Archivo | A fondo RSS feed for this section

Los 50 años de mayo del 68

16 May

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Disturbios sociales durante mayo del 68

Disturbios sociales durante mayo del 68. A la izda., “Dany el Rojo” liderando una manifestación. Fuente: Internet y http://www.anticapitalistes.net (Licencia CC).

En el año 2011 la revista Time nombró persona del año a los “protesters”, el grupo de manifestantes que alzaron su voz en la primavera árabe y que desencadenó el hundimiento de los gobiernos corruptos de Túnez y Egipto. Por las mismas fechas surgió en España el movimiento 15-M, que protestaba contra las desigualdades sociales agravadas por la crisis económica, y que estaba hermanado con el colectivo de los “indignados”, inspirado en el manifiesto “¡Indignaos!” del escritor francés Stéphane Hessel. El impacto mediático de aquellas protestas hizo recordar a muchos el mayo francés del 68, cuando las sociedades occidentales nadaban en la abundancia y los hijos de las clases medias salieron a las calles para pedir un mundo mejor.

Cincuenta años después de aquella primera llamada de atención, aun se recuerda el eco de las protestas, el sonido de los adoquines cayendo sobre las fuerzas del orden francesas o los eslóganes políticos gritados a pleno pulmón por una juventud enfervorecida. No puede decirse lo mismo de los movimientos sociales que nacieron apenas siete años atrás y que han ido fragmentándose tras su transformación en partidos políticos y su llegada al poder.

¿Qué tiene entonces Mayo del 68 para despertar tanto interés, medio siglo después de que se apagaran las candilejas? Posiblemente, un halo de nostalgia, un puñado de imágenes icónicas que han quedado para la posteridad, una buena dosis de pose política y unos protagonistas carismáticos con mucha actitud.

Las causas del conflicto

Mayo del 68 comenzó con una protesta estudiantil por la normativa interna aprobada por la Universidad de Nanterre en marzo de aquel año. En abril, tuvo lugar una nueva protesta en apoyo de unos estudiantes del Comité Vietnam Nacional, acusados de atentar contra empresas estadounidenses. El suceso enturbió la convivencia entre los estudiantes universitarios de izquierda y de derecha que se enfrentaron políticamente en un ambiente claramente polarizado. La extensión del conflicto a las universidades del país, y en especial en la Sorbona de París, provocó la intervención violenta de la policía, que desembocó en un clima de rechazo social y de apoyo mayoritario a la causa de los estudiantes.

Manifestación mayo 1968

Manifestación de trabajadores y estudiantes en mayo del 68. Fuente: Internet.

El 13 de mayo de 1968 se convocó una huelga general que fue secundada por 9 millones de trabajadores. Algunos manifestantes ocuparon la Sorbona ese mismo día y en los siguientes, obreros de toda Francia hicieron lo mismo en las principales fábricas del país. El descontento del movimiento obrero ya venía de lejos, ocasionado por un empeoramiento de las condiciones salariales y laborales del sector industrial. La mecha que encendieron los estudiantes fue el detonante de una revuelta social virulenta que acabó provocando la convocatoria de elecciones generales por el entonces presidente de la república francesa, Charles De Gaulle.

De Gaulle 1968

El General De Gaulle durante un discurso televisado en mayo del 68. Fuente: Internet.

A pesar de que la Unión de Demócratas de Francia, el partido del cuestionado presidente, resultó ganadora frente a las fuerzas de izquierda (partido comunista y socialistas de François Mitterrand), De Gaulle presentó su dimisión al año siguiente, no sin antes haber puesto en marcha una serie de reformas generales. Finalmente, el presidente no logró obtener el apoyo de la sociedad francesa en un plebiscito sobre su gestión. Sin embargo, la salida de De Gaulle no logró frenar la conflictividad laboral en Francia que se mantuvo activa hasta bien entrada la década de 1970.

Sus protagonistas

Los jóvenes franceses de 1968 leían El hombre unidimensional (1964) de Herbert Marcuse y La sociedad del espectáculo (1967) de Guy Debord, obras que simpatizaban con las corrientes antiimperialista y anticapitalista que habían surgido en Occidente tras el fin del colonialismo. Estaban en contra de la guerra de Vietnam y de las desigualdades del Tercer Mundo. No padecían las penurias de una crisis económica ni temían por su seguridad, pero terminaron por también hacer suyas las reivindicaciones de la clase obrera.

Las revueltas de mayo del 68 tuvieron algunos protagonistas destacados que con el tiempo acabaron formando parte del sistema que tanto criticaran:

→Daniel Cohn-Bendit: denominado “Dany el Rojo”, fue el líder estudiantil que dirigió los pasos del Movimiento 22 de marzo, formado por un grupo de estudiantes de la Facultad de Letras de Nanterre (en las afueras de París). Protagonizó encendidos discursos radicales en el Barrio Latino de París, cuando las movilizaciones se trasladaron a la Sorbona y los medios comenzaron a prestar atención a un conflicto que comenzaba a encallarse. Al acabar todo trabajó de empleado en una guardería y en una librería en Alemania, el país de origen de sus padres.

De ideología anarquista, pasó a ser ecologista y en 1994 se convirtió en eurodiputado del Partido Los Verdes. En las últimas elecciones presidenciales de su país, apoyó a Emmnauel Macron, un centrista que reniega de mayo del 68 y que una vez instalado en la presidencia, ha preferido no celebrar oficialmente el aniversario de las revueltas históricas.

De izda. a dcha., Alain Geismar, Jacques Sauvageot y Daniel Cohn-Bendit en mayo de 1968

De izda. a dcha., Alain Geismar, Jacques Sauvageot y Daniel Cohn-Bendit durante una comparecencia pública en mayo de 1968 en París. Fuente: Internet.

Alain Geismar : ingeniero de minas, en 1968 era secretario general del sindicato nacional de profesores universitarios. Conocido como “el hombre del megáfono”, su popularidad decayó con el fin de las revueltas, aunque supo integrarse bien en las estructuras de poder de la izquierda cuando esta llegó a gobernar en Francia. En la década de los noventa fue inspector general de educación en el gobierno socialista de François Mittérand y consejero del entonces ministro de educación, Lionel Jospin. Hasta su jubilación en el año 2004 ejerció de consejero de educación en la alcaldía de Paris.

→Jacques Sauvageot: fue vicepresidente de la Unión Nacional de Estudiantes franceses en mayo del 68. Junto a Daniel Cohn-Bendit y Alain Geismar formó el trío de representantes universitarios que lideraron las protestas estudiantiles. De ideología anarquista, defendía la autogestión de las empresas por los trabajadores. Cuando de la fama ya solo quedaban cenizas, se empleó como profesor de historia del arte. Falleció en el año 2017.

Los eslóganes políticos

Muchas de las consignas lanzadas en las manifestaciones fueron ideadas por los propios estudiantes. Otras fueron difundidas por pensadores de lujo como el filósofo y escritor Jean Paul Sartre, quien no dudó en unirse a las revueltas, megáfono en mano, y alentar a los trabajadores a ocupar las fábricas. Él fue el autor de la célebre frase “La imaginación al poder”. Otros eslóganes fueron tomados prestados directamente de admirados dirigentes de izquierdas: “Seamos realistas, pidamos lo imposible” era en realidad una llamada a la acción del Che Guevara en el contexto de la revolución cubana.

Eslogan de mayo del 68: “La política es para todos”.

Eslogan de mayo del 68: “La política es para todos”. Fuente: Internet.

→Seguir leyendo reportaje: Los 50 años de mayo del 68.

Anuncios

Los Estados fallidos del siglo XXI

10 Ene

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Estados fallidos en 2017

De izda. a dcha. y de arriba abajo: bombardeos en Yemen y Siria, militares en Sudán del Sur y refugiados de la República Centroafricana en campos de Naciones Unidas. Fuente: Internet.

Un Estado fallido es un estado soberano que ha perdido su capacidad para garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales y la prestación de los servicios sociales básicos a sus ciudadanos. Aunque el concepto es controvertido, una de sus características fundamentales es la pérdida del control del uso de la fuerza en su territorio. La dificultad para tomar decisiones y hacerlas cumplir, así como los problemas para participar como miembro de pleno derecho en la comunidad internacional también son propias de los “estados fallidos” o “frágiles”, en su denominación más actual. Aunque en la actualidad, lo que define con mayor frecuencia a este tipo de organización territorial son los altos grados de corrupción y criminalidad que se registran, los graves problemas económicos y el elevado número de nacionales que buscan refugio en otros países.

En los últimos tiempos, países como Siria, Irak o Afganistán han cumplido con creces las condiciones para ser considerados estados fallidos. Tanto por su inestabilidad política como por su desorganización social y económica. Y la obligada intervención de la comunidad internacional en los últimos conflictos armados de Oriente Medio no es más que otra señal del fracaso en el ejercicio de la soberanía de estos países.

La pérdida efectiva de la soberanía de un Estado no es un fenómeno nuevo. Se ha venido produciendo desde hace más de dos siglos y prácticamente desde que surgió el concepto de estado moderno. Durante el siglo XIX, el tráfico de esclavos o la piratería en los mares surgieron como consecuencia de la debilidad gubernamental de algunos estados y de su incapacidad para controlar sus fronteras exteriores. El siglo XX dio paso, en primer lugar, al fenómeno de la descolonización que favoreció el surgimiento de nuevos estados fallidos. La posterior caída del muro de Berlín y la desintegración del bloque soviético dieron lugar al nacimiento de más estados “frágiles”. Georgia o Bosnia-Herzegovina no fueron capaces de garantizar la gobernabilidad de su territorio. Y el conflicto de los Balcanes, generado tras la disolución de la antigua Yugoslavia y que ocupó la primera mitad de los años noventa, significó un claro ejemplo del caos y la anarquía que puede llegar a reinar en un territorio no controlado por el estado.

Guerra en la antigua Yugoslavia

Efectos de la guerra civil en la antigua Yugoslavia. Fuente: Internet.

Lo habitual en el siglo XXI es que los “estados fallidos” surjan tras una guerra civil, una dictadura militar o un desastre natural. El término se comenzó a utilizar a comienzo de los años noventa por la Administración Clinton para referirse a los nuevos países que podrían constituir un riesgo o una amenaza para la seguridad de Estados Unidos tras la caída del gigante soviético.

En la actualidad el núcleo duro de los estados fallidos está constituido por los países del Cuerno de África, en el este del continente africano. A este grupo se unen otros de Oriente Medio, satélites de una guerra por el poder llevada a cabo entre las grandes potencias de la región (Arabia Saudí e Irán). Lo cierto es que esta nueva categoría de estados supone una amenaza más o menos elevada para el resto de países miembros de la comunidad internacional, ya que en mayor o menor medida propician el desarrollo del crimen organizado (tráfico de armas en Siria, tráfico de drogas en Afganistán) y del terrorismo a escala internacional.

Estados fallidos en el cuerno de África

Mapa nº 1. Estados fallidos en el Cuerno de África con alta probabilidad de sufrir una hambruna a finales de 2011. Fuente: USAID. Imagen de dominio público.

En el mundo existen alrededor de 180 estados fallidos en 2017. Somalia, Yemen, Siria y Haití son los que más han empeorado su situación respecto al último año. Yemen y Siria son los que más han acusado el empeoramiento de sus condiciones de vida. El top 10 de estados fallidos reconocidos por el centro de estudios estadounidense Fund for Peace en 2016 está constituido casi en su totalidad por países de África y Oriente Medio.

Top 10 Estados fallidos 2017

Tabla nº 1. Los diez estados fallidos con peores condiciones de vida y de gobernabilidad en el año 2016. Fuente: elaboración propia según datos de Fund for Peace.

Seguir Leyendo Los Estados fallidos del siglo XXI

 

Un nuevo orden mundial: nacionalismo, proteccionismo y multipolaridad

3 Feb

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Donald Trump en la Casa Blanca

De izda. a dcha. y de arriba abajo, Donald Trump firmando decretos en la Casa Blanca, Cumbre México-UE, reunión de países emergentes (BRICS) y encuentro Rusia- Reino Unido. Fuentes: Facebook Casa Blanca, Presidencia de la República Mexicana, Narendra Modi, Kremlin.ru. (Imágenes de dominio público y Licencia CC).

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha puesto punto y final a toda una era, la de la Posguerra Fría y el multilateralismo liderado por la primera potencia americana. EE.UU. y su nuevo presidente todavía aspiran a liderar el mundo pero ahora prefieren hacerlo en solitario, sin tomar demasiado en cuenta la existencia de otros focos de poder activos en la sociedad internacional actual.

Las primeras medidas adoptadas por Donald Trump en la Casa Blanca han inquietado a buena parte de los dirigentes occidentales con los que hasta ahora el “Gendarme del mundo” se relacionaba en un clima de “entente cordiale”. Aunque el  sistema de alianzas multilaterales tejido tras la Segunda Guerra mundial no parece estar en riesgo, surgen dudas sobre su eficacia y sobre la capacidad de organizaciones como la ONU o la OTAN para solucionar conflictos internacionales sin el apoyo de EE.UU. ¿Cuál será el devenir de la guerra en Siria, del conflicto palestino-israelí o de la lucha contra el terrorismo internacional?

El auge de los nacionalismos

En los últimos tiempos, los excesos de la globalización han generado desigualdades socioeconómicas y un gran descontento en las sociedades de los países desarrollados. El malestar social y la ineficacia de las instituciones de gobierno para resolver los problemas de los ciudadanos están contribuyendo a aupar al poder a opciones políticas antisistema, hasta ayer minoritarias y con escasa capacidad de convocatoria. El UKIP en Reino Unido, el Frente Nacional en Francia o Amanecer Dorado en Grecia son los partidos del nacionalismo europeo del siglo XXI. Sus líderes promueven la defensa a ultranza del Estado-Nación, el fomento de sentimientos racistas y de las políticas antiinmigración, así como un exacerbado proteccionismo económico propio de otras épocas.

Marine LePen y Nigel Farage

Marine Le Pen, dirigente del Frente Nacional francés y Nigel Farage, miembro del UKIP. Autores: Marie-Lan Nguyen y Stephen West (Licencia CC).

La salida del Reino Unido de la Unión Europea ha significado el culmen de la insatisfacción y de la decepción de los electores británicos respecto al funcionamiento de un sistema de gobierno multilateral a nivel regional. El “Brexit” le ha dado un portazo a Europa y a su histórico modelo de integración política y comercial. Y el Reino Unido se ha convertido en un símbolo del rechazo a las sociedades multiculturales cuyo máximo exponente es la América del “melting pot” y no la del “America first”.

Seguir leyendo reportaje Un nuevo orden mundial: nacionalismo, proteccionismo y multipolaridad

La COP21 y el calentamiento global

5 Dic

A fondo

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Inauguración de la COP21.

Glaciar en Upsala (Argentina) y dirigentes políticos durante la celebración de la COP 21 en París. Fuentes: Calyponte y Presidencia de la República Mexicana (Licencia GNU free documentation y Licencia CC).

La celebración de la última Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, más conocida como COP21, ha despertado el interés por conocer en qué punto concreto se encuentra la evolución del calentamiento global del planeta y el cambio climático que este conlleva.

Según afirman los expertos, si no se adoptan medidas formales e inmediatas para frenar el calentamiento de la Tierra, pronto alcanzaremos el punto de no retorno tras el cual no sería posible revertir los efectos del cambio climático.

El calentamiento global

¿A cuanta temperatura vivimos los seres humanos? A pesar de que la respuesta pueda variar sustancialmente según la región del planeta, lo cierto es que la temperatura media de la Tierra es de 15 grados Celsius. Y la responsable de mantener esa temperatura constante es la capa atmosférica que absorbe la luz solar solo en su justa medida.

La concentración de gases de efecto invernadero que encontramos en la atmósfera  (vapor de agua, dióxido de carbono, metano y ozono) debe pues permanecer constante si no queremos morir abrasados por el astro rey o, por el contrario, perecer congelados por su alejamiento.

El efecto invernadero, descubierto en 1860 por el físico irlandés John Tyndall, ha sido observado por los científicos con preocupación a partir de la segunda mitad del siglo XX. Porque desde 1950, las sociedades desarrolladas han venido ocasionado el incremento del volumen de gases de efecto invernadero hasta niveles insostenibles en la actualidad. El CO2  y el metano son los gases que más han incrementado su concentración en las últimas décadas, en gran parte debido al consumo humano de combustibles fósiles y a la deforestación de los bosques.

→Ver vídeo explicativo sobre las causas del calentamiento global

Los efectos del calentamiento global se manifiestan en todas las regiones del mundo.  El incremento constante de la temperatura media de la Tierra está provocando que los glaciares del Ártico se derritan aumentando el nivel del mar y causando inundaciones de graves consecuencias humanas y económicas. Aunque, paradójicamente, el fenómeno también es capaz de generar sequías extremas en otras zonas del planeta por el excesivo incremento de las temperaturas.

Efectos del cambio climático

La ciudad de Nueva Orleans inundada por el huracán Katrina en el año 2005. El fenómeno causó 1.883 muertos (Imagen de dominio público). A la dcha., efectos de la sequía en Asia. Autora: Linda Soto (Licencia CC).

Desde 1880, la temperatura de la Tierra ha aumentado casi un grado Celsius. Y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre la Evolución del Clima (IPCC) de las Naciones Unidas advierte de que para 2090 podría producirse un incremento de entre 3 y 4 grados en la mayor parte del planeta si  no se toman medidas. El incremento  de las temperaturas en el Polo Norte sería aun mayor, del orden de entre 5 y 8 grados.

Las consecuencias: fenómenos atmosféricos extremos, precipitaciones abundantes, olas de calor con riesgo de muerte para los sectores de la población más vulnerables, migración de aves hacia zonas menos cálidas y llegada de especies propias de los climas tropicales o pérdida de cultivos agrícolas.

Según afirman expertos de la Universidad de Leicester, los daños serían irreversibles si la temperatura llegase a aumentar 6 grados: desaparecería el oxígeno presente en los organismos vivos del fitoplancton y vivir en la Tierra no sería ya posible.

Quienes sufren más los efectos del cambio climático

La mayor evidencia del cambio climático se encuentra en el Ártico donde ya están desapareciendo buena parte de sus glaciares. La ausencia de asentamientos humanos y de industrialización en el área que rodea al Polo Norte hace más patente  el hecho de  que el paisaje polar está desapareciendo a un ritmo vertiginoso. Según la ONG ecologista Greenpeace, en los últimos 30 años se han perdido tres cuartas partes del hielo de una región que engloba territorios de Rusia, Estados Unidos, Canadá, Islandia, Groenlandia, Noruega, Suecia y Finlandia.

Glaciar en Islandia

Glaciar en Islandia (Ártico). Imagen de dominio público.

Los efectos del cambio climático provocado por el incremento de las temperaturas son más intensos en las regiones insulares de los Océanos Índico y Pacífico y en las áreas con grandes deltas (Bangladesh). Las islas de menor tamaño son las más afectadas por las inundaciones. Algunas incluso podrían llegar a desaparecer engullidas por el aumento del nivel del mar (Maldivas y Tuvalu solo se elevan 2 y 5 metros respectivamente sobre este nivel). En otras, el éxodo forzoso de la población hacia regiones más habitables es inevitable.

Los países del hemisferio sur son proclives a sufrir los rigores del calentamiento global con mayor intensidad ya que muchos de ellos basan su modelo productivo en la agricultura, una actividad amenazada por las sequías extremas y las inundaciones que genera el calentamiento excesivo del planeta. La desnutrición por falta de alimentos básicos se generalizaría en muchos países de América Latina, África y Asia, donde aun se lucha por salir de la pobreza.

En la actualidad, la producción de trigo y maíz a nivel mundial ya se ha visto afectada por los efectos del cambio climático. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, se prevé que los precios del arroz y del maíz aumenten entre un 30 y un 100% en el año 2050 debido a su escasez.

Cultivos de trigo y arroz

Cultivos de trigo en la India y arroz en Camboya (dcha.). Autores: Yann Forget y Oliver Spalt (Licencia CC).

Además, un buen número de los pueblos indígenas podría llegar a desparecer debido a la falta de adaptación al nuevo clima. El hemisferio sur, más frío que el hemisferio norte,  cuenta con poblaciones escasamente preparadas para hacer frente a un incremento elevado de las temperaturas.  En particular, la vida de los indígenas  en ecosistemas tropicales frágiles se verá cada vez más amenazada  por su falta de acceso a la información y a la tecnología necesaria para hacer frente a los efectos del calentamiento global.

→Leer reportaje completo La COP21 y el calentamiento global

Europa y la crisis de los refugiados sirios

15 Sep

A fondo

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Refugiados sirios en Europa.

Cientos de refugiados sirios esperan en Macedonia un tren que les llevará a Serbia y Hungría. Fuente: http://www.lr21.com.uy (Licencia CC).

En el final del verano Europa respira agitada por la afluencia masiva de los miles de refugiados sirios que llaman cada día a su puerta blindada. Aunque no es la primera vez que en Europa desfilan grupos de seres humanos huyendo de la guerra, el terror y las amenazas. Hace dos décadas, Europa acogió a los refugiados de la guerra serbo-bosnia. Una adopción de expatriados no cuestionada tras el final de un conflicto bélico casi doméstico, mucho más próximo que el sirio.

La insolidaridad europea

Cuando se cumplen 70 años del final de la Segunda Guerra Mundial, Europa se muestra de nuevo dividida. Aunque esta vez la causa resida en la cuestionable gestión de un conflicto internacional ajeno. La falta de compromiso de las potencias europeas en la resolución de la guerra civil de Siria parece estar pasando factura. Y el mirar hacia otro lado de los últimos meses tampoco ha hecho desaparecer el problema como por arte de magia.

Cuando el 7 de mayo de 1945 el gobierno alemán se rendía ante los avances de las tropas aliadas, Europa ya había presenciado el traslado de entre siete y nueve millones de judíos alemanes, expulsados por el régimen nazi de Adolf Hitler. Al final de la contienda regresaron a sus hogares alrededor de seis millones de refugiados; otros dos millones no lo hicieron por temor a las represalias y el aun reinante antisemitismo de los países de la Europa del Este.

Austria, Italia y Alemania, donde se ubicaron algunos de los más espeluznantes campos de concentración durante la contienda, se convirtieron en una zona de acogida de refugiados. Un ejemplo: el campo de refugiados que los británicos organizaron a escasos metros del antiguo campo de concentración de Bergen-Belsen, en la Baja Sajonia alemana. Cada uno de ellos tenía la capacidad de albergar a entre 4.000 y 6.000 personas.

Deportación de judíos rusos en 1941.

Deportación de ciudadanos rusos de origen judío por las autoridades militares rumanas en julio de 1941. Fuente: Archivos Federales de Alemania (Licencia CC).

Pero el final de la segunda gran guerra europea no significó el final de las expulsiones de europeos. Meses antes de la rendición alemana las poblaciones de origen germano de Hungría, Croacia, Eslovenia, Serbia y Rumanía tuvieron que abandonar sus países ante el avance del Ejército Rojo, y hasta tres años después del fin de la guerra se registraron movimientos de refugiados en Europa. Se contabilizó entre 12 y 14 millones el número de alemanes que fueron expulsados masivamente tras el acuerdo de británicos, rusos y estadounidenses materializado en la conferencia de Postdam en 1945.

Expusión de alemanes en los Sudetes (Segunda Guerra Mundial).

Expulsión de alemanes de los Sudetes (Segunda Guerra Mundial). Fuente: Wikipedia (Licencia CC).

Al igual que ahora, muchos países europeos cerraron sus puertas a los refugiados. Estados Unidos limitó mucho el número de asilados de origen judío capaz de acoger, al igual que los países árabes que se negaron a abrirles sus puertas por razones fundamentalmente políticas en los albores del conflicto palestino-israelí.

→Leer reportaje completo Europa y la crisis de los refugiados sirios.

25 aniversario. Así éramos cuando cayó el muro de Berlín

8 Nov

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Celebraciones ante la Puerta de Brandenburgo por la caída del muro de Berlín (1989).

Celebraciones ante la Puerta de Brandenburgo por la caída del muro de Berlín (1989). Fuente: Magnus Manske (Licencia CC).

Son las 23:30 del nueve de noviembre de 1989 y Harald Jäger, agente de frontera de la Stasi, la policía política de la RDA, abre la barrera que separa al Berlín este del oeste. Desde las nueve de la noche una marea humana se había estado congregando ante las puertas del muro. A las 18:00 un representante del régimen había anunciado por televisión que la RDA autorizaba los traslados al exterior de forma inmediata.

Sin embargo al “vopo” Harold Jäger le habían dado instrucciones contradictorias. Su superior no tenía orden de dejar pasar a nadie, pero al filo de la medianoche la muchedumbre ya estaba más que exaltada. “Temía que la gente fuera a ser aplastada” y pensé: “da igual lo que pase, debemos dejar pasar la frontera a los berlineses del este”. Así que finalmente decidió abrir la barrera.

Ahora Jäger tiene 71 años y sigue viviendo en Berlín, aunque no ya en el este, sino en el norte de la ciudad.

Vista del muro de Berlín en noviembre de 1989 desde la zona oeste.

Vista del muro de Berlín en noviembre de 1989 desde la zona oeste. Al fondo se divisa la Puerta de Brandenburgo. Fuente: Mws.richter (Licencia CC).

Lo cierto es que hubo mucha confusión aquella histórica noche del nueve de noviembre. De hecho el anuncio de la apertura inmediata de la frontera entre Berlín este y oeste fue un error fruto de la improvisación. Günter Schabowski, portavoz del gobierno de la RDA y encargado de dar la noticia a los medios, desconocía que la autorización del régimen no era más que un proyecto legislativo que debía entrar en vigor a partir del día siguiente. De cualquier modo, la presión social aceleró el curso de los acontecimientos. Pasada la medianoche todos los puestos fronterizos quedaban abiertos.

Leer reportaje completo.

“Un café, por favor”. “Son 0,001 bitcoins”. (Y Mt. Gox echa el cierre).

28 Feb

A fondo

Mt Gox echa el cierre pero la criptomoneda sigue extendiendose como nuevo medio de pago

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Café holandes que admite pagos en bitcoins.

En este café holandés se admiten pagos en “bitcoins” desde el año 2013. Autor: Targaryen (Licencia CC).

La desaparición -temporal o permanente- de Mt. Gox, la principal operadora de bitcoins del mundo, coincide paradójicamente con la exitosa introducción de la moneda virtual en el mundo real. Mt. Gox ha anunciado que no garantiza a sus clientes la recuperación de los bitcoins depositados en sus “monederos virtuales”- lo más parecido a una cuenta bancaria-, y sus responsables han evitado dar explicaciones sobre los motivos reales del cierre de la empresa.

Mientras, el resto de operadoras han firmado un comunicado desvinculándose de su máximo competidor en el mercado, en un intento desesperado de que la sangre no les salpique también a ellas. Pero lo cierto es que la criptomoneda ha sufrido una bajada vertiginosa en su cotización desde que los problemas de Mt. Gox salieron a la luz. “Cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar”, dice el refrán. Quizá por ello, las seis empresas gestoras que se reparten el mercado internacional de bitcoins han querido blindarse de la desconfianza de sus usuarios desmarcándose abiertamente de las prácticas de la operadora caída en desgracia.

La desconexión de Mt. Gox suena un poco a “corralito”, y si aun no han corrido ríos de tinta es porque la pseudo moneda solo tiene unas 200.000 “cuentas” registradas en todo el mundo. Cuentas, que no usuarios, porque estos permanecen siempre en el anonimato. Ello significa que una misma persona puede tener abiertos uno o varios monederos digitales donde guardar su dinero virtual. Además, el volumen total de bitcoins permitidos en el mercado es de 21 millones, una cifra que se prevé alcanzar dentro de una década. La moneda tiene por lo tanto, y si las cosas no cambian, fecha de caducidad anunciada.

Leer reportaje completo en A fondo.

Nelson Mandela, símbolo universal del siglo XX

29 Jul

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Nelson Mandela, expresidente de Sudáfrica

Nelson Mandela, expresidente de Sudáfrica. Autor: lasanta.com (Licencia CC)

El 18 de julio de 1918 nacía en Mvezo, un poblado de Qunu en Sudáfrica, Rolihlahla Mandela, el que estaría destinado a convertirse en el primer presidente de raza negra de Sudáfrica y uno de los símbolos de la paz más mediáticos del siglo XX. Bautizado como “Nelson” por su maestra de primaria en la escuela británica a la que asistía de pequeño, Mandela forjó su endurecido carácter ya de niño cuando tenía que caminar hasta veinte kilómetros diarios para ahorrar a su familia el dinero del billete de autobús que le llevaba a la escuela.

Leer perfil completo de Nelson Mandela

Cuando la justicia deja de ser humana

15 Jun

Celebración del 5º Congreso contra la Pena de muerte. Del 12 al 15 de junio de 2013.

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Palacio-Municipal-de-Congresos-Madrid

Vista del Palacio Municipal de Congresos de Madrid, sede del 5º Congreso contra la Pena de Muerte. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Durante cuatro intensos días el Palacio Municipal de Congresos de Madrid ha resistido el trasiego de más de 1.500 personalidades del derecho internacional, la diplomacia, los medios de comunicación y la sociedad civil. El motivo: la celebración del 5º Congreso contra la Pena de muerte, un acontecimiento mediático organizado por Ensemble contre la Peine de Mort (ECPM) y la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte que cada tres años reúne a los mayores expertos internacionales en la materia.

En este año 2013 Madrid recoge el testigo de la organización tras los congresos de Estrasburgo (2001), Montréal (2004), París (2007) y Ginebra (2010). El evento, patrocinado por los gobiernos de España, Noruega, Francia y Suiza tiene vocación a la vez técnica y divulgadora. El encuentro pretende difundir las mejores estrategias jurídicas y políticas para luchar contra la pena de muerte en los 21 países que durante el año 2012 llevaron a cabo ejecuciones de reos condenados a la pena máxima. Pero la reunión de expertos también se celebra con la intención de concienciar a la opinión pública internacional de la inutilidad de emplear esta medida en la prevención y lucha contra la delincuencia, así como de los daños irreparables que supone su ejecución en el caso de error judicial.

Leer reportaje completo

El “síndrome de la mujer del Presidente”

26 May

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Investidura de Cristina_Fernández (2007)

Cristina Fernández y Néstor Kirchner durante el traspaso de poderes en la presidencia de Argentina el 10 de diciembre de 2007. Autor: Presidencia de la Nación Argentina (Licencia CC)

La revista Forbes acaba de publicar una nueva edición de su lista de las cien mujeres más influyentes del planeta. Entre las elegidas aparecen muchas féminas que merecen figurar en la clasificación por méritos propios pero también hay otras cuya popularidad se nutre del liderazgo político ejercido por un cónyuge con anterioridad. La llegada al poder político de las exprimeras damas de un país es un fenómeno cada vez más común, tanto en países desarrollados como en vías de serlo, aunque el denominado “síndrome de la mujer del presidente” surge con mayor frecuencia en países con un sistema político presidencialista y en los gobiernos del hemisferio sur.

Leer reportaje completo