Archivo | Efemérides RSS feed for this section

La última imagen de Elvis Presley con vida

16 Ago

Una imagen o mil palabras

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Última foto Elvis Presley

Elvis Presley regresa a Graceland tras una visita nocturna al dentista en la madrugada del 16 de agosto de 1977. Fuente: Internet.

Elvis Presley moría trece horas después de que su imagen fuese tomada por última vez por los fotógrafos y fans apostados a la entrada de Graceland. Eran las 00.28 de la madrugada del 16 de agosto de 1977 y el “rey del rock” volvía a su domicilio después de visitar a su dentista para colocarse una corona provisional.

Elvis había salido camino de su cita médica a las 22:30 vestido con una camiseta de la DEA (la agencia antidrogas estadounidense) y dos pistolas amarradas a la cintura. Desde que el presidente Nixon le nombrara agente especial antidroga, a petición del propio Elvis, era habitual ver al cantante parar coches por la carretera y dar sermones a sus ocupantes sobre seguridad vial y los efectos de conducir bajo los efectos de los estupefacientes. Una más de sus múltiples contradicciones y excentricidades.

A su regreso a Graceland, el templo que había construido en su honor, telefoneó a su médico de confianza, el Dr. George C. Nichopoulos, para pedirle la receta de unos sedantes. Un empleado fue a recogerlos en una farmacia abierta las 24 horas.

Los testigos cuentan que Elvis jugó un corto rato al tenis y que posteriormente prefirió tocar el piano. La última canción que cantó en su vida fue el blues de Willie Nelson, Eyes crying in the rain. El cantante estuvo hablando con su equipo para ultimar los detalles de la gira de dos semanas que iba a emprender de forma inmediata. El mismo día 16 tenía previsto tomar un vuelo a Portland donde iba a dar el primer concierto de los doce programados. Poco después Elvis se retiró a su habitación con la idea de descansar antes de su viaje. Ingirió un primer somnífero que no surtió efecto. A esta primera dosis le siguieron dos más, recetadas por el Dr. Nichopoulos.

Los problemas de Elvis Presley para conciliar el sueño eran legendarios y se remontaban a los tiempos en que cumplía el servicio militar. El insomnio le acompañó a lo largo de giras, actuaciones y vacaciones. Al no poder dormir, Presley le dijo a su novia Ginger Alden, una joven de 21 años a la que le doblaba la edad, que se iba a leer al baño. Cuando esta se despertó a las 13:30 lo encontró inconsciente, tendido boca abajo sobre el suelo y con la lengua prácticamente partida.

Los primeros auxilios que Elvis Presley recibió los prestaron los empleados de la casa. Su hija Lisa Marie, que había ido a pasar las vacaciones de verano a Graceland tras el divorcio de sus padres en 1971, pronto fue consciente de lo que estaba pasando a escasos metros de su cuarto.

Elvis Presley, Lisa Marie, Ginger Alden

Imagen de Elvis Presley junto a su hija Lisa Marie y su novia Ginger Alden tomada el 12 de agosto de 1977. Fuente: Internet.

Se hicieron sendas llamadas al Dr. Nichopoulos y a los servicios de emergencia que fueron los responsables de trasladar al cantante hasta el hospital Memphis Baptist Memorial. A las 15:30 los médicos que le atendieron certificaron su muerte por paro cardíaco.

La autopsia practicada al cuerpo de 130 kilos de Elvis Presley reveló que en su sangre circulaban los restos de 14 tipos de estupefacientes diferentes, entre ellos anfetaminas y narcóticos. Se llegó a la conclusión de que el cantante había tropezado o había intentado arrastrase unos pasos por el suelo antes de fallecer por una sobredosis de medicamentos.

La muerte del cantante se anunció a media tarde del día 16 y generó un revuelo mediático comparable al asesinato del presidente Kennedy. Al día siguiente, el mismo en que Elvis debía comenzar su gira por el sur de EE.UU., el cuerpo peinado y maquillado del cantante fue expuesto en un ataúd de bronce en Graceland. Al velatorio solo acudieron las celebridades más próximas a Presley en la última etapa de su vida: su gran amiga Ann-Margret, Sammy Davies Jr. y James Brown. El 18 de agosto el cuerpo de Elvis Presley fue enterrado en el cementerio de Forest Hill donde reposaban los restos de su querida madre. No obstante, tras un intento de robo del cuerpo del cantante ocurrido unos días después, se decidió enterrarlo en el Jardín de Meditación de Graceland, junto a su progenitora.

Portadas muerte Elvis Presley

La muerte de Elvis Presley fue portada de los principales diarios estadounidenses. Fuente: Internet.

 

Tumba de Elvis Presley en Graceland

Los restos de Elvis Presley reposan desde el 2 de octubre de 1977 en el Jardín de Meditación de Graceland, en Memphis. Autor: Daniel Schwen (Licencia CC).

+ info:

Elvis Presley en los años setenta

Elvis Presley en su última etapa como artista. Fuente: Internet.

→En 2017 se cumplen cuarenta años de la desaparición de Elvis Presley.

→ Cuando falleció, el cantante tenía 42 años. La muerte le sobrevino en un período de descanso entre actuaciones de su gira. Presley solía actuar y viajar durante dos semanas seguidas y descansar durante otras dos.

→ El 1 de agosto de 1977, dos semanas antes de su muerte, se publicó el libro Elvis: What happened?, coescrito por tres de sus guardaespaldas que habían sido despedidos recientemente. En él se narraban de forma detallada las adicciones del cantante. Presley intentó paralizar la publicación del libro, sin éxito. No era capaz de admitir que se había convertido en un adicto a las drogas y que recurría a las prescripciones médicas para justificar el consumo de altas dosis de medicamentos.

Anuncios

80 aniversario de los bombardeos de Guernica

26 Abr

Una imagen o mil palabras

Autora: Samia Benaissa Pedriza

El guernica de Pablo Picasso.

El Guernica de Pablo Picasso. Fuente: Museo nacional Centro de Arte Reina Sofía.

El 26 de abril de 1937 la legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana bombardearon la ciudad vasca de Guernica, defendida por los partidarios del gobierno republicano durante la Guerra Civil española. Los centenares de muertos que el ataque militar provocó, el miedo, la destrucción y el sufrimiento fueron inmortalizados en un cuadro de Pablo Picasso, destinado a convertirse en un icono del siglo XX.

La simbología del Guernica es peculiar y variada: seres humanos y animales reunidos en un mismo escenario representando escenas de La pietà, la destrucción de las artes o los fusilamientos del Tres de Mayo mezclados con el cubismo y la vida privada de Pablo Picasso.

Una única imagen para expresar el horror total de las guerras, sin palabras.

Los bombardeos sobre Guernica

Guernica no poseía ningún tipo de defensa antiaérea lo que facilitó la destrucción de la ciudad por las potencias aliadas de las tropas nacionales lideradas por el General Franco: la Alemania nazi y la Italia de Benito Mussolini. El ataque a Guernica se efectuó en tres fases que ocuparon desde las 15:30 hasta las 20:30 horas. Desde el cielo se lanzaron bombas incendiarias, seguidas de otras explosivas y de ametrallamientos sobre la población.

El 70% de los edificios quedaron destruidos y los historiadores estiman el número de víctimas mortales en 126, aunque el gobierno republicano afirmase que se produjeron más de 1.500. El eficaz sistema de alertas y refugios de la ciudad favoreció que se registrase un reducido número de bajas civiles.

Guernica bombardeada. 1937

La ciudad de Guernica, destruida por los bombardeos de la aviación alemana en 1937. Fuente: Archivos Federales de Alemania (Licencia CC).

El bombardeo de Guernica, a pesar de no ser ni el primero ni el más mortífero que sufriría la población española durante la Guerra Civil fue tomado como un símbolo intelectual del antibelicismo. El propio General Franco quedó sorprendido por la virulencia del ataque alemán y los efectos de la destrucción masiva de la ciudad. La propaganda franquista incluso llegó a negar la autoría de los bombardeos, atribuyéndola al propio ejército republicano. Los hechos solo se reconocieron en 1971, cuatro años antes del final de la Dictadura franquista.

+ info:

El Guernica fue un encargo del gobierno de la Segunda República española para ser exhibido durante la Exposición Internacional de 1937 en París. El objetivo era suscitar las simpatías de la comunidad internacional hacia los intereses republicanos durante la Guerra Civil.

Pablo Picasso

El pintor malagueño Pablo Picasso. Imagen de dominio público.

Pablo Picasso no era particularmente proclive al gobierno republicano pero aceptó el encargo convencido por sus amigos el pintor y político Josep Rinau  (quien le había concedido a Picasso el cargo de director honorario del Museo del Prado) y los escritores Max Aub y José Bergamín. Picasso solo aceptó ser pagado por los materiales utilizados para elaborar el mural.

El cuadro fue pintado en tan solo dos meses, entre mayo y junio de 1937, inmediatamente después del bombardeo de la ciudad de Guernica por la aviación alemana e italiana en abril de ese mismo año. El cuadro original mide 3.49 metros de alto por 7.76 de ancho. Desde 1981 está expuesto en el museo nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

The Doors editan su primer álbum de estudio. 50 aniversario

4 Ene

Efeméride: 4 de enero de 1967

Autora: Samia Benaissa Pedriza

The Doors en Sunset Strip 1967

En 1967 The Doors editan su primer álbum de estudio. La banda posa en el Sunset Strip de Los Ángeles. Fuente: Internet.

El 4 de enero de 1967 Elektra Records publicó uno de los mejores álbumes de debut de la historia del rock. The Doors, compilación epónima de la banda angelina, incluía once temas rompedores no solo por su contenido sino también por su forma. Temas de más de tres minutos -el máximo permitido por las emisoras de radio de la época- que incluían letras y sonidos oscuros, eclécticos y alternativos en un momento en que la música popular parecía haber sido tomada por la “invasión británica” (Beatles, Kinks, Rolling Stones y compañía).

The Doors y su recién estrenada compañía de discos quisieron también innovar en la promoción del disco. El back cover del álbum se presentó en versión XXL en unas vallas publicitarias del Sunset Strip, una de las zonas más concurridas de Los Ángeles. Era la primera vez que un grupo de música obtenía el permiso para publicitarse en un formato reservado para otros fines comerciales.

El técnico encargado de realizar la tarea fue Bobby Klein, el primer fotógrafo oficial de la banda. Klein, de 74 años en la actualidad, aun recuerda que el cartel anunciador llegó a constituir un peligro real porque la gente colapsaba la vía provocando accidentes para contemplar algo que nunca antes se había visto.

Promoción de "Break on through".

Promoción del single “Break on through” en Sunset Strip. Fuente: Internet

sesión fotográfica de The Doors en Sunset Strip

The Doors en sesión fotográfica en Sunset Strip (Los Ángeles). Fuente: Internet.

Durante la sesión de fotos promocional, Klein afirma que los integrantes de The Doors adoptaron una actitud cooperativa y que Jim Morrison fue un personaje fácil de fotografiar. Eso a pesar de que los cuatro músicos tuvieran que escalar una montaña en invierno, encaramarse y posar en lo más alto de la valla publicitaria.

The Doors colocando su cartel promocional en L.A.

De izda. a dcha., Jim Morrison, Robby Krieger, John Densmore y Ray Manzarek colocando el cartel promocional de The Doors. Fuente: Internet.

 

The Doors en Sunset Strip.

The Doors en lo alto de la valla publicitaria que promocionaba su álbum homónimo de 1967. Fuente: Internet.

La elaboración de la portada de The Doors  corrió a cargo del fotógrafo Joel Brodsky. El técnico organizó una sesión de fotos en la que hizo posar a la banda sobre un inquietante fondo oscuro. Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore parecían surgir de la nada en segundo plano, arropando a un joven Jim Morrison de 23 años que lucía su torso desnudo sin pudor, una imagen que de inmediato se convirtió en icónica.

Sesión fotográfica The Doors 1967

Tomas inicialmente descartadas en la sesión fotográfica del álbum The Doors (1967). Fuente: Internet.

A pesar de que Morrison no deseaba destacar sobre los demás, Brodsky no pudo evitar mostrarlo como una figura estelar. De hecho, el líder de The Doors aparece en muchas tomas descartadas con un instinto animal difícil de disimular. Sin embargo, en la contraportada se respetaron los deseos de Morrison de no aparecer en primer plano – lo ocupó el teclista Ray Manzarek- y hacerlo de perfil mientras sus compañeros posaban de frente.

Portada álbum The Doors (1967). Elektra Records

Portada del álbum homónimo “The Doors” de 1967 (Elektra Records).

El álbum de debut de The Doors se grabó en tan solo ocho días de agosto de 1966 en un estudio de Hollywood (Sunset Sound Recorders) con la ayuda del ingeniero de sonido Bruce Botnick y Paul A. Rothchild, el productor de cabecera de la banda hasta su disolución en 1971 (a excepción del álbum L.A. Woman). Bastaron tres pistas de sonido para crear uno de los álbumes más sorprendentes, relevantes e inspiradores de la historia de la música moderna.

+ info:

El primer disco que The Doors editaron en su carrera ha logrado vender más de veinte millones de copias desde 1967. Sin embargo, el reconocimiento y el éxito del álbum no fueron inmediatos. El primer sencillo del álbum, Break on through, un excelente latigazo que mezcla el rock con los ritmos latinos y la psicodelia no logró pasar de la posición 126 en el Billboard de singles americano. Hubo que esperar al lanzamiento de Light my fire, un tema compuesto por el guitarrista Robbie Krieger y que Jim Morrison odiaba interpretar, para que la banda alcanzase el número uno.

→Vídeo “Break on through”. The Doors (Elektra Records, 1967). Fuente: You Tube

 

El 4 de enero de 2017, los integrantes supervivientes de The Doors, Robby Krieger y John Densmore han participado en la celebración en Los Ángeles del “Día de The Doors”. El acto ha tenido lugar en la esquina de las avenidas Pacific y Windward en Venice Beach, en homenaje al lugar donde Ray Manzarek y Jim Morrison decidieron fundar la banda en el año 1965. En el evento también participaron familiares de los fallecidos Manzarek (1939-2013) y Morrison (1943-1971).

25 aniversario. Así éramos cuando cayó el muro de Berlín

8 Nov

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Celebraciones ante la Puerta de Brandenburgo por la caída del muro de Berlín (1989).

Celebraciones ante la Puerta de Brandenburgo por la caída del muro de Berlín (1989). Fuente: Magnus Manske (Licencia CC).

Son las 23:30 del nueve de noviembre de 1989 y Harald Jäger, agente de frontera de la Stasi, la policía política de la RDA, abre la barrera que separa al Berlín este del oeste. Desde las nueve de la noche una marea humana se había estado congregando ante las puertas del muro. A las 18:00 un representante del régimen había anunciado por televisión que la RDA autorizaba los traslados al exterior de forma inmediata.

Sin embargo al “vopo” Harold Jäger le habían dado instrucciones contradictorias. Su superior no tenía orden de dejar pasar a nadie, pero al filo de la medianoche la muchedumbre ya estaba más que exaltada. “Temía que la gente fuera a ser aplastada” y pensé: “da igual lo que pase, debemos dejar pasar la frontera a los berlineses del este”. Así que finalmente decidió abrir la barrera.

Ahora Jäger tiene 71 años y sigue viviendo en Berlín, aunque no ya en el este, sino en el norte de la ciudad.

Vista del muro de Berlín en noviembre de 1989 desde la zona oeste.

Vista del muro de Berlín en noviembre de 1989 desde la zona oeste. Al fondo se divisa la Puerta de Brandenburgo. Fuente: Mws.richter (Licencia CC).

Lo cierto es que hubo mucha confusión aquella histórica noche del nueve de noviembre. De hecho el anuncio de la apertura inmediata de la frontera entre Berlín este y oeste fue un error fruto de la improvisación. Günter Schabowski, portavoz del gobierno de la RDA y encargado de dar la noticia a los medios, desconocía que la autorización del régimen no era más que un proyecto legislativo que debía entrar en vigor a partir del día siguiente. De cualquier modo, la presión social aceleró el curso de los acontecimientos. Pasada la medianoche todos los puestos fronterizos quedaban abiertos.

Leer reportaje completo.

Los 70 años del Rey Lagarto

8 Dic

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Jim-Morrison en 1968

Jim Morrison en 1968. Captura de video bajo Licencia CC. Fuente: You Tube.

¿Cómo habría sido la entrevista que Jim Morrison hubiera concedido a los medios de comunicación de seguir vivo un 8 de diciembre de 2013? Tal día como hoy el “Rey Lagarto” hubiera cumplido siete décadas de existencia de no haber fallecido a consecuencia de un paro cardíaco en París en el verano de 1971. Muchas son las especulaciones que se pueden hacer respecto a la vida que el líder de The Doors hubiera vivido de haber traspasado la fatídica barrera de los veintisiete años. “Yo seré el número tres”, predijo Morrison en 1970 al enterarse de las muertes de Janis Joplin  y Jimmy Hendrix, ambos fallecidos a los 27 en el lapso de un mes. Y no se equivocó porque, efectivamente, Morrison fue el número tres. Aunque tuvo la opción de no serlo. Estas serían las respuestas de la hipotética entrevista que Jim Morrison hubiera concedido sobre sus setenta años de vida y sus casi cincuenta sobre los escenarios.

Blogosphera. Permítame que le felicite por su cumpleaños, señor Morrison. ¿Qué se siente al llegar a los setenta?

Jim Morrison. Gracias, me siento bien. Es como un viaje de largo recorrido pero sigo en la brecha.

B. ¿Ha recibido ya las felicitaciones de los Doors supervivientes?

J.M. Robby me ha llamado esta mañana. Hemos quedado en vernos próximamente en L.A. Ahora solo nos reunimos en ocasiones especiales. Nos llevamos bien aunque cada uno tiene su vida.

B. Hablando de ocasiones especiales, los Rolling Stones y los Beatles  acaban de celebrar su cincuentenario. ¿Tienen ustedes pensado organizar algún evento con motivo de los cincuenta años de la fundación de The Doors en 2016?

J.M. A la gente le seguimos interesando, a pesar de todo. Así que creo que algo haremos, pero nada rimbombante. Aunque ahora que falta Ray no será lo mismo. Veremos qué se nos ocurre más adelante.

B. En el año 1993 The Doors ingresó en el Rock and Roll Hall of Fame, ¿finalmente se sintió usted reconocido como artista por la industria musical?

J.M. Creo que tardaron un poco en reconocernos realmente, pero fue una ceremonia emocionante. Sobre todo porque habían pasado más de dos décadas desde la disolución del grupo. The Doors había dejado de funcionar en 1971. En aquella época estábamos en una encrucijada en nuestra carrera. Desde mi punto de vista consideré que los Doors se habían convertido en un anacronismo para los más jóvenes, ¿sabe? Cada generación quiere nombres nuevos, símbolos nuevos, ciclos nuevos. Hay un cierto momento en que coincides en el tiempo con tu público y luego ambos crecen a partir de ahí. Sólo tienes que darte cuenta. No es que tú te hayas hecho más viejo que el público sino que tienes que buscar otra ocupación y dejar que la gente más joven haga cosas nuevas. (*)

B. ¿Cree que tuvo algo que ver con su resurrección mediática la película que Oliver Stone dirigió sobre el grupo a principios de los noventa?

J.M. A Oliver Stone le conocí en los años ochenta cuando el boom de Platoon, Wall Street y Born on the fourth of July. Se mostró muy interesado por los Doors, y ya sabe lo que le gusta a Oliver recrear hechos reales. Pero es un tipo de la costa este, nunca coincidimos en la universidad. Él hizo su película, que es esencialmente una obra de ficción y muestra el punto de vista del director. Eso es algo que hay que respetar cuando uno se enfrenta a una creación artística, ya sea musical, cinematográfica o de lo que sea. En mi productora damos mucha libertad a los directores, especialmente a los noveles, creemos que el arte debe tener un espacio donde poder desarrollarse libremente, sin tener tanto en cuenta lo que piense la crítica o lo que digan los datos de audiencias.

Ver Trailer del biopic The Doors (Oliver Stone, 1991). Duración: 02:39 minutos. Fuente: http://www.laencuadre.com (Licencia CC).


B. Resulta extraño que dada su relación con el séptimo arte nunca llegásemos a verle interpretar un papel en el cine. Muchos productores querían tenerle a usted en sus películas en los setenta. Andy Warhol, por ejemplo, nunca consiguió que actuara usted en uno de sus filmes.

J.M. La verdad es que tuve muchas ofertas en ese sentido. A mí me interesaba más la relación entre la música y el cine, el tipo de mensaje artístico y filosófico que se podía llegar a transmitir como consecuencia de esa unión de las artes. Pero la mayoría de productores estaban más interesados en mí como personaje mediático. Y yo no deseaba convertirme en un mono de feria, aunque no niego que hubo algunas propuestas interesantes que no acabaron de cuajar como la de Elliott Kastner. Él me propuso un papel en la adaptación cinematográfica de The Beard, una obra de mi amigo el poeta beat Michael McLure.

B. ¿Cree usted que su fama de sex-symbol le perjudicó a la hora de desarrollar otras facetas artísticas, como la de escritor como era su deseo en un principio?

J.M. Sin duda. Yo ya escribía poesía antes de los Doors. Rimbaud me fascinaba. Muchas de las canciones de The Doors eran en su origen poemas adaptados musicalmente a lo que se nos ocurría en el estudio de grabación. The Doors eran diferentes, ¿sabe? Por la música y por las letras, aunque fuera del grupo nadie parecía estar interesado en lo que yo deseaba contar. Cuando  Simon and Schuster por fin publicó en 1970 Los señores y las nuevas creaturas, mi primera compilación de poemas, creí que por primera vez se me tomaba en serio. Pero la crítica especializada me ignoró por completo. Ahora creo que me ningunearon por ser una estrella del rock. Y mire en la actualidad cuantos libros se publican escritos por celebridades. Se venden como rosquillas. Los tiempos han cambiado mucho desde entonces. Y luego está Internet, claro, que te permite auto editar tus propias obras sin tener que pasar por los filtros de las editoriales.

B. Las redes sociales permiten a los artistas experimentar nuevas formas de comunicarse con su público, sin embargo, usted, a diferencia de Robby Krieger o John Densmore, no suele prodigarse mucho por el ciberespacio.

J.M. En esencia la relación con el público es la misma. Ahora los fans pueden tener un contacto más inmediato, pero en lo sustancial se trata de lo mismo. Yo no solía leer a menudo las cartas que los fans me enviaban, solo contestaba algunas. Esa era tarea de Danny Sugerman, el chico para todo que teníamos en la oficina de The Doors. A veces leía las cartas que los fans enviaban a las revistas musicales y algunas eran realmente solitarias, profundas y abiertas. Algunas me dejaban realmente noqueado.  Creo que las redes sociales son un arma de doble filo. De hecho, Twitter y Facebook me han matado varias veces en los últimos tiempos. Recuerdo que en 1968 se difundió por la radio el titular  “Muere Jim Morrison, seguiremos informando”. Lo había difundido la UPI (United Press International, una agencia de noticias estadounidense). Ahora pasa igual con Twitter. Es lo mismo que antes pero en nuevos soportes.  (*)

B. Imagino que estará usted en contra de la piratería digital.

J.M. Si te gusta la música, el cine o la literatura, los respetarás. Siempre he tenido pilas de libros acumulados en los lugares donde he vivido. Le diré una cosa.  En los setenta me fascinaba Dylan, sobre todo su álbum John Wesley Harding. Yo no solía comprar discos pero el suyo sí me lo compré y no paraba de escucharlo.

B. ¿Cómo ve el panorama musical actual, señor Morrison?

J.M. Hay mucha variedad y eso está bien. Por otro lado, la música se ha convertido en un producto de consumo de masas. Siento que ha perdido gran parte de su valor artístico.

B. Se suele decir que el rock ha muerto, ¿está de acuerdo con esta afirmación?

J.M. El fulgor inicial se acabó hace mucho tiempo. Lo que se conoce como “rock”, lo que antes solía llamarse “rock and roll”, se volvió decadente. Y luego hubo el renacimiento del rock provocado por los ingleses. Aquello llegó muy lejos. Era algo claro. Luego se volvió tímido e incestuoso y eso, pienso yo, es la muerte de cualquier movimiento. La energía ha muerto. Ya no hay una creencia. Cuando estaba en los Doors pensaba que los chavales que vinieran después no iban a tener mucho en común con lo que sentíamos nosotros. Sabía que crearían un sonido propio y singular al acabar la guerra de Vietnam. Entonces surgió la necesidad de una nueva fuerza vital que se expresara y se afirmara. (*)

B. Fue entonces cuando nació el punk. Hablamos del año 1976. Pero ustedes se adelantaron.

J.M. “Rock and roll is dead, must be something else instead. You got to lay right down and die, die, die, die” (Morrison recita la letra de Rock is dead). The Doors compuso  Rock is dead en 1969, aunque no la editamos hasta 1996. Era la época del Soft Parade pero a mí ya me apetecía hacer otras cosas, cantar blues, esos temas largos y libres en los que no hay un principio o fin concreto. (*)

Jim_Morrison en 1969. Revista LIFE

Jim Morrison en una sesión fotográfica para la revista LIFE en 1968. Autor: oddsock. Fuente: http://www.fotopedia.com. (Licencia CC)

B. En 1969 usted se convirtió en un visionario. Declaró que en un plazo de cinco años una nueva generación musical electrónica compondría con sintetizadores. Predijo que “una sola persona  cantaría, hablaría y utilizaría máquinas en un contexto electrónico”.

J.M. Bueno, acerté en lo de la electrónica, ¿no? Yo presentía que habría algún chaval brillante por ahí trabajando en solitario en algún sótano, rodeado de cintas y electrónica, inventando una forma musical totalmente nueva. Me imaginaba un sintetizador Moog ampliado, con un teclado con la complejidad y riqueza de una orquesta entera. Pero en algo sí me equivoqué: hace cuarenta años pensaba que en el futuro se produciría una nueva síntesis que englobase la música india, africana, occidental y electrónica.  Pero está claro que me quedé corto. (*)

B. Verdaderamente hay mucha fusión de estilos e influencias. Aunque el rock nunca ha casado bien con la electrónica. ¿Cómo le ha sentado el remix de Skrillex inspirado en la música de The Doors, Breakin´a sweat?

J.M. El chico lo hace bien, dentro de su estilo. Yo no soy un fundamentalista del rock. Además, no es un estilo que escuche demasiado, me gusta más el blues, el folk, que son las raíces de la música contemporánea americana. Todavía escucho a Joni Mitchel y James Taylor cuando estoy en casa. (*)

B. Sin embargo, los Doors siguen siendo toda una referencia para las generaciones de jóvenes rockeros.

J.M. Me siento honrado. Me sentí muy impresionado al ver la influencia que nuestra música había ejercido en los jóvenes de la  Europa del Este cuando cayó el telón de acero. También disfruté mucho el homenaje que la VH1 nos rindió en el año 2000. Ahí estaban los artistas de la generación X  interpretando nuestras canciones. Creo que ellos disfrutaron tanto como nosotros.

Ver vídeo. Homenaje de la cadena VH1 a The Doors en el año 2000, VH1 Storytellers: The Doors a celebration. Participaron en el tributo, entre otros artistas, Perry Farrell  (Jane’s Addiction), Ian Astbury (The Cult), Scott Weiland (Stone Temple Pilots) y Scott Stapp (Creed). Duración: 01:02horas. Fotografía: fuente: http://www.myreviewer.com (Imagen autorizada para su uso web):

0000035549Fuente.-myreviewer.com-(imagen-autorizada-uso-web.3)

B. A diferencia de su juventud, ahora lleva usted una vida privada mucho más discreta. En aquella época llegó a tener pendientes hasta veinte reclamaciones de paternidad al mismo tiempo.

J.M. Ninguna prosperó. Cuando The Doors se disolvió me centré en recuperar el equilibrio y me desentendí del entorno de amistades peligrosas que solía frecuentar en Los Ángeles. El tiempo que pasé en Paris me sirvió para reflexionar sobre el  rumbo que quería dar a mi vida. Le hice caso a Pam (su esposa), dejé el  grupo y entré en un programa de rehabilitación. Eso me salvó la vida porque cabalgaba como un jinete sin rumbo por el camino de la autodestrucción.

Jim Morrison y Pamela Courson en 1969.

Jim Morrison y su pareja de hecho, Pamela Courson, en 1969. Fuente: http://www.allstarspic.net (Imagen autorizada para su uso web no comercial).

B. ¿Fueron sus adicciones las que acabaron con The Doors o el grupo ya estaba liquidado musicalmente hablando en 1971?

J.M. En 1968 las relaciones entre los cuatro no eran las de antes. Quise dejar el grupo aquel año pero seguimos hasta finales de 1970 para editar L.A Woman. Paul A. Rothchild (el productor habitual de The Doors) había abandonado la producción por diferencias musicales con el grupo. Yo sentía que Ray, Robby y John estaban más interesados en hacer negocio con la banda que en la música. El 12 de diciembre de 1970 dimos nuestro último concierto juntos en el Warehouse de Nueva Orleans. Yo estaba demasiado borracho para recordar la letra de las canciones, ni siquiera era capaz de entrar en los temas cuando me tocaba. En aquel momento sentí que había tocado fondo. Sabía que L.A. Woman era nuestro último disco como banda y lo acepté. (*)

B. En aquel año tenía usted pendiente una condena a trabajos forzados por el incidente de Miami.

J.M. Fue todo una farsa. El juicio de Miami fue un escándalo más político que sexual (Jim Morrison fue condenado por exhibir presuntamente sus genitales  en un concierto celebrado en Miami en 1969). Estaba harto de la imagen que se había creado a mi alrededor que, a veces consciente, y la mayoría de las veces inconscientemente, yo ayudé a propagar. Ya no lo podía soportar más, de modo que me limité a ponerle un final en una noche gloriosa. Le dije a la gente que eran unos jodidos idiotas al formar parte de un público. Así es como me sentía en aquella época. (*)

Ficha policial de Jim Morrison en 1970

Ficha policial de Jim Morrison en 1970 tras ser condenado en Miami por los cargos de blasfemia y exposición indecente. Autor: Departamento de seguridad pública del condado de Dade (Imagen de dominio público).

B. Se libró usted de la cárcel por los pelos y comenzó una nueva vida.

J.M. Le voy a contar algo que muy pocos saben. En Paris tuve complicaciones respiratorias, una neumonía mal curada que se agravó por mi estilo salvaje de vida. Una noche estuve a punto de morir mientras dormía en mi apartamento  del Marais. Sufrí un paro cardíaco pero los paramédicos lograron resucitarme. Aquella experiencia traumática significó el  inicio de una nueva vida.

B. ¿Qué hubiera pasado si hubiera muerto usted aquel día en París? ¿Cree que Jim Morrison se hubiera convertido en una leyenda?

J.M. No lo sé. Pero tengo claro que deseo morir en mi cama. Espero que a una edad de ciento veinte o así,  con sentido del humor y una cama bien cómoda. No quiero nadie alrededor. Solo quiero dejarme ir tranquilamente. Pero aun resisto porque creo que la ciencia tiene una oportunidad en nuestras vidas para vencer a la muerte. (*)

Ver vídeo Unlocking The Doors. La cadena CBS emitió en abril de 2013 un reportaje sobre The Doors con motivo de la publicación del último libro de John Densmore, The Doors Unhinged: Jim Morrison’s Legacy Goes on Trial. En el reportaje se analiza la figura de Jim Morrison y la trascendencia de su leyenda en el tiempo.  Duración: 07:09 minutos. Fotografía (mural de Jim Morrison en Venice, California): autor: Gerardo Diego Ontiveros (Licencia CC):

Autor.-Gerardo-Diego-Ontiveros.-(Licencia-CC).-Jim-Morrison-en-Venice

B. ¿Sigue usted sin saber leer una nota en el pentagrama?

J.M. Sólo algunas. Afortunadamente ahora la tecnología te permite componer casi cualquier cosa sin saber tocar un instrumento. Tomé clases de piano cuando era niño pero nunca sentí una vocación musical primaria. Estudié cine en la UCLA, leía y escribía sobre todas las cosas que me rodeaban pero nunca pensé que me convertiría en estrella del rock. De hecho mi padre, que era militar, nunca confió en mi talento musical o vocal y así me lo hizo saber. Por teléfono ¿se lo puede creer?  Él pensaba que solo valía como showman.

 Jim Morrison y su padre en enero de 1964.

Jim Morrison junto a su padre, el almirante George Stephen Morrison, en enero de 1964 en el navío de la Marina estadounidense Bon Homme Richard.

B. The Doors han influido en millones de jóvenes pero ¿por qué nunca ha existido un recambio musical generacional para el grupo?

J.M. Es cierto que no han surgido bandas como nosotros. Hay miles de formaciones que suenan a los Stones o a los Beatles, todo el brit pop de los noventa descendía de una misma rama. Robby Krieger siempre ha creído que éramos una banda de culto. Supongo que éramos especiales.

B. Aunque ustedes se autodefinieron como “políticos eróticos”, no se posicionaron realmente en la convulsa escena política de los años sesenta. Sus canciones iban de otra cosa a excepción quizá de Unknown soldier.

J.M. Lo de políticos eróticos se me ocurrió para llamar la atención, pero The Doors nunca fue un grupo político reivindicativo. En los sesenta estaban ocurriendo muchas cosas y yo pensaba que los jóvenes éramos increíbles.  Estaba encantado de vivir en aquella época. Fue increíble. De verdad creía que les íbamos a parecer estupendos a los que llegaran en el futuro, porque se estaban produciendo muchos cambios y realmente los estábamos manejando con instinto. (*)

B. Por último, señor Morrison, si pudiera cambiar algo de su vida, ¿qué sería?

J.M. No voy a negar que en los primeros tiempos me lo pasara bien. Conocí algunas personas interesantes en un corto espacio de tiempo con las que seguramente no me hubiera tropezado en veinte años de vida. No puedo decir que lo lamento. Si tuviera que repetirlo pienso que me decantaría por el artista tranquilo y reservado que se afana en su propio jardín. (*)

Aunque Jim Morrison falleciera en 1971 su legado musical sigue más vivo que nunca. Su vida y su muerte han inspirado multitud de obras y producciones audiovisuales que recogen los escasos seis años en que estuvo al frente de The Doors. A su pesar o no, Jim Morrison continúa siendo en pleno siglo XXI una auténtica leyenda del rock. Más de cuarenta años después de su muerte, su tumba  en el cementerio parisino de Père Lachaise sigue siendo un lugar de peregrinación para millones de fans de todo el mundo.

Busto de Jim Morrison.

El busto original de Jim Morrison fue robado por los fans en 1990. Desde entonces el sepulcro permanece rodeado por medidas de seguridad. Fuente: http://www.20minutos.es (Licencia CC).

40 aniversario de la muerte de Jim Morrison en el Père Lachaise

En el año 2011 se cumplieron cuarenta años de la muerte de Jim Morrison. Fans de todo el mundo desfilaron ante su tumba en sentido homenaje. Autor: ed_needs_a_bicycle (Licencia CC).

Ver vídeo. Ray Manzarek y Robby Krieger  se reúnen con los fans en el cementerio de Père Lachaise con motivo del 40 aniversario de la muerte de Jim Morrison, el tres de julio de 2011. Duración: 07:09 minutos.

Tumba de Jim Morrison en 2013.

Aspecto de la sepultura de Jim Morrison en octubre de 2013. En 1995 los grafitis fueron sustituidos por una inscripción en griego sobre la tumba de Jim Morrison elegida por sus padres: “fiel a sí mismo”. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

+info:

Las declaraciones marcadas con asterisco (*) son reales -aunque adaptadas- y deben ser atribuidas a Jim Morrison. Las citas proceden de las entrevistas que el artista concedió a los periodistas Jerry Hopkins y Beng Fong Torres de la revista Rolling Stone,  a la revista musical Circus y al diario Los Angeles Free Press entre los años 1969 y 1971.

Ver video de presentación de The Doors en el Rock and Roll Hall of Fame por el cantante de Pearl Jam, Eddie Vedder, en 1993. Duración: 02:59 minutos.

Ver discurso de agradecimiento completo de The Doors durante la ceremonia de  ingreso en el Rock and roll Hall of Fame. Duración: 09:07 minutos.

Ver actuación en directo de Eddie Vedder y The Doors interpretando Roadhouse blues durante la ceremonia en el Rock and Roll Hall of Fame. Duración: 05:42 minutos.

Ver fotografía. Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore agradeciendo el reconocimiento a The Doors durante la ceremonia de ingreso en el Rock and Roll Hall of Fame. Autor: Kirk McKoy/Los Ángeles Times. Fuente: http://www.latimes.com

Ver fotografía. Los miembros supervivientes de The Doors junto a Eddie Vedder y Anne Morrison, que representó a su hermano Jim Morrison, en el Rock and Roll Hall of Fame en 1993. Autor: Reuters. Fuente: http://www.rtve.es

Kennedy y la nostalgia del siglo XX

24 Nov

Conectados

Semana del 18 al 24 de noviembre de 2013

Autora: Samia Benaissa Pedriza

M. Luther King. JFK.

El presidente de EE.UU. John Fitzgerald Kennedy y el activista por los derechos civiles, Martin Luther King. Autor: The COM Library (Licencia CC).

El mundo que JFK dejó en 1963 aun conservaba la inocencia. En el siglo XXI, por el contrario, reina el desencanto generalizado. El asesinato del expresidente de EE.UU. hace ahora cincuenta años puso fin a una época de esperanza marcada por la materialización del sueño americano en todos aquellos que creían que un mundo mejor era posible. Tras la muerte de Kennedy la guerra en Vietnam se recrudeció, la carrera armamentística amenazó la paz mundial y la brecha entre dirigentes políticos y ciudadanos se amplificó.

JFK estuvo 1000 días al frente del gobierno de EE.UU. En ese lapso de tiempo, un dirigente político se juega su credibilidad más allá de las meras promesas electorales y de la imagen más o menos carismática que logre poner en juego en el inicio de su mandato. Pasado el ecuador de una legislatura lo que cuentan son los hechos y nada más que los hechos. Muchos son los que critican ahora la gestión del expresidente Kennedy alegando los escasos logros alcanzados durante su único mandato al frente de la Casa Blanca. Pero no fue poco lo que Kennedy consiguió inspirar en los escasos tres años que duró su mandato. Kennedy puso los cimientos de un edificio en construcción ahora terminado que, tras algunas reformas realizadas con el paso del tiempo, intenta mostrar de nuevo su aspecto original.

Leer artículo de opinión completo