Tag Archives: museo Thyssen-Bornemisza

La prosa del transiberiano y las pinturas de Sonia Delaunay

10 Sep

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Poema la Prosa del transiberiano

Portada, texto completo e ilustraciones del poema “La prosa del transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia”. Blaise Cendrars/Sonia Delaunay (1913). Imágenes de dominio público.

En 1913, el escritor Blaise Cendrars y la pintora Sonia Delaunay unieron sus fuerzas para crear el primer libro “simultáneo”, una obra híbrida escrita en verso libre bajo la forma de una balada. Un ejemplar de La prosa del transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia puede consultarse ahora en la exposición que el Museo Thyssen-Bornemisza ha dedicado a la artista y diseñadora de origen ruso.

El poema rememora el viaje en el tren transiberiano que Blaise Cendrars realizó cuando contaba 16 años, aunque adaptado por la imaginación del autor, que en esta versión literaria va acompañado por la “pequeña Jeanne”, una joven meretriz, desde Moscú hasta París. El poema, escrito en los primeros meses de 1913, innovó tanto por su forma (sin rima ni puntuación en algunos pasajes) como por su presentación. El texto, con una extensión de dos metros, se relaciona con las imágenes creadas por Sonia Delaunay en una edición doblada en acordeón que fue publicada por la revista de Cendrars, Les Hommes nouveaux.

Prosa del transiberiano edición acordeón

La pintura-texto “La prosa del transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia”. (Cendrars/Delaunay, 1913). Fuente: Internet.

Sonia Delaunay se inspiró en el ritmo irregular y entrecortado del poema, -similar al de una locomotora- para producir fragmentos desordenados de color entretejidos con la narración. Era la primera vez que poeta y pintora experimentaban con el concepto de “simultaneidad” de forma colectiva, una tendencia que, a decir verdad, carecía de auténtico sentido. El término fue empleado tanto por artistas gráficos (los futuristas, Robert y Sonia Delaunay) como por escritores (el propio Cendrars, Henry-Martin Barzun) para referirse a la modernidad en términos generales (es decir, la ruptura con todas las formas conocidas de interpretar el arte).

Cendrars y Delaunay, dos buenos amigos que había presentado el poeta Guillaume Apollinaire, trataron de explicar que su creación común representaba una forma inédita de contemplar la poesía y la pintura desde una nueva perspectiva sonora y visual. Pero, a pesar de los esfuerzos, el poema no suscitó buenas críticas.

→Fragmento del poema La prosa del transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia:

Le Kremlin était comme un immense gâteau tartare croustillé d’or,

Avec les grandes amandes des cathédrales, toutes blanches

Et l’or mielleux des cloches…

Un vieux moine me lisait la légende de Novgorod

J’avais soif

Et je déchiffrais des caractères cunéiformes

Puis, tout à coup, les pigeons du Saint-Esprit s’envolaient sur la place

Et mes mains s’envolaient aussi avec des bruissements d’albatros

Et ceci, c’était les dernières réminiscences

Du dernier jour

Du tout dernier voyage

Et de la mer.

→Traducción libre al castellano (Autora: Samia Benaissa Pedriza):

El Kremlin era como un inmenso pastel tártaro con crocante de oro

Con esas almendras grandes de las catedrales, tan blancas

Y el oro meloso de sus campanas…

Un monje anciano me leía la leyenda de Novgorod

Estaba sediento

Y descifraba unos caracteres cuneiformes

Cuando, de pronto, las palomas del Espíritu Santo echaron a volar sobre la plaza

Y mis manos también se izaron con el crujido de un albatros

Siendo estas, las últimas reminiscencias

Del último día

Del último y definitivo viaje

Y del mar.

→Poema completo “Prose du Transsibérien et de la petite Jeanne de France”, perteneciente al libro recopilatorio Du monde entier au coeur du monde (Blaise Cendrars, 1913):

Prose du Transsibérien (Cendrars, 1913)

Sonia Delaunay siguió trabajando en el concepto de simultaneidad, que aplicó a gran parte de sus manifestaciones artísticas, incluida la moda. Con el estallido de la revolución rusa en 1917, el matrimonio de artistas formado por Robert y Sonia Delaunay decidió instalarse en España. En Madrid, Sonia comenzó a diseñar vestidos para las mujeres de la alta burguesía con tanto éxito que terminó abriendo varias boutiques y los ingresos obtenidos por esta actividad se convirtieron en el sustento principal de la familia. Blaise Cendrars le dedicó su poema “Sur la robe elle a un corps”, inspirado en los vestidos “simultáneos” de la artista.

Contrastes simultáneos. Delaunay 1913

A la izda., “Contrastes simultáneos” (Sonia Delaunay, 1913). A la dcha., “Vestido simultáneo” (Sonia Delaunay, 1913). Fuente: Prensa Museo Thyssen-Bornemisza.

 

Vestidos simultáneos. Delaunay 1925-

A la izda., “Vestidos simultáneos (Tres mujeres, formas, colores)” pintado en 1925 por Sonia Delaunay. A la dcha., abrigo bordado diseñado para la actriz Gloria Swanson por Delaunay en 1925. La prenda está inspirada en el cuadro anterior. Fuente: Prensa Museo Thyssen-Bornemisza.

+ info:

Blaise Cendrars

El escritor Blaise Cendrars. Imagen de dominio público.

El escritor francés de origen suizo Frédéric-Louis Sauser (1887-1961), más conocido por su nombre artístico Blaise Cendrars, es popular por sus obras inspiradas en viajes reales e imaginarios, escritas tanto en verso como en prosa.

Obligado a cursar estudios de comercio por sus padres, a los 16 años huye junto a un traficante y llega hasta Rusia donde aprende el oficio de joyero. En 1912, seguro de su nueva vocación de escritor, se instala en París donde funda la revista Les Hommes Nouveaux y conoce a Robert y Sonia Delaunay.

 

Sonia Delaunay

La pintora Sonia Delaunay. Fuente: Internet.

Sonia Delaunay: su verdadero nombre era Sarah Ilínichna Stern (1885-1979) y había nacido en Ucrania, aunque se dio a conocer como la pintora y diseñadora Sonia Delaunay. Junto a su segundo marido el artista Robert Delaunay, creó el “Simultaneísmo”, una nueva corriente nacida a partir del arte abstracto de comienzos del siglo XX del que ambos fueron también importantes representantes.

→Visita virtual a la exposición “Sonia Delaunay. Arte, diseño y moda”. Museo Thyssen-Bornemisza. Paseo del Prado, 8. Madrid. Hasta el 15 de octubre 2017.

Anuncios

Exposición. Hubert de Gyvenchy y el tiempo entre costuras

9 Dic

Agenda cultural

Hasta el 18 de enero de 2015

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Givenchy y Audrey Hepburn

Fotografías de Hubert de Givenchy en su taller y Audrey Hepburn por Richard Avedon para la promoción del primer perfume de Givenchy, “L´interdit” (1957). Autora: Samia Benaissa Pedriza.

El museo Thyssen-Bornemizsa presenta la primera retrospectiva en España sobre las creaciones del modisto Hubert de Givenchy, mito viviente de la alta costura de todos los tiempos. “No merezco esto” afirmó emocionado el coutourier galo al ver su nombre sobreimpresionado en la entrada de la exposición. Aunque la opinión mayoritaria sea otra: no en vano Givenchy, alumno aventajado del genio Balenciaga, ocupa por derecho propio un lugar destacado en la historia de la moda de los últimos sesenta años.

Hubert de Givenchy es pura historia viviente. En 1952 abrió su maison en París dedicada a la alta costura. Y tan solo dos años más tarde, incorporaba los principios de esta al prêt à porter, cuando el concepto ni siquiera se había inventado todavía. Elegancia, clase, glamour y calidad en los tejidos son sus señas de identidad. En todas las épocas y con independencia de las circunstancias sociales, económicas o culturales.

Vestido de cóctel negro (1957)

Vestido de cóctel con falda abullonada en terciopelo negro y tafetán drapeado (Hubert de Givenchy, invierno de 1957). Autora: Samia Benaissa Pedriza.

Las creaciones de Hubert de Givenchy expuestas en el museo Thyssen son especiales porque se trata de un centenar de obras seleccionadas por el propio modisto en colaboración con el comisario de la muestra, Eloy Martínez de la Pera. Y esto no es nada habitual. Ha sido el propio Givenchy, de 87 años de edad, el que ha elegido cada uno de los vestidos, trajes, sombreros y complementos que adornan los maniquíes del museo. Hasta ha vuelto a dibujar algunos de los bocetos originales de sus famosos trajes.

Bocetos de Givenchy

Bocetos redibujados por el propio Hubert de Givenchy para la exposición en el museo Thyssen-Bornemisza. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

Sombreros Givenchy

Selección de sombreros de distintas épocas y estilos elegidos por Hubert de Givenchy. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

La mayoría de las creaciones que se exhiben en el museo Thyssen pertenecen a  distintas colecciones de la maison Givenchy así como a colecciones privadas cedidas por clientas del famoso modisto. Al recorrer cada una de las salas, el visitante tiene la impresión de estar dando un paseo por el tiempo. Desde los años cincuenta hasta el año 1995, fecha de la retirada del modisto. Desde su icónica blusa en lino Bettina (1952) hasta los trajes que lucieron Jacqueline Kennedy, la duquesa de Windsor, Carolina de Mónaco, Jerry Hall o Audrey Hepburn en grandes momentos de la historia del siglo XX.

Blusa_Bettina

La camisa “Bettina”, diseñada en 1952, fue el primer gran éxito comercial de la “maison” Givenchy. El modisto la bautizó así en honor a la modelo Bettina, famosa en la época de la posguerra. A la dcha., un boceto de la camisa del ilustrador René Gruau.

vestidos Jacky Kennedy

A la izda., abrigo rosa diseñado por Hubert de Givenchy para Jacqueline Kennedy en 1959. A la dcha., abrigo y traje de satén lucido por la esposa de JFK en una recepción en Versalles en 1961. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

 

vestido Carolina de Mónaco

Vestido regalado por Hubert de Givenchy a la princesa Carolina de Mónaco por su quinto cumpleaños en 1960. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

La amistad con la bella actriz de Vacaciones en Roma (1953) o Desayuno con Diamantes (1961) duró cuarenta años y surgió de forma casual. Givenchy la confundió con otra actriz de Hollywood, Katherine Hepburn, cuando la intérprete acudió a su taller para adquirir vestuario para su película Sabrina (1954). A partir de entonces Hepburn y Givenchy formaron un tándem personal y profesional que dio como fruto algunas de las imágenes más icónicas del séptimo arte en películas como Una cara con ángel (1957), Encuentro en París (1964) o Cómo robar un millón (1966).

vestidos Audrey Hepburn

A la izda., célebre taje de satén negro que lució Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes” (Givenchy, 1961). En la imagen de la dcha., vestido de Givenchy lucido por la actriz en “Cómo robar un millón” (1966). Autora: Samia Benaissa Pedriza.

La trayectoria de Givenchy solo se puede interpretar dentro de un contexto histórico determinado. Como cuenta el propio diseñador, la alta costura era posible cuando existían clientas fieles a un estilo propio y a un diseñador.  Audrey Hepburn fue sin duda alguna la que mejor se identificó y entendió la iconografía del diseñador. “Es él quien me ha dado un look, un estilo, una silueta propia”, reconocía la actriz, fallecida en 1993.

Vestido rojo Audrey Hepburn

Vestido de noche en raso rojo con cuerpo de plumas y fajín de lentejuelas que perteneció a Audrey Hepburn. Es un Hubert de Givenchy conservado en el Museo del Traje/CIPE (1992-1994). Autora: Samia Benaissa Pedriza.

La casa Givenchy alcanzó su máximo esplendor en los años sesenta. Las mujeres con influencia y proyección pública de la época -princesas, aristócratas, primeras damas, actrices de Hollywood- querían ir vestidas por el modisto de la mañana a la noche. Ello posibilitó la elaboración de varias colecciones al año que se vendían para ser lucidas en el día a día de sus dueñas y no solo en ocasiones especiales.  Givenchy recuerda ahora con nostalgia aquella época y se lamenta de que las casas de alta costura se dediquen más a otras cosas (venta de perfumes y complementos): “Para mí, la moda es el pasado”, afirma el modisto.

vestidos Jerry Hall y Wallis Simpson

Vestido de noche en punto de seda de Jerry Hall, modelo y exesposa de Mick Jagger, perteneciente a la colección de invierno de 1975. A la dcha., vestido de luto encargado a Givenchy por Wallis Simpson para el entierro de su esposo, el duque de Windsor, en 1969. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

Los años setenta y ochenta dieron lugar a más diseños innovadores como el traje saco, el uso del cuero en el prêt à porter o los trajes de novia en rosa. Y todo ello sin olvidar los espléndidos trajes de noche en negro del maestro Givenchy elaborados en materiales nobles y formas limpias.

trajes de novia Givenchy

Trajes de novia de todas las épocas de la “maison”Givenchy (1984-1995). Autora: Samia Benaissa Pedriza.

 

trajes prêt à porter Givenchy

Trajes de la colección “prêt à porter” de Givenchy en cuero (piel de cordero) de 1991.

vestidos noche Givenchy

De izda. a dcha. trajes de noche de la colección Hubert de Givenchy de 1987, 1995 y 1994. Autora. Samia Benaissa Pedriza.

A mediados de los años noventa, con 68 años, Givenchy decidió retirarse con un desfile en el que participaron tanto modelos icónicas (Carla Bruni) como costureras anónimas para el gran público pero que habían acompañado al modisto en su larga andadura profesional. Posiblemente Givenchy cerraba no solo un desfile sino también el final de una época.

En este otoño-invierno de 2014 las tendencias en las pasarelas se centran en la comodidad y el estilo trendy. Karl Lagerfield (Chanel) ha presentado sus propuestas para la primavera-verano de 2015 con un desfile reivindicativo sobre los derechos de las mujeres en las calles de París. La casa Schiaparelli -donde Givenchy comenzó su carrera- acaba de rescatar la alta costura tras décadas de ostracismo y Riccardo Tisci, el actual sucesor de Givenchy en su maison no goza de la simpatía del maestro. Con la ausencia de Balenciaga e Yves Saint Laurent y con Givenchy jubilado, ¿es el signo de los tiempos o es que realmente estamos ante un nuevo tiempo entre costuras?

+ info:

Exposición Hubert de Givenchy. Museo Thyssen-Bornemizsa. Paseo del Prado, 8. Madrid. Hasta el 18 de enero de 2015. Horario: lunes a domingo de 10:00 a 19:00. Viernes y sábados: de 10:00 a 21:00.

Los diseños de Givenchy se exponen junto a quince obras pictóricas del museo Thyssen de Zurbarán, Rothko, Miró, Delaunay y Georgia O´Keeffe. Las obras también han sido elegidas por el propio modisto para ser mostradas junto a sus vestidos en la exposición.

→Ver fotogalería de la exposición.

→Ver video de la exposición. Fuente: RTVE. Duración: 01:17 minutos.

video Hubert de Givenchy

Exposición “Mitos del Pop”. Cuando Marilyn bebía Coca Cola leyendo cómics de Mickey Mouse

15 Jun

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Collage de la exposición "Mitos del Pop".

Collage editado a partir de imágenes de la exposición “Mitos del Pop” (“Coca Cola (Tutto)”, 1972, de Mario Schifano, “Balancín rojo”, 1968-1969, de Öyvind Fahlström y “EAT eléctrico”, 1964-2007, de Robert Indiana. Fuentes: http://www.loffit.abc.es y http://www.eldiario.es. Licencia CC). Autora: Samia Benaissa Pedriza.

Al entrar en la exposición Mitos del Pop en el Museo Thyssen-Bornemizsa de Madrid uno tiene la impresión de estar pisando el umbral de una “Pop up store”. Sí, esas tiendas que surgen como hongos donde menos te lo esperas con una variedad de propuestas de bienes consumibles, populares y accesibles a todo tipo de público. En esta enésima revisión del Pop Art -aunque la primera en importancia en España desde el año 1992-, el visitante-consumidor encuentra de todo: un Warhol por aquí, un Lichtenstein por allá, un Hamilton en el hall o un Hockney en un couloir de pasada. No falta nada porque todos los grandes creadores que dieron alas a esta nueva forma de arte a finales de los años cincuenta están representados en las 104 obras, esculturas e instalaciones que configuran la muestra del museo Thyssen-Bornemisza.

Collage. Richard Hamilton.

“¿Qué es lo que hizo que los hogares de ayer fueran tan diferentes y atractivos?”. Richard Hamilton. Grabado de 1992 de un collage de 1959. Es la primera vez que la palabra “Pop” aparece en una creación artística. Fuente: http://www.eldiario.es (Licencia CC).

Mitos del Pop. Roy Lichtenstein.

“Look Mickey”, 1961 y “Mujer en el baño”, 1963. Roy Lichtenstein. Fuentes: http://www.eldiario.es y http://www.loffit.abc.es (Licencia CC).

Leer crónica completa de la exposición “Mitos del Pop”.

Cézanne contra Picasso: duelo de colosos en el Paseo del Arte de Madrid

16 Feb

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Cézanne-contra-Picasso-

Entrada de las exposiciones “Cézanne site/non site” en el museo Thyssen Bornemisza y “Picasso en el taller” en la fundación MAPFRE de Madrid. Autora: Samia Benaissa Pedriza.

Paul Cézanne y Pablo Picasso se enfrentan a menos de 100 metros de distancia en el Paseo del Arte de Madrid. Y el público no sabe con quién quedarse: si con el pintor francés posimpresionista o con el español cubista más universal de la historia. Descartada la toma de una decisión salomónica, optamos por disfrutar de una sesión doble de arte pictórico.  Un maratón de representaciones plásticas manifestadas a caballo entre dos siglos nos dejan con la impresión de haber viajado en una máquina del tiempo exprés. Un recorrido intenso porque en una escasa semana de diferencia se han inaugurado en Madrid dos de las exposiciones más golosas de  la temporada artística: Cézanne site/non site  en el museo Thyssen-Bornemisza y Picasso en el taller, en la fundación MAPFRE.

Leer artículo completo.

 

Retrospectiva de Pissarro en el museo Thyssen-Bornemisza

7 Sep

Exposición retrospectiva sobre Camille Pissarro en el museo Thyssen-Bornemisza

Hasta el 15 de septiembre de 2013

Autora: Samia Benaissa Pedriza

Entrada a la exposición “Pissarro” en el museo Thyssen-Bornemisza

Entrada a la exposición “Pissarro” en el museo Thyssen-Bornemisza. Autora: Samia Benaissa Pedriza

Si tuviera que elegir tres cuadros de la primera exposición retrospectiva en España de Camille Pissarro que organiza el museo Thyssen-Bornemisza no elegiría las obras más populares del pintor francés, ni tampoco las más significativas o las más reconocidas. Por el contrario, seleccionaría un trío de composiciones que destacan por su singularidad dentro del conjunto de la obra de uno de los pintores más comprometidos con el movimiento artístico del impresionismo.

De las 79 obras de Camille Jacob Pissarro expuestas en el museo Thyssen-Bornemisza llaman especialmente la atención El puente de Charing Cross (1890), El pueblo de Éragny (1885) y El jardín de las Tullerías, invierno (1900).

Leer crítica completa de la exposición.