Archivo | Europa RSS feed for this section

Guardiola, la Champions y el triunfo de una ilusión

13 Abr

Conectados

Semana del 07 al 13 de abril de 2014

Autora: Samia Benaissa Pedriza

De izda. a dcha. El “Cholo”Simeone, Pep Guardiola y Gerardo “Tata” Martino.

De izda. a dcha. El “Cholo”Simeone, Pep Guardiola y Gerardo “Tata” Martino. Autora: Samia Benaissa Pedriza (Fotomontaje de imágenes bajo licencia CC. Autores y fuentes: Carlos Delgado, Якушкин Иван y http://www.atlantico.net).

El fútbol en Europa se ha convertido en un juego de estrategas. Un juego mediático, que entretiene y levanta las más bajas pasiones, pero juego táctico al fin y al cabo. Aunque, en ocasiones, el éxito cosechado en el terreno de juego traspasa el césped de los estadios para manifestarse en otros contextos más mediáticos aun si cabe. En menos que canta un gallo, los jugadores estrella que anuncian perfumes y ropa interior se van a quedar desfasados. Lo que ocurre es que el interés mediático se está desplazando cada vez más hacia el banquillo, ese lugar donde se dan órdenes, se grita, se abronca o se anima y se tienen crisis de ansiedad en público.

Pep Guardiola, exitoso entrenador del Bayern de Múnich, inspiró el año pasado a los creadores de una obra teatral que se estrenó en inglés en Dublín y que ahora se presenta en catalán en Barcelona. El actor Pep García-Pascual dará vida al exentrenador del Barça en Pep Talk, una propuesta que desgrana las claves del liderazgo del catalán inspirado en su filosofía de vida. Para algunos, el hecho puede resultar ridículo y la situación sobredimensionada, pero quizá habría que tomárselo en serio porque se empieza por una obrita y se puede terminar cobrando millonarios derechos de autor por un biopic hollywoodiense al estilo Jobs.

Leer artículo de opinión completo.

Anuncios

La europeización de España o la españolización de Europa

9 Mar

Conectados

Semana del 03 al 09 de marzo de 2014

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Bono, líder de U2, solidario con los países europeos en crisis.

Bono, líder de U2, solidario con los países europeos en crisis. Fuentes bajo Licencia CC: Vectorportal (Autor: Igor Sunjic) y http://www.anticapitalistes.net (dcha.).

Hace cien años le decía Miguel de Unamuno a José Ortega y Gasset que había que españolizar a Europa. Un siglo después no es un intelectual reconocido, sino un músico comprometido el que insta a los europeos a embeberse de España. Bono, el líder de U2 nos quiere tanto que hasta estaría dispuesto a hacer con U2 un disco de flamenco. Aunque esto último sonó un poco a broma en el último congreso del Partido Popular Europeo que se ha celebrado esta semana en Dublín. Pero en esencia, lo que Bono venía a decir es que había que recuperar la Europa social, la de la solidaridad entre los pueblos y no la del egoísmo de los financieros. “¿Dónde está la respuesta de la familia europea?, ¿Dónde está la campaña paneuropea para que la gente vaya de vacaciones a España, compre productos españoles y escuche música española?”, decía el líder de U2 ante un auditorio plagado de políticos de altura y jefes de Estado de la derecha europea.

Bono nos echaba un capote justo cuando la Comisión Europea nos sacaba por primera vez de la lista de Estados miembros con desequilibrios macroeconómicos excesivos. Un azucarillo para endulzar el amargor de las inquietantes cifras de desempleo (25,8%) y de la elevada deuda pública y privada. A España, el ejecutivo comunitario le aconseja reorientar su modelo productivo hacia el mercado exterior (escuchen a Bono) y flexibilizar aun más el mercado de trabajo por la vía de la moderación salarial para recuperar la competitividad. El problema es que los españoles ya no podemos bajarnos más los salarios, o dejaremos de ser europeos para convertirnos directamente en esclavos asiáticos.

Leer artículo de opinión completo

El difícil “ménage à trois” de Rusia, Ucrania y la UE

22 Dic

Conectados

Semana del 16 al 22 de diciembre de 2013

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Putin, la UE y Yanukovych.

De izda a dcha., póster de Viktor Yanukovych. Autor: Abode of Chaos (Licencia CC),
logo de la UE sobre mapa de Ucrania. Autor: Outline of Ukraine.svg (Licencia CC) y caricatura de Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa. Autor: Donkey Hotey (Licencia CC).

Encaje de bolillos. Eso es lo que ha estado haciendo Ucrania esta semana. Negociando a dos bandas, incluso a tres, si se tiene en cuenta el conflicto con los manifestantes de la plaza de la Independencia de Kiev en contra del ingreso de Ucrania en la unión aduanera con Rusia y a favor del acuerdo de asociación con la UE, este último en suspenso sine die. Rusia como Ucrania estas tres últimas semanas también ha tenido que enfrentarse a la agitación ciudadana en fechas recientes. El año pasado, Putin vivió una multitudinaria y violenta concentración de manifestantes en la plaza Bolótnaya de Moscú al poco tiempo de ser reelegido presidente del país. Pero lo que pareció haberse zanjado con la detención de centenas de manifestantes de la oposición al régimen del presidente ruso ahora vuelve a la palestra mediática en un segundo acto de cara a la galería: la amnistía de unas 25.000 personas encarceladas por actos (no graves) de alteración del orden público con motivo del 20 aniversario de la constitución rusa.

Un gesto de “buenismo” de Vladimir Putin hacia su población y otro más hacia sus vecinos ucranianos a los que ha ofrecido comprar bonos de su deuda pública por valor de 15.000 millones de dólares -sin condiciones- así como una rebaja del precio del gas que le suministra a través del monopolio ruso Gazprom.

Leer artículo de opinión completo.

Sin trabajo, sin reconocimiento, sin futuro

17 Nov

Revista de prensa

Jóvenes y preparados en Europa pero desesperados por un empleo

Reportaje publicado en la edición digital de The New York Times el 16-11-2013

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Cartel contra el desempleo juvenil en España

Cartel contra el desempleo juvenil en una manifestación celebrada en España en 2011. Autor: Carlos Delgado (Licencia CC).

La edición digital del diario The New York Times publica un amplio reportaje sobre la situación de desempleo que sufre casi el 40% de los jóvenes entre 25 y 30 años que residen en Europa.  Existen notables diferencias entre los que viven en el norte y en el sur pero todos los entrevistados, originarios de España, Italia, Portugal, Grecia, Austria, Países Bajos, Reino Unido y Croacia, poseen  una titulación universitaria superior (grado y máster de especialización) y menos de cinco años de experiencia profesional.  El reportaje ilustra con realismo la dureza de la búsqueda de empleo  en el extranjero y la precariedad laboral a la que se enfrentan aquellos que se han visto obligados a salir de su país para poder trabajar, en la mayoría de ocasiones en puestos que nada tienen que ver con los estudios realizados ni el nivel académico alcanzado.

El reportaje muestra la cara B de la libre circulación de trabajadores en la Unión Europea, una política esencial del mercado interior europeo tantas veces promovida por las instituciones comunitarias y que según se expresa claramente en el reportaje del New York Times se ha convertido en una obligación más que en una opción para la gran mayoría de los jóvenes que se trasladan a trabajar a otro país de la UE.

Frente al éxito cosechado por los jóvenes que han encontrado trabajo en los países del norte de Europa (Reino Unido, Alemania, Francia) en su sector de actividad (médicos, enfermeros, ingenieros, fisioterapeutas), existe un porcentaje importante de menores de treinta años que no han alcanzado sus objetivos profesionales fuera de sus fronteras nacionales.

Salarios de 1.200 euros, extenuantes jornadas laborales en puestos de trabajo subcualificados, pisos minúsculos compartidos entre tres o mas personas, desprecio y malas caras de los nacionales del país de destino, son algunas de las condiciones de vida y de trabajo a las que se enfrentan los jóvenes expatriados del sur en los países del norte de Europa.

El reportaje también advierte del riesgo de perder a toda una generación de trabajadores cualificados que no se recuperará cuando la crisis económica se supere en Europa. Se estima que un plazo de cinco años es suficiente para excluir del mercado laboral a aquellos trabajadores que han abandonado su carrera para ocupar puestos de trabajo por debajo de su cualificación profesional y en otros sectores de actividad profesional (dependientes en tiendas de ropa, camareros, limpiadores, etc.).

La pregunta que se hacen muchos de los que se van fuera a buscar un futuro mejor es la siguiente: ¿merece la pena abandonar las raíces por un trabajo precario y sin reconocimiento social alguno en otro país de Europa? Pues la respuesta es afirmativa en todos los casos recogidos en el reportaje: no queda otra alternativa, la otra opción es el desempleo y la exclusión social en el país de origen.

Leer reportaje Young and educated in Europe but desperate for Jobs. Publicado en la edición digital del diario The New York Times el 16 de noviembre de 2013.

Leer testimonios de jóvenes europeos “Out of Europe’s Long Jobs Crisis, Voices of the Young publicados en la edición digital del diario The New York Times el 16 de noviembre de 2013.

+ info:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que la alta tasa de desempleo en Europa es equiparable a una “alerta sanitaria”. Un estudio encargado por la OMS y realizado por  más de 80 investigadores durante tres años en el Instituto para la equidad Sanitaria británica estima que los daños provocados por el desempleo repercutirán en la salud mental, el aumento del número de delitos y de comportamientos antisociales, así como en el incremento del número de casos de suicidio en las sociedades europeas. Dentro de cada clase social, los desempleados tienen una tasa de mortalidad un 20% superior a los que poseen una ocupación laboral.

Un estudio publicado en el  British Medical Journal  por investigadores del Reino Unido y Hong Kong realizado sobre datos de la OMS afirma que el número de suicidios entre los jóvenes europeos de 15 a 24 años aumentó  un 11,8% en 2009, el primer año tras la llegada de la crisis económica a Europa, una cifra superior a la media registrada entre los adultos mayores de esa edad.

En 2013 la tasa de desempleo de los jóvenes menores de 25 años se sitúa entre el 28% de Irlanda y el 57% de Grecia y España. Italia y Portugal alcanzan porcentajes cercanos al 40% de jóvenes desempleados en esa franja de edad.

El error griego

23 Jun

Conectados

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Libertad de expresión cercenada, derechos fundamentales lesionados, identidad cultural humillada. El cierre casi clandestino de la televisión pública ERT decretado por el gobierno griego de Andonis Samaras como respuesta a las exigencias de la troika ha suscitado una fuerte reacción en cadena en la sociedad del país helénico y también en la opinión pública europea. Tanta que el Consejo de Estado griego, el máximo órgano administrativo, ha revocado la decisión gubernamental y ha ordenado el restablecimiento de la señal de televisión hasta que el nuevo proyecto de ley de reestructuración del sector audiovisual griego entre en vigor.

Pero lo que a todas luces parece un error de oportunidad del gobierno de Samaras no oculta otra realidad subyacente: el escaso peso que representa en estos momentos la identidad cultural de los Estados miembros dentro de la Unión Europea. En esta misma semana en que el conocido eurodiputado ecologista Daniel Cohn-Bendit se enfrentaba a una Comisión Europea hierática ante el cierre de la histórica televisión griega, también se producía otro rifirrafe de alto voltaje entre el jefe del ejecutivo comunitario y el presidente francés François Hollande con motivo de las negociaciones del Tratado de libre comercio entre la UE y EE.UU. La razón de la discordia: la denominada “excepción cultural europea”.

Leer artículo de opinión completo

9 de mayo, Día de Europa

9 May

Insolidaridad europea

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Bandera de la Unión Europea. Autor: Sébastien Podvin

Bandera de la Unión Europea. Autor: Sébastien Podvin (Licencia CC)

La Europa que Robert Schuman y Jean Monnet idearon hace más de seis décadas cumple años inmersa en un clima enrarecido de relaciones entre los Estados miembros del norte y del sur del viejo continente.

Seis años de crisis económica amenazan con echar al traste los logros de la construcción europea que los padres fundadores pusieron en marcha el 9 de mayo de 1950. Los principios y objetivos de solidaridad entre Estados miembros, bienestar de los pueblos europeos y cohesión económica y social contenidos en los tratados fundacionales parecen haber quedado en agua de borrajas con el advenimiento de la primera gran crisis económica surgida en la historia de la Unión Europea.

Leer artículo completo

Felipe González y Jean Claude Trichet en el Instituto Francés de Madrid

16 Feb

“El precio que pagamos por los errores del pasado es demasiado alto”

Felipe González- Jean Claude Trichet.  Desafíos políticos en la sociedad europea del siglo XXI

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Foto González-Trichet

Felipe González y Jean Claude Trichet en la sede del Instituto Francés de Madrid. Autora: Samia Benaissa Pedriza

El teatro del Instituto Francés de Madrid acogió el viernes 15 de febrero un encuentro entre Felipe González, expresidente del gobierno español, y Jean Claude Trichet, expresidente del Banco Central Europeo (BCE) para debatir sobre los desafíos políticos de la sociedad europea del siglo XXI. La conferencia estuvo moderada por el presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinoza. En una sala a rebosar, los participantes charlaron sobre temas tan candentes como la crisis de la gobernanza europea, la crisis de la zona euro, el papel de las instituciones europeas o el sempiterno debate sobre la federalización de la Unión Europea.

Leer artículo completo

Lire article complet en français