shakespeare

A la izda., retrato de Miguel de Cervantes firmado por Eduardo Balaca en el siglo XIX (Museo del Prado). A la dcha., retrato de William Shakespeare atribuido a John Taylor (National Portrait Gallery de Londres). Imágenes de dominio público.

Desde que en 1995 la UNESCO declarase el 23 de abril como día internacional del libro y de los derechos de autor, la conexión entre Miguel de Cervantes y William Shakespeare ha quedado universal y atemporalmente  fijada. Aunque la idea original surgió en la mente de un modesto editor valenciano que en tiempos de la Dictadura de Primo de Rivera convenció al gobierno para dedicar un día al año a promover la escasa cultura literaria de los españoles.

Miguel de Cervantes y William Shakespeare probablemente sean los dos mayores escritores en lengua castellana e inglesa que haya dado la literatura universal. La repercusión e influencia de sus obras a lo largo de los siglos es indiscutible, pero aunque compartieron una misma época histórica, muy pocas cosas más tuvieron en común.

Miguel de Cervantes Saavedra provenía de una familia de juristas caída en desgracia. La ruina económica de su familia le obligó a desempeñar los oficios de soldado y recaudador de impuestos a la Iglesia lo que le valió tres excomuniones  por parte de la misma institución en la que su abuelo había colaborado como juez de la Santa Inquisición. William Shakespeare (o Shakspere, Shaksper y Shake-speare,  según las diversas grafías patronímicas admitidas en la época isabelina), por el contrario, descendía de una buena familia que supo conservar su posición económica. Tuvo la oportunidad de desarrollarse como actor y dramaturgo y conocer el éxito en vida.

Cervantes, ávido lector desde la infancia -un hecho poco común en la España del siglo XVI- era un entusiasta del teatro. Pero aunque escribió obras de este género–los célebres entremeses- nunca gozó de la aceptación popular que sí lograron las comedias de Lope de Vega, mucho menos tradicionales y moralistas que las de Cervantes. Shakespeare, en cambio, centró su producción literaria en el teatro de forma casi exclusiva. Lo cierto es que el escritor inglés nunca consiguió destacar como novelista, un terreno que le resultaba difícil de manejar y que parecía estar reservado para Cervantes de forma preferente.

Se dice que William Shakespeare se inspiró en un personaje de la primera parte de El Quijote para escribir una comediaCardenno– que se representó  tan solo en dos ocasiones ante la Corte Inglesa. De la Historia de Cardennio solo se conserva un extracto tras el incendio del Teatro del Globo en 1613 y según los expertos se trataría de una obra escrita a dos manos por Shakespeare y otro escritor apellidado  Fletcher. Cervantes  por su parte, nunca oyó hablar del genio inglés, lo que da una medida fiel del nivel de apertura cultural de la España de los siglos XVI y XVII.

La historia es verosímil aunque lo que resulta contrastado es que Miguel de Cervantes no consiguió disfrutar del reconocimiento universal de sus obras hasta casi el final de sus días. El éxito de El Quijote fue moderado durante el Siglo de Oro español y Cervantes murió pobre y enfermo de diabetes a los 68 años de edad. La fecha exacta de su muerte es desconocida- al igual que la de su nacimiento- y tan solo se conserva el registro de la fecha de su entierro, el 23 de abril de 1616. William Shakespeare falleció alcoholizado ese mismo día en su tierra natal, aunque  según el calendario gregoriano por el que se regía  la Iglesia católica,  dicha fecha se correspondía en realidad con el 3 de mayo.

Ni en la fecha de su muerte coincidieron ciertamente Shakespeare y Cervantes, pero sí lo hicieron en la repercusión mundial de sus obras, innovadoras en sus respectivos géneros e influyentes en los movimientos literarios que surgieron a partir del siglo XIX en Inglaterra y en España a finales del XVIII. En 2016 el mundo conmemora los 400 años transcurridos desde la desaparición de estos dos genios de la literatura universal, una celebración que cobra mayor importancia si cabe en los últimos tiempos de cambios culturales y digitales.

+ info:

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha es la obra escrita más traducida en el mundo después de la Biblia y el Corán. Se la considera la primera novela moderna de la historia. Fue publicada en dos partes entre 1605 y 1615. Entremedias, Cervantes escribió sus Novelas Ejemplares.

En esa misma época, existe un misterioso vacío en la vida de William Shakespeare. Los historiadores no han sido capaces de determinar todavía qué fue de la vida artística y personal del dramaturgo inglés durante los últimos años de la década de 1590.

→Los expertos coinciden en afirmar que la muerte de Miguel de Cervantes no ocurrió el 23 de abril de 1616 sino un día antes, en la noche del 22 de abril. La falta de exactitud  sobre las fechas de nacimiento y muerte del escritor se debe a la costumbre de la época de registrar solo los hechos oficiales como bautizos, bodas y entierros.

→Según expertos alemanes, William Shakespeare no murió a causa de su alcoholismo sino a consecuencia de un cáncer a los 52 años en su localidad natal de Statford-upon-Avon. La fecha del 23 de abril de 1616 como día de su fallecimiento es exacta según el calendario juliano, vigente en la Iglesia de Inglaterra hasta mediados del siglo XVIII. Al igual que Cervantes, se desconoce la fecha concreta del nacimiento de William Shakespeare. Se conjetura que sucedió  unos días antes del 26 de abril de 1564 según los datos registrados en su partida de bautismo.

→No existen retratos oficiales de Miguel de Cervantes y William Shakespeare. El español fue retratado por Juan de Jaúregui pero ninguno de los retratos pintados por el artista puede identificarse a ciencia cierta con el escritor de El Quijote. El retrato Chandos  atribuido a John Taylor puede considerarse la representación más verosímil que se conoce de William Shakespeare. El título del retrato se debe a su propietario, James Brydges, primer duque de Chandos.

→Artículo relacionado: De Cervantes a Cervantes


Conectados

Semana del 14 al 20 de marzo de 2016

El trato inhumano de Anders Breivik y Leopoldo López

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Anders Breivik y Leopoldo López

El autor de la matanza de Utøya, Anders Breivik, haciendo el saludo nazi (izda.) y el opositor venezolano Leopoldo López. Fuentes: Flickr Day Donaldson y A. Davey (Licencia CC).

Anders Breivik, autor del asesinato en Noruega de 77 personas en el verano de 2011, ha comparecido ante la justicia de su país, no para responder nuevamente por sus actos, sino para demandar al Estado por infligirle presuntos tratos degradantes e inhumanos en prisión. Las instalaciones en las que Breivik, neonazi de 37 años, pasa sus días cuentan con biblioteca, acceso a radio, prensa y televisión,  gimnasio y actividades de ocio.

Breivik, condenado a 21 años de prisión revisables, ve transcurrir el tiempo en una celda de tres habitaciones de 31 metros cuadrados en régimen de aislamiento por su peligrosidad social. Si bien no mantiene contacto con otros presos, en su espaciosa celda dispone de televisión, DVD, consola Play Station, libros, máquina de escribir y aparatos de musculación.

Mientras, en Venezuela, el opositor al régimen del presidente Nicolás Maduro, Leopoldo López, condenado a 14 años de prisión por instigar una revuelta política en su país, cuenta los días en una celda de 2×2 metros, con apenas ventanas. López ha pasado siete meses de los dos años que lleva cumpliendo condena en régimen de aislamiento: en una habitación sin ventilación, sin espejos y con solo una hora de patio al día. A Leopoldo López, reconocido por Amnistía Internacional como preso de conciencia, le siguen cámaras, micrófonos y varios funcionarios de contrainteligencia militar a cada paso que da cuando se junta con otros presos políticos en la cárcel.

De Anders Breivik hemos sabido que solo le vigilan los anodinos funcionarios de la prisión de Skien en la que cumple condena y en cuyo gimnasio se siguen ahora las sesiones del nuevo proceso judicial por razones de seguridad. Si bien  las autoridades noruegas han reconocido que revisan su correspondencia, también han alegado que lo hacen para evitar que sus mensajes de odio racista se propaguen y puedan inspirar a otros criminales.

Durante tres horas Breivik tuvo ocasión de ser escuchado y probar sus acusaciones de tratos vejatorios, entre ellos, verse obligado a comer alimentos de marcas baratas de los supermercados noruegos y beber café frío. El asesino en serie de Oslo y Utøya acusa además al Estado noruego de estar conduciéndole al suicidio por el aislamiento al que se ve sometido. Argumenta pérdida de memoria y de concentración para proseguir sus estudios de ciencias políticas desde la cárcel.

Leopoldo López también ha perdido agudeza visual en prisión, pero además ha pasado hambre (se puso en huelga cuando unos hombres armados secuestraron en su celda a Daniel Ceballos, un compañero), ha sufrido censura (solo parte de sus diarios clandestinos han podido salir a la luz milagrosamente) y ha aguantado humillaciones como  la que siguió a una protesta en la cárcel por su traslado a otro penal: como represalia,  los guardias lanzaron a los presos bolsas con excrementos humanos y cortaron el agua durante doce horas para evitar la limpieza de las celdas.

Leopoldo López y Anders Breivik comparten una vida en prisión y un alto perfil mediático, pero muy poco más. El opositor venezolano ha recibido el apoyo de personalidades políticas internacionales y a pesar de la censura, su voz se escucha alta y clara gracias a su esposa Lilian Tintori,  tanto en España como en Europa. A Anders Breivik, la justicia de su país también ha intentado acallarle -se ha negado a retransmitir el proceso judicial por televisión- aunque en su caso la decisión se ha tomado por estrictas razones de seguridad pública.

La justicia, ciega, no siempre computa en su balanza la medida exacta de lo que pesa. Los casos de Breivik y Leopoldo López no se basan en una diferencia de grado o de apreciación ideológica. Las presiones que Leopoldo López y su familia soportan a diario tienen más que ver con la ausencia de una justicia real que con su ineficiencia; lo de Anders Breivik es simplemente un cuento chino.

+ info:

El opositor venezolano Leopoldo López, exalcalde de Charao, publica en España el libro “Preso pero libre”(Península, 2016), un relato de los malos tratos infligidos en prisión desde que en el año 2014 se entregara a las autoridades acusado de provocar un levantamiento callejero contra el presidente Nicolás Maduro en el que resultaron muertas varias víctimas civiles.

→Leer primer capítulo de “Preso pero libre”


Opinión

Alexander Litvinenko: el pasado siempre vuelve

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El caso Litvinenko.

De izda. a dcha., Alexander Litvinenko en su lecho de muerte en el University College Hospital, el presidente ruso Vladimir Putin y el exmagistrado del Tribunal Supremo británico, Robert Owen. Debajo: La policía investiga el asesinato de Litvinenko en el Millenium Hotel de Londres. Fuentes: Internet y Wikipedia (Licencia CC).

La historia sitúa el final de la Guerra fría en 1991, cuando la URSS dejó de ser una unión de repúblicas soviéticas y parecía que las sórdidas historias de espías dejarían de ser una fuente de inspiración constante para el imaginario colectivo.

Pero el llamativo asesinato en Londres del espía ruso Alexander Litvinenko cometido presuntamente por dos agentes de los servicios rusos de inteligencia en el año 2006 vino a sacarnos una vez más de la edad de la inocencia.

Diez años después del crimen se publican las conclusiones de una investigación de naturaleza política encargada por el parlamento británico en el año 2012 al exmagistrado del Tribunal Supremo, Robert Owen. Y el informe, de 329 páginas, no tiene desperdicio.

En primer lugar porque la estructura del relato y el estilo de narración lo convierten en una mezcla entre un informe científico-técnico, una investigación periodística y una novela policiaca. Es probable que Sir Robert Owen haya creado un nuevo género periodístico-literario casi por casualidad y sin esperarlo. Que tiemblen los popes del nuevo periodismo.

Al comenzar la lectura del informe, el lector tiene la impresión de estar recorriendo las líneas de una rigurosa investigación periodística, con sus antecedentes, sus hechos, la descripción de personajes clave y otras informaciones de interés organizadas en partes y capítulos con títulos clásicos como “Alexander Litvinenko: su vida en Rusia y en el Reino Unido, su enfermedad y su muerte” (tercera parte) o “¿Enemigo del Estado ruso?” (cuarta parte).

Además el juez no oculta que entre las fuentes de la investigación incluyó publicaciones como The Litvinenko File del periodista de investigación Martin Sixsmith o The Terminal Spy, de Alan Cowell.  Todo con la finalidad de diseñar un perfil de la víctima lo más próximo a la realidad del caso.

Pero si nos adentramos un poco más en la lectura observamos que Owen adopta unas formas de expresión cercanas al drama y a la novela negra clásica. “¿Quién querría asesinar a Alexander Litvinenko?” o “¿Quién ordenó el asesinato?” son preguntas que Owen formula para introducir las partes 4 y 9 de la investigación.

No resulta difícil imaginar a Sir Robert Owen sentado en una butaca de cuero inglés sugiriendo y descartando hipótesis como si de un moderno Sherlock Holmes se tratara. “¿Se auto envenenó Alexander Litvinenko?”, se plantea el juez en el capítulo 5 de la octava parte. “¿Si el Sr. Litvinenko no vertió el polonio 210 en la tetera aquella tarde, quien lo hizo?”, continúa con su razonamiento. “Estoy seguro de que los Sres. Lugovoy y Kovtun vertieron polonio 210 en la tetera del Pine Bar el 1 de noviembre de 2006”, termina por afirmar. Elemental, querido Watson.

Es de agradecer que en su informe el antiguo magistrado decidiera emplear un estilo de narración asertivo, claro y en ocasiones obvio hasta la saciedad. También que incluyese valoraciones personales y que se expresase sin miedo en primera persona (“me siento plenamente satisfecho de que los servicios de inteligencia británica y las instituciones de gobierno británicas en general no tuviesen nada que ver en el asesinato de Alexander Litvinenko ”, llega a decir en sus conclusiones).

Para terminar de convertir el informe en un best seller, habría que añadir al documento unas cuantas fotografías que ilustrasen las localizaciones principales y el valioso listado de “dramatis personae” que incluye Owen en los anexos de la investigación.

Aunque para ser sinceros, la investigación ordenada por la Cámara de los Comunes ha conseguido generar más ruido que furia. Las afirmaciones del magistrado sobre la “probable” autoría intelectual del crimen que recaería en el propio presidente Vladimir Putin y en Nikolai Patrushev, el responsable de los servicios de seguridad rusos (FSB) solo han servido para enturbiar temporalmente las relaciones diplomáticas entre Rusia y el Reino Unido.

De momento el gobierno ruso solo ha decidido tomarse las acusaciones como una muestra más del “fino humor británico”. Que nadie espere pues acciones contundentes ni reales amenazas. Como mucho, algunas expresiones de descontento mutuo al estilo de la Guerra fría, que ya parecía un vestigio del pasado.  Aunque el pasado siempre vuelve.

+ info:

Informe Litvinenko completo (inglés, PDF). The Litvinenko Inquiry. Report into the death of Alexander Litvinenko. Ponente: Sir Robert Owen. Enero de 2016.


Conectados

Semana del 09 al 15 de noviembre de 2015

Cataluña, Gran Bretaña y los riesgos de gobernar de cara a la galería

Autora: Samia Benaissa Pedriza

David Cameron y Artur Mas.

El primer ministro británico David Cameron y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas (dcha.). Fuente: Guillaume Paumier y Wikipedia (Licencia CC).

La resolución independentista votada esta semana por el parlamento catalán  y auspiciada por los desafíos soberanistas de Artur Mas ha encendido la mecha del desasosiego político en España. Mientras, en Europa, un envalentonado David Cameron retaba una vez más a sus socios europeos con el anuncio de un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE, que se celebrará antes de finales de 2017.

Las reivindicaciones independentistas en Cataluña no son nuevas, aunque ahora han tomado impulso con el apoyo de un sector de la opinión pública, aprovechando los efectos de la crisis económica. Es claramente comprensible que la mala gestión de los asuntos públicos haya sido capaz de dinamitar la confianza de los catalanes en sus instituciones de gobierno, aunque no se trate de un asunto privativo de una sola región española.

En el Reino Unido, también parece que la crisis económica ha dado alas a los partidos minoritarios, euroescépticos y separatistas. La presión ejercida por el polémico UKIP y el descontento con Europa de un sector del partido conservador británico han obligado a David Cameron a formular una estrategia política de alejamiento de las instituciones comunitarias, al menos de cara a la galería.

En estos días David Cameron amenazaba con salirse del club europeo si sus socios no aceptan sus condiciones de permanencia, centradas básicamente en mantener con ellos una relación comercial y solo comercial. Cameron exige una mayor liberalización de las reglas del mercado único y una práctica exclusión del Reino Unido de las cooperaciones reforzadas de la Unión,  en particular en todo lo que atañe a la cuestión migratoria. En definitiva, una nueva prórroga para que el Reino Unido conserve su estatus histórico de “enfant terrible” y privilegiado.

Lo curioso es que las propuestas del premier británico han sido acogidas con benevolencia por Angela Merkel, también conservadora y consciente de que las presiones del gobierno inglés no se salen demasiado del guion acordado. “Si mantenemos una voluntad real de encontrar soluciones, entonces confío razonablemente en que llegaremos a un acuerdo”, ha dicho al respecto la canciller alemana.

La maniobra de Cameron era de esperar. A nivel interno puede permitírsela porque que juega sobre seguro (nadie quiere una Unión Europea sin el Reino Unido, incluidos los británicos). Pero Artur Mas, no. Si pensaba el líder catalán que sosteniendo las tesis de los separatistas catalanes obtendría los votos necesarios para mantener un poder político erosionado por sus errores en el gobierno de la Generalitat, está claro que se equivocaba. Porque aunque Mas ha intentado apostar a caballo ganador, al final el rocín le ha salido desbocado y contestón.

Pero algo sí ha conseguido hacer bien Artur Mas: correr una tupida cortina de humo para enmascarar los problemas de gestión de los asuntos públicos de Cataluña en los últimos tiempos. Una estrategia a todas luces fracasada en el plano personal porque el triunfo electoral de los independentistas se ha logrado a costa de su más que probable desalojo del poder. No parece que Mas midiera bien las consecuencias de alinearse con las fuerzas del separatismo catalán que están resultando ser bastante más correosas de lo que en principio esperaba.

Diseñar tácticas políticas, llegar a acuerdos y forjar alianzas entre partidos es normal en un régimen democrático saneado. Que surjan nuevas voces con propuestas diferentes y hasta opuestas en una democracia es reconfortante y saludable, pero siempre que no se superen los límites de la legalidad y del Estado de Derecho. Y en esa delgada línea es donde Artur Mas ha estado balanceándose últimamente como un funambulista sin red. Si nadie lo remedia, puede que esta vez sí acabe cayendo al vacío político.


Opinión. Crimen en directo

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Crimen en directo en Virginia

Momento en que Bryce Williams encañona a la periodista Alison Parker, mientras esta entrevista a una mujer que también resultó herida en el tiroteo. La imagen fue grabada por el propio asesino. Fuente: Internet.

Todo es irreal fuera del instante” decía Yasmina Reza en su novela Una desolación. Es lo que debió pensar Vester Lee Flanagan, alias Bryce Williams, mientras grababa el asesinato de sus excompañeros de la cadena de televisión local WBDJ7 de Virginia (Estados Unidos) en pleno desempeño de sus funciones. Como si el impacto mediático de los hechos corriese el riesgo de ser minimizado si estos no lograban ser emitidos por todas los canales de difusión posible y en riguroso tiempo real.

Lo chocante al conocer la noticia es que el propio asesino se tomó la molestia de grabar el crimen mientras lo perpetraba, para inmediatamente después subirlo a las redes sociales. Una genuina crónica de sucesos emitida en estricto directo y, para más morbo, personificada por sus propios protagonistas.

Aunque el asesinato de la periodista Alison Parker y del cámara Adam Ward también se rodó desde otro ángulo: el de la cámara del propio Ward que retransmitía los hechos ante los atónitos ojos de sus compañeros en el plató y de la audiencia.

Una carta de 23 páginas enviada a la cadena ABC por Williams dos horas después de la comisión de los asesinatos completó el ciclo de la noticia. Un recorrido explícito que muestra cómo circula la información periodística en los tiempos que corren.

En primera instancia, y a ser posible, son los protagonistas de la noticia los que graban por si mismos los hechos noticiosos y los suben sin perder tiempo a Internet. Las televisiones los recogen poco tiempo después y finalmente los medios digitales los estiran hasta que ya no dan más de sí (hasta un máximo de tres días, que después pierden interés).

De este drama sorprende que el autor del doble crimen, un exreportero afroamericano de la cadena WBDJ7 despedido hacía dos años, lograse trabajar con normalidad para distintos medios de comunicación locales en una región que apenas supera los 11.000 habitantes. Sobre todo contando con un conocido historial laboral conflictivo y una personalidad de carácter violento, según cuentan los que tuvieron la ocasión de trabajar con Williams en el pasado.

Williams, que se suicidó poco después de los hechos pegándose otro de los tiros que acabaron con la vida en directo de sus excompañeros, justificó su acción en una presunta conspiración de origen racial y homófoba hacia su persona. Parece que la última matanza de afroamericanos en Charleston a manos de un joven desequilibrado de raza blanca colmó su paciencia. No le importó cometer los mismos actos contra otras personas ni hacerlo, de nuevo, a tiros. Pero lo del control de armas en Estados Unidos es ya una vieja historia aunque en esta ocasión haya sido mediatizada por la retransmisión de un crimen en directo.

+ info:

→Artículo relacionado: Lo que esconde una bandera


Conectados

Semana del 22 al 28 de junio de 2015

Lo que esconde una bandera

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Banderas

A la izda., la bandera “dixie”, insignia de los estados confederados del sur de EE.UU. A la dcha., Pedro Sánchez , secretario general del PSOE, delante de la bandera española de 1978. Fuentes: Wikipedia y http://www.eldiario.es (Licencia CC).

El rechazo provocado por la exhibición de la bandera confederada de los estados del sur de Estados Unidos tras la masacre de Charleston no resultaría un hecho insólito, si no se tuviera en cuenta la idiosincrasia del pueblo norteamericano. En un acertado artículo publicado en The New Yorker, el periodista Adam Gopnik advierte de que a pesar de las lamentaciones del momento por la tragedia, los hechos volverán a ocurrir. Indefectiblemente. Una y otra vez. Como en Virginia Tech, Aurora y Newtown, escenarios de las últimas matanzas perpetradas con armas de fuego contra civiles.

La icónica bandera, popularmente conocida como “dixie”, arrastra un historial de racismo que hasta la fecha nadie en Estados Unidos se había atrevido a rechazar con contundencia. La insignia todavía luce en la entrada del capitolio de Carolina del Sur, a pesar de las iniciativas para su retirada. Y lo cierto es que la bandera siempre ha sido un exitoso producto de merchandising  cuya vida comercial corre el riego de llegar a su fin, si los principales comerciantes del país ponen en práctica sus intenciones de retirarla del mercado. Porque en los tiempos que corren nadie quiere asociar su marca a  un racismo que el propio presidente Obama -de origen afroamericano-  ha reconocido estar inserto en el ADN de los estadounidenses.

Pero ¿qué se esconde realmente tras la bandera confederada? Cuando un joven Wasp de 21 años, que exhibía con orgullo la “dixie”,  decidió quitar la vida a nueve afroamericanos en una iglesia de Charleston por el mero hecho de serlo, ¿qué problema social estaba verdaderamente saliendo a la luz? ¿Solo el odio racial?  Obviamente ese es un conflicto social histórico, no resuelto 150 años después del final de la Guerra Civil  (1861-1865) y tras medio siglo de lucha por los derechos civiles en EE. UU.

Pero el trasfondo de esta tragedia es otro. No ha sido el odio el que ha asesinado a nueve personas inocentes, ni el azar, o la profesión de una fe religiosa. Lo que silenció a las  víctimas fue otra cosa: una ordinaria y barata arma de fuego.

En EE.UU. se han alzado en estos días algunas voces a favor del control de armas, dejadas en manos de ciudadanos que no están ni preparados ni concienciados de los peligros que su uso entraña. Lo decepcionante es que siguen siendo minoritarias y silenciadas por una mayoría que no quiere ni oír hablar de su restricción o de una regulación racional. Por eso, como bien apunta The New Yorker, la tragedia de Charleston tendrá pronto y desgraciadamente, su subsiguiente réplica.

En España, el uso de la bandera nacional en un acto político por parte del candidato del partido socialista a la presidencia del gobierno, también ha suscitado polémica esta semana. En estos tiempos de lucha descarnada de todos contra todos por arrebatar votos al contrario, hasta el uso electoral de la bandera constitucional de 1978 es motivo de discusión.

Es más que evidente que la bandera nacional no significa lo mismo para todos pero a la hora de arrancar votos, parece que todo vale. Pedro Sánchez empleó durante su discurso un recurso visual muy efectista: una bandera digital monumental que apelaba a la unidad nacional. Lo que traducido al lenguaje vulgar viene a significar un intento desesperado por aglomerar el mayor número posible de adscripciones a su proyecto político, vengan de donde vengan (derecha, centro o centro-izquierda).

Que el PSOE haya utilizado un símbolo nacional común como estrategia preelectoral, parece que no le ha sentado bien a nadie por razones diversas y hasta opuestas. Pero es que ahora que se anuncia el fin del bipartidismo, la lucha por el poder es feroz. Y la suspicacia y la vigilancia del comportamiento ético de la clase política española por sus  propios protagonistas están llegando a unos extremos que rozan el paroxismo.

En esta época de democracia mediática, en la que los discursos se adaptan a los soportes de comunicación y descansan más en las formas que en el fondo, el valor de los  símbolos está en auge. “El medio es el mensaje” decía Marshall McLuhan, lo que en principio no es ni bueno ni malo. Aunque a los ciudadanos nos dificulte algo más la tarea de descifrar el mensaje oculto, el auténtico, en definitiva, lo que se esconde tras los gestos de cara a la galería.

La imagen de una bandera puede valer más que mil palabras, o no. Es lo malo de los símbolos: su reduccionismo,  su ambigüedad y su extraordinaria capacidad de manipulación política.  Aunque todo depende de quien los utilice y de quienes los interpreten. Ya sea en Charleston o en Madrid. Por eso hoy más que nunca, en el escenario político y social, los ciudadanos debemos  traspasar los símbolos mediáticos para llegar al mensaje. Se precisa una mayor reflexión y mucho ojo avizor.


Conectados

Semana del 11 al 17 de mayo de 2015

El valor mágico del dinero

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Harriet Tubman. Moneda de dos euros

Homenaje a Harriet Tubman. Dcha., modelo de moneda de dos euros (edición conmemorativa 1985-2015). Fuentes: Internet y Roger Carr (Licencia CC).

En el siglo XIX el tevau o “dinero pluma” se empleaba  en las Islas Salomón para representar la cuantía de bienes de especial valor para las sociedades de Oceanía. Era dinero formado por tiras de fibras vegetales y plumas rojas de mielero cardenal, un pájaro tropical típico de los Mares del Sur. Su proceso de elaboración era extremadamente laborioso y por ello se vinculaba con el pago de objetos de gran valor o portadores de un  significado especial e incluso mágico.

A partir de 1940 se generalizaron en la región los intercambios con moneda australiana, pero el tevau no dejó de utilizarse realmente hasta 1970. Una señal de que el dinero también forma parte de los signos culturales que definen a una nación histórica.

Esta semana, los estadounidenses, integrantes de una sociedad multicultural y bicentenaria, han votado por primera vez en su historia la inclusión de la imagen de una mujer en los billetes de veinte dólares. Y no se trata de una fémina cualquiera, porque Harriet Tubman, ganadora en una votación popular, fue una antigua esclava de raza negra que combatió por la liberación de muchos compañeros y que tras la Guerra Civil, luchó por la aprobación del voto para las mujeres.

Tubman viene a sustituir al presidente Andrew Jackson, quien paradójicamente, era radicalmente contrario a la circulación del dinero en papel. Y probablemente los estadounidenses hayan querido reconocer, con su voto popular,  lo que significó el esfuerzo y coraje de Tubman en una época histórica particularmente convulsa. Hasta puede que, como ocurriese con el tevau hasta hace relativamente poco, los bienes y servicios pagados con esos billetes de veinte dólares adquieran a partir de ahora un valor añadido para muchos norteamericanos.

Al mismo tiempo en Europa, la Comisión Europea, anunciaba el lanzamiento de una nueva moneda de dos euros, en una edición conmemorativa de los treinta años de la bandera europea. La de las doce estrellas. La de los doce Estados miembros de 1985 y que figurará en uno de los cinco modelos de moneda que los ciudadanos europeos podrán votar hasta finales de mes.

Otra vez el dinero como símbolo socio-cultural. Sólo que en esta ocasión, la iniciativa en vez de crear lazos, más bien pone en evidencia las actuales diferencias entre los países que forman la Unión Europea. En primer lugar porque la Comisión Europea, esa tercera parte de la tan temida troika, solo permite el voto de los 19 países que forman parte del euro y que además sean capaces de contestar correctamente a una serie de preguntas sobre política económica europea, entre otros requisitos. En definitiva, que el voto popular ha acabado siendo tan restringido como lo era el club de los doce hace exactamente treinta años.

Hace tres décadas, la adopción de la bandera europea como emblema comunitario significó un momento histórico que ahora las instituciones europeas  se esfuerzan por recordar a través de otro símbolo propio, esta vez de índole monetaria. Aunque, dadas las actuales circunstancias políticas y económicas de Europa puede que recurrir a la moneda “común” no resulte precisamente evocador para el conjunto de la ciudadanía europea.

El tevau era orgánico y liviano pero para sus usuarios, su valor de cambio representaba bastante más que su peso en oro. Por el contrario, las perdurables monedas de dos euros pesan bastante más que una pluma de ave exótica engarzada. Aunque su valor añadido, espiritual o sentimental es escaso para quienes lo intercambian a diario. De hecho, tras la crisis, algunas comunidades en Europa han decidido incluso volver al trueque. ¿Recuperaremos alguna vez el valor mágico del dinero?


Conectados

Semana del 02 al 08 de marzo de 2015

Espionaje ciudadano

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis y S.M la Reina Isabel II de Inglaterra.

El ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis y S.M la Reina Isabel II de Inglaterra. Fuentes: Jörg Rüger (Licencia CC) y Wikipedia (imagen de dominio público).

A principios del siglo XIX, los agentes del orden de S.M. el Rey Guillermo IV de Inglaterra eran ciudadanos corrientes reclutados en las calles, con escasa formación y entrenamiento para ejercer las funciones propias de la autoridad policial. Eran conocidos como los Bow Street Runners. Con el paso del tiempo, los cuerpos y fuerzas de seguridad metropolitanos se profesionalizaron, y hasta se creó un servicio secreto, el MI 6, popularizado por las películas de James Bond.

Ahora se ha sabido que la inteligencia británica necesita con urgencia un tipo concreto de agentes: ciudadanos con apariencia común, a ser posible, mujeres de mediana edad y con aspecto de inofensivas madres de familia. El objetivo no deja de ser el mismo que hace dos siglos, aunque se recorra el camino inverso.

En Grecia, el nuevo gobierno de Alexis Tsipras también apuesta por el espionaje ciudadano. Para hacer frente a las prácticas generalizadas de evasión fiscal, el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis ha propuesto convertir a ciudadanos comunes, “estudiantes, amas de casa o incluso turistas” en espías al servicio del gobierno. Y en el Reino Unido ya se tantea a las mujeres con hijos pequeños en páginas especializadas sobre consejos maternos en Internet.

Los griegos, serían los primeros “agentes secretos” encargados de delatar a sus conciudadanos por delitos de menor cuantía cometidos a diario: facturas sin IVA, servicios domésticos prestados “en negro” o ventas sin factura, entre otras conocidas irregularidades. Se abriría la veda a los chivatazos y las delaciones, que además estarían incentivados mediante contraprestación económica. Varoufakis asegura que la medida tendría  un carácter disuasorio para la sociedad griega, demasiado acostumbrada a hacer la vista gorda con las corruptelas de poca monta.

La propuesta no deja de sorprender por su semejanza con las prácticas más típicas de la vigilancia orwelliana. Vecinos, compañeros de trabajo y hasta padres denunciados por sus  hijos ante el “Gran Hermano” por nimiedades era el inquietante panorama socio-político descrito por George Orwell en su novela 1984. En el mundo real del siglo XXI, al voyeurismo generalizado legitimado por  las redes sociales, se le pueden sumar ahora las rondas de policía virtuales llevadas a cabo por las peluqueras de barrio, los camareros del bar de la esquina o los corrillos de padres en los parques infantiles.

Posiblemente este nuevo tipo de participación ciudadana no sea demasiado realista ni la más popular, aunque quizá cabría reflexionar sobre las razones que conducen a unos gobernantes a plantear a sus conciudadanos asumir una implicación social más basada en motivaciones éticas que en la eficiente gestión de unos servicios públicos. Las disfunciones de una sociedad democrática pero comunitariamente deshonesta puede que ya no solo deban corregirse desde fuera, sino que necesiten erradicarse también desde dentro. Aunque llegados a ese punto, a ver quién es el gobernante o ciudadano con aspiraciones que se atreve a lanzar la primera piedra.


Conectados

Semana del 09 al 15 de febrero de 2015

La cara de Uma Thurman, 50 sombras de Grey y el Carnaval

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Uma Thurman y Dakota Johnson.

Las actrices Uma Thurman y Dakota Johnson. Fuentes: http://www.womenshealth.taconeras.net y http://www.atlantico.net (Licencia CC). A la dcha. máscara veneciana. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

Comenzaba la semana con Uma Thurman disfrazada de sí misma, avanzaba con el estreno del film erótico 50 Sombras de Grey y ha acabado con la llegada de Don Carnal. Toda una progresión aritmética en el arte de la ocultación. Lo de Uma Thurman al final se quedó en un fake: ni Botox, ni lifting, ni Photoshop. Puro y simple maquillaje. Estamos tan acostumbrados a los cambios artificiales de look de las celebrities que sorprende recordar lo que todavía pueden llegar a hacer unas sombras de ojos aplicadas aquí y allá.

A la actriz estadounidense la polémica ni le va ni le viene. “Llevo años haciendo esto y a veces la gente dice cosas bonitas y otras malintencionadas”,  declaró hace un par de días en un programa de televisión. Una actitud que le va a costar asumir a Dakota Johnson, neófita protagonista del film 50 sombras de Grey. Johnson, hija de la  actriz Melanie Griffith, le ha pedido a su madre que no vea la película. Su padre, Don Johnson y su abuela, la mítica Tippi Hedren, han decidido no verla  motu proprio. ¿Timidez, falso candor o mera estrategia de márquetin? Quizá sean demasiadas cortinas de humo para una película con tantas máscaras.

A Tippi Hedren le sugerimos que aproveche estos días, se disfrace de Uma Thurman y vaya a ver a su nieta a la gran pantalla. Porque también Dakota Johnson se ha vestido de sí misma (la actriz ha confesado que en la película tuvo una doble de cuerpo).

Y entretanto llegó el Carnaval. Río de Janeiro, Canarias, Cádiz…. y Venecia. Maquillaje, máscaras, pelucas, zancos y disfraces para parecer lo que no somos. Una licencia que en Italia se disfruta con dos semanas de antelación. Un viaje al siglo XVIII entre canales y palazzos donde nadie es lo que parece ni lo que desearía ser. Como en la vida misma, pero con más gracia. O no, porque en algunos carnavales se corre fácilmente el riesgo de caer en lo vulgar y lo irreverente (dichosas chirigotas). En Venecia prefieren figurar sin hacer ruido. En la Vogata del Silenzo (Regata del silencio), cientos de góndolas desfilan de noche en absoluto mutismo con velas encendidas desde el Puente Rialto hasta la Plaza de San Marcos. Toda una lección de estilo.

Carnavales, cine, moda y estilismo se alojan en el terreno de la representación, se mueven  en el ámbito de la fantasía y a menudo colindan con la irrealidad. Son capaces de reconstruir una imagen y de falsearla hasta el punto de convertirla en un truco de ilusionismo (que se lo digan a Uma Thurman). Aunque en ocasiones, no hay oropel que valga y la mona aunque se vista de seda, mona se queda. 50 Sombras de Grey se quiso estrenar  mundialmente el día de San Valentín, confundiendo las churras con las merinas. Pero no hay envoltura que valga, porque a pesar del esfuerzo, la película sigue siendo lo que es, con o sin disfraz, un carnaval anti-veneciano.

Por delante quedan quince días de celebraciones varias para autoparodiarse, transformarse, vivir fantasías eróticas o metamorfosearse en un escarabajo kafkiano, si se desea. Los griegos y romanos ya lo hacían en honor a Dionisos, Saturno y Baco, los cristianos lo celebran ahora por tradición y los paganos lo emulan por diversión. Sea como sea, que viva Don Carnal, que luego llega Doña Cuaresma…


¿Es la cocina la nueva moda?

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Cocina del restaurante El Bulli.

Cocina del restaurante El Bulli. Fuente: Wikipedia. Autor: Charles Haynes (Licencia CC).

La Berlinale le dedica una sección propia, en las capitales metropolitanas se suceden las exposiciones, las librerías especializadas llenan estantes y los publicistas compiten por comercializar las aplicaciones más atractivas. Entre otras muchas propuestas. Y no hablamos de cine o de moda sino de cocina. De altura, sí, pero cocina al fin y al cabo.

Sorprende cómo una actividad de lo más prosaica -alimentarse para asegurar la supervivencia humana-ha acabado resultando una forma más de expresión artística y un valor en auge en el arriesgado negocio de las industrias culturales.

¿Por qué un helado no puede ser caliente?, pensó una vez el reconocido chef Ferrán Adrià. Si en algún momento combinar rojo y fucsia en una vestimenta dejó de resultar hortera, ¿por qué no puede una rosa comerse en vez de olerse o un vino masticarse en lugar de beberse? “Deconstrucción”, “fusión”, “maridaje”, “emplatar” son términos que forman parte cada vez más del lenguaje de uso corriente. Como si todos fuésemos unos expertos gastronómicos de exigente paladar y abultada cuenta corriente.

Casi sin darnos cuenta, la cocina profesional ha pasado a formar parte de nuestras vidas como en su momento lo hizo la alta costura. Y su presencia no parece que vaya a ser fugaz. Más bien todo lo contrario, porque a diferencia de la moda de París, Nueva York o Milán, la materia prima con que trabaja  este nuevo arte se encuentra al alcance de la mano de cualquier profano.

Cartel de la 13ª edición de Madrid Fusión.

Cartel de la última edición de “Madrid Fusión”, feria gastronómica celebrada en Madrid del 02 al 04 de febrero de 2015. Fuente: http://www.gastronomiaycia.com (Licencia CC).

Los programas de telerrealidad han visto un filón en el interés de los espectadores por  la cocina creativa en vivo. Las tiendas de cupcakes se multiplican en los barrios populares de las ciudades más cosmopolitas y las revistas femeninas han pasado de incluir recetas de cocina en las últimas páginas de sus publicaciones a sacar suplementos tan cuidados como los especiales de moda.

Frente a esta mercantilización de la cocina, los auténticos protagonistas, los expertos cocineros, se declaran en rebeldía: “El Celler de Can Roca no puede trasladarse a Madrid. No se puede replicar un restaurante, porque las almas no pueden fotocopiarse” afirma Joan Roca, propietario del célebre restaurante galardonado con tres estrellas Michelin. Ferrán Adrià, al frente de El Bulli desde 1987, no dudó en cerrar su afamado restaurante durante tres años para dedicarse a investigar nuevas formas de creación artística. Ahora, parte de lo descubierto en el BulliLab se expone hasta el mes de marzo en la Fundación Telefónica de Madrid.

Exposición de Ferrán Adrià, “Auditando el proceso creativo”, en la Fundación Telefónica de Madrid (2014-2015).

Exposición de Ferrán Adrià, “Auditando el proceso creativo”, en la Fundación Telefónica de Madrid (2014-2015). Fuente: www. cronicanorte.es (Licencia CC).

El reconocimiento de la cocina como una forma de arte depende en gran parte de su exclusividad. De su capacidad para innovar, de su nivel de creatividad y de su excelencia.  Lo mismo se podría decir de las creaciones de las maisons  francesesas (Dior, Chanel) o de las firmas italianas más prestigiosas (Prada, Gucci). En todos los casos, los gastrónomos-artistas compiten con frenesí por encontrar la combinación de olores, sabores y colores más novedosa o  prodigiosa. Aunque las fuentes de inspiración son más comunes de lo que parece: la historia, la literatura o la naturaleza se convierten en la sustancia que liga las materias primas, ya sean textiles o alimentarias.

La moda y la cocina parecen destinadas a entenderse. El mestizaje es ya una realidad: en 2014 la diseñadora Caroline McCall tejió un vestido con 60 kilos de chocolate con leche de la marca Lindt y Lady Gaga ya se paseó por las alfombras rojas con un vestido de carne cruda de Franc Fernández hace cinco años. Veinticinco kilos de falda de ternera recién fileteados se cosieron a un corpiño lucido por la diva ante los perplejos ojos de medio mundo. La duda que surge ahora es si llegaremos pronto a degustar platos elaborados a base de fibras textiles, con sabor a cuero, o ¿por qué no?, a Chanel nº 5.

Vestido de carne cruda lucido por Lady Gaga en la entrega de los premios MTV de 2010.

Vestido de carne cruda lucido por Lady Gaga en la entrega de los premios MTV de 2010. La cola, el tocado y el bolso también fueron tejidos con carne de vacuno y pedrería. Fuentes: http://www.lalegal.cl (Licencia CC).

De momento, la singularidad de los cocineros, chefs y gastrónomos  mundiales no ha derivado en excentricidades vanguardistas más propias de otras artes. Aunque puede que solo sea cuestión de tiempo. El arte culinario está en ebullición y su valor de mercado cotiza al alza. Los tótems de la alta cocina han abandonado el anonimato para convertirse en figuras públicas que reciben premios y conceden entrevistas. Su proyección es ascendente y su influencia en la sociedad cada vez más trascendente.  Puede que a la gastronomía de altura solo le falte una pizca de sofisticación y un tiempo más de cocción para pasar de estar de moda a convertirse en la nueva moda.

+ info:

Desde el año 2006, el Festival Internacional de Cine de Berlín (la Berlinale) dedica una sección al Culinary Zinema, un espacio donde se exhiben películas, cortometrajes y documentales inspirados en el arte de la gastronomía. La última edición del Culinary Zinema se ha celebrado del 08 al 13 de febrero de 2015.

Madrid Fusión es una feria gastronómica en la que se dan una cita anual los mejores chefs del panorama nacional e internacional. En la última edición celebrada del 02 al 04 de febrero de 2015 han participado un centenar de chefs de prestigio, entre ellos, Joël Robuchon, Joan y Jordi Roca, David Muñoz, Corey Lee y Akrame Benallal.

Exposición  Auditando el proceso creativo”. Ferrán Adrià. Espacio Fundación Telefónica. Madrid. Del 29 de octubre de 2014 al 08 de marzo de 2015. La exposición incluye la recreación de la cocina y del comedor del restaurante catalán El Bulli, así como murales, bocetos y herramientas culinarias empleadas por Ferrán Adrià.


Opinión. Syriza y la caída del socialismo

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Alexis Tsipras, Jean Claude Juncker y Mariano Rajoy.

De izda. a dcha. Alexis Tsipras, nuevo primer ministro heleno, Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea y Mariano Rajoy, presidente del ejecutivo español. Fuentes: Wikipedia y Pool Moncloa (Imágenes de dominio público y Licencia CC).

La fulgurante victoria de Syriza en las elecciones griegas, a tan solo dos escaños de la mayoría absoluta, ha hecho sonar todas las alarmas en el paraíso europeo. “En Bruselas no gustan las caras nuevas”, afirmaba  hace treinta días Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. Mientras los hermanos mayores -los tradicionales partidos de electores–  reaccionan como el “príncipe destronado” de Delibes y se echan las manos a la cabeza ante la llegada de un nuevo miembro a la familia, otros se frotan las manos.

En España, Podemos ha felicitado a su formación hermana manteniendo las diferencias entre ambos partidos. Algo que parece haber olvidado oportunamente la clase política de izquierdas de este país. Cayo Lara  (IU) ha dicho que “en Grecia gana la izquierda “y el partido socialista a través de su secretario general Pedro Sánchez también ha felicitado a Syriza. Lo que, dadas las circunstancias, genera una imagen irreal y utilitarista de compañerismo de usar y tirar.

Lo cierto es que el Pasok, el partido socialdemócrata de Grecia, solo ha obtenido el 4,8% de los votos. Sin duda, la formación  política ha acusado su apoyo al gobierno conservador de Andonis Samarás durante los últimos tiempos y la sumisión a los estrictos dictados económicos de Bruselas. Aunque puede que lo que le eche más en cara su electorado sea la traición a un ideario.

En el siglo  XVI Maquiavelo escribía  El Príncipe, un tratado sobre cómo alcanzar y conservar el poder político. Una de sus premisas más importantes era evitar hacer notar que es el gobernante el que domina al pueblo y no al revés.  Pero resulta que la familia socialista europea, y los griegos en particular, ha dejado de disimular lo que todo político hace en realidad. Ello ha ocasionado una tremenda  pérdida de confianza y la extinción del contrato social suscrito con sus electores. Los ciudadanos que depositaron su fe en la socialdemocracia se revuelven ahora al ver a sus representantes acariciar los principios del liberalismo y no ven con buenos ojos que hayan atemperado sin pudor sus reivindicaciones más representativas. En realidad, al Pasok no lo han matado entre todos, sino que  el solo se inmoló.

Entretanto, Syriza ha sabido aprovechar el momento. No han dudado en pactar con una formación de derechas nacionalista que les garantiza el acceso directo al poder. Una circunstancia que tampoco debería sorprender a nadie –en Alemania es moneda corriente- . La diferencia es que ahora el pacto se produce entre aspirantes noveles que pugnan por arrebatar el papel principal a los actores protagonistas instalados en el poder. Y eso duele.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España, ha declarado en una reciente entrevista en televisión que no se ve  compitiendo con Pedro Sánchez, líder del PSOE,  sino  “hablando con él”.  ¿Un lance para evitar que se repita la situación griega en España en unos meses?  “Los partidos tradicionales son los que han hecho grande a Europa y en los grandes países donde hay bienestar y riqueza gobiernan dos partidos tradicionales”, asegura Rajoy. Un escenario en el que no deja sitio para opciones alternativas como la de Podemos.

En Grecia el pueblo ha hablado. Alto y claro. Y es posible que en Europa hayan oído parte del mensaje: incluso los países más contumaces a la revisión de las condiciones del rescate griego parecen estar entrando en razón. Nadie aceptaría una condonación de la fenomenal deuda griega  -a España nos deben 25.000 millones de euros de los dos últimos rescates-, pero sí sería digerible una reestructuración más realista que permitiese aliviar las duras condiciones de vida de los vecinos del sur.

España tiene una importante cita con las urnas a finales de año. Veremos entonces hasta dónde habrán llegado los cantos de sirena de la izquierda-izquierda. O si los partidos tradicionales se habrán coaligado en un frente común para evitar un cambio político histórico. Aunque no estaría de más recordar que la última palabra siempre la tiene el pueblo soberano.

+ info:

→Leer artículo relacionado: El error griego.


Conectados

Semana del 22 al 28 de diciembre de 2014

La regeneración de España

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Felipe VI y Pablo Iglesias.

Discurso de Navidad de S.M. Felipe VI. Fuente: http://www.cuartopoder.es. A la dcha., Pablo Iglesias, líder de “Podemos”. Autor: Olaf Kosinsky (Imágenes con Licencia CC).

En su primer mensaje de Navidad, el nuevo Rey Felipe VI se proyectaba hacia el futuro, a una España renovada y limpia de corrupción. “Necesitamos una profunda regeneración de nuestra vida colectiva”, afirmaba el monarca. Un discurso pertinente pronunciado en la misma semana en la que su hermana, la infanta Cristina era imputada por la presunta comisión de  varios delitos fiscales. En este tiempo de paz se han sucedido, además, las dimisiones de unos cuantos cargos públicos, unos saturados o enfrentados con la justicia y otros definitivamente acorralados por ella.

Felipe VI conminaba a los agentes políticos, económicos y sociales a trabajar unidos por España, anteponiendo siempre el interés de la ciudadanía. Algo que sonaba un poco a sermón de los domingos, que entra por una oreja y sale por la otra. Podemos, no se daba por aludido, sino más bien por excluido. “Se equivoca si piensa que los responsables de la crisis nos sacarán de ella”, afirmaba  en Twitter su Secretario General, Pablo Iglesias.

Ni ellos son tan castos ni yo tan  ̔casta ̓” decía estos días en televisión el socialista Pedro Sánchez en relación a Podemos. Rafael Hernando, el recién estrenado portavoz del PP en el Congreso cargaba un poco más las tintas: “Podemos se presenta como Don Limpio pero está lleno de suciedad, por no decir de caca”. Toda una sucesión de eslóganes descalificativos que barruntan guerra sucia a medida que se va acercando 2015 y una nueva cita decisiva de los ciudadanos con las urnas. O sea que de comunión celestial, nada de nada.

Lo que no se puede obviar es que Podemos se ha erigido en el nuevo Don Quijote de la ciudadanía. Los resultados del Euskobarómetro -recién sacados del horno- dan a la formación de Pablo Iglesias el segundo puesto en intención de voto, a un solo punto del PNV.  Unos datos que incluso mejoran  a nivel nacional, según las últimas encuestas publicadas desde que Podemos se constituyó como organización política hace apenas tres meses. El espectro político está cambiando su configuración a marchas forzadas, lo que refleja no solo un cambio político sino un interesante cambio social. La regeneración de España parece que, por primera vez en muchos años, se originará desde las bases ciudadanas. Y que vendrá por la izquierda. ¿Pero de qué clase, con qué formas y con cuánto arranque?

El escritor Michel Houellebecq vaticinaba en El mapa y el territorio una Europa occidental futura en la que el capitalismo viviría sus últimas horas, sin que por ello los partidos de extrema izquierda consiguieran “seducir más alla de su clientela habitual de masoquistas furiosos”. Dejando a un lado la conocida provocación del escritor galo, no estaría de más analizar esa cita para conseguir atisbar alguna pista de hacia donde se moverá la sociedad española en los próximos tiempos.

De momento, el futuro de España sigue en el aire. Para 2015 el partido en el gobierno nos vende la recuperación y el de la oposición, en el todavía vigente sistema bipartidista de partidos, nos promete modernización. Podemos, mientras tanto, les deja decir, hacer y caer. En unos meses tendremos elecciones generales y nadie quiere pactar coaliciones. O sea, que el que logre formar gobierno seguirá mandando en minoría. Nada nuevo bajo el sol. Parece que el deseo de unión fraterna lanzado al aire por el nuevo Rey en esta Navidad tendrá que esperar un año más. Al menos El niño Torres vuelve a casa por Navidad, que ya es consuelo.


Conectados

Semana del 24 al 30 de noviembre de 2014

El día de las librerías y el Black Friday

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El día de las librerías y el Black Friday.

El día de las librerías y el “Black Friday” en España. Autora: Samia Benaissa Pedriza. Dcha., imagen de dominio público.

Por tercer año consecutivo se celebran en España dos fechas señaladas para los consumidores: el día de las librerías y el “Black Friday”. La primera posiblemente tan desconocida como la segunda, pero de cualquier modo, mucho menos atractiva en cuanto a ofertas y oportunidades.  Mientras que el día de las librerías es una iniciativa de origen nacional, el Black Friday es otra tradición más importada de EE.UU. Como Halloween. Aunque en este caso no haya nadie a quien demonizar porque se trata pura y simplemente de una estrategia de márquetin comercial.

El día delas librerías -el 28 de noviembre- se celebraba esta semana con descuentos únicos del 5% sobre el precio de venta habitual al tiempo que los establecimientos se esforzaban por atraer clientes hasta las 22:00 horas con actividades lúdicas y culturales por toda la geografía nacional. Simultáneamente, el “Black Friday” explotaba el viernes con descuentos del 20 al 50% en comercios de ropa, electrónica y grandes superficies sin olvidar las suculentas ofertas por Internet. En este último caso no ha hecho falta más que una simple cartelería. Ni siquiera se han ampliado horarios comerciales, ya extensos de por sí. Tres días para gastar, gastar y volver a gastar.

Lo que ocurre es que la respuesta del público es totalmente diferente si hablamos de productos culturales o del resto de bienes y servicios. En España no se han visto todavía las escenas de guerra que los estadounidenses son capaces de protagonizar justo el día después de “Acción de Gracias” -esperemos no acabar pronto dándole las gracias al pavo relleno también aquí-, pero que el Black Friday se celebra ya en nuestro país es un hecho consumado.

El mundo anglosajón es así: un día de recogimiento y otro para el remordimiento. Al “Thanks giving” le sucede el “Black Friday” de igual modo que al día de Navidad le sucede el “Boxing day” en Reino Unido, Canadá y muchos otros países de la Commonwealth. Lo que surgió como un único día para comprar más barato se ha ido alargando hasta los tres, cuatro o siete días. En ocasiones, se empalma con las rebajas de enero y quien sabe hasta dónde llegarán los descuentos.

Cuesta hacer pagar en España por consumir libros, cine o música de forma legal. El éxito de taquilla y de espectadores de las últimas ediciones de La Fiesta del Cine ha convencido a la industria de celebrar el acontecimiento al menos dos veces al año. Iniciativas como  la noche de los museos o el día del libro también persiguen el mismo objetivo.  Aunque la respuesta y los beneficios no sean los mismos. Y eso que según el último barómetro de la Federación de Gremios de Editores de España, el número de lectores ha aumentado hasta el 63% en los últimos años. Aunque solo el 32% de los lectores digitales asegura pagar por los libros descargados.

Diez croissants por 3 euros”, rezaba una oferta de un hipermercado en este último Black Friday mientras una larga cola de golosos consumidores esperaba su turno sin rechistar. En la Boutique de la prensa del mismo centro comercial solo se paseaban los clientes habituales de un viernes por la tarde. Cuestión de gustos quizá. O de prioridades. Felices compras compulsivas.


Conectados

Semana del 22 al 28 de septiembre de 2014

Yo dimito

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Leopoldo González-Echenique y Alberto Ruiz Gallardón.

A la izda. el expresidente de la corporación RTVE, Leopoldo González-Echenique. (Fuente: http://www.cuartopoder.es). A la dcha., el exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. (Fuente: www. librered.net). (Imágenes bajo licencia CC).

Existen varios motivos por los que una persona convenientemente instalada en el poder decide dimitir. Puede ser por pundonor, por impotencia, por orgullo, por diferencia de opiniones o simplemente por hastío. Y en última instancia, algunos hasta dimiten para encubrir un cese forzoso, demasiado humillante y nocivo para el ego personal y/o profesional.

Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia del Reino de España hasta esta misma semana presentaba su dimisión poco después de que el presidente de la corporación RTVE (y van tres), Leopoldo González-Echenique, hiciera pública la suya. Demasiados “hasta aquí hemos llegado” en tan solo siete días. El exministro de Rajoy ha dicho adiós a su cargo y a su carrera política tras el rechazo mayoritario de la opinión pública  -y de su propio partido  conservador- a su proyecto de reforma de ley del aborto. Una modificación legal, por cierto, trasnochada, mohosa y con mucho olor a rancio.

La dimisión de Gallardón podría calificarse más bien de dimisión vanidosa que de decorosa. El exministro no se ha ido derrotado por la falta de apoyos, avergonzado por no haber podido elaborar un proyecto de ley que convenciera a la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de este país. Tampoco ha sido una dimisión causada por la impotencia: solo bastaba con rectificar, saber escuchar y buscar consensos que dieran una salida honrosa a su inicial propósito. Lo que ha ocurrido es que el exministro se puso el listón tan alto que finalmente le resultó imposible superarlo. La conocida ambición política de Gallardón es la que le ha jugado esta mala pasada porque cuando se juega a todo o nada, inevitablemente, se corre el riesgo de perderlo todo.

Leopoldo González-Echenique, colocado en el sillón de la presidencia de RadioTelevisión Española por el mismo partido que puso a Gallardón en el ministerio de Justicia, se ha marchado esta semana tras experimentar una profunda frustración a la hora de poner en marcha su proyecto de financiación de la televisión pública. En cinco años, han dimitido tres presidentes de la corporación RTVE y en el fondo de los casos por el mismo motivo: el económico. La negativa del Gobierno a aportar más fondos para sufragar los gastos e inversiones de una televisión en la que apenas confía el 10% de la audiencia ha significado la tirada de toalla menos sorprendente de la historia más reciente de la televisión española.

De estas dos formas de abandonar el poder, puede que la menos deshonrosa de cara a la galería haya sido la de González-Echenique. Probablemente porque genere más empatía y pudiera resultar más aceptable reconocer un fracaso por causas exógenas. Una dimisión basada más en la defensa de una carrera profesional  -un interés personal en definitiva- que en el interés general posiblemente solo provoque indiferencia y frialdad. En estos casos al dimisionario poco le queda por decir o hacer, excepto examen de conciencia.


Conectados

Semana del 14 al 20 de julio de 2014

Treguas y daños colaterales

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Arriba, ofensiva terrestre en gaza. Abajo, avión abatido en Ucrania.

Arriba, ofensiva terrestre israelí sobre la franja de Gaza (Palestina) iniciada el 17 de julio de 2014. Copyright: Reuters. Fuente: http://www.diariodigital.gt (Licencia CC). Abajo, restos del Boeing 777 de Malaysian Airlines abatido cerca de la frontera entre Rusia y Ucrania el jueves 17 de julio de 2014. Copyright: Life News.Fuente: http://www.eldiario.es.(Licencia CC).

En un conflicto bélico casi siempre se producen “daños colaterales”. Ese eufemismo al que algunos recurren para enmascarar acciones militares presuntamente involuntarias que generan consecuencias civiles demasiado vergonzosas para ser aceptadas por las reglas del ius belli. Tras la última ofensiva terrestre de Israel sobre la franja de Gaza esta semana se han producido más de 400 “daños colaterales”. Es decir, más de cuatro centenares de civiles muertos tras doce días de ataques y contraataques por cielo y tierra entre el ejército israelí y las milicias palestinas de Hamás. Una cifra a la que deben sumarse los 298 pasajeros del vuelo Amsterdam- Kuala Lumpur de la compañía aérea Malaysian Airlines que el pasado jueves fue derribado en el fuego cruzado entre separatistas prorusos y fuerzas militares ucranias.

Cuando las cifras de civiles fallecidos -incluidos niños de corta edad- se elevan tanto que consiguen sacar los colores a las partes implicadas, se producen reacciones tan típicas que no por conocidas dejan de dar vergüenza ajena. En estos casos, lo habitual es que nadie quiera dar la cara y se acuse al enemigo de haber sido el causante de todos los males. Israel, responsable de la gran mayoría de muertos civiles en Gaza (solo dos bajas israelíes bajo “fuego amigo” recontadas) lo justifica acusando a Hamás de utilizar a los palestinos y a los periodistas internacionales como escudos humanos. Y los rebeldes prorusos, sospechosos de haber lanzado el misil tierra-aire que derribó el avión siniestrado en el este de Ucrania, acusan al ejército ucranio, que a su vez mira hacia Rusia, a la que culpa por haber armado a los rebeldes. Es entonces cuando se declaran treguas humanitarias que inevitablemente se incumplen de una manera u otra.

En Palestina, este domingo, una escasa tregua de dos horas pactada entre los gobiernos de las partes enfrentadas debía servir para evacuar a los heridos y retirar los numerosos cadáveres de civiles esparcidos por las calles. Pero a los pocos minutos del alto el fuego, se reanudaban los combates y la tregua se rompía ante el asombro de la Cruz Roja ya desplazada en el terreno. Dos días antes en Ucrania, los rebeldes prorusos aceptaban un acuerdo humanitario que permitía a la comunidad internacional recoger los restos de los pasajeros y de la tripulación del avión comercial derribado en el territorio ucranio ocupado. Sin embargo, los observadores de la OSCE denunciaban que los prorusos habían comenzado a trasladar cadáveres a Donetsk sin darles explicaciones detalladas ni permitirles el  libre acceso a la zona donde el Boeing 777 cayó abatido.

El final de la historia es también de sobra conocido. Las treguas se incumplen o se resuelven antes de lo acordado y se reinicia inmediatamente la ofensiva. A pesar de que las tareas de identificación y traslado de las víctimas ya habían comenzado, este fin de semana el gobierno ucranio dio la orden de proseguir con los ataques en Lugansk, uno de los bastiones de los separatistas prorusos, donde según los observadores de la OSCE se han registrado ya 250 muertos civiles en ataques ordenados por las autoridades ucranias. Mientras en Palestina, para no variar el guion de los últimos sesenta  y cinco años, prosigue la ofensiva.


Conectados

Semana del 02 al 08 de junio de 2014

La separación de Melanie y Antonio y la no abdicación real

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Juan Carlos I. Melanie Griffith y Antonio Banderas.

El Rey Juan Carlos I (izda.) y los actores Melanie Griffith y Antonio Banderas. Fuentes: Ministerio de Asuntos Exteriores de Estonia y David Shankbone (Licencia CC).

Dice la RAE que abdicar es de boca de un rey o príncipe, “ceder la soberanía o renunciar a ella”. Pero la Constitución española establece claramente que la soberanía “reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado”. O sea, que técnicamente Juan Carlos I no ha abdicado, porque solo el pueblo español es soberano. Que nadie se rasgue pues las vestiduras, a favor o en contra de la decisión real porque lo que ha hecho el Rey de España esta semana es simplemente jubilarse del pueblo español.

Como no existen precedentes de una situación semejante en la historia de la democracia reciente de este país, parece que todo se está haciendo sobre la marcha: que si ley orgánica de abdicación, que si estatuto jurídico del exrey, etc. Aunque en realidad, las cosas no son lo que parecen. La democracia instaurada en 1978 eligió constituir una monarquía parlamentaria de corte personalizado en la figura de Juan Carlos I de Borbón. Y todo lo que se ha referido a la institución monárquica desde entonces y hasta ahora se ha hecho con extremada prudencia, pensando no con visión de futuro sino más bien en función de la coyuntura. Hace 36 años a nadie se le ocurría legislar sobre la posible abdicación del recién estrenado rey. Había que evitar todo tipo de inestabilidad política. La Constitución dejaba la puerta abierta a esta regulación en una futura ley orgánica pero esta no se ha comenzado a redactar hasta que Don Juan Carlos ha dicho basta.

Y lo mismo ocurrirá en relación con el orden de sucesión a la Corona: la Constitución solo se modificará para equiparar a varones y hembras cuando en la familia real de turno haya herederos de distinto sexo. Como no parece que eso vaya ya a ocurrir en la actual, habrá que esperar como mínimo unas cuantas décadas. Al menos por entonces, ya existirán precedentes sobre las abdicaciones, renuncias y situación jurídica de los exmonarcas que permanezcan vivos.

Esto lleva a la conclusión de que la democracia española, casi cuarenta años después, sigue siendo de facto una neófita.Seguimos legislando en función de las circunstancias, con excesivo celo, como si temiéramos desestabilizar el régimen de un momento a otro. Quizá por eso se hace oídos sordos a las demandas republicanas de referéndum sobre la institución monárquica que, en su mayoría, ya no provienen del partido socialista, tradicionalmente en contra de los reyes y de sus privilegios. Y es que los partidos políticos también se hacen mayores.

Melanie Griffith, actriz de Hollywood y mujer de “Antonio” (pronunciado con ese inconfundible acento americano) también ha abdicado. No se sabe muy bien si solo de Antonio o también de los españoles, aunque me temo que hay que ponerse en lo peor. Melanie no acompañaba a Banderas la pasada semana santa en Málaga ni tampoco en el último festival de Cannes. Y cuando tan solo habían pasado cuatro días de la noticia de la abdicación real, nos enterábamos de que la americana más española de los últimos tiempos nos decía también adiós.

Ya no veremos más a Melania por estos lares, ni con Antonio ni sin él, aunque la separación está siendo amistosa, como la del monarca con sus “súbditos”. Todo muy civilizado y respetoso, aunque para ser sinceros, sorprendente. Posiblemente, pocos esperaban que el Rey de España fuera a renunciar en vida a su consolidado reinado. Ni que el matrimonio de Griffith y Banderas fuera a resquebrajarse después de casi dos décadas pues, a pesar de todo, parecía tan sólido como las propias montañas hollywoodienses. Fin de ciclo, en definitiva, así que en esta semana de renuncias ejemplares y responsables solo queda por agradecer a los cesantes su dedicación a la causa y desearles lo mejor para sus intereses personales.


Los carteles electorales más polémicos de las elecciones europeas de 2014

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Campaña del Parlamento Europeo pidiendo el voto en las elecciones del 25 de mayo de 2014.

Campaña del Parlamento Europeo pidiendo el voto en las elecciones del 25 de mayo de 2014. Fuente: Internet.

Este 25 de mayo los ciudadanos europeos estamos llamados a votar la nueva composición del Parlamento Europeo que podría determinar, por primera vez en la historia de la UE, la elección del nuevo presidente de la Comisión Europea. En las últimas semanas hemos escuchado todo tipo de eslóganes políticos, desde los más manidos y aburridos a los más sorprendentes en este año electoral europeo, empezando por la lucha a muerte del propio Parlamento Europeo por alejar el fantasma de la abstención, la polémica agresividad de los euroescépticos y las asombrosas reivindicaciones de algunos partidos minoritarios. Una crítica separada merecen las decadentes campañas de las dos grandes familias políticas europeas, los socialdemócratas y los democristianos, en esta última cita electoral.

España prohíbe la campaña del Parlamento Europeo en favor del voto europeo

España es el único país de la Unión Europea que no permite incentivar el voto a través de una campaña electoral. La doctrina de la Junta Electoral es clara en ese sentido y ya se lo hizo saber al Parlamento Europeo hace unos meses. La institución europea ha tenido que adaptar sus proclamas e imágenes de campaña a las exigencias de la legislación española. Ni fotos de urnas o papeletas ni eslóganes en favor del voto europeo. La razón es que la Junta Electoral Central, el organismo encargado de supervisar la buena marcha de los procesos electorales en nuestro país,  tiene claro que debe proteger la abstención, una prerrogativa igual de valiosa que el derecho al voto.

En el resto de Europa, por el contrario, se han venido llevando a cabo diversas campañas que alentaban a votar el 25 de mayo. El Parlamento Europeo dio el pistoletazo de salida el pasado 10 de septiembre con una campaña en contra de la altísima abstención  que este tipo de elecciones suscita en los europeos desde hace décadas. En las últimas elecciones de 2009 la tasa de abstención media rondó el 60%, una cifra que también se prevé alcanzar este domingo pese a todos los esfuerzos institucionales.

Cartel promocional del Parlamento Europeo en España con el eslogan “Acción, reacción, decisión”.

Cartel promocional del Parlamento Europeo en España con el eslogan “Acción, reacción, decisión”. Fuente: Internet.

En Francia, la asociación de Jóvenes Europeos de Isère (sudeste francés) ha difundido un polémico cartel instando a los jóvenes a participar, con independencia del sentido de su voto:

“Escoge a quien quieras en tu parlamento” reza la publicidad a favor del voto de la asociación “Jeunes Européens” de Isère (Francia).

“Escoge a quien quieras en tu parlamento” reza la publicidad a favor del voto de la asociación “Jeunes Européens” de Isère (Francia). Fuente: Internet.

Las llamadas de atención de los partidos minoritarios

La lucha de los partidos con menor representación nacional por conseguir un escaño en el Parlamento Europeo se ha recrudecido en los últimos tiempos, aprovechando la estampida de electores decepcionados por los grandes partidos de derecha e izquierda. Las formaciones minoritarias han sido las que más han llamado la atención mediática en esta última campaña electoral en Europa. Entre ellas, destaca el Partido Pirata, presente en 60 países europeos y con dos eurodiputados en Estrasburgo. El Partido Pirata, fundado en el año 2006 en Suecia, está a favor de la democracia directa, el libre acceso a la información en Internet y la reforma de las leyes sobre propiedad intelectual. De nuevo, han sido los representantes franceses quienes, con bastante ironía, han saltado a la palestra en esta ocasión.

Cartel electoral del Partido Pirata en Francia. “La NSA ya sabe que va usted a votar por nosotros. Para que el saber y la cultura circulen con libertad por el mundo. El 25 de mayo yo voto”.

Cartel electoral del Partido Pirata en Francia. “La NSA ya sabe que va usted a votar por nosotros. Para que el saber y la cultura circulen con libertad por el mundo. El 25 de mayo yo voto”. Fuente: Internet.

En España ha sorprendido la sospechosa  similitud entre el cartel electoral de la formación UPyD y el del Parlamento Europeo, difundido el pasado otoño para promocionar la participación ciudadana en las elecciones del 25 de mayo. Coinciden composición, formato, estilo y hasta individuos (personas discapacitadas en silla de ruedas). ¿Se trata de una sorprendente coincidencia, un homenaje o un flagrante plagio?

A la izda., cartel del Parlamento Europeo. A la dcha., cartel de UPyD para las elecciones europeas de 2014.

A la izda., cartel del Parlamento Europeo. A la dcha., cartel de UPyD para las elecciones europeas de 2014. Fuente: Internet.

La agresividad electoral de los euroescépticos

En Italia, Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi ha optado por una campaña directa, nacionalista y de acoso y derribo del adversario: Alemania.

“Más Italia, menos Alemania. La austeridad impuesta por Alemania nos ha conducido a la recesión. Debemos cambiar. Más Italia en Europa, menos Alemania en Europa”.

“Más Italia, menos Alemania. La austeridad impuesta por Alemania nos ha conducido a la recesión. Debemos cambiar. Más Italia en Europa, menos Alemania en Europa”. Fuente: http://www.20minutos.es (Licencia CC).

Pero el que más atención ha recibido en las últimas semanas ha sido el UKIP, el partido de la Independencia de Reino Unido, que ha invertido cifras astronómicas en la campaña electoral más cara de su historia. El resultado de las votaciones anticipadas del pasado 22 de mayo -que coincidieron con las municipales- se conocerá el domingo. Pero los buenos resultados obtenidos a nivel local hacen pensar que la polémica campaña -tachada de racista y populista por conservadores y laboristas- ha dado sus frutos. Nigel Farage, orgulloso candidato del UKIP  ha declarado que  su partido es “el zorro que se ha metido en el gallinero de Westminster”. Queda por ver hasta dónde llegará su partido en Europa, teniendo en cuenta que su unión con el Frente Nacional de Marine Le Pen en el Parlamento Europeo no parece muy probable en esta legislatura (el UKIP ha calificado a la formación nacionalista francesa de “antisemita”).

Serie de carteles de la campaña europea del UKIP:

“Tu sacrificio diario crea su privilegiado modo de vida. El Reino Unido paga 55 millones de libras al día a la UE y a sus burócratas. Retoma el control de nuestro país. Vota a UKIP el 22 de mayo”.

“Tu sacrificio diario crea su privilegiado modo de vida. El Reino Unido paga 55 millones de libras al día a la UE y a sus burócratas. Retoma el control de nuestro país. Vota a UKIP el 22 de mayo”. Fuente: Internet.

“Las políticas europeas en acción. Los trabajadores británicos sufren las consecuencias de la mano de obra barata”.

“Las políticas europeas en acción. Los trabajadores británicos sufren las consecuencias de la mano de obra barata”. Fuente: http://www.20minutos.es (Licencia CC).

“Quién gobierna realmente en Westminster? El 75% de nuestra legislación se genera en Bruselas (según la comisaria europea Viviane Reding)”.

“¿Quién gobierna realmente en Westminster? El 75% de nuestra legislación se genera en Bruselas (según la comisaria europea Viviane Reding)”. Fuente: Internet.

Las rarezas publicitarias de los grandes partidos

La tónica general entre los grandes partidos de la izquierda y la derecha europea ha sido la del aburrimiento. Técnicas publicitarias clásicas para dar a conocer al candidato o candidata de turno y acusaciones personalizadas contra la gestión de unos y otros en clave nacional. En España, algunos carteles se parecían tanto visualmente que para algunos electores poco avezados se hacía difícil la identificación del partido con los candidatos.

Carteles electorales del PSOE (partido socialista obrero español) para las elecciones europeas de 2014.

Carteles electorales del PSOE (partido socialista obrero español) para las elecciones europeas de 2014. Fuente: http://www.psoe.es (Imágenes autorizadas para su uso web).

Carteles electorales de IU (Izquierda Unida) para las elecciones europeas de 2014.

Carteles electorales de IU (Izquierda Unida) para las elecciones europeas de 2014. Fuente: Internet.

En Francia y Alemania las formaciones  de izquierda y derecha en el espectro político han optado por rentabilizar los errores y aciertos de sus oponentes o líderes de partido en el poder. Una estrategia demasiado clásica, aunque todavía efectiva según los sondeos.

Cartel electoral de la UMP (conservadores franceses) difundido durante la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo. “Diga no a François Hollande. Vote a la UMP. Por Francia, actuemos en Europa”.

Cartel electoral de la UMP (conservadores franceses) difundido durante la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo. “Diga no a François Hollande. Vote a la UMP. Por Francia, actuemos en Europa”. Fuente: Facebook.

Carteles electorales europeos de la CDU (derecha alemana) ensalzando la gestión de Angela Merkel en la UE.

Carteles electorales europeos de la CDU (derecha alemana) ensalzando la gestión de Angela Merkel en la UE. Fuente: http://www.20minutos.es (Licencia CC).

En España, los conservadores del PP han intentado destacarse con una imagen de campaña que ha suscitado todo tipo de comentarios en las redes sociales. No se sabe si el dibujo del candidato Miguel Arias Cañete sobre un fondo totalmente azul ha podido convencer a más electores o no, pero sin lugar a dudas ha inquietado a gran parte del electorado que ha llegado incluso a compararle con “papá pitufo” (The Smurfs):

Cartel electoral del PP con el dibujo del candidato Miguel Arias Cañete sobreimpresionado.

Cartel electoral del PP con el dibujo del candidato Miguel Arias Cañete sobreimpresionado. Fuente: http://www.pp.es.

El 25 de mayo votamos a los nuevos representantes del pueblo europeo en unas elecciones  que, a pesar de su importancia, han suscitado un escaso interés entre la ciudadanía comunitaria. A partir de entonces tendremos voz y voto renovados en Europa para decidir los asuntos que nos atañen gracias o pesar de las polémicas consignas electorales que hemos escuchado en los últimos días.

+ info:

La campaña del Parlamento Europeo a favor del voto se justifica por la necesidad de conseguir una mayoría absoluta para investir a uno de sus cinco candidatos. Si los grupos políticos con representación en la asamblea europea no alcanzan un acuerdo, la decisión recaería en el Consejo Europeo, quien propondría un nuevo candidato de su elección, restando poder de elección popular al Parlamento.

Los cinco candidatos del Parlamento Europeo a presidir la Comisión son: Martin Schulz (socialdemócrata alemán, actual presidente del Parlamento Europeo), Jean-Claude Juncker (democristiano luxemburgués),Guy Verhofstadt (liberal belga), Ska Keller (ecologista alemana) y Alexis Tsipras (griego dela izquierda radical).


Isabel Carrasco: se ha escrito un crimen

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Pasarela sobre el río Bernesga en León.

Pasarela sobre el río Bernesga en León. Autor: Santiago Pastrana (Licencia CC).

Hay ocasiones en que la realidad supera a la ficción. Y el reciente asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León, es una de ellas. La desaparición de la política del PP acribillada a tiros en una pasarela sobre el río Bernesga podría formar parte del guion de un episodio de la popular serie de televisión Se ha escrito un Crimen, protagonizada por la entrañable Jessica Fletcher.

Pero no. A Isabel Carrasco, para muchos “Maléfica”,  “la bruja mala del Oeste”, “la madrastra de Blancanieves” o como quiera llamársele, –parece existir un consenso sobre el modo en que  gobernaba con mano de hierro tanto la Diputación como la delegación de su partido en León- la asesinaron a plena luz del día dos mujeres de carne y hueso, madre e hija, con las que parecía compartir una enemistad que venía de lejos.

Pero lo verdaderamente llamativo de los hechos no es tanto el propio acto, ni siquiera el móvil o el escenario del crimen. Lo que de verdad atrae la atención en este caso es la reacción que la muerte de la expresidenta ha suscitado entre sectores significativos de la ciudadanía, que no han dudado lo más mínimo en volcar sus más abiertas opiniones en las redes sociales.Las declaraciones de usuarios que se alegraban o justificaban el fallecimiento de Carrasco -en ocasiones rayando la conducta delictiva- o que incluso incitaban a cometer más asesinatos de políticos a manos de la ciudadanía se han venido sucediendo en los últimos días.

El aparato judicial se ha puesto en marcha rápidamente con las primeras detenciones de usuarios de redes sociales que presuntamente han proferido amenazas o efectuado en Internet una apología del delito, en este caso, el asesinato. Toda la clase política sin excepción ha condenado el homicidio de Isabel Carrasco, pero las voces no han sonado tan unánimes cuando se trataba de opinar sobre la oportunidad de restringir la libertad de expresión de los ciudadanos en las redes sociales.

El problema, de índole jurídica- ¿dónde está el límite de la conducta de apología para la comisión de asesinato tipificada por el artículo 141 del Código Penal?- tiene visos de convertirse en un conflicto ético que afecta a los principios morales por los que se rige una determinada sociedad. ¿Se debe mirar o no con los mismos ojos el asesinato de un feroz dictador como Sadam Hussein y el de una política que ejerce su labor profesional en democracia, por muy impopular que sea su gestión? ¿Debemos perseguir o, por el contrario, alentar el “terrorismo ciudadano”? ¿Puede legítimamente la ciudadanía, hastiada por la mala actuación de la clase política, tomarse la justicia por su mano?

Si en España no se sucediesen los casos de corrupción política, pésima gestión de los asuntos públicos e irresponsabilidad de los partidos políticos que han llevado al hartazgo a la mayoría de los votantes, la respuesta a estas preguntas sería un rotundo no. No habría alarma social por un caso aislado de corrupción o por el de un dirigente de provincias poseído por el espíritu caudillista de un comendador decimonónico. Nada que justificase la descomposición del cuerpo social, la putrefacción progresiva del conjunto de habitantes de un territorio que se rigen por unas normas de conducta comunes. Lo que ocurre sin embargo, es que los acontecimientos están precipitando el riesgo de fractura social.

En su Leviatán, Hobbes decía que “el hombre es un lobo para el hombre” y que solo el contrato social entre ellos podría poner fin al riesgo de autodestrucción de la raza humana. Pero esa organización social creada según el pacto entre ciudadanos era en realidad de origen tan invasivo como la suma de sus partes: la libertad individual solo tendría cabida allí donde la ley no se pronunciase. Y la ley se pronunciaba en casi todo. La visión del Estado de Hobbes era absolutista, subjetiva y aplicable a un contexto histórico que poco tiene que ver ya con las modernas democracias del siglo XXI.

A pesar de ello, quizás deberíamos reflexionar sobre el modo en que los propios ciudadanos, llevados al límite, podemos llegar a atentar contra nuestros propios derechos. En un régimen democrático, la libertad de expresión solo tiene cabida dentro de los límites de la ley. Amenazar, acosar o incentivar la comisión de delitos son acciones punibles por el ordenamiento jurídico. Pero en un Estado no absolutista ¿debe serlo también limitarse a celebrar la desaparición de un dirigente impopular, -por muy moralmente reprobable que pueda resultar-?

En definitiva,  se trata de saber quién tiene más derecho: la política del PP a descansar en paz o los ciudadanos a expresarse libremente dentro de los límites de la legalidad. Definitivamente, con Isabel Carrasco se ha escrito un crimen que se recordará en muchas facultades de Derecho y de Ciencias de la Información de este país.

+ info:

Isabel Carrasco, de 59 años, presidenta del Partido Popular (PP) de León y presidenta de la Diputación de León fue asesinada en la calle el pasado 12 de mayo de 2014. Recibió cuatro balazos por la espalda mientras se dirigía a una reunión de su partido a escasos metros de su residencia privada.

Dos mujeres han sido detenidas por la presunta autoría del asesinato: una mujer de 55 años, María Montserrat González, esposa del inspector jefe de la Policía Nacional de Astorga (León) y funcionaria de la Diputación que Isabel Carrasco presidía, y su hija, Montserrat Triana Martínez, de 35 años, extrabajadora del mismo organismo y militante del PP, con la que la fallecida mantenía varios contenciosos laborales así como  profundos desencuentros internos en el seno del Partido Popular.

Una policía local, amiga personal de la hija, ha sido imputada por su presunta colaboración en relación con el ocultamiento del arma del crimen. Las dos mujeres imputadas fueron detenidas gracias a la intervención de un policía jubilado que presenció los hechos y que siguió discretamente a las presuntas asesinas al tiempo que se comunicaba con la policía.

Ver gráfico informativo que detalla la comisión del asesinato en las calles de León, así como la huida y detención de las dos mujeres imputadas.


Conectados

Semana del 07 al 13 de abril de 2014

Guardiola, la Champions y el triunfo de una ilusión

Autora: Samia Benaissa Pedriza

De izda. a dcha. El “Cholo”Simeone, Pep Guardiola y Gerardo “Tata” Martino.

De izda. a dcha. El “Cholo”Simeone, Pep Guardiola y Gerardo “Tata” Martino. Autora: Samia Benaissa Pedriza (Fotomontaje de imágenes bajo licencia CC. Autores y fuentes: Carlos Delgado, Якушкин Иван y http://www.atlantico.net).

El fútbol en Europa se ha convertido en un juego de estrategas. Un juego mediático, que entretiene y levanta las más bajas pasiones, pero juego táctico al fin y al cabo. Aunque, en ocasiones, el éxito cosechado en el terreno de juego traspasa el césped de los estadios para manifestarse en otros contextos más mediáticos aun si cabe. En menos que canta un gallo, los jugadores estrella que anuncian perfumes y ropa interior se van a quedar desfasados. Lo que ocurre es que el interés mediático se está desplazando cada vez más hacia el banquillo, ese lugar donde se dan órdenes, se grita, se abronca o se anima y se tienen crisis de ansiedad en público.

Pep Guardiola, exitoso entrenador del Bayern de Múnich, inspiró el año pasado a los creadores de una obra teatral que se estrenó en inglés en Dublín y que ahora se presenta en catalán en Barcelona. El actor Pep García-Pascual dará vida al exentrenador del Barça en Pep Talk, una propuesta que desgrana las claves del liderazgo del catalán inspirado en su filosofía de vida. Para algunos, el hecho puede resultar ridículo y la situación sobredimensionada, pero quizá habría que tomárselo en serio porque se empieza por una obrita y se puede terminar cobrando millonarios derechos de autor por un biopic hollywoodiense al estilo Jobs.

Lo cierto es que la relevancia mediática de los entrenadores de fútbol al final de temporada es cada vez más grande. El Cholo Simeone parece haberse convertido en el hombre del momento y en el nuevo Napoleón Bonaparte del fútbol. “No hay distancia que no se pueda recorrer ni meta que no se pueda alcanzar”, solía decir el estratega galo. Y algo parecido debe tener en mente el entrenador del Atlético de Madrid, que ha conseguido meter a su equipo en una semifinal de la Champions por primera vez en cuarenta años. Cómo será su fama que ningún equipo de los que aun quedan en pie en la competición europea quiere enfrentarse a él. “Los atléticos están locos”, decía Guardiola esta semana en una rueda de prensa en referencia a la afición colchonera. Y es que el triunfo del Atlétic es el triunfo de una ilusión.

Dicen los expertos que un buen estratega es el que tiene una visión global de la situación y no solo el que emplea la táctica más efectiva para vencer al enemigo. Un líder debe poseer además capacidad de mando, entendida esta como la aptitud para imponer su superioridad jerárquica a su equipo y al mismo tiempo hacerle partícipe de su cercanía. Sin olvidar que un buen guía debe tener también afán de superación y ambición por lograr hitos históricos.

Si nos atenemos a la definición de los teóricos, Diego Pablo Simeone sería un líder de libro, del mismo modo que lo fue Guardiola durante su etapa al frente del Barça. Nada que ver con el “Tata” Martino, que sí muestra cercanía, pero no parece ser capaz de hacerse respetar demasiado por sus jugadores. Preguntado por los medios sobre si mandaba en el vestuario tras la eliminación del Barça de la Champions, el “Tata” respondió humildemente: “Bueno, sí, lo intento”. Una respuesta que jamás habría salido de la boca de José Mourinho, el polémico entrenador del Chelsea.

Atlético de Madrid, Bayern de Múnich, Chelsea y Real Madrid se enfrentarán en las próximas semanas y los aficionados podremos comprobar qué estilo de juego y qué tipo de liderazgo se impondrá al final: la humildad y la ilusión de los de Simeone, la prepotencia de Mourinho, la planificación estratégica de Guardiola o la filosofía experimental de Ancelotti. Como se suele decir, hace más el que quiere que el que puede y “querer es poder” (aupa Atleti), pero el fútbol es el fútbol y cualquier cosa puede ocurrir. Que gane el mejor (pero que sea español).


Muere Adolfo Suárez. Vida y muerte de un expresidente en dos actos

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El expresidente del gobierno español, Adolfo Suárez.

El expresidente del gobierno español, Adolfo Suárez. Fuente: http://www.andalucesdiario.es (Licencia CC).

El que fuera presidente del gobierno español entre 1976 y 1981 fallecía el domingo en Madrid tras más de una década retirado de la vida pública. El Alzheimer que padecía desde el año 2003 le condenó a vivir dos vidas y una muerte cuya crónica fue anunciada por su hijo mayor, 48 horas antes de que esta realmente se produjera.

Inmediatamente después de que el hijo de Suárez anunciara públicamente que se esperaba un desenlace inminente, los medios de comunicación iniciaban una larga ronda de coberturas informativas que durarán por lo menos hasta el martes, cuando tenga lugar el entierro del expresidente en Ávila, su localidad natal. Tan solo habían transcurrido algo más de 24 horas desde la comparecencia de Adolfo Suárez Illana cuando algunos colaboradores de programas de televisión se impacientaban sin pudor porque no se había producido aun el fallecimiento anunciado.

Adolfo Suárez permanecía aun con vida en la madrileña clínica Cemtro donde había sido hospitalizado siete días antes a causa de una neumonía, mientras las televisiones, las radios y los diarios digitales adelantaban los especiales conmemorativos que se suelen emitir y organizar cuando una figura institucional de su relevancia desaparece para siempre. Una muerte que ha sido, por consiguiente, narrada en dos actos. Porque hasta las 15:03 del domingo 23 de marzo no se produjo el auténtico hecho noticioso que daría lugar a esa ristra de coberturas especiales que a día de hoy siguen emitiéndose sin descanso en los principales medios de comunicación de nuestro país.

Vida y muerte política

El recorrido político de Adolfo Suárez fue relativamente corto pero intenso en la historia de la democracia española. Una esencial ley para la reforma política, las primeras elecciones por sufragio libre y universal, una oposición interna y externa feroz (con moción de censura del PSOE añadida), el zarpazo del terrorismo de ETA y los GRAPO y una dimisión seguida de un inesperado golpe de Estado (“si llego a intuir lo del golpe no hubiera dimitido en absoluto”, afirmó el propio Suárez años más tarde).

Suárez. Ley de reforma política y cartel electoral 1977

Foto. Adolfo Suárez durante la sesión de aprobación de la Ley para la Reforma Política (1976). A la dcha., propaganda política durante la campaña para las elecciones democráticas del 15 de junio de 1977. Fuente: http://www.20minutos.es (Licencia CC).

Suárez y Felipe González. Dimisión Suárez.

Foto. Adolfo Suárez y Felipe González, por entonces, líder de la oposición (PSOE). Fuente: http://www.atlantico.net (Licencia CC). A la dcha., comparecencia televisiva de Adolfo Suárez ante el pueblo español para anunciar su dimisión como presidente del Gobierno el 29 de enero de 1981. Fuente: http://www.20minutos.es (Licencia CC).

Suárez en su escaño durante el golpe de Estado de 1981

El presidente Suárez fue uno de los tres únicos parlamentarios que permanecieron en su escaño cuando los golpistas entraron pegando tiros en el Salón de Plenos del Congreso de los diputados el 23 de febrero de 1981. Los otros dos fueron el vicepresidente Gutiérrez Mellado y Santiago Carrillo, del PC (Partido Comunista). Fuente: http://www.cantabria24horas.com (Licencia CC).

Suárez y Gutiérrez- Mellado durante el golpe de Estado (1981)

Adolfo Suárez se enfrenta a los golpistas que zarandean al vicepresidente, el general Manuel Gutiérrez-Mellado. Fuente: http://www.periodismociudadano.es (Licencia CC).

Las decisiones que Suárez tuvo que tomar en sus cinco años de gobierno fueron determinantes para sentar las bases de lo que hoy conocemos como régimen democrático. Legalizó todos los partidos políticos (incluido el Partido comunista) y aprobó una amnistía para presos políticos sin delitos de sangre. Pactó con la oposición un nuevo texto constitucional que a día de hoy pervive con escasas modificaciones y le plantó cara al terrorismo con valentía y sentido de Estado (cuando recibió una carta de ETA que amenazaba con secuestrar a su hijo Adolfo, aun un niño, Suárez lo mandó llamar para decirle que si caía en manos de la banda terrorista podía darse por muerto porque él no cedería ante el chantaje de los terroristas).

Suárez con la oposición y los padres de la Constitución

Adolfo Suárez junto a Felipe González (PSOE), Santiago Carrillo (PC) y los padres de la Constitución de 1978. Fuente: http://www.mundodiario.com (Licencia CC).

En el día de hoy toda la clase política ha coincidido en admitir que Suárez fue un jefe de gobierno responsable, valiente, leal y amante de la concordia. Y que hombres de Estado como él siguen haciendo mucha falta en España en la actualidad (lo ha dicho el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en un momento delicado de las relaciones entre el gobierno central y el autonómico catalán).

Si el currículum político de Adolfo Suárez es harto conocido por todos, no lo es menos su trágica vida familiar, seguida estrechamente por los medios. El expresidente tuvo tiempo de presenciar en 2001 la muerte de su esposa a causa de un cáncer de mama, la misma enfermedad que acabó con la vida de su hija mayor unos años más tarde y amenazó la de sus otras dos hijas, que lograron superar la enfermedad. Aunque por aquel entonces, el Alzheimer ya no le permitía darse cuenta de lo que ocurría a su alrededor, ni siquiera de que un día fue presidente del primer gobierno de la democracia de este país. El año 2003 fue el momento en que Adolfo Suárez comenzó el segundo acto de su vida, sumergido en una nebulosa de recuerdos desordenados, pero rodeado por el cariño de su familia y de sus amigos, entre ellos, el Rey Don Juan Carlos, que ha mantenido el contacto con Suárez durante casi cuatro décadas.

Suarez jurando como presidente y en su despacho presidencial.

Primer acto de la vida del expresidente. Adolfo Suárez jurando su cargo de presidente del Gobierno (1977) y en su despacho presidencial. Fuentes: http://www.atlantico.net y http://www.cantabria24horas.com (Licencia CC).

Suárez y el CDS. Suárez Premio Príncipe de Asturias a la Concordia.

Tras abandonar la presidencia del gobierno, Suárez fundó en 1982 un nuevo partido, el CDS (Centro Democrático y Social), con el que no obtuvo el mismo éxito. En 1996 se le concedió el premio Príncipe de Asturias a la concordia. Fuente: http://www.20minutos.com (Licencia CC).

Durante la capilla ardiente del exjefe del Ejecutivo se ha podido comprobar la admiración y, sobre todo, el reconocimiento que el pueblo español sigue sintiendo hacia quien fue su primer presidente elegido democráticamente. Colas de más de dos kilómetros de longitud rodeaban el Congreso de los Diputados en la primera de las dos jornadas reservadas para que el público le pueda dar su último adiós. La última distinción institucional ha llegado esta misma mañana de manos del Rey y tras el acuerdo del Consejo de Ministros que le ha concedido a título póstumo el collar de la real orden de Carlos III que reconoce “eminentes y extraordinarios servicios a la Nación”.

Una de las últimas apariciones públicas de Adolfo Suárez

Segundo acto. Adolfo Suárez, en una de sus últimas apariciones públicas. En el año 2003 el exmandatario dio su último mítin durante el cual perdió momentáneamente el hilo del discurso, mostrando ya los primeros signos de su enfermedad. Fuente: http://www.horasurdigital.com (Licencia CC).

Capilla ardiente de Adolfo Suárez en el Congreso de los Diputados

Imágenes de la llegada del féretro con los restos mortales de Adolfo Suárez al Congreso de los Diputados en presencia de los expresidentes vivos de la democracia. A la dcha., los Reyes de España y la Infanta Elena junto al presidente Mariano Rajoy velan el féretro. Fuentes: http://www.atlantico.net y http://www.laregion.es (Licencia CC).

Una gran pena”, ha dicho don Juan Carlos al salir de la capilla instalada en el salón de pasos perdidos del Congreso de los Diputados. Es la forma más sincera que el monarca ha encontrado de despedirse de quien fuera su amigo desde el año 1976, cuando el Rey le eligiera como figura principal para conducir a buen puerto la transición a la democracia. Quedan aun por celebrar los funerales de Estado que tendrán lugar la próxima semana en Madrid y a los que asistirán de nuevo todas las altas instituciones del Estado.

Adolfo Suárez y el Rey

Adolfo Suárez y el Rey Juan Carlos durante una corrida de toros en los años 1990. A la dcha., última imagen pública de Adolfo Suárez. La fotografía fue tomada el 17 de julio de 2008 por el hijo mayor del expresidente. Suárez llevaba cinco años enfermo de Alzheimer y no reconoció al Rey que fue a visitarle a su domicilio madrileño de La Florida. La imagen obtuvo el Premio Ortega y Gasset de periodismo gráfico. Fuentes: http://www.atlantico.net y http://www.periodismociudadano.es (Licencia CC).

+ info:

Adolfo Suárez González (1932-2014), fue presidente del gobierno español entre 1976 y 1981. El Rey Juan Carlos de Borbón lo eligió para presidir el Consejo del Reino que debía preparar una ley para la reforma política que lograra una transición pacífica a un régimen democrático tras 40 años de dictadura franquista.

Las Cortes del aun vigente antiguo régimen aprobaron la ley, lo que dio paso a la celebración de las primeras elecciones democráticas celebradas en España desde los tiempos de la Segunda República (1936). La UCD (Unión de centro Democrático), el partido de centro derecha liderado por Adolfo Suárez, ganó las elecciones y Suárez fue proclamado presidente del primer gobierno de la democracia en 1977. Las nuevas Cortes Generales resultantes de las elecciones fueron las encargadas de redactar el texto de la Constitución de 1978, aun vigente.

Adolfo Suárez es el único presidente del gobierno español que ha dimitido de su cargo. Según sus propias palabras, tomó la decisión cuando dejó de contar con el apoyo de su partido para seguir gobernando como él quería. A las tres semanas de su dimisión se enfrentó a un golpe de Estado fallido en el Congreso de los Diputados (23 de febrero de 1981). El presidente (en funciones) plantó cara a los militares golpistas encabezados por el teniente coronel Antonio Tejero que le encerraron durante 16 horas en la conserjería principal del Congreso.

El expresidente fallecía el 23 de marzo de 2014 a consecuencia de la degeneración neuronal progresiva ocasionada por el Alzheimer que le fue diagnosticado hace más de una década. Sus restos serán enterrados junto a los de su esposa en la catedral de Ávila.


Conectados

Semana del 03 al 09 de marzo de 2014

La europeización de España o la españolización de Europa

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Bono, líder de U2, solidario con los países europeos en crisis.

Bono, líder de U2, solidario con los países europeos en crisis. Fuentes bajo Licencia CC: Vectorportal (Autor: Igor Sunjic) y http://www.anticapitalistes.net (dcha.).

Hace cien años le decía Miguel de Unamuno a José Ortega y Gasset que había que españolizar a Europa. Un siglo después no es un intelectual reconocido, sino un músico comprometido el que insta a los europeos a embeberse de España. Bono, el líder de U2 nos quiere tanto que hasta estaría dispuesto a hacer con U2 un disco de flamenco. Aunque esto último sonó un poco a broma en el último congreso del Partido Popular Europeo que se ha celebrado esta semana en Dublín. Pero en esencia, lo que Bono venía a decir es que había que recuperar la Europa social, la de la solidaridad entre los pueblos y no la del egoísmo de los financieros. “¿Dónde está la respuesta de la familia europea?, ¿Dónde está la campaña paneuropea para que la gente vaya de vacaciones a España, compre productos españoles y escuche música española?”, decía el líder de U2 ante un auditorio plagado de políticos de altura y jefes de Estado de la derecha europea.

Bono nos echaba un capote justo cuando la Comisión Europea nos sacaba por primera vez de la lista de Estados miembros con desequilibrios macroeconómicos excesivos. Un azucarillo para endulzar el amargor de las inquietantes cifras de desempleo (25,8%) y de la elevada deuda pública y privada. A España, el ejecutivo comunitario le aconseja reorientar su modelo productivo hacia el mercado exterior (escuchen a Bono) y flexibilizar aun más el mercado de trabajo por la vía de la moderación salarial para recuperar la competitividad. El problema es que los españoles ya no podemos bajarnos más los salarios, o dejaremos de ser europeos para convertirnos directamente en esclavos asiáticos.

Frente a Unamuno, Ortega  y Gasset defendía que había que europeizar a España. El pensador español estaba convencido de que los problemas que padecía el país a principio del pasado siglo solo tenían respuesta dentro del círculo europeo. Lo que quizá no previó Ortega es que el elitista club de los 28 se convertiría en una manada de “lobos de Wall Street”, cada país a lo suyo y a ver quién puede aprovecharse más de las debilidades de los demás. Cuando la Comisión Europea daba las notas esta semana, nadie fue felicitado por sus resultados. Ni siquiera Alemania, que sigue siendo el alumno más abusón del grupo. Y a Italia, que estrena nuevo primer ministro por enésima vez en pocos meses, también le han sacado los colores con la deuda y la competitividad. Los mismos males que aquejan a España, solo que a gran escala.

La receta europea es la misma para todos: ajustes de cinturón y más ajustes de cinturón. Y reprobación pública para los que no lo logren a tiempo. Aunque a los italianos de a pie ese tirón de orejas puede que no les duela tanto porque siguen con una tasa de desempleo que ya quisiéramos los españoles (12,9 %). Y como punto a destacar en esta semana en que se ha celebrado el día internacional de la mujer, resulta que las italianas mantienen la diferencia salarial con los italianos en un 6,7%, muy por debajo de la media europea, registrada en un 16,4%. O sea, que no se sabe qué será mejor, si ser italiano o italiana, español o española, o simplemente europeos o no europeos.

De momento, España ganó a Italia en un partido de fútbol amistoso celebrado a mitad de semana por 1 a 0. “Despacito y con buena letra” es el triunfante leitmotiv de “la roja”. Una fórmula que está ayudando a cosechar grandes éxitos en lo deportivo donde todos, por una vez, querrían ser España. A ver si al final Don Miguel iba a tener razón y vamos a tener que españolizar a Europa. ¿O no? Bono ya ha dado el primer paso…


Conectados

Semana del 03 al 09 de febrero de 2014

El difícil arte de desfilar: de Infantas, paseíllos, JJ.OO. y alfombras rojas

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El difícil arte de desfilar.

Fotomontaje realizado a partir de imágenes bajo licencia CC. De izda. a dcha., la Infanta Cristina de Borbón acudiendo a declarar en Palma de Mallorca (fuente: http://www.eldiario.es), ceremonia de inauguración de los JJ.OO. de Sochi 2014 (fuente: http://www.lanoticia.hn), imagen de la pasarela de Nueva York (autor: David Shankbone) y alfombra roja cinematográfica (autora: Rita Molnár). Autora: Samia Benaissa Pedriza.

El mundo es un desfile. La Infanta Cristina hizo esta semana un paseíllo de cinco metros para ir a declarar al juzgado de Palma donde está imputada por presunto delito fiscal y blanqueo de capitales. Las delegaciones deportivas de países de todo el mundo también desfilaron en Sochi este fin de semana mientras el espíritu olímpico se quedaba a media luz por un fallo técnico de la organización. Y los diseñadores de medio planeta también pagaron su millón de euros por desfilar en la pasarela de Nueva York mientras esta misma tarde lo más granado del cine español se da cita en la alfombra roja de los Premios Goya.

La condición humana es débil, a menudo caemos en la autoindulgencia y  nos morimos por esos quince minutos de fama que Andy Warhol nos metió una vez en la cabeza que todos teníamos derecho a disfrutar. Quizá por eso la Infanta Cristina apareció sonriente ante los medios cuando iba a declarar que ella no es culpable de los delitos que se le acusan porque solo “confiaba en su marido”. Querer es poder, decía Séneca. Que cada cual interprete esta máxima como desee.

La comparecencia en sede judicial de la hija del Rey de España se ha convertido en todo un acontecimiento mediático: “Ha habido de todo: emoción, sentimiento, sinceridad, duda, afirmación, contundencia… Estamos muy contentos”, declaraba el abogado de la Infanta a su salida del juzgado. Como en una película, vaya. La Infanta, aparentemente contenta, saludaba al pueblo llano como si de un acto oficial más se tratara. Lo mismo da ir a declarar ante el juez rodeada de prensa internacional que de bautizo real o a inaugurar un zoológico en Cartagena. Lástima de globalización.

Aunque nos consuela saber que en Rusia también meten la pata ante millones de espectadores. La inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno fue espectacular en su conjunto, pero dejar a los anillos olímpicos en cuatro por un fallo de iluminación queda un poco cutre, como poco. Tampoco queda muy bien atentar contra los derechos de los homosexuales, sobre todo si son deportistas de élite. Al final, en estos actos, acaba por triunfar el espíritu olímpico y los deportistas desfilan con orgullo y gratis, aunque participar en unos juegos olímpicos casi nunca sale rentable económicamente hablando.

Algo más rentable debe de salir participar en la pasarela de Nueva York para pagar con gusto el millón de euros de peaje por mostrar a los potenciales clientes tus creaciones. Si no, no se entiende ese afán por figurar en una pasarela a la que solo puede acceder un puñado de privilegiados. Actrices, editoras de moda, estilistas, pululan por allí con aire interesado. Pero solo opinan, critican o simplemente están. Al final son las millonarias y las royals (Infantas en versión española) las que se dejan las ganancias o el patrimonio público en la ropa-joya de los diseñadores internacionales.

Los actores y actrices que esta noche están desfilando en la alfombra roja de los Goya 2014 no son multimillonarios ni han adquiridos sus galas en la pasarela de Nueva York. Aquí, por lo general, el diseño se queda en casa, que hay que promocionarse de alguna manera -ese millón de euros no está a nuestro alcance- y los beneficios generados por el cine español este año no dan ni para palomitas. La recaudación ha bajado un 14% en doce meses gracias a un IVA cultural del 21%. Un año después las cosas siguen peor de lo que ya estaban y aunque se oyen algunos cantos de sirena por parte del gobierno (¿bajarán de verdad los impuestos?), las perspectivas de futuro para la industria del cine íbero no son nada halagüeñas. El ministro de cultura ha excusado su presencia  en la gala de esta noche,  probablemente para evitar tener que enfrentarse de nuevo a las protestas del sector, que está cada vez más combativo.

Marchas mediáticas, un paseíllo deshonroso, mucha exhibición y un pellizco de espíritu deportivo para esta semana de famoseo patrio y foráneo. Y en medio de todo ello, las protestas de indignación por el abuso de poder, la vergüenza ajena y el hastío. En España, en Rusia y en el extranjero. Lo dicho, el mundo es un desfile.


Conectados

Semana del 13 al 19 de enero de 2014

Obama, Rajoy, Hollande y la erótica del poder

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Obama, Rajoy y Hollande

Caricaturas de Barack Obama (autor: DonkeyHotey Licencia CC), Mariano Rajoy (Autor: Marc Sardon. Licencia CC) y François Hollande (Autor: DonkeyHotey. Licencia CC).

Esta semana ser primera dama se ha vuelto a poner de moda. En realidad se trata de un puesto oficioso -que no oficial- más basado en el puro márketing político y en las relaciones públicas que en otra cosa. Si bien las primeras damas gozan de innegables privilegios, a veces, también deben soportar ciertas cargas. Por ejemplo, Michelle Obama, toda una maestra, sabe muy bien de qué hablamos. El mes pasado, Mrs. Obama no fue capaz de ocultar un ataque de celos ante la actitud cómplice de su marido con la primera ministra danesa, Helle Thorning, durante los funerales de Nelson Mandela. Y parece que tampoco le ha sentado nada bien a Valérie Trierweiler que su pareja, el presidente François Hollande, le haya sido infiel durante dos años con la actriz Julie Gayet, casi el mismo tiempo que dura ya su relación sentimental con el presidente de la república francesa. La suculenta revelación de la revista Closer condujo a la oficiosa primera dama francesa a recluirse durante una semana en el mismo hospital de París donde falleció Lady Di, otra mujer también engañada públicamente en su momento por su marido, el príncipe de Gales.

Hollande se ha escudado en su derecho a la intimidad para no dar demasiadas explicaciones durante la rueda de prensa organizada en el Elíseo sobre la situación económica del país galo. Más de dos horas de comparecencia durante las cuales informó del plan de recortes sociales  y presupuestarios que piensa implantar en Francia para luchar contra la crisis económica y el desempleo. La derecha, bastante satisfecha con el viraje liberal del presidente no ha querido hacer leña del árbol caído. El asunto de la infidelidad de Hollande se considera oportunamente secundario: hoy por ti,  mañana por mí.

El escándalo en el que se ha visto envuelto François Hollande ha saltado a la luz en su peor momento. Su índice de popularidad está por los suelos -sólo le apoya ahora un escaso 10% del electorado- y no ha logrado alcanzar los objetivos de empleo y reducción del déficit público prometidos hace dos años durante la campaña electoral cuando el candidato socialista ya jugaba en secreto a tres bandas con su antigua compañera sentimental Ségolène Royal y sus por entonces dos amantes, la actual primera dama Valérie Trierweiler y la actriz Julie Gayet. Hollande tiene suerte de que en Francia exista un pacto tácito entre la clase política y la mediática para respetar la vida privada de los dirigentes políticos. Aunque tampoco es que a los franceses les apasione demasiado saber lo que haga o deje de hacer su presidente en su alcoba. Pero hay algo que inevitablemente ocurre cuando los asuntos de la vida privada explotan en la vida pública de los responsables políticos: el déficit de credibilidad global del dirigente, un valor demasiado relevante en materia política como para ser pasado por alto.

Quizá por ello el presidente Hollande se haya visto obligado a dar explicaciones sobre su situación personal ante los medios. Asegura que lo hará antes del próximo 11 de febrero cuando la presencia de la pareja presidencial francesa estaba prevista en un viaje oficial por Estados Unidos. A Obama, que esta semana festeja a bombo y platillo el cumpleaños de la primera dama Michelle –en estos momentos ningún gobernante desea otra crisis matrimonial pública-, parece que últimamente le está tocando bailar con la más fea: primero estos últimos días con el presidente español Mariano Rajoy, que le ha rendido cuenta de los deberes hechos  y que ha sido recibido sin demasiado entusiasmo en la Casa Blanca – y sin primera dama que sencillamente no fue invitada- y en unas semanas con Hollande, que repetirá el viaje de Rajoy. Con o sin primera dama, ese es un misterio que se resolverá por sí solo. Para entonces sabremos en qué se habrá quedado este episodio de vodevil presidencial que a los europeos solo nos ha tenido apartados de la cruda realidad económica durante un intermedio.

+ info: →Leer reportaje relacionado: El síndrome de la mujer del presidente.

***************

Connectés

Semaine du 13 au 19 janvier 2014

Obama, Rajoy, Hollande et l´érotisme du pouvoir

Auteur: Samia Benaissa Pedriza

Cette semaine être première dame est un fait en vogue. En vérité, il s´agit d´un poste officieux -pas officiel- plutôt basé dans le pur et simple marketing politique et les relations publiques que dans d´autre chose. Si bien les premières dames jouissent d´indéniables privileges, elles doivent parfois supporter aussi certaines charges. Par exemple, Mme Michelle Obama ne fut pas capable de cacher sa crise de jalousie lorsque son mari s´est montré un peu trop complice vis à vis de la première ministre du Danemark Mme Helle Thorning, pendant les funerailles de Nelson Mandela. De même, il paraît que  Valérie Trierweiler n´a pas trop bien assimilé la liaison dangereuse de deux ans de son compagnon Mr. François Hollande et l´actrice Julie Gayet, presque le même temps que dure sa relation avec le président de la république française. La succulente révélation du magazine Closer a poussé l´officieuse première dame à s´ enfermer pendant une semaine dans le même hôpital où est morte Lady Di, une autre femme également trompée de manière publique dans le passé par son époux, le prince de Galles.

Mr. Hollande s´est réfugié derrière son droit à l ´intimité pour éviter de donner trop d´explications pendant la conférence de presse organisée à l´Elysée pour informer sur la situation économique du pays. Plus de deux heures d´une comparution dédiée à communiquer  un plan de réductions sociales et budgétaires pour faire face à la crise economique et le chômage en France. Les partis de droite, assez satisfaits par le virage libéral du président n´ont pas voulu courrir aux branches de l´arbre tombé. L´affaire de l´infidélité de Mr. Hollande est considérée opportunément secondaire et traitée comme un service rendu entre amis “à charge de revanche”.

Le scandale dans lequel s´est vu impliqué François Hollande est sauté à la lumière publique dans le pire scénario  possible pour le président. Sa cote de popularité est au ras du sol -il est seulement appuyé par un faible 10% des électeurs- et n´a pas reussi à atteindre les objectifs fixés en matière d´emploi et de réduction du déficit publique promis il y a deux ans, lorsque le candidat socialiste jouait déjà au billard à trois bandes et en secret avec son ancienne compagne Ségolène Royale et ses deux maîtresses, l´actuelle première dame Valérie Trierweiler et l´actrice Julie Gayet. Mr. Hollande peut se réjouir du fait que la clase politique française et les medias se soient mis d´accord tacitement pour exclure les affaires privées des dirigeants de la scene politique publique. Aussi il est vrai que les français ne sont pas particulièrement passionés des aventures et mésaventures de leur président dans le domaine sentimental. Cependant, il arrive que lorsque certains faits de la vie privée explosent dans la vie publique, la crédibilité globale de l´homme politique se voie affectée de façon inéluctable. Et la crédibilité du dirigeant est une valeur trop remarquable en matière politique pour être librement ignorée par ceux qui votent.

C´est peu être pour cela que le président Hollande a été obligé de donner des explications sur sa situation personnelle devant les médias. Hollande assure qu´il le fera bien avant le 11 février, date à laquelle le couple présidentiel est attendu en voyage officiel aux États Unis. Mr. Obama, qui cette semaine fête l´anniversaire de la première dame Michelle avec toutes les honneurs -dans l´actualité aucun président ne désire une autre crise conjugale publique- a reçut ses derniers jours dans la Maison Blanche sans trop d´enthousiasme le président espagnol Mariano Rajoy  -lequel a rendu sa visite sans première dame qui, tout simplement, n´a pas été invitée-. Dans quelques semaines Mr. Hollande répétera le voyage de Mr. Rajoy. Avec ou sans première dame, c´est un mystère qui se résoudra dans peu de temps. C´est alors que nous connaîtrons d´une fois pour toutes la fin de ce vaudeville présidentiel qui a à peine tenu éloignés les européens de la réalité economique du continent pendant un court intervalle.

+ d´info: Lire reportage: Le syndrome de la femme du président ( El síndrome de la mujer del presidente).


Conectados

Semana del 16 al 22 de diciembre de 2013

El difícil “ménage à trois” de Rusia, Ucrania y la UE

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Encaje de bolillos. Eso es lo que ha estado haciendo Ucrania esta semana. Negociando a dos bandas, incluso a tres, si se tiene en cuenta el conflicto con los manifestantes de la plaza de la Independencia de Kiev en contra del ingreso de Ucrania en la unión aduanera con Rusia y a favor del acuerdo de asociación con la UE, este último en suspenso sine die. Rusia como Ucrania estas tres últimas semanas también ha tenido que enfrentarse a la agitación ciudadana en fechas recientes. El año pasado, Putin vivió una multitudinaria y violenta concentración de manifestantes en la plaza Bolótnaya de Moscú al poco tiempo de ser reelegido presidente del país. Pero lo que pareció haberse zanjado con la detención de centenas de manifestantes de la oposición al régimen del presidente ruso ahora  vuelve a la palestra mediática en un segundo acto de cara a la galería: la amnistía de unas 25.000 personas encarceladas por actos (no graves) de alteración del orden público con motivo del 20 aniversario de la constitución rusa.

Un gesto de “buenismo” de Vladimir Putin hacia su población y otro más hacia sus vecinos ucranianos a los que ha ofrecido comprar bonos de su deuda pública por valor de 15.000 millones de dólares -sin condiciones- así como  una rebaja del precio del gas que le suministra a través del monopolio ruso Gazprom. Alguna mente malintencionada podría pensar que Rusia no es en realidad un alma caritativa que solo quiere salir en defensa de su exhermana soviética y que lo cierto es que está presionando a Ucrania por todos los medios para que firme la unión aduanera con Bielorrusia y Kazajistán previa a la puesta en marcha de la Unión euroasiática de 2015. Ello en detrimento del acuerdo de asociación con la UE, un paso previo necesario para una hipotética futura entrada de Ucrania en la órbita comunitaria como Estado miembro de pleno derecho. Algo que Moscú no desea que ocurra aunque manifieste todo lo contrario. El ministro de Asuntos Exteriores ruso decía esta semana que la firma de Ucrania de ambos acuerdos no era incompatible. Pero no parece haber convencido a la UE que entiende que” las actuales presiones sobre Ucrania son inaceptables”.

Mientras Vladimir Putin declara públicamente que “Rusia debe ayudar a su hermana”, Ucrania, por el momento se deja querer. El ejecutivo que preside Viktor Yanukovych debe gestionar una economía estrangulada por la deuda pública y el déficit que necesita con urgencia la inyección de capital que les ofrecen ahora los rusos. La propuesta de ayuda financiera del FMI por ese mismo importe implicaba aplicar sin remedio las recetas de austeridad que ya han probado e indigestado a gran parte de los ciudadanos del sur de Europa. Quizá por ello Ucrania ha rechazado el café capitalista para todos del FMI y le ha vuelto la cara a Rusia, que sí parece querer ofrecerle el “oro y el moro”. Pero la pregunta que todos se hacen es: ¿a qué precio? ¿Qué contrapartidas tendrá que asumir el gobierno de Yanukovych a cambio de tan generosa ayuda?

Por de pronto, Rusia ha conseguido que Ucrania firme un acuerdo por el cual se intensifica la cooperación entre los dos países en los ámbitos económico, industrial, energético y comercial. Los malos resultados obtenidos por Rusia tras su entrada en la OMC le obligan a buscar nuevos socios comerciales como Ucrania, un país con el que existe desde hace tiempo una relación estratégica. Lo complicado es conseguir una relación comercial con Ucrania que satisfaga a sus socios europeos a los que Rusia vende la mayor parte del gas que se consume en la UE. La diplomacia de las tres partes implicadas va a tener que esforzarse mucho para resolver una cuestión harto delicada teniendo en cuenta los enfrentamientos que en el pasado se produjeron entre Rusia y Ucrania sobre el precio del gas y que amenazaron con dejar a la UE desabastecida al ser Ucrania país de tránsito.

Ahora que Rusia parece haber cambiado de estrategia -recordemos que hace seis meses impuso a Ucrania sanciones sobre la importación de varios productos industriales y de consumo común para evitar el acuerdo de asociación con la UE- habrá que ver qué decide hacer Ucrania, que se encuentra a medio camino -geográfico y político- entre dos gigantes comerciales con regímenes económicos divergentes. Lo más probable es que Ucrania decida ahora replegarse hacia Rusia, teniendo en cuenta que la UE  solo contempla su entrada como miembro a largo plazo -10 o 20 años- y le exige abandonar todo lazo que le une con su pasado soviético: adopción de una economía de mercado, entrada en la OMC y asociación comercial con la UE, este último requisito el más controvertido de todos, teniendo en cuenta que Ucrania forma parte de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). O sea, que el polémico acuerdo de asociación con la UE parece que va a tener que esperar un poco más, otra vez más.


Conectados

Semana del 18 al 24 de noviembre de 2013

Kennedy y la nostalgia del siglo XX

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El mundo que JFK dejó en 1963 aun conservaba la inocencia. En el siglo XXI, por el contrario, reina el desencanto generalizado. El asesinato del expresidente de EE.UU. hace ahora cincuenta años puso fin a una época de esperanza marcada por la materialización del sueño americano en todos aquellos que creían que un mundo mejor era posible. Tras la muerte de Kennedy la guerra en Vietnam se recrudeció, la carrera armamentística amenazó la paz mundial y la brecha entre dirigentes políticos y ciudadanos se amplificó.

JFK estuvo 1000 días al frente del gobierno de EE.UU. En ese lapso de tiempo, un dirigente político se juega su credibilidad más allá de las meras promesas electorales y de la imagen más o menos carismática que logre poner en juego en el inicio de su mandato. Pasado el ecuador de una legislatura lo que cuentan son los hechos y nada más que los hechos. Muchos son los que critican ahora la gestión del expresidente Kennedy alegando los escasos logros alcanzados durante su único mandato al frente de la Casa Blanca. Pero no fue poco lo que Kennedy consiguió inspirar en los escasos tres años que duró su mandato. Kennedy puso los cimientos de un edificio en construcción ahora terminado que, tras algunas reformas realizadas con el paso del tiempo, intenta mostrar de nuevo su aspecto original.

Si JFK tuviera la oportunidad de volver a ocupar la Casa Blanca en 2013 se encontraría con un mundo quizá no tan diferente del que conocía cuando fue asesinado por Lee Harvey Oswald aquel fatídico 22 de noviembre de 1963. Esta misma semana, en lugar de  recordar la fecha de su atentado fallido, Kennedy habría celebrado un nuevo éxito diplomático tras haber negociado el acuerdo histórico de distensión que pondrá fin a una década de amenaza nuclear iraní. También habría apoyado sin dudarlo las últimas incursiones e investigaciones espaciales en el planeta rojo y habría luchado por asegurar el bienestar de todos los estadounidenses con independencia de su origen racial o de su condición social en un contexto de crisis económica mundial. Y todo ello, no lo olvidemos, sobre la base de una brillante estrategia de comunicación política adaptada a una nueva realidad social y mediática.

En los últimos tiempos no dejamos de conmemorar acontecimientos que sucedieron hace más de medio siglo. Las efemérides se están convirtiendo en noticia de primera plana en los medios de comunicación de la era digital. Recordamos  los cincuenta años de los Beatles, de los Rolling Stone, de la muerte de Marylin, los cincuenta años de vida del cassette, los cincuenta de la construcción del muro de Berlín, del lanzamiento al espacio de la primera mujer astronauta o del famoso discurso de Martin Luther King, “I have a dream”. Y así retrospectivamente nos remontamos en el tiempo hasta el ecuador del siglo XX en busca del tiempo perdido. Cuando se echa la vista atrás con tanta nostalgia es que algo falla. En los años sesenta existían retos y desafíos como en todas las épocas históricas, pero las sociedades desarrolladas de entonces confiaban en que las cosas se podían cambiar porque ello era simplemente posible: “nuestros problemas son producto del hombre y pueden ser resueltos por el hombre”, decía Kennedy en uno de sus famosos discursos. El expresidente quería propiciar el cambio social, tenía una gran convicción en sus ideas y determinación para llevarlas a cabo. Quizá solo le faltó tiempo. Con Kennedy las cosas comenzaron a cambiar, mejoraron y luego otros hicieron que empeoraran. John Fitzgerald Kennedy fue asesinado en directo en 1963. Su sucesor político, su hermano Robert, también fue asesinado por televisión en 1968, el mismo año en que acabaron a tiros con la vida de Martin Luther King. Con ellos desaparecieron los sueños de toda una generación de americanos que a partir de entonces perdieron la ilusión y dejaron de sentirse identificados con sus gobernantes.

Cincuenta años después de la trágica desaparición de Kennedy su ideario sigue inspirando a varias generaciones de presidentes como Bill Clinton o Barack Obama, el primer presidente negro de la historia de Estados Unidos. Ya sea por una mera cuestión de rentabilidad política o por pura necesidad, porque el mundo en 2013 sigue siendo un lugar inhóspito. JFK ya no tendría enfrente a la temida URSS pero tendría que vérselas igualmente con otros enemigos  poderosos -financieros sin escrúpulos, extrema derecha política, terrorismo islámico, etc.-. Posiblemente, en el siglo XXI Kennedy tampoco habría podido escapar a su destino porque como decía el escritor José Saramago, “¿qué clase de mundo es este que puede mandar máquinas a Marte y no hace nada para detener el asesinato de un ser humano?”.


Conectados

Semana del 30 de septiembre al 06 de octubre de 2013

 El efecto mariposa

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Un joven tunecino se prende fuego en un mercado de Sidi Bouziz y dos años después ciento veintiún eritreos, inmigrantes ilegales, fallecen en un naufragio frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa. Un acto individual de desesperación en un espacio y tiempo pasado que ocasiona un nuevo acto de desesperanza -esta vez, colectivo-  y un sentimiento generalizado de culpabilidad. Los protagonistas: una sociedad viciada y quinientos expatriados entre las llamas de una embarcación hundida en el mar. Mientras la comunidad internacional, abochornada, intenta pasarle a otro la patata caliente del drama de la inmigración ilegal, el Papa Francisco I no ha tenido reparos en calificar de “vergüenza” lo acaecido el pasado jueves en aguas del mediterráneo.

Los italianos han decretado un día de luto nacional y han concedido su nacionalidad a las más de cien víctimas mortales de la tragedia. Un reconocimiento oficial que no exime de responsabilidad por la presunta omisión de socorro de varios barcos pesqueros que habrían pasado de largo al ver las señales de los inmigrantes desde el barco siniestrado. Algunos apuntan a la ley Bossi-Fini, promulgada bajo la era Berlusconi, como la causante de la indiferencia de los pescadores. Una ley que castiga a todo aquel que colabore con la inmigración ilegal y que ha sido recurrida ante el Tribunal Constitucional ítalo por su patente violación de los derechos humanos.

Otras voces acusan a la UE de ineficacia en la gestión del tránsito de personas a través de Frontex, la Agencia de Control de Fronteras Exteriores. Pero las autoridades europeas también se lavan las manos ante las acusaciones vertidas por los italianos y apuntan a la responsabilidad individual de cada Estado miembro. Y por último, no falta quien menciona como causante de la tragedia las turbulencias generadas por la Primavera árabe y el relajamiento del control de las fronteras exteriores de países estratégicos para la inmigración ilegal hacia Europa como Túnez o Libia.

Pero lo que realmente llama la atención de esta tragedia humana es la genuina indiferencia con que la comunidad internacional ha tratado este asunto. La misma indolencia con la que en España se ha tratado la muerte de un joven polaco de 23 años mientras esperaba su turno para comer en un albergue de Sevilla. El joven inmigrante, que vivía en la calle, había sido atendido por los servicios de urgencias la noche anterior y dado de alta en plena madrugada. Horas más tarde fallecía desmayado esperando un plato de comida.

Servicios sanitarios desbordados, falta de recursos materiales y de personal son algunos de los argumentos que se pueden esgrimir para justificar un tratamiento tan deplorable hacia los miembros más débiles de la sociedad. Pero en realidad no valen las excusas para la indolencia con que los responsables políticos abordan los problemas de la sociedad del nuevo milenio. En esta última semana solamente Barack Obama parece haberse erigido en portavoz de la justicia social al enfrentarse a la oposición republicana que mantiene paralizado medio Estados Unidos para no votar la reforma sanitaria propuesta por el presidente. Lo alarmante es que las políticas de protección social se están convirtiendo cada vez más en un bien accesible solo para aquellos que lo puedan pagar, y a ello parecen estar contribuyendo sin pudor las clases más dominantes de la sociedad. Una mayoría pasiva controlada por una minoría indiferente no es democracia y de seguir así, corremos el riesgo de romper el pacto social. Es necesario recuperar la indignación para evitar que los muertos de Lampedusa, los emigrantes que huyen del hambre y las víctimas de la desesperanza no se conviertan en otra triste crónica de periódico rápidamente consumida y olvidada por todos.


Conectados

Semana del 23 al 29 de septiembre de 2013

Messi, el Rey y la tontuna de los españoles

Autora: Samia Benaissa Pedriza

La estupidez humana puede alcanzar cotas muy altas en una misma semana. En estos últimos siete días, las desventuras de dos figuras relevantísimas de la vida social española nos han hecho quedar como a una panda de catetos chupando un pirulí. Lionel Messi, delantero del Barça, y el Rey de España han acaparado todos los flashes de la prensa y la atención curiosa de los españoles, aunque por motivos muy distintos. Por circunstancias de la vida, puede que se hayan convertido, muy a su pesar, en la extraña pareja del momento. El mejor futbolista del mundo según la FIFA acudía hace unos días ante la justicia por un presunto delito de fraude fiscal arropado por una multitud exaltada que hacía la vista gorda ante las graves acusaciones de evasión fiscal contra la Hacienda pública española -el futbolista ya ha desembolsado más de cinco millones de euros y otros diez en declaraciones complementarias del IRPF como parte de un pacto con la Fiscalía para evitar la cárcel y una multa millonaria-. “Me da igual lo que haya hecho, es Messi” o “Messi Presidente” eran declaraciones que los medios de comunicación recogían sin dificultad de los aficionados a pie de juzgado.

Quince millones de euros- que se sepa- presuntamente defraudados que no parecen enfurecer más que a una minoría silenciosa de ciudadanos. La gran mayoría exculpa moralmente a Messi y centra toda la culpa en su señor padre, que a su vez se la echa a su antiguo socio. ¿Pero es que esto no le suena a nadie? No puede ser que los españoles nos indignemos contra los abusos de los políticos corruptos y luego hagamos la vista gorda con nuestros ídolos deportivos, por muy bien que representen su papel de héroes morales en una sociedad deshonesta y en decadencia.

El Rey de España ha sido operado en el mismo período en el que Messi y su progenitor preparaban su comparecencia ante la justicia. Otra vez la cadera, una nueva prótesis para curar la infección provocada por dos agentes bacterianos que han sido los causantes de escenas públicas demasiado humillantes para un monarca entrado en años como el nuestro. La operación del Rey realizada por el mediático doctor Cabanela  tenía un coste de 100.000 euros que el prestigioso galeno- gallego, pero residente y muy ejerciente en EE.UU.- le ha condonado a la Casa Real. Una minucia, comparado con lo de Messi. Aunque intuyo que el favor nos lo ha querido hacer el doctor al tan castigado pueblo español, que es el que sufraga los gastos de las celebridades reales nacionales. Todo un detalle por su parte. Aunque lo cierto es que las últimas operaciones de Don Juan Carlos nos están saliendo gratis. Ningún doctor español se ha atrevido a cobrarle un euro al Rey. ¿Será por una cuestión de honor, de prestigio o de pura caridad, como puede parecer en esta última ocasión? “Yo no se muy bien qué es lo que hace un rey”, decía el doctor Cabanela preguntado por las actividades que el monarca podría realizar durante su convalecencia. Este español exiliado al país de las oportunidades, máximo exponente de la fuga de cerebros de este país es simplemente un “crack”. Como Messi, pero en otra dimensión.

Si el caso Messi ha podido sobresaltar algunos ánimos, no lo hecho menos el asunto de la nueva operación del Rey. La clase política, haciendo un conato de ejercicio de responsabilidad, se planteaba la idoneidad del momento para redactar el eternamente postergado Estatuto de la Casa Real que vendría a regular, sobre una base jurídica, algunos de los supuestos más previsibles que se pudieran dar en caso de incapacidad temporal prolongada del monarca -que no de inhabilitación para la cual ya existen medidas claramente contempladas en la Constitución-. Pero al final, nadie se ha atrevido. Después de más de treinta años de democracia consolidada sigue existiendo en España un velo opaco que se interpone cuando de regular asuntos relativos a la Corona se trata. “En realidad no corre prisa”, “se debe hacer con prudencia y cautela” son expresiones que se han oído en boca de casi todos los partidos políticos. Si seguimos así, corremos el riesgo de convertirnos en argelinos. En el país vecino, su presidente, Abdelaziz Bouteflika, lleva diez meses sin presidir un consejo de ministros tras haber sufrido un ictus que le mantiene a día de hoy alejado de los asuntos públicos del país desde hace casi un año. Una situación bastante más preocupante, teniendo en cuenta que el argelino es un régimen presidencialista en el que el máximo mandatario ostenta funciones mucho más amplias que las de un mero Jefe de Estado con poder representativo limitado.

En definitiva, ha pasado otra semana en la que se ha oído mucho ruido y han caído pocas nueces. Bueno, a excepción del fútbol, claro: Messi se ha vuelto a lesionar y el Atlético de Madrid por fin le ha ganado un derbi al Madrid en Liga, después de catorce años. Ya le tocaba.


La “marca España” no convence al COI

Madrid queda eliminada ante Tokio que será sede olímpica en 2020

Autora: Samia Benaissa Pedriza

La Puerta de Alcalá

La Puerta de Alcalá, punto de reunión de los madrileños para seguir la elección de la sede olímpica de 2020. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

“El que la sigue la consigue” parecía ser el pensamiento generalizado entre los defensores de la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2020. Solo que la que consiguió llevarse el gato al agua no fue la capital española sino su más directa rival, la ciudad japonesa de Tokio, que se presentaba por cuarta vez consecutiva a la elección.

Los madrileños habían ido congregándose desde primera hora de la tarde del pasado sábado en las inmediaciones de la Puerta de Alcalá, lugar emblemático del centro de Madrid elegido para la retransmisión de las votaciones del Comité Olímpico Internacional reunido en Buenos Aires. El sentir mayoritario de los representantes institucionales desplazados hasta Argentina así como del conjunto de la población era de euforia desatada desde hacía varias semanas.

Vista frontal de la Puerta de Alcalá

Vista frontal de la Puerta de Alcalá durante las celebraciones. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Inmediaciones de la Puerta de Alcalá

Las inmediaciones de la Puerta de Alcalá se cortaron al tráfico para facilitar la afluencia de público. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Sede del Ayuntamiento de Madrid

Sede del Ayuntamiento de Madrid. Las pantallas gigantes permitieron el seguimiento de los acontecimientos. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Pero al final, “todo el gozo en un pozo”. Alrededor de las nueve de la noche (hora española), el Comité Olímpico Internacional (COI) anunciaba el empate técnico entre Estambul y Madrid que obligaba a efectuar una segunda votación. Finalmente Madrid perdía por 45 a 49 votos y quedaba eliminada de la competición. Un jarro de agua fría, casi tanto como la lluvia que mojó a los madrileños, atónitos ante las pantallas que les transmitían la amarga derrota. Una vez más, y la tercera consecutiva, tras las elecciones de 2005 y 2009.

Caer en la primera vuelta resultó una sorpresa para todos, incluidos los medios de comunicación desplazados hasta el centro de la capital  para la ocasión y que se vieron obligados a reducir abruptamente sus programaciones especiales previstas para celebrar un triunfo que se daba por hecho con varias semanas de antelación. Los españoles nos dejamos llevar por la ilusión del triunfo y caímos en la fácil trampa de hacer castillos en el aire obviando otros factores relevantes que parecen haber sido determinantes para los miembros del COI.

Medios de comunicación acreditados

Imagen de los medios de comunicación acreditados en la Plaza de la Independencia en Madrid. Autora: Samia Benaissa Pedriza

La “marca España” no convence. Siete años de crisis económica parecen haber hecho mella en la decisión de los miembros del COI que ni siquiera permitieron a la villa de Madrid pasar a la segunda ronda de votaciones. El proyecto presentado por la delegación española, con un presupuesto de tan solo 1.500 millones de euros no ha podido competir contra los 3.425 millones de Tokio  o los 14.500 de Estambul.

A Madrid no pueden reprochársele sus esfuerzos a la hora de exponer sus logros y experiencia en materia de organización de eventos, seguridad y apoyo popular, además del incentivo de disponer del ochenta por ciento de las infraestructuras necesarias para el normal desarrollo de los Juegos ya construidas. Pero en esta ocasión sin duda ha fallado la deficiente imagen que el país está proyectando a corto y medio plazo en las instancias internacionales políticas, económicas y deportivas. Que España es una potencia en el mundo del deporte es un hecho indiscutible, pero las dudas sobre la firmeza de su lucha contra el dopaje unidas a la debilidad de su economía y la desconfianza en su capacidad de recuperación a medio plazo- siete años hasta los próximos JJ.OO. de 2020- sin duda han debido pesar bastante en la evaluación del COI, que relegó a Madrid a la última posición, por debajo incluso de Estambul, una ciudad que a priori nadie incluía en las apuestas como segunda clasificada. “Los últimos serán los primeros” es la predicción con que le queda soñar a Madrid a partir de ahora.

La derrota de Madrid ha sido como el cuento de la lechera. Aunque si atendemos a las señales, todo parecía haberse conjurado en contra de la candidatura de Madrid 2020 la tarde del pasado sábado. Una fenomenal tormenta en Buenos Aires había interrumpido ya a primera hora de la retransmisión la presentación de la delegación española y la alocución de SAR el Príncipe Felipe de Borbón. Un poco más tarde un fallo de sonido paralizaba en Madrid una de las actuaciones musicales contratadas para amenizar la larga espera. El cielo amenazaba lluvia y el ambiente en la Plaza de la Independencia no era todo lo caldeado que se podía esperar. La presencia de figuras deportivas destacadas como el seleccionador de fútbol, Vicente del Bosque  -“el buen deportista es el que acepta el resultado que se dé”-, o del exjugador olímpico de baloncesto Fernando Romay  resultaron proféticas. Solo ellos contribuyeron a animar algo los ánimos de una celebración deslucida por el deficiente sonido y la interrupción de la fiesta programada. Hasta cincuenta personalidades del deporte español suspendieron su intervención en el gigantesco escenario montado ante la Puerta de Alcalá una vez conocida la eliminación de Madrid como sede olímpica.

La Puerta de Alcalá tras las celebraciones

La Puerta de Alcalá tras las celebraciones. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Finalmente, no hubo ni fuegos artificiales ni música hasta altas horas de la noche. Únicamente quedó una Puerta de Alcalá tristemente iluminada y aun cercada por las vallas de seguridad que solo sorteaban los escasos transeúntes que iban de camino a casa. ¿Otra vez será? El triunfo no está en vencer siempre, sino en nunca desanimarse”, decía Napoleón. Pues eso Madrid, que la esperanza es lo último que se pierde.

+ info:

Ciudades candidatas a ser sede olímpica durante los JJ.OO. de 2020: Bakú (Azerbaiyán), Doha (Catar), Roma (Italia), Madrid (España), Estambul (Turquía) y Tokio (Japón).

Ciudades seleccionadas como candidatas finalistas: Madrid, Estambul y Tokio.

Ciudad vencedora en la elección del COI el 07-09-2013: Tokio. La ciudad ya fue elegida con anterioridad sede de los JJ.OO. de 1940 pero renunció en 1937, un año después de su elección, por el inicio de la segunda guerra chino-japonesa. Finalmente los JJ.OO. de 1940 fueron suspendidos debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial y no llegaron a celebrarse nunca. La última vez que Tokio albergó unos JJ.OO. fue en el año 1964.

Tokio también organizó los JJ.OO. de invierno de 1972 en Sapporo y los de 1998 en la ciudad de Nagano. Ver vídeo de la presentación de Tokio. Duración: 46:27 minutos

Ver vídeo de la presentación de Estambul. Duración: 51:24 minutos

Ver vídeo de la presentación de Madrid. Duración: 36:44 minutos

Ver Fotogalería de las celebraciones en la madrileña Puerta de Alcalá.


Jueces estrella: ¿héroes o villanos?

Autora: Samia Benaissa Pedriza

DiosaThemis. Autor. Rae Allen (Licencia CC)

Estatua representativa de “Themis”, la diosa griega de la justicia. Autor: Rae Allen (Licencia CC)

El extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas, en prisión incondicional desde el 27 de junio de 2013 ha anunciado un cambio estelar en la representación y defensa jurídica de su causa ante la Audiencia Nacional por la presunta comisión de varios delitos de blanqueo de capitales y evasión fiscal cometidos en el contexto de la trama “Gürtel”. El nuevo director de la defensa de Luis Bárcenas será el exmagistrado de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño, condenado en 1998 a 15 años de inhabilitación por prevaricación en el caso Sogecable, otra causa mediática por apropiación indebida contra la cúpula directiva del grupo PRISA, editor del diario El País.

Otros jueces como Elpidio José Silva, antiguo instructor de la causa abierta contra el banquero Miguel Blesa, Javier Gómez Bermudez, juez del caso 11-M, o el mediático exjuez Baltasar Garzón se disputan en la actualidad el calificativo de “jueces estrella”. La repercusión social  de los casos que les toca en suerte conocer influye en su proyección pública pero son sobre todo las polémicas decisiones judiciales que adoptan las que les convierten en el centro de atención de todas las miradas.

La pregunta que se plantea en estos casos es la siguiente: ¿qué lleva a un juez anónimo a convertirse en una estrella mediática? ¿La opinión pública y la atención de los medios de comunicación social pueden influir en un profesional experimentado de la justicia hasta el punto de adoptar la posición impropia de un justiciero más allá de los límites que permite la ley? ¿Son los jueces estrella los nuevos héroes que la sociedad demanda en la actualidad contra los abusos del poder político o son solo villanos disfrazados de Robin Hood?

Que el Derecho va siempre dos pasos por detrás de lo que ocurre en la sociedad es un hecho harto conocido. Los jueces son conscientes de ello. La sucesión de desahucios por el impago de hipotecas o los abusos cometidos por los bancos en la venta de participaciones preferentes a particulares, entre otras arbitrariedades, están a la orden del día en España. Los jueces son profesionales del Derecho que están obligados a aplicar la ley y a veces lo hacen recurriendo a la equidad, que es un suplemento de justicia. Cuando en ocasiones la aplicación estricta de la ley se queda corta, el juzgador posee la prerrogativa de aplicar una interpretación favorable del Derecho a la causa que esté conociendo para evitar la comisión de una iniquidad derivada de una regulación legal deficiente. Pero eso es una cosa y otra bien distinta es transgredir a sabiendas los límites legales y procedimentales de un ordenamiento jurídico o invadir las competencias de los demás poderes del Estado en base a consideraciones personales, políticas o ideológicas.

mercedes_alaya. Fuente. Beticismo.net (licencia CC)

La jueza Mercedes Alaya en las inmediaciones del Juzgado de instrucción nº 6 de Sevilla. Fuente: beticismo.net (Licencia CC)

Precisamente en el caso de los expedientes de regulación de empleo fraudulentos financiados presuntamente por la Junta de Andalucía se podría estar dando un caso de exceso de competencia judicial en la instrucción de la causa por parte de la juez Mercedes Alaya,  titular del juzgado de instrucción número seis de Sevilla. La jueza, una figura mediática tanto por su impecable gusto a la hora de vestir como por la relevancia del caso que instruye, ha sido acusada por el gobierno regional de atentar contra el principio de separación de poderes en el recurso por la imputación de varios ex altos cargos del ejecutivo andaluz.  Según la representación jurídica de la Junta de Andalucía, la jueza Alaya habría entrado a juzgar la elaboración y ejecución de la ley de presupuestos generales de la autonomía, algo que solo puede evaluar el Tribunal Constitucional.  Si la jueza ha traspasado el límite de sus competencias es algo que aun está por demostrar pero lo cierto es que, a diferencia de otros jueces, la actitud de Mercedes Alaya ante los medios se ha destacado por su discreción a lo largo de un proceso por corrupción política que lleva ya alrededor de un centenar de personas imputadas.

Pero si de corrupción política hablamos, el primer puesto en la clasificación de casos mediáticos lo ocupa sin duda alguna el entramado de financiación ilegal del Partido Popular, más conocido como “trama Gürtel”. El pago de comisiones al PP por parte de empresas beneficiarias de contratos y concesiones públicas ha llevado ya a la cárcel a sus principales responsables, entre ellos Francisco Correa (“Gürtel”, en alemán), pero el caso posee tantas ramificaciones que los jueces de la Audiencia Nacional encargados de conocer de la causa no dan abasto.

Baltasar Garzón. Autor. Presidencia Nación Argentina (Licencia CC)

El exjuez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón. Autor: Presidencia de la Nación Argentina (Licencia CC)

En 2012 el caso Gürtel le costó al juez Baltasar Garzón una inhabilitación de 11 años para ejercer su profesión  por ordenar escuchas ilegales en prisión entre los imputados de la trama y sus abogados. El exceso de celo o la firme convicción de la culpabilidad de los acusados pudo haber conducido al exjuez a cometer este error de apreciación, aunque la sentencia del Tribunal Supremo  que condenó al juez Garzón lo tacha de “arbitrario”, “totalitario” y de “laminar derechos”. También le acusa de haber ordenado prácticas “propias de sistemas políticos ya superados” e insiste en que “la investigación no justifica en sí misma cualquier clase de actuación”.

Lo cierto es que la investigación secreta que Baltasar Garzón llevó a cabo durante un año en el juzgado de instrucción central número 5 de la Audiencia Nacional fue la que destapó en el año 2009 la trama de corrupción política vinculada al partido político que en la actualidad gobierna el destino de la nación española. Gracias a su esfuerzo se ha podido llevar ante la justicia a muchos responsables políticos pero su error en el tratamiento de los derechos de los acusados puso fin a su participación en el caso y también a una carrera judicial marcada por hitos como la lucha contra el terrorismo de ETA o la detención del general Augusto Pinochet en Londres en el año 1998. En la actualidad coordina como abogado la defensa internacional del también mediático fundador de Wikileaks, Julian Assange, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace más de un año.

El sustituto de Baltasar Garzón en el enjuiciamiento de la trama Gürtel es el juez Pablo Ruz, un jurista de bajo perfil mediático, riguroso y, de momento, ajeno a cualquier tipo de polémica a excepción de la provocada por el también juez Javier Gómez Bermúdez, en su día presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y encargado de juzgar el caso de los atentados terroristas del 11-M. Según Gómez Bermúdez, de fuerte personalidad y presencia mediática, la competencia para conocer del “caso Bárcenas” era suya al entender que se trataba de una pieza separada de la trama Gürtel. Finalmente, la competencia se le atribuyó al juez Pablo Ruz, quien continúa conociendo de la causa contra el extesorero y exsenador del Partido Popular, Luis Bárcenas.

Luis Bárcenas. Autor. Anticapitalestes.net (Licencia CC)

El extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. Fuente: anticapitalistes.net (Licencia CC)

Javier Gómez de Liaño. Autor. Gustavo Bravo (Licencia CC)

El exjuez Javier Gómez de Liaño, actual abogado de Luis Bárcenas en la “trama Gürtel”. Autor: Gustavo Bravo (Licencia CC)

Elpidio José Silva. Fuente Wikipedia (Licencia CC)

El juez Elpidio José Silva. Fuente: Wikipedia (Licencia CC)

Posiblemente, el caso más reciente que conocemos de irregularidades cometidas por un juez convertido en figura pública contra un acusado sea el del banquero Miguel Blesa, encarcelado por el juez Elpidio José Silva y excarcelado poco después tras anular la Audiencia Provincial de Madrid por falta de pruebas la reapertura del procedimiento por delitos bancarios contra el expresidente de Caja Madrid. En este caso, parece que las convicciones personales de un juez podrían haber prevalecido sobre la objetividad de los hechos a la hora de adoptar decisiones procesales. El juez Elpidio José Silva es conocido por sostener un interés especial por los casos relacionados con el blanqueo de capitales (posee un blog personal denominado “Cumplimiento preventivo. El blog sobre el blanqueo de capitales”) y por su carácter contestatario. De hecho, el juez Silva tiene abierto un expediente judicial por retrasos injustificados registrados en el curso de otros procesos judiciales y por un supuesto trato vejatorio hacia los funcionarios de su juzgado. En el auto de prisión eludible bajo fianza de 2,5 millones de euros que dictó en un primer momento contra  Miguel Blesa se empleó un tono alejado del profesional y más próximo a la crítica social  y política que más tarde sirvió como motivación para solicitar la recusación del juez por parte del acusado.

Estos casos demuestran que los jueces también son seres humanos. Posiblemente las extraordinarias circunstancias políticas y sociales por las que atraviesa España en la actualidad no dejen indiferente a nadie, ni siquiera a los jueces más imparciales. No obstante, los profesionales de la justicia están sujetos a una serie de obligaciones legales y éticas que les impide tomarse la justicia por su mano. De otra manera, nada les distinguiría de los legos en Derecho y la inseguridad jurídica sería la norma en nuestro sistema judicial.

Afortunadamente, los casos de jueces estrella que se convierten en villanos son escasos. Según el artículo 420.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), las faltas graves y muy graves cometidas por los jueces se castigan con multas de hasta 3.000 euros o en el peor de los casos, con la temida suspensión, el traslado forzoso o la expulsión de la carrera judicial. En los últimos años las sanciones no han pasado de la suspensión o inhabilitación y no se ha registrado ningún caso de expulsión. La sociedad española puede por lo tanto respirar tranquila porque existen mecanismos que garantizan la independencia y la imparcialidad de los jueces. Al recurso de la segunda instancia se suma el derecho de revocación del juez natural del proceso y en última instancia existe la posibilidad de aplicar sanciones por parte del CGPJ, el máximo órgano de gobierno de los jueces, para apartar a los magistrados más problemáticos del ejercicio de impartir justicia.

Los jueces estrella pueden convertirse en villanos cuando traspasan el límite de las competencias constitucionales atribuidas al tercer poder, aunque en algunos casos, los ciudadanos pueden llegar a considerarles como los nuevos héroes de la sociedad del nuevo milenio. Es posible que algunas actuaciones judiciales -probablemente no significativas en número pero sí cada vez más relevantes a nivel popular- deban interpretarse en el sentido de representar llamadas de atención de un poder público (el judicial) hacia el resto de poderes ejecutivo y legislativo con el fin de acelerar la regulación de hechos sociales de especial trascendencia. En otras ocasiones, la polémica creada solo es producto de la imperfección de la naturaleza humana, lo que demuestra que los jueces también se equivocan. En definitiva, muchos son héroes anónimos aunque de vez en cuando surja algún villano.


Conectados

Semana del 01 al 07 de julio de 2013

Egipto, democracia en stand by

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Un golpe de Estado es siempre un atentado contra el statu quo. La reciente destitución del presidente Mohamed Mursi por el ejército egipcio no deja de ser una acción formalmente antidemocrática. Pero no se va a discutir acerca de la legalidad o ilegalidad del golpe militar que ha puesto fin a un año escaso de mandato electoral del islamista Mursi y de los Hermanos Musulmanes. Lo que despierta las conciencias de los ciudadanos occidentales, espectadores pasivos de este déjà vu egipcio, es el dilema de la legitimidad de una decisión política tomada por una mayoría de ciudadanos cansados de ser ignorados por sus dirigentes.

El segundo derrocamiento en dos años de un líder político por parte de la población egipcia coincide en el tiempo con la celebración de la fiesta nacional argelina y el cincuentenario de su constitución, aprobada por el pueblo tras la declaración de independencia de Francia el 05 de julio de 1962. Pero parece que a pesar del tiempo transcurrido, la clase política internacional sigue sin haber aprendido la lección. La guerra de la independencia argelina puso en jaque a la mayor potencia colonizadora de la región, hasta que el general De Gaulle llegó al poder e impuso un cambio de rumbo radical en la estrategia política del gobierno. Charles De Gaulle comprendió algo muy valioso para un dirigente: que no se puede ir en contra de los deseos mayoritarios de un pueblo. Cualquier intento de manipulación en ese sentido está abocado al más estrepitoso de los fracasos. De Gaulle dejó Argelia a los argelinos, fundó la Vª República y se replegó en el proceso de construcción europea que por aquellos tiempos daba sus primeros pasos.

A nadie se le escapa la dificultad y el reto que asumió Mohamed Mursi hace un año en Egipto, cuando el Islam político llegó al poder después de las primeras elecciones celebradas tras la era Mubarak. Sacar al país de la crisis económica y social en la que se encontraba no era tarea fácil. La ayuda exterior materializada en los créditos facilitados por países como Catar o Arabia Saudita solo ha servido para parchear rotos que amenazan con descoserse al primer movimiento en falso de los gobernantes egipcios. Y el fracaso en la negociación del crédito de 4.800 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional parece haber sido la gota que ha colmado la paciencia de los miles de jóvenes desempleados y de las familias que no pueden adquirir ni tan siquiera productos de primera necesidad sin ayuda del Estado.

Algunos estudios afirman que los habitantes de los países árabes no identifican mayoritariamente la democracia con la prosperidad y el bienestar económico, sino con el disfrute de derechos fundamentales del ser humano como la libertad, la igualdad o la justicia. Pero también es cierto que una de las condiciones básicas para el desarrollo de los regímenes  democráticos es la existencia de unas prerrogativas socioeconómicas mínimas que aseguren la solidez y buena marcha del proceso. La resistencia del pueblo egipcio está demostrando ser una muestra más del rechazo popular del mundo árabe contra las desigualdades sociales y, sobre todo, contra los abusos y la intransigencia del poder político.

En Egipto como en Argelia hace cincuenta años, lo que se pretende es que la ciudadanía sea tomada en cuenta a la hora de tomar decisiones políticas, que sea escuchada por sus gobernantes. Cuando un presidente se empecina en imponer su criterio en contra de la voluntad mayoritaria, sin dejar margen para las concesiones ni para la negociación, es cuando se corre el riego de crear un conflicto entre la sociedad civil como el que estamos presenciando en estos momentos en Egipto. Está claro que en el caso egipcio lo que se está produciendo no es una crisis de la democracia sino una crisis aguda de gobernabilidad democrática. Los egipcios no se están enfrentando entre ellos por un sistema político alternativo, sino por acceder al disfrute de las condiciones políticas y socioeconómicas básicas de una democracia dentro de un orden institucional que funcione con efectividad.

La actual crisis de gobernabilidad se debe en buena parte a la existencia de un deficiente sistema de partidos políticos que gobierna de espaldas a la sociedad y que es incapaz de ponerse de acuerdo para sacar el país adelante. Todo ello ha llevado a la ruptura del pacto social entre los ciudadanos y los gobernantes egipcios. Lo que podría haberse solucionado con una crisis de gobierno -dimisión de Mursi y convocatoria de elecciones- ha acabado por fracturar definitivamente el consenso existente entre representantes y representados.

Parece que la “primavera árabe”, convertida ya en verano, tiene visos de permanencia y de dar paso a un otoño político caliente en Egipto mientras el mundo occidental permanece voluntariamente al margen de unos asuntos que, a pesar de la lontananza espacial, son más cercanos y comunes de lo que parecen a nuestra cultura política. Habrá que esperar para ver si el pueblo egipcio es capaz de recuperar pronto la confianza en sus líderes políticos y avanzar en el camino hacia la consolidación de la democracia en su país.


Conectados

Semana del 17 al 23 de junio de 2013

El error griego

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Libertad de expresión cercenada, derechos fundamentales lesionados, identidad cultural humillada. El cierre casi clandestino de la televisión pública ERT decretado por el gobierno griego de Andonis Samaras como respuesta a las exigencias de la troika ha suscitado una fuerte reacción en cadena en la sociedad del país helénico y también en la opinión pública europea. Tanta que el Consejo de Estado griego, el máximo órgano administrativo, ha revocado la decisión gubernamental y ha ordenado el restablecimiento de la señal de televisión hasta que el nuevo proyecto de ley de reestructuración del sector audiovisual griego entre en vigor.

Pero lo que a todas luces parece un error de oportunidad del gobierno de Samaras no oculta otra realidad subyacente: el escaso peso que representa en estos momentos la identidad cultural de los Estados miembros dentro de la Unión Europea. En esta misma semana en que el conocido eurodiputado ecologista Daniel Cohn-Bendit se enfrentaba a una Comisión Europea hierática ante el cierre de la histórica televisión griega, también se producía otro rifirrafe de alto voltaje entre el jefe del ejecutivo comunitario y el presidente francés François Hollande con motivo de las negociaciones del Tratado de libre comercio entre la UE y EE.UU. La razón de la discordia: la denominada “excepción cultural europea”.

Barroso ha acusado a los franceses de reaccionarios por convencer a sus socios comunitarios de no incluir el sector audiovisual europeo en las negociaciones, un sector de actividad tradicionalmente necesitado de subvenciones para hacer frente a la potente competencia de la industria cinematográfica y musical estadounidense. Y los franceses, muy Barbapapá en lo que a su propio negocio cultural se refiere, no piensan modificar de ninguna manera el statu quo protector de esta industria que ha permitido financiar numerosos proyectos audiovisuales y mediáticos en Europa, muchos de ellos a través de las televisiones públicas de los Estados miembros.

Jean-Christophe Cambadélis, vicepresidente de los socialistas franceses ha advertido que “nada autoriza a Barroso a juzgar la cultura como una mercancía en nombre de la globalización”, lo que hace prever unas negociaciones comerciales arduas y extensas, teniendo en cuenta que la Comisión Europea ha desafiado a los Estados miembros al afirmar que a pesar del mandato expreso de los veintisiete, incluirá el sector audiovisual en la agenda de temas a tratar con EE.UU.

En esta época de crisis y recortes financieros parece que la prerrogativa de los ciudadanos europeos a disfrutar de la cultura, de la libertad de expresión y del pluralismo informativo se está convirtiendo cada vez más en un privilegio y no en un derecho fundamental reconocido por los textos constitucionales. En Grecia, cuna de la democracia, no existe por parte del Estado una obligación de proporcionar un servicio público de televisión a sus ciudadanos. A pesar de ello y del escaso 13% de cuota de pantalla de la convaleciente ERT, los griegos han salido a la calle para defender a la que consideran una referencia cultural nacional. Y el resto de ciudadanos europeos les han apoyado. Puede que por solidaridad o por temor a que les ocurra algo parecido a sus ya tocados entes de radiodifusión pública. Aunque lo que más  sorprende es la acérrima defensa de la industria cultural europea que los Estados miembros están practicando a nivel intergubernamental, a pesar de los envites de la crisis económica y en contra de la opinión de la Comisión Europea, convertida de pronto e inexplicablemente en un trasunto de la madrastra de Blancanieves.

Parece que algo está cambiando en la UE. Ante la actitud desnaturalizada de las instituciones europeas, los Estados miembros, hasta ahora divididos entre ellos, comienzan a rebelarse contra los abusos de las políticas de austeridad que amenazan con desmantelar no solo el Estado de bienestar antiguamente conseguido sino también las bases de la identidad europea. Y por ahí no deberíamos pasar o el pequeño error griego corre el riesgo de convertirse en el gran error europeo.


Conectados

Semana del 13 al 19 de mayo de 2013

Culpables mientras no se demuestre lo contrario

Autora: Samia Benaissa Pedriza

“Lo controlamos todo porque es la única forma que sabemos de hacer esto. Un artista debe tener el dominio total de su obra. Al menos hasta que esta llega al público. Luego, que la gente haga lo que le parezca. No me importa si lo compran o no, solo quiero que sea para ellos tan importante como para nosotros”. Estas declaraciones de Thomas Bangalter, la mitad del grupo galo Daft Punk pronunciadas con motivo del lanzamiento de su nuevo disco Random Access Memories (Sony, 2013) parecen haber inspirado a los autores del informe Lescure sobre la lucha contra la piratería en Internet, avalado esta semana por el presidente francés François Hollande.

La vigente ley Hadopi permite impedir el acceso a Internet a aquellos usuarios franceses que infrinjan los derechos de autor en la red de redes, un castigo que no se ha atrevido a incluir ningún país en su legislación de propiedad intelectual hasta la fecha, a excepción de Francia. La ministra de cultura del país vecino, Aurélie Filippetti, justifica ahora su reforma en que mantener la actual ley supone un “atentado grave contra la libertad”. El proyecto reduce el importe máximo de las multas aplicables para ajustarlas con mayor equidad a la gravedad de las conductas y propone crear un nuevo impuesto que pagarían los fabricantes y vendedores de productos tecnológicos con acceso a Internet y que estaría destinado a sostener la industria cultural francesa.

Lo que se plantea en este conflicto de proporciones universales no es si la piratería digital debe permitirse o no (rotundamente no), sino a quien debemos criminalizar: ¿al usuario final autor material del delito, a las empresas suministradoras de links que direccionan a contenidos protegidos por derechos de autor, cómplices o coadyuvantes, o a los que crean y comercializan el arma del crimen? En España no se persigue al usuario como ocurre en Francia. En Estados Unidos, tampoco. Lo que se proscribe es la práctica de aquellas webs que incitan a descargar ilegalmente películas, música, videojuegos y demás contenidos salvaguardados legalmente. Todos los intentos de penalizar al consumidor que desde su casa se baja de Internet los últimos estrenos cinematográficos y musicales han caído en saco roto ante la oposición de las principales empresas tecnológicas que ven peligrar el tráfico de usuarios adscritos a servicios de correo electrónico o redes sociales en los que se publicita o redirecciona a diario a este tipo de webs.

La novedad de la propuesta francesa es que ahora incorpora en este ménage à trois a los fabricantes y vendedores de móviles, tabletas y ordenadores que faciliten un acceso a Internet. Esta iniciativa recuerda bastante al canon digital del gobierno Zapatero que se aplicó indiscriminadamente a la venta de soportes digitales hasta que la reforma de la “ley Sinde-Wert” sustituyó este impuesto por un pago a cargo de los Presupuestos  Generales del Estado. Y es que en un Estado de Derecho nadie puede ser culpable hasta que se demuestre lo contrario. El mero hecho de comprar un CD o DVD no implica necesariamente la comisión de un acto de piratería, y del mismo modo, adquirir un moderno gadget con acceso a Internet no significa que se vaya uno a descargar toda la cartelera cinematográfica de Europa y parte del extranjero.

Lo que resulta evidente es que no se puede poner puertas al campo. Los usuarios van a seguir descargándose contenidos -legales o ilegales-, por necesidad, por comodidad o por descaro. De una forma u otra. De lo que se trata es de encontrar la fórmula más justa para compensar a los autores de las obras que legal y legítimamente tienen derecho a disfrutar de los beneficios económicos de sus creaciones. El que se niegue o no pueda pagar una suscripción para descargar contenidos digitales de forma legal deberá asumir que su decisión quizá pueda llevar asociado el pago de una multa, siempre que sea proporcional al delito cometido. Lo mismo se puede decir de las webs de descargas ilegales.

Lo que plantea más dudas es la contribución de los fabricantes y vendedores de productos tecnológicos porque, sin lugar a dudas, repercutirán esa tasa en el consumidor final, que acabará pagando dos veces por un mismo delito (aplicando la lógica de que todos somos unos malhechores).  Por eso suscribo las palabras de Tim Berners-Lee, fundador de Internet, cuando afirma que “ninguna persona ni organización debe ser privada de conectarse a otros sin un proceso legal y sin la presunción de inocencia”. Y que conste que tengo intención de comprarme el último disco de Daft Punk.

+ info:

Tim Berners-Lee, 2010: “Long live the Web: a call for continued open standards and neutrality” (Larga Vida a la Web: una llamada por la neutralidad y la continuación de los estándares abiertos). Artículo publicado el 22 de noviembre de 2010 en la web de Scientific American y en el número de diciembre de 2010 de la revista  Scientific American Magazine.

***************

Article en français: Coupables sauf preuve du contraire

Connectés Semaine du 13 au 19 mai 2013

Auteur: Samia Benaissa Pedriza

“Nous controllons tout car c´est la seule manière que nous connaissons de travailler. Un artiste doit avoir le contrôle total de sa création. Au moins jusqu´au moment où elle arrive au public. Après les gens sont libres de faire ce qu´ils veulent. Ça ne m´intéresse pas s´ils l´achètent ou pas, je veux seulement qu´il soit pour eux aussi important que pour nous”. Ces déclarations de Thomas Bangalter, la moitié du groupe français Daft Punk prononcées lors de la publication de leur nouvel album Random Access Memories (Sony, 2013) semblent avoir inspiré les auteurs du rapport Lescure sur la lutte contre la contrefaçon et le piratage  en Internet, un document avalisé cette semaine par le président de la République, François Hollande.

La loi Hadopi, en vigueur dans l´actualité, permet d´interdire  l´accès à l´Internet aux français qui violent les droits d´auteur dans le réseau des réseaux, une pénalisation qu´aucune législation nationale de propriété intellectuelle n´a osé inclure, à l´excéption de la France. La ministre de culture, Aurélie Filippetti, justifie maintenant sa réforme car maintenir la loi telle quelle suppose un “grave attentat contre la libérté”. Le projet réduit le montant máximum des amendes applicables dans le but de les adapter plus équitablement au degré de gravité des fautes et propose de créer un nouvel impôt qui serait payé par les fabricants et les vendeurs de produits technologiques qui incorporent un accès à Internet. L´impôt serait destiné à soutenir l´industrie culturelle française.

Ce qui se discute dans ce conflit de proportions universelles n´est pas si le piratage numérique doit être permis ou pas (carrément non), mais plutôt qui devons nous criminaliser: l´usager final, auteur matériel du délit, les entreprises qui fournissent les links qui redirigent aux contenus protégés par les droits d´auteur (complices ou adyuvants), ou bien, ceux qui créent et comercialisent l´arme du crime? En Espagne, l´usager n´est pas poursuivit comme en France. Les États Unis évitent aussi de l´attaquer. Ce qui est bannie est la pratique des sites web qui incitent à télécharger de façon illégale des films, de la musique, des jeux vidéo ou d´autres contenus sauvegardés par la loi. Toute tentative de pénaliser le consomateur qui depuis chez soi se télécharge les dernières sorties cinématographiques et musicales s´est heurtée à un mur à cause de l´opposition des principales entreprises technologiques qui voient menacé le traffic d´usagers adscrits à un service de courrier éléctronique ou aux réseaux sociaux où ces sites sont rendus publiques tous les jours.

La nouveauté apportée par la proposition législative française consiste à incorporer à ce ménage à trois les fabricants et vendeurs de portables, tablettes et ordinateurs qui fournissent un accès à Internet. Cette iniciative rappelle en grande mesure la “redevance numérique” du gouvernement espagnol de Zapatero qui fut appliquée de façon indiscriminée à toute vente de supports numériques jusqu´à ce que la réforme de la loi Sinde-Wert remplaça cet impôt par une compensation à la charge du budget de l´état. Car dans un État de droit, aucune personne ne peut être considérée coupable sauf preuve du contraire. Le simple fait d´acheter un CD ou DVD ne présuppose nécessairement pas la commission d´un acte de contrefaçon et, de la même façon,  acquérir un moderne gadget avec accès à Internet n´implique pas non plus le piratage obligatoire de tous les films imaginables du monde.

Ce qui résulte évident est que l´on ne peut pas boucler un espace ouvert ou devenir des chiens de garde. Les usagers vont continuer à télécharger toute sorte de contenus -légaux ou illégaux-, par nécessité, par commodité ou par impudence. N´importe comment. L´enjeu est trouver la formule la plus juste pour compenser les auteurs qui légalement et légitimement ont le droit de jouir du bénéfice économique de leurs créations. Celui qui refuse ou ne peut pas payer un abonnement pour télécharger légalement des contenus numériques devra assumer que sa décision pourra conduir au paiement d´une amende, qui devra être en tout cas proportionnelle au délit commis. La  même idée peut être appliquée aux sites webs de téléchargement de contenus illégaux.

Ce qui semble être plus controversé est la contribution des fabricants et vendeurs de produits technologiques car, inéluctablement, ils répercutiront la redevance sur le consommateur final qui sera puni deux fois pour un même délit (si l´on aplique le raisonnement “tout le monde est malfaiteur”). C´est pour cela que je soutiens les déclarations de Tim Berners-Lee, le fondateur d´Internet, lorsqu´il affirme qu´ “aucune personne ou organisation doit se voir interdite de se connecter à d´autres personnes sans un procès legal et sans une presomption d´innocence”.  De plus,  je fais remarquer que j´ai l´intention d´acheter le dernier album de Daft Punk.

+ d´info:

Tim Berners-Lee, 2010: “Long live the Web: a call for continued open standards and neutrality” Article publié le 22 novembre 2010 dans le site web de  Scientific American et dans le numéro de décembre 2010 du magazine  Scientific American Magazine.


Día de Europa Insolidaridad europea

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Bandera de la UE. Autor: Sébastien Podvin (Licencia CC)

Bandera de la Unión Europea. Autor: Sébastien Podvin (Licencia CC)

La Europa que Robert Schuman y Jean Monnet idearon hace más de seis décadas cumple años inmersa en un clima enrarecido de relaciones entre los Estados miembros del norte y del sur del viejo continente.

Seis años de crisis económica amenazan con echar al traste los logros de la construcción europea que los padres fundadores pusieron en marcha el 9 de mayo de 1950. Los principios y objetivos de solidaridad entre Estados miembros, bienestar de los pueblos europeos y cohesión económica y social contenidos en los tratados fundacionales parecen haber quedado en agua de borrajas con el advenimiento de la primera gran crisis económica surgida en la historia de la Unión Europea.

En la histórica Declaración Schuman, germen de los tratados fundacionales, se decía que “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho.” La solidaridad fue un valor de primer orden contenido expresamente en los tratados que dieron origen a lo que ahora conocemos por Unión Europea. Pero la crisis del euro ha puesto a prueba la célebre solidaridad entre europeos que permitió disfrutar a sus ciudadanos de más de medio siglo  ininterrumpido de paz y prosperidad. Las deficiencias con que nació el euro -ausencia de una unión fiscal y bancaria- ya hacían temer por el futuro de la moneda única a medio plazo pero posiblemente nadie previó las dramáticas consecuencias que una crisis financiera internacional podría acarrear en las economías y sociedades de los países de la eurozona.

Acciones contra la crisis

En principio no puede decirse que la Unión Europea de 2013 sea una organización insolidaria con los Estados miembros que tienen dificultades para equilibrar sus cuentas públicas. Los fondos de rescate del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), los Reglamentos comunitarios elaborados para asegurar la supervisión de los presupuestos públicos de los Estados miembros del euro y el Plan Director para una profunda y auténtica Unión Económica y Monetaria deberían servir para darle la vuelta a la actual situación de parálisis política y empobrecimiento social que soporta la mitad de los europeos, opuesta radicalmente a la esencia de la construcción europea. Las propuestas comunitarias pretenden conseguir que en un plazo de cinco años los Estados miembros coordinen sus políticas fiscales y de empleo, y lo que es más importante, acordar un presupuesto comunitario separado destinado a aliviar la presión de los Estados miembros con niveles altos de deuda pública (superior al 60% del PIB según los criterios de Copenhague). Una mayoría de países entiende que la vida del euro peligra si no se encuban ya medidas que mejoren su funcionamiento. La consecución de la unión fiscal, económica y bancaria es un objetivo sobre el que concurren la práctica totalidad de los países del euro. Sin embargo, una cosa es la unión económica y otra la unión política. Y ahí es donde falla precisamente la solidaridad entre europeos.

Las autoridades europeas son conscientes de los esfuerzos que los países que han recibido ayuda financiera de la UE están haciendo por revertir su situación económica. El trasvase de fondos comunitarios implica una contrapartida inevitable para los países que han necesitado ser  intervenidos como Irlanda, Portugal, Grecia, España y Chipre. Pero los resultados de las políticas de austeridad y reducción del gasto público no parecen estar dando resultados a corto-medio plazo. Irlanda, el país más aventajado de los rescatados, ha logrado un escaso crecimiento del 0,9% de su PIB en el año 2012 y las previsiones de la Comisión Europea para 2013 lo colocan en un reducido 1,1%. Un crecimiento algo escaso para crear empleo de forma sólida según la Ley de Okun -se necesitaría un crecimiento del 1,5-2% para sostener la creación de empleo-. De hecho, según esas mismas previsiones, el desempleo en Irlanda solo descenderá un 0,5% durante 2013. España y Grecia siguen instaladas en cifras escandalosas del 27% de desempleo y Portugal bordea el 18% de inactividad laboral. Según datos de Eurostat, Chipre tenía el 14 % de su población activa desocupada en marzo de 2013.

Gráfico 1

Gráfico nº 1. Previsiones de la UE para el año 2013. Fuente: elaboración propia según datos de la Comisión Europea. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Gráfico 2

Gráfico nº 2. Previsiones de la UE para el año 2014. Fuente: elaboración propia según datos de la Comisión Europea. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Estas cifras contrastan con las de los países del norte como Alemania -con una deuda pública de casi el 82% de su PIB en 2012 pero con una envidiable tasa de desempleo de 6,8% y un crecimiento de un 0,7% de su PIB-, Suecia -con una deuda pública equivalente al 38,2% de su PIB y una tasa de desempleo de 8,4% en marzo de 2013-, o Países Bajos -con una deuda pública del 71,2% del PIB el pasado año y un escaso 6,4% de su población desempleada en el primer trimestre de 2013-. Algunos Estados miembros se desentienden de esta crisis (Reino Unido) o se aprovechan indirectamente de ella (Alemania, Austria, Dinamarca). El BCE ya reconoció en su momento que no era justo que unos países se financiasen en los mercados a un interés inferior al 3% mientras que otros tuvieran que hacerlo a más del triple o el cuádruple con la llegada de la crisis. El enriquecimiento injusto no es algo que se consienta en la UE, al menos en teoría. Porque en la práctica ocurre justo lo contrario.

Crisis de valores

El verdadero desafío al que se enfrenta la Unión Europea no es solo una crisis económica sino también una crisis de valores. Los principios que sustentaron la construcción europea se han vaciado de contenido. La tradicional politique des petits pas se ha pervertido. No se están dando dos pasos hacia delante y uno hacia atrás, sino que se está avanzando al ritmo que los Estados miembros más fuertes marcan a los demás (Alemania y otros países dicen sí a la unión bancaria pero cuando y como convenga a sus intereses).  Además, la política de pequeños pasos no sirve ahora como estrategia aplicable. La situación económica de Europa demanda una toma de decisiones rápida, contundente y eficaz porque existe una urgencia social.

El principio de solidaridad debería traducirse de forma mucho más concreta entre la ciudadanía europea. Las sociedades de los países empobrecidos del sur de Europa no entienden por qué las ayudas europeas no se concretan en la economía real, por qué no fluye el crédito a autónomos y Pymes ni por qué el número de desempleados no deja de aumentar cuando el sector público ha  asumido deudas insostenibles de entidades financieras para sanear el sector bancario, se han concedido ayudas de Estado proscritas por la legislación comunitaria antes de la crisis y se combate el desempleo incentivando la emigración de trabajadores cualificados hacia los países del norte.

La solidaridad entre los pueblos europeos debería ser la primera en la escala de valores de la Unión Europea. La Europa del norte no puede esperar quince años impasible hasta que la Europa del sur recupere los niveles macroeconómicos anteriores a la crisis porque ello significaría que el euro y toda la política monetaria habrían fracasado. La UE no debería limitarse a combatir la deuda externa y dejar caer los brazos confiando en que el mercado exterior revitalice el PIB comunitario. El consumo interno -que impulsa el mercado interior de la UE y su principal fuente de riqueza- está estancado o en recesión y lo seguirá estando en los próximos años si se siguen aplicando en la Unión Europea las actuales recetas económicas. Algo debe cambiar si queremos recuperar la prosperidad económica y el bienestar social en Europa. El siguiente paso es impulsar el crecimiento y el empleo lo antes posible.

A pesar de que la radiografía de Europa pudiera resultar opaca, lo cierto es que la Unión Europea no corre el riesgo de romperse porque hay demasiados intereses conectados en juego. Aunque es innegable que ahora mismo la Unión Europea parece estar resquebrajándose por momentos: ha surgido un clima de desconfianza entre las opiniones públicas de los países del norte hacia los del sur, los partidos populistas están conquistando inquietantes parcelas de poder y los niveles de euroescepticismo están en su máximo histórico (según datos del primer Eurobarómetro de 2012, el grado de desconfianza hacia las instituciones europeas aumentó en porcentajes comprendidos entre el 40% y el 50% en el período 2004-2012 entre los países más representativos del sur de Europa: Grecia, España y Portugal).

El futuro al que parece abocada la Unión Europea, lejos de ser una Europa a dos, tres o cuatro velocidades, es más bien el de Caín contra Abel. Y no puede haber más luchas fratricidas en el continente europeo, que de ellas ya hemos aprendido bastante. Por ello es imprescindible volver a impulsar los principios básicos que inspiraron la construcción europea y dejar atrás el egoísmo político y económico de las naciones que, como todos sabemos ya, no conduce a ninguna parte.

+ info:

Declaración Schuman. 9 de mayo de 1950. Cuestiones sobre Europa nº 204. Mayo 2011. Fundación Robert Schuman.

Artículo relacionado: “La ayuda alimentaria en las manos de los jefes de Estado europeos”


Conectados

Semana del 8 al 14 de abril de 2013

La dama de hierro y el caballero de las letras

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El destino ha querido que José Luis Sampedro, economista, escritor y pensador español reconocido con el Premio Nacional de las Letras haya abandonado este mundo el mismo día en que lo hacía Margareth Thatcher, la mítica exprimera ministra conservadora británica.

Son muchas las diferencias que separan a estas dos figuras de la escena mediática contemporánea, a pesar de que ambos hayan compartido casi un siglo de vida a caballo entre dos eras. En los años 1980 Thatcher se significó por una acérrima defensa del capitalismo más duro (“no hay libertad, a menos que haya libertad económica”) que impuso desde el Reino Unido a los países de la esfera occidental en estrecha alianza con Ronald Reagan, el por entonces todopoderoso presidente de Estados Unidos. Una doctrina a la que Sampedro se opuso con la misma fiereza desde su posición de economista e intelectual. En los últimos años Sampedro fue redescubierto por la sociedad española tras firmar el prólogo de “Indignaos”, la obra del escritor Stéphane Hessel, otro pensador nonagenario recientemente fallecido, exmiembro de la resistencia francesa e inspirador del movimiento 15-M en España. Sampedro luchó contra los abusos del neocapitalismo de principios del siglo XXI, una doctrina que muchos consideran que Margareth Thatcher inspiró hace treinta años. Sampedro decía en aquel prólogo que no había que sucumbir “bajo el huracán destructor del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes”, en alusión a las políticas de austeridad que ya se estaban aplicando en el mundo desarrollado tras la crisis financiera de 2008.

La trayectoria profesional de José Luis Sampedro y la de Margareth Thatcher coinciden en la relevancia de sus logros y en su influencia en dos corrientes de pensamiento económico opuestas entre sí. Pero más allá de esa frontera, las diferencias entre ambos son abismales. Sampedro ha sido un intelectual dedicado a su cátedra de economía en la Universidad y a la creación literaria que le valió el reconocimiento como académico de la Real Academia Española de la Lengua en 1990 y ser merecedor de la Orden de las Artes y las Letras de España. Su implicación política se ha manifestado fundamentalmente desde el lado del pensamiento y la movilización social y la única incursión oficial de Sampedro en la política se produjo en el año 1977 cuando fue nombrado senador por designación real en las primeras Cortes constituyentes tras la transición democrática.

Margareth Thatcher, por el contrario, luchó ferozmente en el Reino Unido para coartar las protestas sociales de los sindicatos y las clases sociales menos favorecidas contra sus políticas públicas a principio de los años ochenta. Tampoco dudó en embarcarse en una guerra contra Argentina por recuperar el control de las islas Malvinas que finalmente ganó. No cabe duda de que Margareth Thatcher se ganó a pulso el apodo de “Dama de hierro” que le atribuyeron desde la Unión Soviética por el vigor con que defendía sus ideas políticas. Su defensa a ultranza del capitalismo era su seña de identidad y no dudaba a la hora de expresar públicamente lo que pensaba por muy políticamente incorrecto que pudiera sonar a oídos de la ciudadanía (“la acumulación de riqueza es en sí misma un proceso moralmente neutro. Ciertamente, como enseña el Cristianianismo, la riqueza trae tentaciones. Pero también la pobreza”).

La exprimera ministra británica pasó los últimos años de su vida sumida en la nebulosa del Alzheimer, una enfermedad que sus allegados hicieron pública en el año 2008, coincidiendo con el inicio de la crisis económica mundial y la aplicación de las políticas que Thatcher había preconizado durante su vida activa. Lástima que Mrs. Thatcher no tuviera la oportunidad de disfrutar del éxito de su heredera política, la primera ministra alemana, Ángela Merkel, que amenaza con dominar el mundo con recetas de austeridad “made in Thatcher”. José Luis Sampedro, sin embargo, si gozó de lucidez y energía hasta el último momento de su larga vida -96 años-. En su discurso de aceptación del XXIV Premio Internacional Menéndez Pelayo en el año 2010 el escritor se mostraba combativo y afirmaba que “el mundo no ha superado edades de barbarie” pero también opinaba que ello no era impedimento para intentar cambiarlo. Y en ello estaba cuando le sobrevino la muerte.

Las diferencias entre estas dos figuras públicas se han hecho patentes también en el momento de su despedida. Por expreso deseo del escritor, nos enterábamos de su partida un día después de su fallecimiento, cuando ya había sido incinerado en la más estricta intimidad familiar. La noticia de su muerte provocó reacciones de pesar prácticamente unánimes entre la sociedad española. Sampedro, tan unido a la modernidad, logró ser primer trending topic en España y segundo a nivel mundial en la red social Twitter a los pocos minutos de ser difundida la noticia. En el Reino Unido, por el contrario, todavía está pendiente de celebrarse el funeral ceremonial con honores militares que por voluntad de la propia señora Thatcher deberá organizarse en los próximos días. El anuncio del fallecimiento de Margareth Thatcher provocó divisiones entre los británicos, ya que no todos lamentan su pérdida y no sienten que deban mostrar sus condolencias hacia una política poco dada a defender los intereses de las capas más frágiles de la sociedad británica.

La humildad de José Luis Sampedro (“me siento como una gota en el océano, una hoja en la foresta o una célula entre los cientos de miles que tenemos”) contrasta con la grandeza de Margareth Thatcher, la primera mujer jefe de gobierno de una potencia europea (“ser Primer Ministro es un trabajo solitario. En cierto modo, así es como debe ser, no se puede liderar desde la multitud”). Don Quijote contra Amazona. Ambos nos dejan la fuerza de sus convicciones aunque parece que en este pulso de ideas, la “Dama de hierro” le esté comiendo el terreno al caballero defensor de la justicia distributiva y el capitalismo de rostro humano. Descansen en paz.


Conectados

Semana del 25 al 31 de marzo de 2013

Que viene el lobo

Autora: Samia Benaissa Pedriza

David Hasselhof, el famoso Mitch Buchannon de los Vigilantes de la playa, se manifestaba esta semana en Berlín en contra de la construcción de unos apartamentos de lujo en el lugar donde aun se conserva parte del Muro de Berlín, esa rémora de la Guerra Fría que la historia derribó en 1989. Durante 28 años media humanidad soñó con ver demolido ese símbolo del Telón de Acero que separaba los excesos del comunismo de las democracias occidentales. En 2013 nadie echa de menos aquellos tiempos de división ideológica, política y social pero es innegable que el muro materializa una parte importante de la historia de la Alemania del siglo XX que no debería caer en el olvido. Pero el Muro de Berlín no ha sido la  única barrera física símbolo de otros tiempos que permanece en pie y que ha sido protagonista de la actualidad de esta Semana santa de 2013.

El sábado, Corea del Norte declaraba la guerra a su vecina del sur. No han corrido ríos de tinta porque desde que en 1953 un armisticio pusiera fin al enfrentamiento bélico entre las dos Coreas, las amenazas retóricas del régimen comunista de Pyongyang se han sucedido sin grandes consecuencias para la seguridad mundial. La zona desmilitarizada que separa desde mediados del siglo XX a la península coreana divide a sus habitantes del mismo modo que lo hacía el muro de Berlín en 1961. Al norte, la población sigue sufriendo opresión y penurias de todo tipo bajo el régimen comunista de Kim Yong-un, mientras al sur sus habitantes disfrutan de las comodidades de uno de los países más industrializados y prósperos de la región asiática.

A pesar de que Estados Unidos, aliado de Corea del Sur y también amenazado por el régimen militar de Pyongyang, dice haberse tomado en serio las advertencias de Corea del Norte, nadie cree realmente en el peligro real que puedan representar los ensayos con bombas nucleares ni el arsenal de misiles de largo y corto alcance del país que gobierna el heredero de  Kim Jong-il. Corea del Norte es un país empobrecido que no dispone ni siquiera de combustible suficiente para poner en marcha una operación castrense de calado y mucho menos enfrentarse al poderío militar de Estados Unidos. No parece muy cabal que las maniobras que Estados Unidos realiza en las bases de Corea del Sur cada primavera hayan sido capaces de motivar una declaración de guerra y la colocación de misiles norcoreanos orientados hacia objetivos del país norteamericano. Las bravuconadas de Kim Yong-un parecen responder más bien a una necesidad de reafirmación, a las influencias del poderoso ejército coreano o a la conveniencia de mantener a raya a su población con técnicas de propaganda demasiado manidas para los tiempos que corren en Occidente.

Si recurrimos a la memoria histórica vemos que hace exactamente 50 años, en la Semana santa de 1963, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy y el de la extinta Unión Soviética, Nikita Kruschev, firmaban un acuerdo para facilitar las comunicaciones entre las dos superpotencias de la época, tras la insoportable tensión vivida el año anterior durante la crisis de los misiles de Cuba. En aquel año, la población americana  llegó a sentir la amenaza del uso de armas de destrucción masiva como algo real y no como una mera posibilidad teórica. En la actualidad, es evidente que los tiempos han cambiado y que Estados Unidos no teme ni remotamente por su seguridad nacional a pesar de que en Pyonyang hayan desenterrado del armario temores del pasado que huelen desmedidamente a viejo. La ONU por su parte, confía en el poder de la disuasión que pueden ejercer EE.UU. y sus aliados aunque veladamente admite que no las tiene todas consigo porque Kim Yong-un es todavía un desconocido y  su estrategia político-militar no está gustando nada.  Sobre todo después de su último ensayo nuclear del pasado mes de febrero, castigado con sanciones de la organización y calificado de amenaza para la paz mundial.

Esta escalada de violencia que en el otro lado del planeta nos sorprende y al mismo tiempo aparta de nuestra realidad cotidiana nos parece un déjà vu. Pero aunque en Occidente suene a película antigua y argumento pasado de moda con la que está cayendo, tampoco deberíamos caer en el error de subestimar al lobo feroz, no sea que al final vaya a morder, aunque sea con dientes de juguete. Esperemos que las aguas vuelvan pronto a su cauce.


“Chávez es el pueblo, seré el gobierno del pueblo”

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Hugo Chávez

El presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías (1954-2013). Fuente: Anticapitalistes (Licencia CC)

El cinco de marzo fallecía a consecuencia de un cáncer Hugo Chávez Frías, presidente de Venezuela durante los últimos catorce años. Figura polémica de la escena política internacional, ha protagonizado numerosos episodios mediáticos como el  famoso “¿Por qué no te callas?” con el Rey de España o el imperecedero “Aquí huele a azufre”, dedicado al expresidente de Estados Unidos, George W. Bush, en la Asamblea General de Naciones Unidas.
En el año 2009 el director de cine Oliver Stone le dedicaba un documental titulado “Al sur de la frontera” (South of the border) en el que se puede ver y oír de boca del propio Chávez el relato de su ascenso al poder y la instauración de una “república bolivariana” en Venezuela. En el documental, Chávez, de formación militar, afirma que su revolución es “pacífica pero armada”,  en relación al intento de golpe de Estado que ejecutó en el año 1992 contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez y que le costó una condena de dos años de cárcel. En 2002 el propio Chávez tuvo que hacer frente a un golpe de Estado organizado por la oposición que finalmente no prosperó al no contar con el apoyo del ejército.
Oliver Stone y Hugo Chávez. Festival de Venecia

Oliver Stone y Hugo Chávez el 07 de septiembre de 2009 durante el estreno del documental “Al sur de la frontera” en el Festival de Cine de Venecia. Autor: Nicolas Genin (Licencia CC)

Chávez, un militar reconvertido en caudillo populista deja un incuestionable legado de prosperidad económica y una notable mejora de las condiciones sociales de su población. La oposición, encabezada por la oligarquía venezolana, le acusa de ejercer el autoritarismo y de basar el crecimiento económico del país en un férreo control de la industria petrolera, aunque es innegable que los índices de pobreza se han reducido a más de la mitad en los últimos años.

Su firme oposición a las políticas neoliberales del Fondo Monetario Internacional le ha acarreado firmes detractores pero también un gran número de admiradores entre los seguidores del socialismo latinoamericano. Hugo Chávez ha servido de inspiración a muchos líderes políticos que le han sucedido en el gobierno de países estratégicos de la región como el boliviano Evo Morales, el brasileño Lula da Silva o el ecuatoriano Rafael Correa. El auge de la llegada al poder de representantes de movimientos sociales tradicionalmente desfavorecidos como el indígena, el obrero o el sindical se ha debido en parte a la influencia política del presidente venezolano, ahora fallecido. Y es que a veces, como le decía Chávez a Oliver Stone en Al Sur de la Frontera, “sí es posible cambiar el mundo, cambiar la historia, Oliver”.

Presidentes latinomericanos. Banco del Sur

De izq. a dcha., los presidentes de Ecuador (Rafael Correa), Bolivia (Evo Morales), Argentina (Nestor Kirchner y presidenta electa Cristina Fernández de Kirchner), Brasil (Luiz Inácio Lula da Silva), Paraguay (Nicanor Duarte Frutos) y Venezuela (Hugo Chávez) firman el Acta fundacional del Banco del Sur el 10 de diciembre de 2007. Autor: Presidencia de la Nación Argentina (Licencia CC)

La herencia política de Hugo Chávez está ahora pendiente de aceptación. El vicepresidente Nicolás Maduro parece haber asumido extraoficialmente la presidencia interina de Venezuela mientras se convocan nuevas elecciones en un plazo máximo de treinta días. Aunque no quede muy claro desde un punto de vista legal que esta sea la opción acordada -la constitución venezolana prevé que sea el presidente del Parlamento quien asuma los plenos poderes del Estado en este caso-, sí parece evidente que esa era la voluntad de Hugo Chávez.

La última vez que se pudo ver al presidente dirigiéndose al país fue el ocho de diciembre de 2012, cuando plenamente consciente de su estado, asumía los riesgos de la operación a la que iba a ser sometido dos días después en La Habana. En aquella alocución Chávez hizo un llamamiento a la unidad nacional y dejó claro que el país podría seguir siendo gobernado sin él, en caso de eventual fallecimiento. La maquinaria ideológica y de Estado construida a lo largo de catorce años por Chávez parece lo suficientemente sólida para garantizar la pervivencia del régimen en los próximos tiempos aunque queda por ver si sus predicciones se cumplirán en esos mismos términos o si los venezolanos decidirán emprender un nuevo cambio político en la historia de su democracia. La respuesta, en treinta días.

+ info:

Documental Al sur de la frontera (South of the border). Director: Oliver Stone, 2009.

Última alocución presidencial a la nación venezolana. Hugo Chávez. Palacio de Miraflores, 8 de diciembre de 2012.


Conectados

Semana del 25 de febrero al 3 de marzo de 2013

Razón sobre materia (Mind over matter)

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Esta semana dos acontecimientos mediáticos de muy distinto alcance han puesto en relación casi por casualidad a dos personajes públicos totalmente opuestos. En el momento de escribir este artículo Raúl Castro acababa de ser reelegido presidente de Cuba por la Asamblea Nacional de su país pero todavía no habían pasado ni veinticuatro horas de la efectividad de la renuncia del Papa Benedicto XVI a presidir el gobierno de la Iglesia Católica. Joseph Ratzinger se va y Raúl Castro, “hermanísimo” de Fidel, se queda. Al menos hasta el 2018, ya que Castro, de forma inesperada, también anunció en su discurso ante el Parlamento cubano que renunciaba. Raúl Castro, de 81 años, dejará la presidencia del país latinoamericano a los 86 años, la misma edad en que Benedicto XVI acaba de abandonar el trono de San Pedro.

Estas coincidencias dan que pensar. Si a estas dos renuncias le sumamos la anunciada por la Reina Beatriz de Holanda, de setenta y cinco años, que dejará de ser soberana el próximo 30 de abril, nos damos cuenta de que algo debe estar cambiando en el fuero interno de los jefes de Estado que gobiernan el mundo en estos tiempos inciertos. Dejar el poder una vez alcanzado no debe ser tarea fácil de asimilar. La mayoría de los políticos de alto nivel que han renunciado a  la presidencia de un gobierno, de un Estado o de una institución pública lo han hecho por la puerta de atrás. Los motivos pueden ser varios: tras perder una guerra, por escándalos de corrupción política (Richard Nixon) o sexual (Dominique Strauss-Kahn), o simplemente  por la pérdida de confianza de los electores (cualquier presidente griego o  italiano de los últimos tiempos, léase Yorgos Papandreu, Romano Prodi o Mario Monti). El caso es que a casi todos les cuesta bastante ceder el poder. Por eso sorprende tanto que Benedicto XVI haya renunciado a su parcela de poder terrenal y divino y además haya aceptado someterse incondicionalmente al nuevo Papa que resulte elegido en el próximo cónclave. Y sobre todo, teniendo en cuenta que hablamos de un cargo vitalicio, de los más codiciados, políticamente hablando.

Lo que ocurre es que Joseph Ratzinger es más un intelectual  que un verdadero hombre de Estado. Su pontificado ha dejado muchos asuntos pendientes por resolver  -el caso “Vatileaks”, la Banca Vaticana o los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Estados Unidos-, pero también ha regalado impagables debates filosóficos -algunos famosos previos a su elección como Papa con intelectuales de la altura de Jürgen Habermas- impensables en otros prohombres del panorama político internacional actual. ¿Alguien se imagina a Mariano Rajoy o a Angela Merkel discutiendo con Habermas sobre los fundamentos políticos y religiosos del Estado liberal?

Como no podía ser de otro modo, en la decisión del ya Papa emérito Benedicto XVI ha imperado la razón sobre la materia, posiblemente también en el anuncio de Raúl Castro. Razonable es que un ser humano pasadas siete u ocho décadas de su existencia asuma las limitaciones del paso del tiempo, razonable es que deje a otros más jóvenes responsabilizarse de las tareas de gobierno pendientes y razonable es que admita con humildad que el ser humano no vive eternamente y que nadie es imprescindible. Lo irracional sería justo lo contrario. Joseph Ratzinger pasará a la historia por formar parte de esa cortísima lista de Papas que han renunciado en la historia de la civilización humana. Se da la circunstancia además de que es el primero que lo hace sin recibir presiones políticas. Sienta por tanto un precedente para los tiempos modernos porque el último Papa del que se tiene constancia de que dimitiera fue Gregorio XII en el siglo XV. ¿Significa esto que reinará la razón sobre la fe en el Vaticano a partir de ahora? Sospecho que no, pero esa ya es otra historia.


Estado de malestar

Debate del estado de la nación. 20 y 21 de febrero de 2013

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Debate Estado de la Nación 2013

Segunda jornada del debate sobre el estado de la nación en el Congreso de los Diputados
Copyright: Pool Moncloa (Licencia CC)

Por fin un debate del estado de la nación del gobierno de Mariano Rajoy. Un clásico, o no tanto. Porque este tipo de parlamento entre grupos políticos solo existe en España desde el año 1983 cuando el por entonces presidente Felipe González decidió instaurarlo como una tradición inspirada en los debates anuales de los países del entorno democrático occidental.

La comparecencia anual de los responsables políticos ante los representantes del pueblo no deja de ser una forma más de rendir cuentas en los sistemas democráticos. Aunque en realidad es más una mera formalidad de cara a la galería que una auténtica asunción de responsabilidades políticas. La relevancia de este tipo de debates a efectos prácticos es prácticamente nula. De hecho, no todos los Estados de derecho contemplan la existencia de esta figura en su legislación nacional. La Unión Europea celebra cada año ante el Parlamento europeo el llamado “Estado de la Unión”, que está a cargo del Presidente de la Comisión. También un gran número de Estados con un sistema de gobierno presidencialista como Estados Unidos, la Federación rusa o Venezuela han incluido la lectura obligatoria de un discurso sobre el estado de la nación en sus respectivos textos constitucionales. Sin embargo, son los sistemas semipresidencialistas como el francés, o los parlamentaristas como el español y el británico los más reacios a regular de forma expresa esta forma alternativa de responsabilidad política.

Incluso puede decirse que el debate sobre el estado de la nación no existe en Estados europeos con una tradición democrática mucho más antigua que la española. Por ejemplo, en Francia, hasta la promulgación de la Constitución de 2008, el presidente de la República no estaba autorizado a comparecer ante los diputados de la Asamblea Nacional, aunque podía dirigirles un mensaje escrito a través del presidente del Parlamento. Hasta la fecha, esta prerrogativa solo ha sido utilizada por el expresidente Nicolás Sarkozy en el año 2009. Tampoco existe un debate similar en el Reino Unido y lo más parecido a un discurso sobre el estado de la nación es la comparecencia anual del Primer ministro ante el Parlamento  británico para presentar las propuestas legislativas del Gobierno para el año siguiente.

En España el debate del estado de la nación se regula al amparo de lo dispuesto en el artículo 196 del Reglamento del Congreso de los Diputados relativo a las comunicaciones del Gobierno. Es de los escasos actos que permite una respuesta reglada -eso sí, no vinculante- por parte de los grupos de la oposición. En Estados Unidos, cuyo último discurso sobre el estado de la Unión ha coincidido en el tiempo con el español, los presidentes han venido leyendo sus alocuciones desde 1790 sin derecho a réplica por parte de la oposición. Hasta el año 1966 no se les reconoció este derecho a dos congresistas republicanos, entre ellos el futuro presidente Gerald Ford, quienes pronunciaron una respuesta televisada al discurso del presidente Lyndon B. Johnson. En todo caso, la arenga de Barack Obama del pasado martes poco tuvo que ver con el debate que presenciamos en España. Obama centró su discurso en las prioridades de su agenda política para el año 2013, mientras que el que pronunció Rajoy durante más de una hora se centró en las cuestiones que en teoría más preocupan a los españoles: la crisis económica, el desempleo y la corrupción política.

Crisis de representatividad

Pero la pugna entre líderes políticos por “ganar” en este enfrentamiento dialéctico solo parece interesar a una minoría de ciudadanos. Los datos de audiencia de las dos cadenas de televisión que retransmitieron el debate -La 2 y el Canal 24 horas- muestran una pérdida de 45.000 espectadores con respecto al último celebrado en 2011, cuando Mariano Rajoy era el líder de la oposición. El desinterés de la audiencia parece coincidir con la apatía general registrada por los resultados de una encuesta practicada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y publicada dos días después de finalizar las intervenciones. Los datos no mienten: el 55,2% de los encuestados manifestó tener poco o ningún interés en seguir el debate sobre el estado de la nación.

Gráfico CIS 1

Elaboración propia según datos del CIS (estudio 2.980. Febrero 2013). Autora: Samia Benaissa Pedriza

La brecha entre la clase política y la ciudadanía parece seguir ampliándose tras la celebración del debate. La crisis de representatividad política es una realidad que se ha hecho patente desde el inicio de la crisis económica en España y que parece confirmarse a través de la opinión pública. Según los datos aportados por el CIS, los temas tratados en este tipo de debates no son los que realmente preocupan a los españoles y para la inmensa mayoría no sirven para resolver sus problemas. Más del 86% entiende que en el último debate del estado de la nación han predominado los reproches y acusaciones entre gobierno y oposición en vez de aportar soluciones a la crisis.

Gráfico CIS 2

Elaboración propia según datos del CIS (estudio 2.980. Febrero 2013). Autora: Samia Benaissa Pedriza

Gráfico CIS 3

Elaboración propia según datos del CIS (estudio 2.980. Febrero 2013). Autora: Samia Benaissa Pedriza

Mariano Rajoy ha tardado en convocar este último debate y ha recibido críticas generalizadas por ello. Aunque no hacía falta celebrar un debate global para dar a conocer públicamente  la frágil situación de la sociedad española. Los ciudadanos de este país ya conocen el estado de salud del enfermo, lo que reclaman con inmediatez es un tratamiento definitivo, una cura de urgencia y no meros cuidados paliativos. La sociedad española no desea cronificar sus dolencias ni perpetuarse en un estado de malestar social de baja o media intensidad. En definitiva, lo que interesa es que en el debate del estado de la nación haya menos ruido y más nueces, señorías.


“El precio que pagamos por los errores del pasado es demasiado alto”

Felipe González- Jean Claude Trichet.  Desafíos políticos en la sociedad europea del siglo XXI

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Foto González-Trichet

Felipe González y Jean Claude Trichet en la sede del Instituto Francés de Madrid.
Autora: Samia Benaissa Pedriza

El teatro del Instituto Francés de Madrid acogió el viernes 15 de febrero un encuentro entre Felipe González, expresidente del gobierno español, y Jean Claude Trichet, expresidente del Banco Central Europeo (BCE) para debatir sobre los desafíos políticos de la sociedad europea del siglo XXI. La conferencia estuvo moderada por el presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinoza. En una sala a rebosar, los participantes charlaron sobre temas tan candentes como la crisis de la gobernanza europea, la crisis de la zona euro, el papel de las instituciones europeas o el sempiterno debate sobre la federalización de la Unión Europea.

¿Una federación europea?

La crisis económica centró el debate de ideas en la conferencia. El expresidente del Gobierno español trató en clave europea las soluciones a la crisis. Felipe González propone dar un giro hacia la federalización económica y política de Europa y al mismo tiempo una sorprendente vuelta a la época de los nacionalismos, a un “repliegue hacia la toma de decisiones nacionales autónomas”. Algo que según González favorecería la pérdida de influencia alemana en la esfera comunitaria. González también criticó el enfoque que las instituciones europeas han elegido para gestionar la actual crisis económica y entiende que existe “timidez para cambiar la estructura de funcionamiento de la Unión Europea”. El exmandatario insistió en que el esfuerzo para que Europa salga de la crisis debe ser compartido en un 50% por los Estados y en otro 50% por la UE, aunque no cree que las instituciones europeas puedan mantener ese esfuerzo con las restricciones contempladas en los próximos presupuestos comunitarios.

Jean Claude Trichet, antecesor de Mario Draghi en la presidencia del BCE recordó las causas de la crisis de la zona euro. Destacó el contagio de la crisis de los mercados financieros internacionales pero también la responsabilidad europea por las deficiencias de la política monetaria y un mercado único incompleto sin el cual la eurozona no puede funcionar. En ese sentido Trichet reconoció que “el precio que pagamos por los errores del pasado es demasiado alto”. El expresidente del BCE comparte con González la necesidad de mejorar la gobernanza europea mediante la federalización de la política económica y la centralización de algunas decisiones, aunque reconoce las dificultades de índole política que pueden surgir con esta propuesta, en concreto, a la hora de modificar los tratados comunitarios.

Crisis de liderazgo político

La desafección política de la ciudadanía es un tema que preocupa cada vez más a los dirigentes europeos. Felipe González cree que el concepto griego de “autóritas” se ha debilitado a causa de las condiciones impuestas por los mercados financieros y a los efectos de la globalización económica y financiera. El político español afirmó que en la actualidad existe una “crisis de la gobernanza de la democracia representativa muy importante” y que la corrupción constituye un factor acelerador. Trichet, por su parte, constata una pérdida progresiva de confianza de los ciudadanos en las instituciones políticas, aunque cree que es un fenómeno que se está produciendo más a nivel nacional o estatal que europeo.

En busca de la competitividad perdida

Europa ha perdido competitividad y relevancia en la economía mundial. Para erradicar el problema Jean Claude Trichet propone inspirarse en la estrategia francesa de “desinflación competitiva” que su país ideó a principio de los años 1980 y que consiste en una estrecha vigilancia de los niveles de competitividad, algo que también ha venido haciendo Alemania desde el nacimiento del euro. Trichet entiende que todos los países europeos deberían implantar esta política a nivel nacional.

Felipe González subrayó la necesidad de suscribir un nuevo pacto como el que permitió construir el Estado de Bienestar en Europa tras la Segunda Guerra mundial, centrado en la competitividad. Deben ser los excedentes de la competitividad los que financien ese Estado de Bienestar y no el endeudamiento. Las preocupaciones de los gobernantes deberían centrarse en “cómo crear riqueza y cómo distribuirla y no al revés”, señaló.

En relación a la situación española, el expresidente lamentó que todo lo que el gobierno socialista construyó en materia de educación y sanidad esté quedando en entredicho y que la cohesión social en España se vea amenazada. González cree que España tiene capacidad competitiva en determinados segmentos de la economía mundial pero que se está cerrando la puerta al talento y a la I+D, lo único que puede hacernos recuperar la senda del crecimiento.

El papel del BCE

El tratamiento de la crisis del euro por las instituciones europeas es un asunto muy debatido entre la opinión pública europea. A pesar de las críticas, Trichet defendió el papel jugado por el BCE en la gestión de la crisis. Declaró que el mensaje que el Banco Central Europeo deseaba enviar a los países desarrollados era similar al que los organismos financieros internacionales lanzaron a los países latinoamericanos durante la crisis de los años 1980: “el resto del mundo no puede financiarles eternamente”. Jean Claude Trichet alegó que el BCE tomó en su momento “decisiones osadas que no figuraban en ningún manual” y que fue de los primeros que inyectó liquidez ilimitada a un interés fijo en situaciones financieras muy complicadas.

Tanto a Felipe González como a Jean Claude Trichet les preocupa la duración de la crisis. Temen que algunos Estados occidentales no tomen en serio las señales de debilidad de sus monedas nacionales. Según González, países como Estados Unidos podrían caer en la tentación de mantener constante el nivel de inflación durante algunos años para reducir su deuda, algo peligroso para un sistema monetario que tras Bretton Woods se basa demasiado en la fluctuación de las divisas y en la especulación.

***************

Article en français: “Le prix que nous payons pour les erreurs du passé est trop élevé”

Felipe González- Jean Claude Trichet.  Enjeux politiques dans la société européenne du XXIème siècle.

Auteur: Samia Benaissa Pedriza

Le thêatre de l´Institut Français de Madrid accueillit le 15 février la célébration d´un entretien entre Felipe González, ex président du gouvernement espagnol et Jean Claude Trichet, ancient président de la Banque Centrale Européenne (BCE) pour discuter sur les enjeux politiques de la société européenne du XXIème siècle. La conférence fut moderée par le président du Real Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinoza. Dans une salle pleine de monde, les participants traitèrent des sujets d´actualité comme la crise de la gouvernance européenne, la crise de la zone euro, le rôle des institutions européennes ou l´éternel débat sur la fedéralisation de l´ Union Européenne.

¿Une fédération européenne?

La crise économique centra le débat d´ idées de la conférence. L´ex président du gouvernement espagnol  traita en clé européenne les solutions à la crise. Felipe González propose un changement de direction vers la fédéralisation économique et politique de l´Europe et en même temps un surprenant retour  à l´ époque des nationalismes, a un “repli vers la prise de décisions nationales autonomes”. D´après González ceci favoriserait une perte d´ influence de l´Allemagne dans le domaine communautaire. González critica aussi le point de vue choisi par les institutions européennes pour gérer l´actuelle crise économique  et soutient qu´il existe “une timidité excessive pour changer la structure de fonctionnement de l´ Union Européenne”. L´ancien mandataire insista sur le fait que l ´effort pour faire sortir l´ Europe de la crise doit être partagé au 50% par les États membres et par l´UE, bien qu´il ne croit pas possible que les institutions européennes puissent soutenir cet effort en tenant compte des restrictions prévues par le prochain Budget communautaire.

Jean Claude Trichet, prédécesseur de Mario Draghi dans la présidence de la BCE rappela les causes de la crise dans la zone euro. Il remarqua notamment la contagion de la crise des marchés financiers internationaux mais aussi la responsabilité europénne pour les défauts de la politique  monétaire et  d´un marché unique incomplet sans lequel l´ eurozone ne peut pas fonctionner. Dans ce sens Trichet reconnut que “le prix que nous payons pour les erreurs du passé est trop élevé”. L´ ex président de la BCE  partage l´opinion de González sur le besoin d´ améliorer la gouvernance européenne  à travers  la fédéralisation de la politique économique et la centralisation de certaines décisions, malgré la difficulté politique à matérialiser cette proposition, en particulier, en ce qui concerne la modification des traités communautaires.

Crise de leadership polítique

La désaffection politique des citoyens  est un sujet qui inquiète de plus en plus les  dirigeants européens. Felipe González considère que le concept grec d´ “autoritas” a perdu sa force à cause des conditions imposées par les marchés financiers et aux effets de la mondialisation économique et financière. L´ex président espagnol assure que dans l´ actualité il existe une “crise de la gouvernance de la démocratie representative très importante” et que la corruption constitue un facteur d´accélération. Trichet, de son côté, constate une perte progressive de la confiance des  citoyens  dans les institutions politiques, mais il croit qu´il s´agit d´un phénomène qui se produit à un niveau national plutôt qu´européen.

À la recherche de la competitivité perdue

L´Europe a perdu de la compétitivité et de la présence dans l´ ensemble de l´ économie mondiale. Pour  éradiquer ce problème Jean Claude Trichet propose de tourner les yeux vers la stratégie française de “désinflation compétitive” que son pays mit en place pendant les années 1980 et qui consiste en un étroit contrôle des niveaux de compétitivité, une tactique que l´Allemagne a adopté depuis la naissance de l´euro. Trichet est de l´avis que tous les pays européens devraient implanter cette politique à niveau national.

Felipe González souligna la convenance de souscrire un nouveau pacte comme celui qui a permis de construir l´ État Providence en Europe après la IIème Guerre mondiale sur la base de la compétitivité. Ce sont les éxcédents de la competitivité qui doivent financer cet État Providence et non pas l´endettement publique. Les dirigeants devraient centrer leurs efforts à chercher la manière “d´obtenir l´enrichissement des pays et à la façon de distribuer cette richesse et non pas à l´envers”, signala González.

En ce qui concerne la situation espagnole, l´ ex président regretta que la construction du gouvernement socialiste en matière d´education et de santé publique soit mise en question en ce moment et que la cohésion sociale en Espagne se voit menacée. González croit que l´ Espagne est compétitive dans certains ségments de l´ économie mondiale mais qu´il existe trop d´entraves au talent et à la R&D, les deux seuls facteurs qui peuvent faire que le pays récupère le chemin de la croissance.

Le rôle de la BCE

La gestion de la crise de l´euro par les institutions européennes est un sujet qui suscite le débat entre l´ opinion publique européenne. Malgré les critiques, Trichet a defendu le rôle joué par la BCE dans la gestion de la crise. Il a déclaré que le message que la Banque Centrale Européenne désirait envoyer aux pays développés était similaire à celui que les organismes financiers internationaux ont lancé aux pays de l´Amérique du Sud pendant la crise des années 1980: “le reste du monde ne peut pas les financer éternellement”. Jean Claude Trichet allégua que la BCE avait pris à l´epoque des “décisions osées qui ne figuraient en aucun manuel” et qu´elle fut une des premières à injecter des liquidités illimitées à un taux d´intérêt fixe dans un contexte financier très compliqué.

Felipe González et  Jean Claude Trichet sont inquiets pour  la durée de la crise. Ils ont peur que certains États occidentaux ne prennent pas au sérieux les signes de faiblesse de leurs monnaies nationales. Selon González, des pays comme les États Unis pourraient tomber dans la tentation de maintenir un niveau constant d´ inflation pendant quelques années afin de réduir leur dette, une idée certainement dangereuse pour un système monétaire qui après Bretton Woods dépend en excès de la fluctuation des  devises et de la spéculation financière.


Conectados

Semana del 04 al 10 de febrero de 2013

El reino de Oz

Autora: Samia Benaissa Pedriza

“Vamos por el buen camino, vamos en la buena dirección”, dice la ministra de empleo Fátima Báñez en un mítin justo cuando se cumple un año de la primera reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy y la cifra de desempleo alcanza los seis millones de personas. Todo esto ocurre pocos días después de que Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión europea calificase de “terrible y escandalosa” la cifra del 26,6% de desempleo español registrada por Eurostat a finales de 2012. Pero Báñez ha visto muchas veces el Mago de Oz y cree que seguimos el camino de baldosas amarillas (“We´re off to see the wizard, the wonderful Wizard of Oz…”, cantaba Judy Garland en el film del mismo título).

Hablando de baldosas y otros materiales de construcción, en los últimos siete días se ha confirmado que Eurovegas  comenzará a edificarse el próximo año en el municipio madrileño de Alcorcón. Según fuentes del gobierno regional, el mega complejo de juego y ocio ideado por Sheldon Adelson promoverá en la región de Madrid una oferta de 250.000 puestos de trabajo  en 2018, cuando se estima que el proyecto esté plenamente operativo. El talento español ya no tendrá que emigrar a otros lares, los ingenieros podrán dedicarse a perfeccionar el funcionamiento de las ruletas y máquinas tragaperras y los universitarios competirán por un master en esa escuela de juego  -no daré el nombre- que no deja de anunciarse con insistencia en Internet. Y es que la profesión de croupier va camino de convertirse en una carrera emergente, de esas que revierten en el beneficio y el progreso de la sociedad. Médicos, profesores, abogados: recíclense, la suerte está echada, ¡rien ne va plus!

En realidad, Adelson ha sabido aprovechar una oportunidad de negocio en nuestro país. Necesitamos más inversión extranjera en España en estos tiempos difíciles. A lo mejor Donald Trump también se anima y nos construye unos hotelitos  rentables. Parece un tipo de fiar ahora que se ha demostrado fehacientemente que no es hijo biológico de un orangután. Ya me quedo más tranquila. Vamos por el buen camino y en la buena dirección.

Anuncios

5 comentarios to “Actualidad”

  1. María febrero 18, 2013 a 11:27 am #

    ¡Qué guay! Ya tenemos blog para hacer comentarios…Jeje..
    Mola mucho. Besotes.

    • sbp0 febrero 19, 2013 a 11:34 am #

      Pues eso, a comentar libremente, pero siempre con respeto. Gracias, María.

  2. cecilia septiembre 9, 2013 a 11:45 am #

    Que decepción! Esta vez estaba convencida. Ademas en Marruecos se decía que los del medio oriente (que tienen el dinero) apoyaban Madrid… Y darselo a Tokyo con sus problemas de radioactividad no resueltos… Enfin, siempre nos queda Paris…

  3. cecilia marzo 9, 2014 a 9:10 pm #

    Escribes de maravilla. Interesantisimo.

    • sbp0 marzo 10, 2014 a 11:39 am #

      Gracias, Cécile. Es lo que tenemos en Europa ahora mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: