Tag Archives: Barack Obama

Edward Snowden, un puñado de rumores

13 Feb

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Edward Snowden

Xilografía de Edward Snowden. Autor: Felipe Crespo (Licencia CC).

La vida de Edward Snowden desde que decidiera sacar a la luz las miserias del espionaje estadounidense, solo puede calificarse de incierta. Precariedad e inseguridad son los términos que definen su modo de vida desde que en 2013 huyese a Hong Kong con una ristra de información confidencial sobre el modo en que la NSA (la Agencia Nacional de Seguridad) espía a los ciudadanos del mundo. Incluidos los gobernantes de potencias aliadas de EE.UU. que obviamente no se lo tomaron demasiado bien.

Hasta ahora el exanalista informático respiraba tranquilo en Rusia donde se le ha concedido una prórroga del permiso de residencia del que gozaba hasta el año 2020. Pero tras pasar cuatro años en el gélido país de Vladimir Putin, Snowden teme ahora por su suerte tras la llegada de Donald Trump a la presidencia de EE.UU.

Los abogados de Snowden intentaron que Barack Obama le concediese el indulto antes de finalizar su mandato. Algo altamente improbable teniendo en cuenta que Snowden asegura que reveló lo que sabía porque se sintió decepcionado por la pasividad de Obama. Al ahora expresidente le quedó claro que Snowden no era el soldado Manning, otro delator condenado a 35 años de privación de libertad, que sí se enfrentó a un proceso judicial y sí mostró arrepentimiento.

¿Qué pasa con Edward Snowden? Cien mil firmas apoyaron la petición de indulto de Manning ante la Casa Blanca pero solo quinientas respaldaron la de Snowden. El exempleado de la NSA recibe apoyo institucional de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch pero hasta la fecha no ha logrado que ningún país se muestre dispuesto a ofrecerle asilo político en su territorio.

→ Seguir leyendo Edward Snowden, un puñado de rumores.

Anuncios

Elecciones EE.UU. Donald Trump, presidente sorprendente

9 Nov

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Donald Trump, presidente electo de EE.UU.

Donald Trump en su primer discurso como presidente electo de los Estados Unidos. Fuente: Internet.

La victoria del polémico Donald Trump sobre la aspirante del partido demócrata Hillary Clinton representa para muchos un indicador de cambio profundo en la no tan antigua historia política de Estados Unidos. El candidato republicano no es el primer político sin experiencia que alcanza la presidencia del país más influyente del continente americano, pero posiblemente sí haya sido el más controvertido. La presidencia de un arrogante Donald Trump  a priori anuncia grandes transformaciones en EE.UU y en el resto del mundo, aunque surgen dudas sobre la virtualidad de un cambio más aparente que trascendente.

La victoria de Donald Trump

Donald Trump ha ganado las elecciones a la presidencia de Estados Unidos por un cuestionado margen de votos, una situación no del todo inusual en las grandes citas electorales del extenso país americano. El antecedente más reciente: las disputadas elecciones que dieron la victoria a Georges W. Bush en el año 2000. Una diferencia escasa de 500.000 votos a favor de Al Gore no impidió ser presidente a un candidato republicano tan cuestionado como Donald Trump por su incapacidad para hacer frente a los desafíos de una nueva presidencia en tiempos de cambio.

En estas elecciones Donald Trump tampoco se ha presentado como el abanderado del cambio político y social en EE.UU. Sus propuestas para “volver a hacer América grande” (construir muros contra la inmigración ilegal, deportar a 11 millones de trabajadores ilegales, recuperar Guantánamo, vigilar indiscriminadamente a la ciudadanía) no han sido innovadoras ni revolucionarias, ni siquiera populistas, sino más propias de partidos de extrema derecha. Trump, un independiente que entró como un viento huracanado en el partido republicano, ha empleado durante la campaña una estrategia de comunicación directa, con mensajes extremistas e incendiarios, cuya única finalidad era llamar la atención de un electorado pasivo y desencantado.

→Vídeo. Intervención de Donald Trump durante el último debate electoral con Hillary Clinton. El candidato republicano expresa su opinión en contra de la inmigración ilegal. Fuente: Canal oficial de Donald Trump en You Tube.

Hillary Clinton, ni cambio ni recambio

Tras los comicios, algunos se preguntan si Donald Trump ha ganado realmente las elecciones o si no ha sido Hillary Clinton quien las ha acabado perdiendo por exceso de confianza. Para muchos votantes demócratas decepcionados con Barack Obama, la exprimera dama norteamericana no ha representado el cambio deseado y prometido. Ni tampoco un recambio político, porque Clinton se ha mostrado diferente a Obama la hora de hacer política. A Hillary le han votado las mujeres, las clases medias blancas y las minorías étnicas, pero también las grandes corporaciones y las élites económico-financieras. Meses atrás, durante las primarias del partido demócrata, logró vencer al resto de candidatos “izquierdistas” posicionándose sin miedo hacia la derecha de su propia formación política. Una estrategia que posiblemente le haya hecho perder más votos de los deseados.

Hillary Clinton durante un mitin en Arizona

Hillary Clinton durante un mitin en Arizona en marzo de 2016. Autor: Gage Skidmore (Licencia CC).

El papel de los indecisos parece haber sido fundamental para inclinar la balanza del lado de Trump, más allá de los mensajes provocadores, de los escándalos surgidos durante la campaña electoral o de las maniobras de acoso y derribo del adversario. En contra del establishment, los estadounidenses han votado paradójicamente esta vez por la opción más nacionalista y proteccionista, dentro y fuera de su territorio. Mientras, el resto de potencias mundiales se preguntan si Donald Trump finalmente se atreverá a poner en práctica sus propuestas más discutidas, en qué tiempos y bajo qué formas.

Continuismo político

Los analistas políticos han vendido estas elecciones como un enfrentamiento polarizado entre dos candidatos opuestos en las formas aunque no tanto en el contenido. Ambos han defendido la estabilidad de un sistema económico liberal con algunas concesiones extra a las políticas sociales asumidas por el Estado, en el caso de Hillary Clinton. Aunque poco se ha difundido del contenido real de los respectivos programas electorales.

Al contrario de lo que ocurrió durante las presidenciales que dieron el triunfo a Barack Obama en 2008, la campaña no se ha desarrollado en los nuevos medios sino en un canal tan tradicional como efectivo: la televisión. Los medios audiovisuales han caricaturizado a los oponentes -un empresario racista y xenófobo y una exprimera dama engañada- y exprimido su popularidad para ganar audiencia a golpe de telerrealidad. Ya sea por conveniencia o por indiferencia, tanto Clinton como Trump se han dejado convertir en dos productos de consumo enfrentados en una sociedad marcada por los dictados de los medios de comunicación.

→Vídeo. Participación de la candidata demócrata Hillary Clinton en el programa de entretenimiento “The Tonight Show” presentado por Jimmy Fallon. Clinton mantiene una conversación telefónica con un ficticio Donald Trump. Fuente: You Tube.

Durante la larga campaña electoral -año y medio si incluimos los procesos internos de selección interna de candidatos por cada partido- los americanos han ido descartando todas la opciones más próximas al cambio social: Bernie Sanders fue derrotado por Hillary Clinton en las primarias del partido demócrata y los candidatos de otros partidos como el Green Party son opciones anecdóticas para los estadounidenses que siguen prefiriendo hacer uso del voto útil y erigir opciones mayoritarias en el Congreso -casi exclusivamente en manos de Republicanos o Demócratas-.

Bernie Sanders y Jill Stein

El aspirante y senador por Vermont Bernie Sanders era el preferido por el sector más “izquierdista” del partido demócrata. Fuente: Congreso de los EE.UU. (sanders.senate.gov). Imagen de dominio público. A la dcha., la activista Jill Stein, candidata presidencial del Green Party. Autor: Gage Skidmore (Licencia CC).

A pesar del descontento social por los bajos salarios en Estados Unidos y de la carestía de los seguros privados de salud, los estadounidenses no se muestran especialmente interesados en instaurar un sistema público de salud inclusivo y garantista, acostumbrados a tener que pagar por casi todo lo esencial (vivienda, educación o sanidad). Lo mismo ocurre con los altos índices de criminalidad que nadie quiere vincular a la tenencia descontrolada de armas, o la inmigración ilegal a la que se sigue culpando del aumento del desempleo.

La ausencia de una voluntad real por afrontar cambios políticos profundos por parte de Hillary Clinton y Donald Trump en las últimas elecciones presidenciales se explica por la inexistencia de un cambio social significativo. La sociedad estadounidense es aun una entidad en su mayoría conservadora y monolítica, y ello a pesar de la aparente polarización mediática construida por los medios durante la campaña electoral. Los resultados electorales que han dado la victoria a Donald Trump son buena prueba de ello.

+ info:

→El 20 de enero de 2017, Donald Trump se convertirá en el 45 presidente de EE.UU. Trump ha dado al traste con las aspiraciones de Hillary Clinton de convertirse en la primera mujer presidenta en la historia de su país. Desde que en 1872 la sufragista Victoria Woodhull presentase su candidatura (sin votos) solo 17 mujeres más lo han intentado en el pasado, sin éxito.

→El sistema electoral estadounidense no permite a los electores votar directamente por un candidato. Los votantes eligen un determinado número de compromisarios por Estado que a su vez votan por cada candidato. A pesar de que Hillary Clinton obtuvo 395.000 votos directos más que Donald Trump, este sumó un total de 306 compromisarios, superando la mayoría necesaria de 270 votos para proclamarse presidente de Estados Unidos.

Resultados de las elecciones presidenciales en EE.UU. por Estados (2016).

El matrimonio Clinton junto a Donald Trump.

El matrimonio Clinton junto a Donald Trump. Fuente: Internet.

Las relaciones entre Hillary Clinton y Donald Trump

Se da la circunstancia de que en 1968 Hillary Clinton fue presidenta de la asociación Young Republicans y becaria del partido republicano en el Congreso de EE.UU. Poco después su ideología dio un rumbo hacia ideas más progresistas.

En el pasado, el matrimonio Clinton recibió donaciones de Donald Trump para fines políticos a través de la Fundación Clinton. En 2012, el mediático empresario decía de Hillary Clinton que era una mujer “fantástica”. “Me gustan mucho ella y su marido”, llegó a afirmar Trump en la cadena Fox.

Documental “Así se hizo Trump”. Fuente: RTVE. Año: 2016. Contenido disponible hasta el 11-11-2016.

Documental “Hillary Clinton, una mujer a abatir” (A woman on the edge). Fuente: RTVE. Año: 2016. Contenido disponible hasta el 11-11-2016.

Obama, Rajoy, Hollande y la erótica del poder

19 Ene

Conectados

Semana del 13 al 19 de enero de 2014

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Obama, Rajoy y Hollande

Caricaturas de Barack Obama (autor: DonkeyHotey Licencia CC), Mariano Rajoy (Autor: Marc Sardon. Licencia CC) y François Hollande (Autor: DonkeyHotey. Licencia CC).

Esta semana ser primera dama se ha vuelto a poner de moda. En realidad se trata de un puesto oficioso -que no oficial- más basado en el puro márketing político y en las relaciones públicas que en otra cosa. Si bien las primeras damas gozan de innegables privilegios, a veces, también deben soportar ciertas cargas. Por ejemplo, Michelle Obama, toda una maestra, sabe muy bien de qué hablamos. El mes pasado, Mrs. Obama no fue capaz de ocultar un ataque de celos ante la actitud cómplice de su marido con la primera ministra danesa, Helle Thorning, durante los funerales de Nelson Mandela. Y parece que tampoco le ha sentado nada bien a Valérie Trierweiler que su pareja, el presidente François Hollande, le haya sido infiel durante dos años con la actriz Julie Gayet, casi el mismo tiempo que dura ya su relación sentimental con el presidente de la república francesa. La suculenta revelación de la revista Closer condujo a la oficiosa primera dama francesa a recluirse durante una semana en el mismo hospital de París donde falleció Lady Di, otra mujer también engañada públicamente en su momento por su marido, el príncipe de Gales.

Leer artículo de opinión completo.

Lire article d´opinion en français: Obama, Rajoy, Hollande et l´érotisme du pouvoir.

+info:

Leer reportaje relacionado: El síndrome de la mujer del presidente.

El último adiós a Mandela y las extrañas parejas

10 Dic

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Homenaje popular a Mandela.

Homenaje popular espontáneo a Nelson Mandela tras conocerse la noticia de su fallecimiento. El líder sudafricano será embalsamado y expuesto ante el público en capilla ardiente antes de ser enterrado en Qunu, la aldea donde vivió su infancia. Fuente: http://www.eldiario.es (Licencia CC)

Nelson Mandela, el que fuera primer presidente de Sudáfrica tras el apartheid fallecía el pasado cinco de diciembre de 2013 a la edad de 95 años. El funeral de Estado organizado en Soweto se ha empapado de los valores en que Madiba creía con mayor firmeza: la justicia social, la libertad, la igualdad, la democracia y la reconciliación entre los pueblos.

Más de cien jefes y exjefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo se han reunido este martes en el mítico FNB Stadium (antiguo estadio Soccer City) de Soweto en Johannesburgo para rendirle un último homenaje a Mandela. La misma ciudad que en 1995 acogió la celebración del mundial de rugby de Sudáfrica ganado por los anfitriones y recreada en la película Invictus y el mismo estadio de la final del mundial de fútbol de 2010 que ganó España, y en el que Mandela compareció en público por última vez.

El acontecimiento nos ha regalado imágenes inéditas que difícilmente se repetirán en el futuro como el saludo entre el presidente de EE.UU., Barack Obama y el de Cuba, Raúl Castro, quien no pudo evitar escuchar las explícitas palabras del mandatario estadounidense en su discurso de honor: “en el mundo hay demasiados líderes que manifiestan solidaridad con la lucha que libró Madiba pero que no toleran la disidencia de su propio pueblo”.

Barack Obama y Raúl Castro durante el funeral de Nelson Mandela

El presidente de EE.UU., Barack Obama y el de Cuba, Raúl Castro durante el funeral de Estado de Nelson Mandela. Fuente: http://www.miamidiario.com (Licencia CC)

También resultaron anecdóticas la presencia hermanada de los expresidentes Bill Clinton y George Bush Jr., la conversación entre los presidentes franceses Nicolás Sarkozy y François Hollande, sentados codo con codo en el mismo palco de autoridades o la asociación entre el arzobispo Desmond Tutu y el enviado especial de las Naciones Unidas para la Liga Árabe, el argelino Lakhdar Brahimi. No en vano el acto contó con la presencia de un rabino, un imán y un sacerdote católico como símbolo de reconciliación y tolerancia.

La polémica princesa Corinna Zu Sayn-Wittgenstein acudió al acto junto a una solitaria Charlene Wittstock, sudafricana y princesa consorte de Mónaco, pero lo que más sorprendió y conmovió a los asistentes fue el abrazo entre dos de las tres esposas de Mandela, la exprimera dama Winnie Madikizela-Mandela y su actual viuda, Graça Machel.

Sudafricanos lloran la muerte de Mandela ante su residencia.

Negros y blancos lloran por igual la desaparición de su líder político más admirado, Madiba. Fuente: http://www.eldiario.es (Licencia CC).

Al margen del simbolismo del acto expresado en el centenar largo de asistentes célebres reunidos en Soweto para rendir homenaje a Mandela, lo que queda hasta ahora, al final de los cinco de los diez días de luto oficial decretados en Sudáfrica es un sentimiento de unidad, de agradecimiento y reconocimiento unánime hacia la figura y la obra de Madiba, el único líder político que logró reunir por primera vez a blancos y negros en una convivencia pacífica real en la historia reciente del país sudafricano.

+ info:

Ver fotogalería. Las extrañas parejas durante el funeral de Estado de Nelson Mandela.

Leer reportaje relacionado. Nelson Mandela, símbolo universal del siglo XX.

Kennedy y la nostalgia del siglo XX

24 Nov

Conectados

Semana del 18 al 24 de noviembre de 2013

Autora: Samia Benaissa Pedriza

M. Luther King. JFK.

El presidente de EE.UU. John Fitzgerald Kennedy y el activista por los derechos civiles, Martin Luther King. Autor: The COM Library (Licencia CC).

El mundo que JFK dejó en 1963 aun conservaba la inocencia. En el siglo XXI, por el contrario, reina el desencanto generalizado. El asesinato del expresidente de EE.UU. hace ahora cincuenta años puso fin a una época de esperanza marcada por la materialización del sueño americano en todos aquellos que creían que un mundo mejor era posible. Tras la muerte de Kennedy la guerra en Vietnam se recrudeció, la carrera armamentística amenazó la paz mundial y la brecha entre dirigentes políticos y ciudadanos se amplificó.

JFK estuvo 1000 días al frente del gobierno de EE.UU. En ese lapso de tiempo, un dirigente político se juega su credibilidad más allá de las meras promesas electorales y de la imagen más o menos carismática que logre poner en juego en el inicio de su mandato. Pasado el ecuador de una legislatura lo que cuentan son los hechos y nada más que los hechos. Muchos son los que critican ahora la gestión del expresidente Kennedy alegando los escasos logros alcanzados durante su único mandato al frente de la Casa Blanca. Pero no fue poco lo que Kennedy consiguió inspirar en los escasos tres años que duró su mandato. Kennedy puso los cimientos de un edificio en construcción ahora terminado que, tras algunas reformas realizadas con el paso del tiempo, intenta mostrar de nuevo su aspecto original.

Leer artículo de opinión completo

Annie Leibovitz recibe el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2013

26 Oct

“Me siento orgullosa de ser fotógrafa”

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Annie_Leibovitz

La fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2013. Autor: Robert Scroble (Licencia CC).

La fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz recogió el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2013 en medio de la ovación unánime del público congregado en el teatro Campoamor de Oviedo, sede habitual de la entrega de los premios de la fundación Príncipe de Asturias. Los premios son los galardones más importantes concedidos anualmente por la sociedad española a las personalidades internacionales más destacadas del mundo de la cultura, la comunicación, la ciencia y el deporte.

Por todos es conocida la extraordinaria producción de Annie Leibovitz en publicaciones internacionales de la talla de Rolling Stone, Vanity Fair o Vogue, así como sus colaboraciones estelares en distintas campañas de publicidad. Aunque si por algo Annie Leibovitz ha destacado en el mundo de la fotografía ha sido por su trabajo como retratista. En su discurso de agradecimiento en los premios Príncipe de Asturias, Leibovitz confesó que fue reportera gráfica en un primer momento pero que “de repente me vi haciendo retratos.” Leibovitz manifestó que “el retrato me dio la libertad de poder tomar partido, de tener una opinión y de poder seguir contando historias”. Algo que la fotógrafa agradeció particularmente a la revista musical Rolling Stone, en la que comenzó su carrera en los años 1970 y que fue la primera publicación que la tomó en cuenta, “tanto como podía serlo una chica” en aquella época y profesión. Allí fue donde Leibovitz tuvo la oportunidad de regalar al mundo las últimas e inmortales instantáneas de John Lennon y Yoko Ono momentos antes de que el exbeatle fuera asesinado a las puertas de su apartamento en Nueva York el 8 de diciembre de 1980.

Leer artículo completo.

El efecto mariposa

6 Oct

Conectados

Semana del 30 de septiembre al 06 de octubre de 2013

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Un joven tunecino se prende fuego en un mercado de Sidi Bouziz y dos años después ciento veintiún eritreos, inmigrantes ilegales, fallecen en un naufragio frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa. Un acto individual de desesperación en un espacio y tiempo pasado que ocasiona un nuevo acto de desesperanza -esta vez, colectivo- y un sentimiento generalizado de culpabilidad. Los protagonistas: una sociedad viciada y quinientos expatriados entre las llamas de una embarcación hundida en el mar. Mientras la comunidad internacional, abochornada, intenta pasarle a otro la patata caliente del drama de la inmigración ilegal, el Papa Francisco I no ha tenido reparos en calificar de “vergüenza” lo acaecido el pasado jueves en aguas del mediterráneo.

Los italianos han decretado un día de luto nacional y han concedido su nacionalidad a las más de cien víctimas mortales de la tragedia. Un reconocimiento oficial que no exime de responsabilidad por la presunta omisión de socorro de varios barcos pesqueros que habrían pasado de largo al ver las señales de los inmigrantes desde el barco siniestrado.

Leer artículo de opinión completo